Inicio Recetas 3 jugos maravillosos para aliviar el dolor articular
Recetas

3 jugos maravillosos para aliviar el dolor articular

¿Tienes dolor en las articulaciones? Estos jugos te ayudarán a aliviar sus síntomas y calmar el dolor, gracias a los distintos nutrientes que aportan. Descubre cómo prepararlos fácilmente en casa.

Las frutas y vegetales que hemos escogido para preparar estos jugos poseen las propiedades medicinales que nos ayudarán a calmar los dolores de las articulaciones a parte de beneficiarnos también con sus propiedades nutritivas.

Publicidad

Las propiedades medicinales de estas frutas son antiinflamatorias y analgésicas y para calmar el dolor de las articulaciones primero debemos reducir la inflamación.

Jugos para el dolor de las articulaciones

Jugo de piña y jengibre

La piña es una fruta con muchas propiedades nutritivas entre las que destacamos sus vitaminas, es rica en vitamina C, en fibra, agua, por tanto es un diurético natural, nos ayuda a hacer la digestión gracias a la bromelina que contiene y a digerir las grasas.

De las propiedades medicinales de la piña resaltamos  que es apropiada para calmar y mejorar los dolores musculares y de las articulaciones, y nos ayuda a prevenir la tendinitis gracias a su acción antiinflamatoria, favorece también la buena circulación sanguínea.

Por otro lado el jengibre aporta a este licuado la acción analgésica, la cual nos ayudará a calmar dolores musculares y articulares, además de aportarnos otras propiedades como, antiinflamatoria, nos ayuda a estimular la circulación sanguínea, y para mejorar los problemas digestivos.

Para preparar este licuado necesitaremos las siguientes cantidades y seguir estos sencillos pasos.

Receta de jugo de piña y jengibre

Ingredientes:

  • 250 gramos de piña natural.
  • Una rodajita de jengibre de 1 cm, de grueso.
  • Una cucharadita de miel.

Elaboración:

Quitamos la piel de la piña y la troceamos. Ponemos en la licuadora la piña junto con la ruedita de jengibre. Accionamos la licuadora y extraemos el jugo.

A continuación removemos bien y le añadimos la cucharadita de miel o endulzamos al gusto con lo que se prefiera, azúcar morena, estevia o con melaza.

De este licuado podemos tomar un vaso todos los días.

Jugo de cerezas

Las cerezas son unas frutas pequeñas muy saludables que pertenecen al grupo denominado frutos rojos o frutos del bosque.

Esta fruta nos aporta propiedades antiinflamatorias ya que es rica en polifenones, sustancias que nos ayudan a reducir la inflamación con lo que a la vez reducimos el dolor.

Las cerezas son también ricas en vitamina C, agua, fibra, son antioxidantes y nos previenen del envejecimiento o de la oxidación de las células de nuestro organismo.

Receta de jugo de cerezas

Ingredientes:

  • 200 gramos de cerezas.
  • Un vaso de agua mineral por cada licuado a tomar.
  • Estevia, miel, melaza o azúcar moreno para endulzar. 

Elaboración:

Lavamos las cerezas, le quitamos el rabito, y con un deshuesador le quitamos el hueso. Ponemos las cerezas en la licuadora. Accionamos la licuadora y extraemos el jugo.

Añadimos el vaso de agua y la endulzamos al gusto. Removemos bien y ya lo tenemos listo para tomar.

De este licuado de cerezas podemos tomar un vaso al día.

Jugo de apio

El apio es una hortaliza que contiene propiedades nutritivas y medicinales, es antiinflamatoria, nos ayuda a reducir la inflamación y relajar los tejidos, gracias a la acción que ejerce el poliacetileno que contiene.

El apio es además rico en vitaminas como las vitaminas, A, B1, B2, B6, B9,  C y E, rico en agua, fibra, también contiene minerales como el calcio, el sodio, potasio,  magnesio, zinc, hierro, azufre fósforo, cobre, silicio.

Es diurético y nos favorece también a la hora de depurar el organismo de las toxinas y desechos que van acumulando, antioxidante, sedante, digestivo, analgésico, ayuda a estimular las defensas, cardioprotector.

Receta de jugo de apio

Ingredientes:

  • 5 tallos de apio.
  • Un vaso de agua mineral.

Elaboración:

Lavamos bien los tallos de apio y descartamos las hojas. Cortamos los tallos y los ponemos en la licuadora. Accionamos la licuadora.

Extraemos su jugo y añadimos un vaso de agua. Removemos bien y lo tomamos.

Si acaso nos ha sobrado algo de licuado, podemos conservarlo en la nevera.

De este licuado podemos tomar un vaso al día.

Publicidad

Teresa Ortiz

Redactora de Natursan, especializada en bebés, niños, nutrición y cocina, es Técnico Superior en Educación Infantil. Amante de la cocina, especialmente de la más saludable y casera, y abuela.

Publicidad

Suscríbete

Publicidad