10 frases que debes eliminar para ser un poco más feliz

Hay frases que si las decimos, y además las repetimos, solo nos ayudan a ser un poco más infelices cada día. Descubre cuáles son y por qué debes eliminarlas para vivir mejor.

A lo largo de nuestro a día a día es posible que verbalicemos frases que solo van a minar nuestra confianza y autoestima. Lo peor de todo es que muchas veces no nos damos cuenta de ello. Y no caemos que solo sirven para ser menos felices tanto a corto como a largo plazo.

¿Os gustaría saber cuáles son? Si es así, a lo largo del siguiente artículo os  las contaremos con el objetivo de que os convirtáis en personas mucho más optimistas y positivas.

Frases que si las eliminas cambiarán tu vida

10 frases que no deberíamos pronunciar  nunca para ser más felices

“No puedo, no debo” 

La verdad que es imposible que haya tanta negatividad dentro de una misma frase. Si desde un principio le ponéis trabas y barreras a nuestras metas y objetivos, seguro que estaréis advocados al fracaso. Si por cualquier circunstancia en ese momento no se puede, lo mejor es decir: “Esperaré a un momento más adecuado”.

“No lo sé”

Incluso un servidor como yo utiliza esta frase bastantes días a la semana. Y con el paso de los años me he dado cuenta que no sirve para nada. Al decir “no sé”, estamos cerrando las puertas a posibles soluciones que muchas veces están a nuestro alcance y que en ocasiones son fáciles de llevar a cabo. Pero por pura desidia o pereza, no llegamos a tener la iniciativa para pasar a la acción.

No lo se

“Te necesito”

Un auténtico clásico dentro de las películas románticas de Hollywood. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha malinterpretado su significado. En definitiva, nadie “necesita” de nadie para vivir y ser feliz. Si simplemente queremos demostrarle a nuestra pareja que la queremos, bastará decirle “te amo” o “Me gustaría pasar este día contigo”. Fácil, ¿verdad?

“¡Menudo aburrimiento!”

Quién no se ha sentido sumido en un eterno aburrimiento un viernes por la tarde o un fin de semana. Es algo bastante normal. Pero tampoco es beneficioso que lo convirtamos en una rutina. En plena era de la información y de internet, tenemos un amplio abanico de posibilidades para saciar nuestra curiosidad o aprender un idioma nuevo sin salir de casa.

Aburrimiento

 “Soy un incompetente”

Es obvio que habrá ámbitos que se nos den mejor que otros. Sin embargo, tampoco debemos fustigarnos a nosotros mismos con esta frase tan dura. Solo hará que nos sintamos peor. Es mejor decir, “Yo me dedico a otras cosas” o “Lo seguiré intentando para ir mejorando poco a poco”.

“Esto ha sido un fracaso”

Parece que el mundo se viene abajo cada vez que decimos esta frase. Los “fracasos” forman parte de nuestra vida a la hora de conseguir nuestras metas más ambiciosas. De ahí que ante cualquier error o adversidad inesperada, tengamos que salir más reforzados. El fracaso nos puede ayudar a mejorar para saborear después las mieles del éxito.

“Es muy feo/no me gusta nada”

El concepto de belleza ha ido evolucionado con el paso del tiempo.  Es un término muy subjetivo que depende de los gustos de cada persona. Con esto no os decimos que no podáis expresar vuestra opinión cuando algo sea de vuestro desagrado. Pero hay formas mucho más constructivas de decirlo.

No me gusta

“Eres un poco raro”

Otra de las frases más ambiguas que existen. Nosotros como personas somos iguales  ante la ley. Pero después en otros ámbitos, somos seres muy diferentes con culturas, idiomas, religiones y gustos distintos que no debemos imponer a los demás. Cada opinión es válida si se expresa de forma respetuosa y asertiva.

“Tú verás”

Típica frase que se dice cuando uno está enfadado. Sin embargo, a veces solo demuestra una pasividad agresiva que puede empeorar aún más las cosas. Por ello, si estamos contrariados, lo mejor es explicar las causas y hacer ver a la otra persona qué debe hacer para cambiarlo. De lo contrario, solo se convierte en una lucha de egos que no lleva a ningún lado.

“Solo me rodea la mala suerte”

La frase de los pesimistas por excelencia. Antes que nada, es normal sentirse abatido cada vez que las cosas no salen bien. Y por tanto culpemos a la mala fortuna de los problemas de nuestra vida. Sin embargo, en nuestras manos está cambiar la situación si no es de nuestro agrado. Y seguro que la buena suerte nos volverá a sonreír mucho antes de lo que imaginamos. Pero para ello, hay que moverse. Hay que salir de la zona de confort y explorar nuestros límites.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

10 frases que debes eliminar para ser un poco más feliz
Valoración

Temas:

Síguenos en Facebook