Inicio Belleza Qué es y para qué sirve un serum para piel mixta
Belleza

Qué es y para qué sirve un serum para piel mixta

Podríamos decir que una de las principales diferencias que encontramos entre un sérum o una crema es lo que su formulación no contiene o incluye. Los sérums, por ejemplo, tienden a omitir los ingredientes oclusivos y herméticos, además de los hidratantes, como por ejemplo podría ser el caso del aceite mineral o la vaselina. ¿Por qué? Muy sencillo: fundamentalmente porque estos ingredientes evitan que el agua se evapore. Además, también suelen contener una menor cantidad de agentes espesantes y lubricantes, como aceites provenientes de semillas o de frutos secos.

La mayoría de los sérums son a base de agua, lo que hace que los aceites se hayan eliminado prácticamente por completo. Y es lo que hace que, precisamente, tengan la consistencia y la textura que los caracteriza: a diferencia de las cremas o lociones más espesas, los sérums tienden a ser transparentes, ligeros y refrescantes. Su consistencia es tremendamente liviana, casi prácticamente líquida, lo que además suele favorecer muchísimo su aplicación.

Qué es y para qué sirve un serum para piel mixta

Pero esto no significa que nos encontremos ante un producto de belleza, usado comúnmente en el cuidado de la piel, que sea líquido, sin más. Al contrario, una de sus peculiaridades es que se elimina la mayor parte del líquido, de manera que lo que queda es una elevadísima concentración de ingredientes activos. Esta es, de hecho, una de sus principales cualidades: han sido especialmente diseñados con la finalidad de proporcionar a la piel altas concentraciones de ingredientes activos, específicos para tratar determinados problemas y afecciones de la piel.

Gracias a su textura, las moléculas pueden penetrar verdaderamente sobre la piel, e hidratar las capas más profundas. Esto no ocurrirá con las cremas hidratantes, particularmente con las más pesadas, que tienden a quedarse incrustadas en las capas superiores. Eso sí, como siempre te hemos comentado, un sérum con cualidades hidratantes no puede ni debe reemplazar un humectante, aunque se caractericen pricipalmente por ser humectantes livianos, al omitir muchos de los ingredientes más pesados que encontramos en la mayoría de las cremas hidratantes tradicionales. 

¿Y por qué no debe sustituirlos? Muy sencillo: porque los sueros únicamente tienden a hidratar en un grado mínimo. Pero, lejos de lo que pueda pensarse, pueden ser capaces de aumentar los efectos hidratantes del humectante. Incluso en algunas ocasiones podrían hidratar de forma mucho más efectiva que las cremas más pesadas.

Aunque hoy en día podemos acudir a nuestra tienda de belleza favorita, y encontrarnos con una amplísima diversidad de sérums, aunque la mayoría son aptas para todo tipo de pieles (incluyendo las pieles sensibles e irritadas), lo cierto es que si deseamos disfrutar de sus cualidades al máximo, o tratar determinadas afecciones cutáneas, siempre lo más aconsejable es escoger aquellos sérums que hayan sido específica y especialmente diseñados para nuestro tipo de piel. En particular si, además, no tenemos precisamente la piel normal. Si tienes la piel mixta, y deseas aprender a hacer tu propio sérum facial para pieles mixtas, te aconsejamos seguir leyendo.

¿Qué es exactamente un sérum para piel mixta y qué beneficios ofrece?

Como ocurre con el resto de productos de belleza que utilices para el cuidado de tu piel, si tienes la piel mixta recuerda que es sumamente importante escoger el producto correcto. Y lo más adecuado es aquel que ayude equilibrando el cutis, calmando y humectando ligeramente las zonas más secas, a la vez que destaca y desobstruye los poros en profundidad. Por tanto, lo mejor es escoger siempre un sérum que haya sido diseñado para pieles mixtas.

Como ya te hemos comentado, un sérum se caracteriza por contener una serie de ingredientes activos en una elevada concentración. Aunque, es cierto, en la mayoría de las ocasiones lo más habitual es encontrarnos únicamente con un solo ingrediente o agente activo, el cual ha sido incluido en su fabricación con la finalidad de abordar un determinado problema de la piel. Mientras que algunos sueros pueden ayudar específicamente a la hora de combatir las arrugas o aclarar el tono de piel, en el caso de tener la piel mixta, los sérums que hayan sido diseñados para su uso en este tipo de piel tienden a equilibrar el rostro, actuando sobre las partes secas a la vez que equilibran las áreas más grasas.

Y lo que es aún mejor: pueden ayudar a ofrecer mejores resultados, si los comparamos con un humectante similar, gracias precisamente a que presentan una mayor concentración de ingredientes activos que tu humectante favorito (o tradicional, a fin de cuentas). También han sido especialmente formulados con la finalidad de penetrar en la piel en lugar de asentarse solo en la superficie, reteniendo la humedad mucho mejor.

En el caso de los sérums tanto para pieles mixtas como en definitiva para cualquier tipo de piel, suelen contener sustancias sintéticas, como la glicerina, la cual se utiliza con la finalidad de producir esa textura delgada y ligera tan característica, y la sensación resbaladiza que proporciona cuando lo aplicamos sobre la piel. Además, en su fabricación se evita el uso de cualquier ingrediente pesado que pueda obstruir los poros, como podría ser el caso del aceite de jojoba o la manteca de karité.

Llegados a este punto, quizá puedas pensar que, como no contienen ingredientes pesados, cualquier sétum podría servirte. Si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones podría ser así, debemos tener en cuenta que lo mejor es optar por aquellos sérums que cumplan con lo que estamos buscando. En el caso de tener la piel mixta, es esencial escoger únicamente aquellos sueros faciales que contengan ingredientes activos especialmente aconsejados para este tipo de piel.

Y puesto que la piel mixta se caracteriza, como veremos en un próximo apartado, por presentar algunas áreas con parches secos y descamados (sobre todo en la zona de las mejillas), y otras zonas con exceso de aceite, brillo y poros visiblemente más grandes (en particular en la conocida como ‘zona T’ del rostro), puede ser sumamente interesante escoger sérums que contengan ácido salicílico o ácido glicólico para las partes de la piel grasa, y que incorporen proteínas hidratantes como el ácido hialurónico para las áreas secas.

Pero en la mayoría de las ocasiones esto puede acabar convirtiéndose en un auténtico quebradero de cabeza, ya que es ciertamente difícil saber a ciencia cierta dónde termina la piel seca y dónde comienza la grasa. Lo que significa que, lo más adecuado, es encontrar y utilizar un sérum que pueda ser capaz de abordar los desafíos que supone tener la piel mixta, y que además lo haga de diferentes maneras: ayudando a disminuir y borrar las líneas finas y las arrugas, hidratando la piel, iluminándola y, también, controlando los posibles brotes de acné.

No te pierdas: 5 Mejores serum piel mixta

¿Qué sérum para piel mixta usar?

Puesto que cuando tenemos la piel mixta, lo habitual es que diferentes partes del rostro muestren incluso un tipo de piel -a su vez- diferente, y que, además, suele cambiar en función de la estación en la que nos encontremos, dar con un sérum adecuado puede convertirse en una tarea tan ardua como complicada. La clave, por tanto, está en usar un suero que pueda ayudar a mejorar el aspecto general de nuestra piel mixta, pero sin agravar aquellos extremos hacia los que la piel gravita: esto es, sequedad y exceso de aceite o sebo.

Hidratar la piel

Independientemente de que tengamos la piel seca o grasa, mantener una hidratación regular y diaria es esencial para mantener una buena salud cutánea. Así, un sérum hidratante, usado diariamente, puede ser de mucha utilidad a la hora de estimular activamente la producción tanto de ácidos como de lípidos naturalmente, con la finalidad de retener la humedad durante un mayor período de tiempo.

Lo ideal es escoger un sérum hidratante, que son ideales para pieles mixtas precisamente por el hecho de que no contienen ningún tipo de aceite. Gracias a ello, pueden utilizarse con absoluta tranquilidad en toda la cara, añadiendo humedad sin generar incómodas imperfecciones.

Aclarar la piel

Especialmente en aquellas áreas del rostro donde se forman parches secos y ásperos, esa sequedad en la mayoría de las ocasiones se traduce en la aparición de una mayor opacidad. En estos casos, un sérum iluminador puede ser de mucha ayuda, ya que actúa tratando la piel deshidratada y opaca, proporcionando a la piel mixta un brillo mucho más saludable.

Una opción es usar un sérum para aclarar la piel en todo el rostro, puesto que no tiene por qué ejercer un efecto negativo sobre las partes de la piel seca o grasa.

Tipos de sérums faciales para piel mixta

Controlar los brotes de acné

En ocasiones, algunas pieles mixtas suelen presentar cierta tendencia a la aparición de acné. Si este es tu caso, mantener un uso regular de un sérum antiacné puede ser de bastante ayuda a la hora de controlar los brotes antes de que surjan.

Eso sí, puesto que en la mayoría de las ocasiones solo se experimenten brotes en aquellas zonas de la cara donde la piel grasa es la principal característica, este tipo de sérums solo deben utilizarse y aplicarse en estas áreas de la cara.

¿Líneas finas y arrugas?

Si el daño solar, y la pérdida tanto de colágeno como elastina (lo que habitualmente ocurre a partir de los 25 años de edad), han ocasionado la aparición de las primeras líneas finas de expresión, un sérum antienvejecimiento puede serte de bastante ayuda en estos casos, dado que están especialmente formulados para revertir los principales signos del fotoenvejecimiento (el envejecimiento prematuro causado por el daño de los rayos ultravioleta), y revertir la pérdida de colágeno.

En este caso, lo ideal es usar un sérum adecuado para algunas partes del rostro que se caracterizan no solo por ser las zonas donde estas primeras líneas de expresión se forman prematuramente, sino por ser también las más delicadas. Esto significa que es fundamental usar uno apto para aplicar estratégicamente en los lugares donde más se necesita, como por ejemplo podría ser el caso de la zona de los labios (no te olvides de las arrugas del código de barras) y alrededor de los ojos.

¿Qué ingredientes activos debemos buscar en nuestro suero para piel mixta?

Aunque en un primer momento, sobre todo si es la primera vez que nos planteamos integrar un sérum en nuestra rutina de cuidado de la piel, podemos pensar que es tremendamente complicado y difícil dar con un suero facial adecuado para nuestra piel mixta, la realidad es que en sus particularidades encontramos ciertas ventajas. Y es que la piel mixta puede acabar beneficiándose de una enorme cantidad de ingredientes activos, lo que significa que el abanico de posibilidades es bastante amplio.

Para ayudarte, a continuación te indicamos cuáles son los principales ingredientes y agentes activos que debes buscar en tu sérum facial antes de comprarlo. Toma nota.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico (AH) se convierte sin duda alguna en uno de los ingredientes activos más efectivos e interesantes, y no solo precisamente para quienes tienen la piel mixta. Aunque lo encontramos de forma natural en nuestro cuerpo, cuando es aplicado de forma tópica actúa como un maravilloso humectante, lo que significa que es capaz tanto de retener como de atraer la humedad.

Gracias principalmente a su bajo peso molecular, puede penetrar en la piel con la finalidad de rellenar arrugas y líneas finas de expresión. Por todo ello, un sérum que contenga ácido hialurónico es adecuado e ideal para pieles mixtas, dado que retiene la humedad sin añadir más grasa.

Vitamina C

¿Te apetece utilizar un sérum con vitamina C? Si es así, nos encontramos ante otro ingrediente tremendamente potente en lo que al cuidado de la piel se refiere, principalmente porque es capaz de tratar una larga lista de problemas, y además, posee un elevado índice de seguridad, lo que significa que es apta para cualquier tipo de piel (incluyendo las pieles sensibles, siempre y cuando se use en cantidades no muy elevadas ni demasiado concentradas).

Destaca por su capacidad antioxidante, protegiendo la piel frente a la acción -negativa- de los radicales libres. Concretamente, protege la piel contra el daño inducido por estos, que a su vez están causados por la exposición solar. Y no solo eso, también aumenta la producción / síntesis de colágeno y de elastina, por lo que puede ser de bastante utilidad a la hora de tratar arrugas y líneas finas de expresión. 

Por otro lado, un uso regular de un suero con vitamina C puede ser útil para igualar el tono de la piel, al aclarar las manchas oscuras y la decoloración de la piel. 

Ácido salicílico

Se trata de un alfa-hidroxiácido que es sumamente interesante para quienes tienen la piel mixta, aunque al actuar como un exfoliante suave, debe ser utilizado con bastante precaución. 

Actúa disminuyendo y reduciendo la producción excesiva de sebo, por lo que no es adecuado utilizarlo diariamente, y solo debe ser aplicado en las áreas de la piel grasas, evitando las zonas más secas, dado que terminaría aumentando los problemas.

Ácido glicólico

Ocurre lo mismo que con el ácido salicílico. También consiste en un alfa-hidroxiácido, que exfolia la piel químicamente, haciéndola bastante efectiva tanto para las áreas grasas como secas.

Suele ser más suave que el ácido salicílico, de manera que puede ser aplicado en toda la cara. A medida que actúa desprendiendo las células muertas que se han ido acumulando sobre la piel, evita los brotes de acné, reduce la sequedad y aclara la tez opaca y sin luminosidad.

Vitamina E

Al igual que la vitamina C, la vitamina E se caracteriza por ser un nutriente esencial con interesantes propiedades antioxidantes. Pero no solo protege la piel frente a la acción de los radicales libres. También actúa como un antiinflamatorio natural.

Entre otros interesantes aspectos, protege la piel y suaviza su textura, por lo que es especialmente interesante cuando usamos algún sérum con vitamina E en las zonas de la piel que se muestran desiguales o rugosas.

Qué ingredientes activos debes evitar en tu suero para piel mixta

Pero como ocurre con cualquier otro producto de la piel, a no ser que tengamos la piel normal y absolutamente ningún tipo de problema o afección cutánea, es imprescindible evitar algunos ingredientes activos que podrían acabar produciendo más problemas que beneficios.

Aunque la clave está en utilizar determinados ingredientes activos con moderación, e incluso orientar su aplicación a las áreas de la piel más apropiadas (como ocurre, como hemos visto, con el ácido salicílico, que solo debe ser aplicado en las zonas más grasas del rostro), existen otros que deben ser evitados por completo cuando tenemos la piel mixta. Son los siguientes:

Ácidos alfa-hidroxiácidos con otros ácidos alfa-hidroxiácidos

Aunque es cierto que el ácido salicílico o el ácido glicólico son aptos -y adecuados- para la piel mixta, nunca deben ser utilizados juntos. Individualmente, funcionan irremediablemente bien para prevenir las imperfecciones, mejorar la textura de la piel y reducir, por ejemplo, la acumulación de células muertas. 

Sin embargo, cuando los aplicamos a la vez, pueden acabar resecando la piel todavía más. Y lo que es aún peor, podría terminar irritándose.

Vitamina C con retinol

Sobre el retinol, es cierto, no te hemos hablado anteriormente, aunque sí lo hemos nombrado en bastantes ocasiones en otros artículos. Consiste en un derivado de la vitamina A, que actúa como un exfoliante suave al incidir en la renovación celular.

Sin embargo, cuando utilizamos la vitamina C con retinol, de manera conjunta, pueden acabar siendo no tan eficientes a la hora de proporcionar cualidades antiarrugas y antienvejecimiento, ya que suelen actuar mejor -de manera óptima- solos.

Pero si deseas añadir ambos ingredientes activos en tu rutina de cuidado de la piel diaria, es perfectamente posible. Pero los expertos aconsejan hacerlo de forma individual. ¿Cómo? Muy sencillo: por el día puedes usar un sérum con vitamina C, y por la noche aplicarte el sérum con retinol. Eso sí, a la mañana siguiente, es esencial limpiarse bien la cara, puesto que este derivado puede hacer que la piel se vuelva bastante más sensible al sol, pudiendo causar problemas innecesarios.

¿Cuándo usar el sérum para piel mixta?

Si sigues una rutina de belleza diaria, pero es la primera vez que vas a usar un sérum facial para piel mixta, es bastante normal que tengas dudas relacionadas con cuál sería el momento más oportuno para integrarlo y aplicártelo.

Como regla general, los productos usados comúnmente para el cuidado de la piel deben ser aplicados empezando por el producto más ligero y delgado en consistencia, y siguiendo luego por los más gruesos o pesados.

Esto significa que, como parte de tu rutina de cuidado de la piel, es fundamental tener claro que el sérum debe ser lo primero que aplices después de haberte limpiado y tonificado la piel. Ya que el limpiador y el tónico preparan la piel para que pueda absorber los ingredientes activos presentes en el suero de manera muchísimo más sencilla y simple. 

Eso sí, dependiendo del tipo de suero para piel mixta que vaya a ser utilizado, algunos son más adecuados para utilizar por el día (aplicándolo, por ejemplo, en tu rutina de cuidado de la piel por la mañana), que por la noche. Puesto que pueden aumentar la sensibilidad de la piel al sol, cualquier sérum que contenga ácidos alfa-hidroxiácido -como el ácido salicílico, glicólico o láctico-, retinol o vitamina A deben ser utilizados solo por la noche.

Lo mismo ocurre con la vitamina C, que en contacto con los rayos ultravioleta podrían hacer que la piel se vuelva más sensible, e irritarla.

Además, en aquellas zonas de la piel mixta donde el exceso de grasa sea la principal seña de identidad, podría ser más aconsejable usar un suero hidratante a lo largo del día, en lugar de una crema hidratante. Igualmente, tanto si omites el uso de la crema hidratante como si no, todavía deberías usar un protector solar de amplio espectro cada vez que vayas a salir de casa, que contenga al menos un índice de protección solar 30 (SPF).

¿Qué es la piel mixta y cuáles son sus síntomas y problemas?

La piel mixta es un tipo de piel tremendamente particular y curiosa, aunque también se caracteriza por causar bastantes incomodidades y problemas, precisamente porque cuando tenemos este tipo de piel significa que, a su vez, presentamos dos o más tipos diferentes de piel en el rostro. Es más, la condición de la piel en sí puede fluctuar entre las diferentes estaciones.

Comúnmente, la piel mixta se caracteriza por la existencia de un exceso de grasa y de brillo en algunas áreas de la cara (como la frente y la barbilla), y la formación / aparición de piel seca y descamada en la zona de las mejillas. Si tienes este tipo de piel, probablemente te encuentres en una batalla constante con la conocida como zona T de la cara, que incluye la frente, la nariz y el mentón.

¿Sabes exactamente por qué? Principalmente porque es en esta zona donde suele surgir tanto el exceso de grasa como de brillo, mientras que el resto de la piel del rostro suele secarse con demasiada facilidad. Podríamos decir que, casi la mayor parte del tiempo, tendrás un área de la piel grasa y otra área de la piel seca (un problema en lo que al cuidado de la piel se refiere, vamos).

Pero si tienes dudas y por ahora no eres del todo capaz de descubrir si tienes la piel mixta o no, debemos decirte que probablemente así lo sea. Y es que la piel mixta destaca por ser uno de los tipos de pieles más comunes. Igualmente, puedes estar atenta a los siguientes síntomas para descubrirlo:

  • Piel brillante. La piel brillante suele aparecer en, al menos, una parte del rostro. Para la mayoría de las personas que tienen la piel mixta, esto suele ocurrir especialmente en la denominada como zona T, y ocurre como consecuencia de la producción excesiva de grasa.
  • Poros más grandes. Es uno de los síntomas más característicos, sobre todo en aquellas zonas donde tienden a formarse parches aceitosos. De hecho, es tremendamente posible que ya te hayas percatado que los poros en esta zona del rostro suelen ser visiblemente más grandes. ¿El motivo? La acumulación del sebo, el cual puede bloquear los poros, a medida que las glándulas sebáceas que encontramos debajo de la piel lo producen en exceso, lo que puede hacer que las células muertas también los terminen obstruyendo.
  • Espinillas y acné. Precisamente, cuando el exceso de grasa o aceite queda atrapado en los poros, tiende a mezclarse tanto con las células muertas, acumuladas en la piel, como con otros elementos, originando una obstrucción. Si está cerrado, da como resultado la formación de un punto blanco, mientras que si está abierto pasará a convertirse en un punto negro. 
  • Parches secos y brotes de acné a la vez. Una de las peculiaridades de la piel mixta es la aparición de brotes de acné y parches secos en algunas zonas del rostro de forma prácticamente simultánea.

Si tienes estos signos o síntomas, es muy probable que tu piel sea mixta, lo que hace que encontrar productos específicos para el cuidado de la piel pueda convertirse en una tarea complicada. ¿Acaso utilizar una crema hidratante para la zona de los parches secos, y una crema para pieles grasas en las zonas más brillantes y aceitosas? Puede acabar convirtiéndose, es cierto, en un auténtico quebradero de cabeza, especialmente si no sabes muy bien por dónde empezar.

La clave está en el equilibrio: encontrar productos que proporcionen una humedad adicional en aquellas zonas que ya se encuentran secas, pero sin aumentar el brillo y el aceite en la otras partes del rostro. Es aquí donde nos encontramos con nuestro sérum para piel mixta, que podemos comprar en tiendas o hacerlo nosotros mismos (como ya te hemos expuesto en una receta casera en otro momento). 

Y es que si tenemos en cuenta que una de las peculiaridades más maravillosas de este tipo de productos es su elevadísima concentración de ingredientes activos que han sido específicamente escogidos, se trata de una elaboración que, además de poder hacer fácilmente en casa con unos pocos ingredientes, nos ayudará a proporcionar a la piel todos esos agentes.

Algunas precauciones básicas a tener en cuenta si tienes la piel mixta

Una vez hemos descubierto qué sérums faciales podemos aplicar sobre nuestra piel cuando tenemos la piel mixta, es imprescindible tener siempre presente la importancia que supone ser mucho más conscientes de los productos que utilizamos, y cuándo los usamos. El motivo principal lo encontramos en que la piel mixta también se caracteriza por ser sensible, por lo que si no somos del todo conscientes, podríamos acabar irritándola en exceso y causar un mayor número de problemas. 

Pongamos un sencillo ejemplo: si tienes la piel sensible, es muy probable que ya sepas que suele ser más susceptible al daño solar, debido a que, por lo general, la barrera protectora de la piel se encuentra debilitada. Por tanto, para evitar daños innecesarios o una mayor irritación, es conveniente proteger la piel con un protector solar adecuado, y una crema hidratante con cualidades protectoras, y evitar el uso de determinados ingredientes activos solo por la noche (como la vitamina C, el retinol o los alfa-hidroxiácidos).

Además, como te hemos mencionado en otras ocasiones, la elevada concentración de los sérums pueden ocasionar irritación en las pieles más sensibles. Por suerte, existe una forma de prevenir este problema, que además de efectiva se caracteriza por ser tremendamente simple y sencilla: consiste básicamente en aplicar el sérum después de la hidratación; esto es, en último lugar de tu rutina de cuidado de la piel. O, bien, aplicarte el sérum junto con el humectante. Esto ofrecerá la posibilidad de que la piel pueda seguir disfrutando de las diferentes cualidades y beneficios que proporciona el sérum, pero en una versión más suave y ligeramente atenuada.

Y si deseas descubrir más, no te pierdas nuestro artículo especial en el que te proponemos Cómo hacer serum para piel mixta Casero, en el que utilizaremos para ello únicamente ingredientes activos específicos y respetuosos con tu delicada piel mixta.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete