Inicio Belleza Toallitas desmaquillantes ¿son buena opción?
Belleza

Toallitas desmaquillantes ¿son buena opción?

Es cierto que las toallitas desmaquillantes se convirtieron en una auténtica revolución en lo que al momento de retirar y eliminar el maquillaje se refiere. Especialmente para aquellos momentos en los que, después de un día muy ajetreado y agotador, no tienes ganas ni tiempo para limpiar el maquillaje y lavarte cuidadosamente la piel para retirar también la suciedad propia acumulada del día.

De hecho, tal es su utilidad que en realidad muchas mujeres tienden a usarlas cada día, de forma regular. Sin embargo, como ya te hemos comentado en algún que otro momento anterior, esta opción no podría ser tan adecuada o recomendada como quizá pensarías en un primer momento, a pesar de las cualidades que ofrece el hecho de retirar el maquillaje con tanta facilidad, en apenas unos minutos con unas cuantas pasadas.

Toallitas desmaquillantes

¿Qué son las toallitas desmaquillantes y para qué sirven?

Las toallitas desmaquillantes (también conocidas simplemente como toallitas de maquillaje) consisten en paños humedecidos, de un solo uso, empapados con un limpiador facial y/o un producto con cualidades o efectos desmaquillantes, útiles para eliminar los productos de belleza que te has aplicado a lo largo del día, así como los restos de suciedad y contaminación que también se hayan ido acumulando en la piel del rostro.

Su precio varía en función de la marca, el tipo de toallita y la calidad de la misma. Aunque, en la mayoría de las ocasiones, oscilan entre los 11 y los 15 euros, por un paquete de entre 25 a 100 toallitas. Esto significa que la inversión que se debe realizar no es tan elevada como podríamos pensar en un primer momento, en particular si tenemos en cuenta que, habitualmente, solo son necesarias una o dos toallitas para retirar el maquillaje. Así, con un envase de 100 toallitas, podría durarte perfectamente entre 90 a 100 días.

Y, como puedes imaginar, su principal cualidad es la de retirar el maquillaje sin tener que utilizar ningún otro producto limpiador adicional, porque ya se encuentran humedecidas con algún limpiador facial que cumpla con este beneficio. Pero sus propiedades no acaban aquí, dado que no requieren de espuma y enjuague para retirar el maquillaje, tienden a ser muchísimo más económicas si las comparamos con limpiadores tradicionales, y son aptas para llevar a prácticamente cualquier parte. De hecho, solo tienes que guardar un paquete en el bolso, y utilizarlas en cualquier caso siempre que lo necesites, incluso fuera de casa.

Por todo ello, muchas mujeres utilizan las toallitas desmaquillantes para limpiar su piel al final del día, aún cuando incluso no se hayan aplicado maquillaje sobre el rostro.

Descubre: Mejores desmaquillantes rostro

¿Cuáles son las diferencias entre las toallitas desmaquillantes y los limpiadores tradicionales?

Se suele decir que las toallitas desmaquillantes son especialmente recomendadas para aquellas mujeres que no tienen demasiado tiempo de limpiar su rostro al final del día, sobre todo antes de irse a la cama.

Esto se debe principalmente a cómo funcionan las toallitas de maquillaje, sobre todo si las comparamos con los limpiadores tradicionales: no requieren de espuma ni enjuagues adicionales para eliminar el maquillaje, la suciedad y los desechos que se han ido acumulando en la piel a lo largo del día.

Están, por así decirlo, diseñadas para limpiar los cosméticos, cada día, únicamente con un solo golpe, siendo ideales en definitiva para aquellas personas que no se preocupan mucho en poner un poco de esfuerzo extra en sus rutinas diarias del cuidado de la piel.

Por qué las toallitas desmaquillantes no son tan buena opción como piensas: sus efectos secundarios

Los diferentes ingredientes activos que encontramos en las toallitas desmaquillantes son, generalmente, los mismos que se utilizan en la elaboración de los limpiadores tradicionales o regulares. Tanto estos limpiadores como las toallitas contienen tensioactivos, que actúan disolviendo el maquillaje. Pero también contienen emulsionantes y solubilizantes esenciales a la hora de conseguir retirar los cosméticos, el aceite o sebo, la suciedad y las células de piel muerta.

Sin embargo, cuando utilizas las toallitas desmaquillantes, en realidad quedan residuos en la piel. Además, sin el paso adicional de enjuagar con agua, las toallitas acaban convirtiéndose en una opción en realidad incompleta, dejando una parte de suciedad en la piel, la cual no es tan visible como el maquillaje.

No te pierdas: Esponjas desmaquillantes ¿como se usan?

Aún cuando sean rápidas, útiles y convenientes, no son adecuadas para la salud en general de la piel. Al contener ingredientes de limpieza activos, dejan residuos que pueden acabar exponiendo la piel a concentraciones elevadas de tensioactivos, emulsionantes y solubilizantes, lo que puede resecar e irritar la piel en algunas personas sensibles a estas sustancias, sobre todo en aquellas que ya de por sí tienen la piel seca o sensible.

Toallitas

Además, algunas toallitas contienen alcohol, lo que puede aumentar enormemente el riesgo de resecar la piel, y causar un incomodísimo, doloroso y molesto escozor.

Pero el problema no acaba aquí. Las toallitas desmaquillantes necesitan de una serie de conservantes adicionales, útiles para conseguir aumentar su vida útil. Por tanto, igualmente lo que hacemos, cada vez que nos las aplicamos, es exponer la piel a todos esos productos y sustancias químicas adicionales que liberan folmaldehído, el cual es clasificado como un carcinógeno bajo a una elevada exposición. En este sentido, si bien es cierto que no se sabe con certeza cuáles son los efectos de la exposición de bajo nivel al formaldehído, de por vida, lo más recomendable es evitar su uso siempre que sea viable. Además, ¿sabías que también es un alérgeno habitual?

Por otro lado, los expertos coinciden en señalar que las toallitas desmaquillantes no son recomendadas para personas con rosácea o eczema, dado que incluso las irritaciones más leves causadas por algunas de estas toallitas pueden terminar provocando brotes.

Entonces, ¿no es recomendable usar las toallitas desmaquillantes?

En ocasiones es posible que necesites utilizar una toallita desmaquillante. Si es así, y siempre y cuando no se utilicen de manera regular, ni mucho menos de forma diaria, pueden ser una opción útil cuando no se tiene el tiempo o las herramientas necesarias para lavarse bien la cara con limpiador y agua, en particular si tienes maquillaje en el rostro.

Es más, en algunas condiciones determinadas es incluso más útil -y adecuado- utilizar una toallita de maquillaje que no hacer nada, sobre todo si no se ve el momento de limpiar la piel adecuadamente con agua en unas pocas horas. Es lo que ocurre, por ejemplo, con aquellas mujeres que tienen la piel grasa y/o que, además, es propensa al acné.

Eso sí, en caso de necesitar utilizar una toallita desmaquillante, lo más recomendable es seguir algunas reglas sencillas:

  • Cuidado a la hora de usar la toallita. No es aconsejable utilizarla en la zona situada alrededor de los ojos, así como en el borde de los labios, dado que son dos partes del rostro bastante delicadas, y particularmente sensibles.
  • Después de usar la toallita. Lo más recomendable es enjuagarte la piel rápidamente con agua (siempre que sea posible), con el fin de eliminar todos los ingredientes irritantes que hayan podido quedar en ella.
  • Utiliza una crema hidratante. Especialmente después de haber utilizado la toallita desmaquillante. Y, particularmente, si además tienes la piel mixta o seca.
  • Evita las toallitas con aromas o fragancias. Aunque puedan resultar interesantes y más atractivas que las toallitas comunes que no huelan a nada, lo cierto es que pueden provocar irritación adicional.

Te interesa: ¿Cómo hacer un desmaquillante casero?

Cómo hacer una toallita desmaquillante casera

Si lo deseas, también es perfectamente posible utililizar una toallita desmaquillante casera, y además hacerlo fácilmente en casa. Solo necesitas almohadillas de algodón y alguniso ingredientes naturales con cualidades hidratantes y limpiadoras. ¿Te animas a elaborarlas con nosotros?

Ingredientes necesarios:

  • ¼ taza de agua
  • 1 cucharada de aceite de coco líquido
  • 1 cucharada de jabón líquido suave
  • ½ cucharadita de hamamelis
  • Almohadillas de algodón

 Cómo elaborar las toallitas desmaquillantes caseras:

  1. En un recipiente que puedas cerrar herméticamente coloca todos los ingredientes, excepto las almohadillas de algodón. En caso de que el aceite de coco tenga una textura sólida, es necesario derretirlo un poco. Para ello simplemente colócalo el recipiente de cristal al baño María, o bien, derrítelo al microondas. Bastará con apenas unos segundos.
  2. Introduce las almohadillas. Cierra la tapa y gírala o agítala varias veces, para asegurarte de que la mezcla se filtra -y empapa- cada una de las almohadillas de algodón.
  3. ¡Listo! Siempre que sea necesario, abre el recipiente con cuidado, coge una almohadilla y aplícatela sobre el rostro como normalmente harías con una toallita desmaquillante comercial.

Desmaquillante casero

Cómo hacer una toallita desmaquillante casera hidratante

Utilizando un poco de gel de áloe vera, y aceite de almendras dulces, podemos también optar por una toallita desmaquillaje total y completamente casera, pero con una mayor cualidad hidratante.

Ingredientes necesarios:

  • 2 cucharadas de hamamelis
  • 1 cucharada de gel de áloe vera
  • 1 cucharadita de aceite de almendras dulces
  • ¼ cucharadita de jabón de castilla

Además también necesitarás entre 10 a 15 almohadillas faciales de algodón y, como en la receta de belleza anterior, un frasco de cristal con tapa.

Cómo elaborar las toallitas desmaquillantes caseras hidratantes:

  1. Pon todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, en el interior del recipiente o frasco de cristal. Ciérralo y agita con suavidad el frasco, para conseguir que todos los ingredientes se combinen y se mezclen entre sí.
  2. Ahora abre la tapa, añade las almohadillas faciales de algodón, y presiónalas un poco hacia abajo, para que absorban la mayor parte posible del líquido. Si observas que absorben la totalidad del líquido no pasa nada, al dejarlas en el interior del frasco cerrado no se secarán.
  3. Finalmente, coloca la tapa en el frasco o recipiente, ciérralo y almacénalo a temperatura ambiente.

Cómo usar las toallitas desmaquillantes caseras hidratantes:

El proceso es bastante sencillo, similar al anterior. Solo tienes que coger una almohadilla facial humedecida del interior del frasco, y aplicártelo sobre la piel del rostro para limpiarte la cara, y así eliminar el maquillaje. Si lo prefieres, es perfectamente posible utilizar ambos lados de la almohadilla (de esta manera no la desaprovecharás y le conseguirás sacar el máximo rendimiento). 

No obstante, se recomienda preparar una nueva solución cada 2 semanas, para que las almohadillas estén en perfecto estado.

Lee también: Cómo desmaquillarse la cara correctamente

¿Cómo sustituir las toallitas desmaquillantes?

Si habitualmente utilizabas toallitas desmaquillantes, pero después de leer nuestro artículo prefieres intentar sustituirlas, lo cierto es que puedes optar por otros productos que funcionan igualmente a la perfección a la hora no solo de retirar el maquillaje, sino de limpiar la piel de raíz. Y no nos estamos refiriendo únicamente a las toallitas desmaquillantes caseras sobre cuyas recetas te hablábamos en el apartado anterior.

A continuación te indicamos qué opciones pueden convertirse en las mejores alternativas para las toallitas desmaquillantes:

  • Agua micelar. Se ha convertido casi sin ninguna duda en una auténtica revolución, en especial después de que muchas mujeres hayan empezado a descubrir muchas de sus cualidades. Se trata de un producto que contiene micelas, unas moléculas capaces literalmente de atrapar -como si de un imán se tratara- cualquier suciedad, contaminación y maquillaje que se encuentren en la zona donde es aplicado. Habitualmente se trata de una solución líquida formada por agua purificada y por alguna solución acuosa (como agua de manzanilla, agua de rosas o agua de pepino). En su composición, además, también nos podemos encontrar con algún tensioactivo, componentes calmantes o hidratantes y sustancias auxiliares que ayuden a proporcionar la mayoría de sus cualidades.
  • Aceite limpiador. Se trata de un aceite desmaquillante limpiador, el cual contiene un aceite mineral capaz de emulsionarse fácilmente, y ayuda a la hora de retirar o eliminar la suciedad de forma sencilla, simple y rápida. Suele tener una textura ultraligera, lo que ofrece la posibilidad de deslizarse suavemente por la piel.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete