Verano sano y saludable

Trucos para un verano saludable

Para disfrutar de un verano sano no hace falta mucho: solo conocer determinados trucos y consejos de salud útiles para disfrutar de un verano saludable y a tope.

Ahora que se acerca el buen tiempo y que ya muchísimas personas no dudan en darse un paseo por la playa o disfrutar de un buen chapuzón en la playa o en la piscina, no hay duda que puede ser interesante descubrir algunos consejos saludables para poder disfrutar de un verano lo más sano posible, más aún cuando aún faltan algunos meses para que esta esperada estación llegue de forma oficial.

Publicidad

verano sano

No en vano, suele ser común que durante estas fechas muchas personas se encuentren inmersos en la denominada como operación bikini, ya que luego de los excesos propios de la Navidad, es habitual seguir un plan alimenticio y de adelgazamiento que ayude a lucir una figura envidiable.

Pero es que el verano también tiene sus riesgos: el calor, el consumo de determinados alimentos que podrían llegar a ser considerados incluso como “peligrosos”, el seguimiento de dietas igualmente peligrosas…

Cuidado con el calor

Es habitual que durante el verano se registren altas temperaturas, las cuales pueden afectar de manera sumamente negativa al sistema de regulación de nuestra temperatura corporal.

Esto puede causar un agotamiento por calor, con síntomas claros como náuseas, calambres, debilidad y mareos.

También es común que este calor cause insolaciones, cuyos síntomas son piel roja, subida brusca de la temperatura corporal y dolor de cabeza que puede llevar a la pérdida de conocimiento. Por tanto, al menor síntoma requiere una asistencia médica lo más rápida posible.

Por todo ello, es aconsejable seguir los siguientes consejos básicos:

Publicidad
  • Beber mucho líquido: incluso aunque no tengas sed, beber líquido en abundancia es fundamental para hidratar a nuestro organismo durante los meses de verano. Eso sí, trata de evitar los refrescos con gas azucarados y las bebidas con alcohol y cafeína. Es mejor tomar agua fresca, zumos naturales o incluso tés refrescantes.
  • Opta por platos frescos: las ensaladas son ideales, ya que además de refrescarte aportan agua a tu organismo. Debes evitar a su vez las comidas copiosas.
  • Permanece a la sombra: si estás fuera de casa resguárdate bajo una sombrilla o en lugares donde haya sombra. Es aconsejable reducir tu actividad física.

Cuidado con el sol

Cuántas veces habrás escuchado que para conseguir un bronceado natural no es necesario utilizar cremas fotoprotectoras, ya que éstas no ayudan precisamente a broncear nuestra piel, de forma que es común el uso incluso de aceites bronceadores.

Sin embargo es fundamental tener presente que para disfrutar de un bronceado saludable, sin poner en riesgo nuestra piel, es fundamental el uso de cremas fotoprotectoras adecuadas según nuestro tipo de piel, dado que de esta forma no solo evitaremos las peligrosas quemaduras solares, sino problemas mayores, como es el caso de cáncer de piel.

Por tanto, es útil seguir los siguientes consejos:

  • Utiliza fotoprotector siempre: es aconsejable que te lo pongas sobre la piel media hora antes de comenzar la exposición al sol, e incluso aplicártelo cada dos horas o cada vez que te metas en el agua. Aunque tu piel ya esté morena sigue utilizando fotoprotector. También es fundamental utilizar fotoprotector incluso aunque esté nublado.
  • Evita la exposición en las horas de mayor peligro: sobretodo entre las 12 y las 16 horas, dado que en este periodo las radiaciones solares son muchísimo más peligrosas.

Cuidado con las intoxicaciones alimentarias

Aunque sobre ello ya nos ocupamos de manera más extensa en nuestra nota sobre intoxicaciones alimentarias en verano, debemos prestar especial atención a determinados consejos de salud y de higiene al respecto:

  • Determinados alimentos: ten especial cuidado con alimentos como los huevos, pescados, mariscos y carnes. Respecto a los huevos, lo mejor es comprar aquellos con fechas de envasado y caducidad, no lavándolos nunca y guardándolos siempre en la nevera. Respecto a las carnes, éstas deben ser siempre frescas, con apariencia de la carne roja y la grasa blanca. Sobre pescados y mariscos, igualmente deben ser frescos y preparados al momento, si no deben ser rápidamente congelados.
  • Si comes fuera: evita las ensaladas, bocadillos o sándwiches con cremas o salsas a base de mayonesa. Cómo no, debemos tener especial cuidado con la ensaladilla rusa.

Imagen | pasotraspaso

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Verano sano y saludable
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad