Sabrina González Paterski, una historia de plena superación personal

Sabrina González Paterski es un ejemplo maravilloso de superación personal. Con solo 23 años sus investigaciones han conseguido llamar la atención de la NASA, entre otras importantes instituciones.

Siempre se ha tenido que la mentes más brillantes solo podían nacer en las universidades más prolíficas como Harvard o Oxford. Y que los inventos más revolucionarios de la humanidad siempre se están fraguando en las oficinas de Google de Sillicon Valley de California. Pero nada más lejos de la realidad. En España también hay mentes de lo más privilegiadas que están llamadas a marcar un antes y un después dentro de ámbito científico.

Es el caso de Sabrina González Paterski, una chica española de padre estadounidense que con tan solo nueve años construyó su primer avión. Han pasado quince años desde entonces y ahora se ha postulado como una de las físicas más celebres de su generación. Sus estudios sobre el espacio-tiempo, agujeros negros y gravedad se asemejan a lo que investigaron el mismísimo Albert Einstein o Stephen Hawking por su época.

Sabrina González Paterski

Pero su ambición no termina aquí. “Mi sueño es llevar alguien a Marte. Sé que suena inviable. Pero si trabajas duro, todo puede ser posible”. Con estas declaraciones, ya se puede vislumbrar que esta chica no es alguien corriente. Sus ganas de superarse y aportar sus conocimientos la convierten en un ser muy especial que puede servir de inspiración para miles de personas en todo el mundo.

La importancia de tener una meta a seguir

Como bien hemos explicado más arriba, la ambición de Sabrina no tiene límites. Quiere expandir sus conocimientos e investigaciones al ámbito del universo que le permitan llegar hasta otros planetas como Marte. Pero seguro que no será un camino de rosas. En el proceso tendrá que exprimir su mente al máximo. Tendrá que realizar cientos de problemas y fórmulas matemáticas que en muchas ocasiones solo le llevarán al error. Pero gracias a este, podrá aprender y salir más reforzada.

Estaremos de acuerdo al decir que esta chica tiene una mente prodigiosa que muchas personas no tienen. De hecho, ya ha recibido miles de dólares en becas provenientes de la Fundación Nacional para las Ciencias.

Universidad de Harvard

Ahora Sabrina se encuentra en la Universidad de Harvard con la que quiere cumplir su sueño. Su única ambición de conseguir que el ser humano pise otros planetas como ya consiguió Neil Armstrong al aterrizar en la luna por primera vez en el año 1965.

La importancia de ser constantes para conseguir nuestros sueños

Pero los datos curiosos que aporta nuestra querida Sabrina no acaban aquí. Su vida es una historia de plena constancia hacia él éxito. Desde muy pequeña vio el grande potencial que tenía un campo de estudio tan importante como el de la física. Sin embargo, tuvo que renunciar a muchas cosas para conseguir sus más que ambiciosas metas.

Durante el camino hacia el éxito, dejó de lado aspectos que mucha gente a su edad empieza a disfrutar. Es más, nunca ha probado los cigarrillos, bebido alcohol o ha tenido novio.

Sabrina

“Prefiero mantenerme alerta, que me conozcan por lo que hago y no por lo que no hago”. Y es que Sara no ceja en su empeño. Siempre está atenta a subsanar errores. Sabe que si no es constante, esa meta que se ha puesto, perderá fuerza y antes o después la abandonará. Aunque ya tiene 23 años, es muy consciente de que todavía le queda un largo camino por delante para convertirse en una de las físicas más influyentes de toda la universidad y de su generación.

Pero todo hay que decirlo. Va definitivamente por el buen camino. Y si al finalmente consigue llevar al hombre a Marte, seguro que su nombre quedará grabado en los libros de historias para siempre. ¿A qué estáis esperando entonces para escribir el vuestro?.

Fuente e imágenes: La Vanguardia

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Sabrina González Paterski, una historia de plena superación personal
Valoración

Temas:

Síguenos en Facebook