Inicio Belleza Remedios naturales para eliminar manchas en la piel
Belleza

Remedios naturales para eliminar manchas en la piel

Aunque las manchas en la piel pueden surgir por diferentes causas, las más comunes tienen una especial relación con la exposición al sol (o, mejor dicho, con el daño causado por los rayos ultravioleta durante años y años de exposición), y el envejecimiento natural de la piel. De hecho, es común que las manchas causadas por el sol, que habitualmente son conocidas como manchas solares, suelan aparecer con el paso de los años, de forma casi combinada con el envejecimiento.

Por este motivo, es muy común que las manchas suelan aparecer a partir de la mediana edad; esto es, a partir de los 35-40 años de edad, que es cuando también empiezan a formarse las primeras arrugas, y la salud general de la piel tiende a verse afectada poco a poco. Si a esto le unimos que, durante la juventud, hemos estado regularmente expuestos al sol, sin la debida protección solar, e incluso pudimos sufrir quemaduras solares en algunas ocasiones, será más que suficiente para que seamos el blanco de las mismas.

Remedios naturales para eliminar manchas en la piel

Exfoliar con papaya

La papaya se convierte en un remedio casero enormemente popular contra las manchas oscuras de la piel, en especial en caso de melasma, que consiste en una condición que causa la aparición de manchas oscuras y descoloridas en la piel. Cuando ocurre durante el embarazo, como consecuencia de los diferentes cambios hormonales que habitualmente ocurren durante esta etapa, es conocido bajo el nombre de cloasma.

Quienes defienden sus cualidades contra el melasma sugieren que su contenido en betacaroteno, enzimas, vitaminas y determinados fitoquímicos ayudan de forma muy positiva a la hora de aclarar la piel naturalmente.

Y con razón. Y es que la papaya contiene ácidos de frutas conocidos habitualmente bajo el nombre de alfa-hidroxiácidos, que consisten en un exfoliante químico con cualidades aclaradas sobre la piel, y que se utilizan para la piel seca, para combatir el envejecimiento natural de la piel, y para mejorar la piel al eliminar las capas superiores debilitando los distintos lípidos que los unen, retirando así las células de la piel muertas y opacas, y revelando células sanas de la piel.

De hecho, estos ácidos son eficaces para la descomposición de las células de la piel y para aumentar la producción de colágeno como consecuencia de la eliminación de las células muertas. Por tanto, la papaya ayudará positivamente a la hora de iluminar y brindar un resplandor muchísimo más juvenil a la piel.

Cómo usar la papaya como exfoliante:

Se trata de un remedio natural sumamente sencillo de preparar, además de muy fácil de aplicar. Solo tienes que partir la papaya por la mitad, cuando esté madura, pelarla bien, retirar sus semillas internas, y triturarla en un tazón. Luego, una vez limpia la piel en profundidad, aplícatela sobre la zona de la piel a tratar, dejándola actuar durante 20 minutos. Luego, enjuágate la piel con agua tibia, hasta retirarla por completo.

Cuando te quites la mascarilla comprobarás cómo la piel se vuelve enormemente suave al momento. 

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces es un producto natural increíble, lleno de beneficios y de cualidades para la salud tanto de la piel como del cabello. Las almendras son las semillas (frutos) comestibles de un árbol conocido científicamente bajo el nombre de Prunus dulcis, conocido popularmente como almendro.

El aceite de almendras dulces se obtiene a partir de presionar las almendras crudas. Si se hace sin el uso del calor, ni de agentes químicos, nos encontramos ante aceite de almendras sin refinar; mientras que si se trata de aceite de almendras refinado significará que ha sido extraído mediante el procesamiento a elevadas temperaturas, y diferentes productos químicos.

Es un producto natural comúnmente utilizado como parte de la rutina de belleza diaria, gracias a las cualidades que ofrece. Por ejemplo, actúa como humectante, perfecto por tanto para las pieles sensibles, e ideal incluso cuando es aplicado sobre aquellas zonas de la piel que se secan excesivamente, como por ejemplo podría ser el caso de los codos, las rodillas y los pies. 

Pero, ¿sabías que también puede ser de utilidad a la hora de reducir y aclarar las manchas oscuras de la piel? Es un ingrediente natural excelente a la hora de fortalecer la piel y tratar naturalmente las decoloraciones de la piel.

No obstante, es necesario diferenciar el aceite de almendras que comúnmente se utiliza en la cocina, al que directamente ha sido elaborado para su uso en la piel, el cual a menudo suele estar, además, enriquecido o fortificado con vitaminas y minerales, como sería el caso de la vitamina E y vitamina B1, que ayudan a la hiperpigmentación, mejorando el tono de la piel. 

Por otro lado, dado que no es comedogénico (es decir, no existe el riesgo de que pueda obstruir los poros), es útil cuando lo agregamos a nuestra rutina nocturna como humectante, ayudando a proteger la barrera de la piel.

Cómo usar el aceite de almendras dulces para aclarar las manchas oscuras:

Es sumamente sencillo. Solo tienes que limpiarte bien la piel del rostro, con la ayuda de un limpiador profundo, y posteriormente aplicarte el aceite de almendras dulces por todo el rostro, así como por aquellas zonas que desees tratar. Deja actuar el tiempo suficiente hasta que se absorba, y finalmente retira con un paño seco si es preciso.

No te pierdas: Mejores cremas antimanchas

Yogurt

El yogurt, al igual que otros lácteos, es un ingrediente común tremendamente usado en la elaboración de mascarillas hidratantes y suavizantes de la piel. Y, en esta ocasión, actúa también para disminuir las manchas oscuras, al ayudar a exfoliar la piel de forma compleatamente natural.

Como ocurre con las propiedades químicas exfoliantes que encontramos en frutas como la papaya, el yogur es capaz de descomponer las células muertas de la piel, en esta ocasión gracias a la presencia de ácido láctico, un alfa-hidroxiácido (AHA) que mejora tanto la decoloración de la piel como las manchas de la edad.

Pero a diferencia de otros exfoliantes químicos, el ácido láctico se caracteriza por ser muchísimo más suave. Y es que al proceder de los lácteos, ayuda positivamente a la hora de corregir los diferentes desequilibrios del pH. Y funciona no solo para reducir el enrojecimiento de la piel, sino para mejorar el tono cutáneo, así como su textura.

Lo cierto es que es aún más sencillo si cabe, puesto que si no tienes demasiado tiempo solo tienes que agitar un yogur natural, y aplicarlo directamente sobre la piel inmediatamente después de haberlo limpiado en profundidad.

También es posible combinarlo con ingredientes adicionales, que ayudan a reforzar y enriquecer sus cualidades, y que mejoran la salud de la piel en general, como por ejemplo podría ser el caso de la miel, que proporciona excelentes cualidades para los cutis propensos al acné, y además actúa como un producto natural antibacteriano. La avena también es muy interesante, puesto que no solo aporta suavidad, sino que ayuda a eliminar la piel seca y calmarla.

Cómo usar el yogurt para aclarar las manchas de la piel: 

Lo más adecuado es preparar una mascarilla de yogurt. Para ello utilizaremos un yogurt natural, 2 cucharadas de copos de avena y 1 cucharada de miel. En caso de que los copos de avena sean muy gruesos, puedes optar por triturarlos un poco con la ayuda de un procesador de alimentos.

Luego agita bien el yogurt, y colócalo en un cuenco. Añade ahora los copos de avena, la cucharada de miel, y mézclalo todo muy bien con la ayuda de una cuchara. Antes de aplicártelo recuerda que es fundamental limpiarse bien la piel donde te lo vayas a aplicar, siempre con la ayuda de un limpiador profundo. Una vez hecho esto, aplícate la mascarilla de yogurt en la zona a tratar, y deja actuar entre 15 a 20 minutos.

Finalmente, retíratela con cuidado, para no dañar o irritar la piel, con la ayuda de un poco de agua tibia.

Suero de leche

El suero de leche, también conocido como lactosuero, es un producto natural que consiste básicamente en la parte que queda de la leche cuando se cuaja. Un ejemplo sencillo lo podemos encontrar en el líquido del yogurt, por ejemplo. Y es que aunque lo habitual es retirarlo antes de consumirlo, lo cierto es que originalmente contiene una enorme cantidad de proteínas de alto valor biológico.

Como ocurre con otros lácteos, como por ejemplo podría ser el caso del yogurt o la leche, el suero de leche también contiene ácido láctico, el cual actúa como un maravilloso exfoliante suave, útil para eliminar la piel muerta, el exceso de aceite, la suciedad, las imperfecciones… y, efectivamente, también sería ideal a la hora de reducir las manchas marrones de la piel. Y todo ello sin resecarla.

A la hora de usarlo, puedes simplemente utilizar el líquido que encontrarás en un yogurt natural inmediatamente después de abrirlo. No obstante, también es posible elaborar suero de leche de manera casera. Para ello, parte un limón por la mitad y exprímelo hasta obtener todo su jugo. Luego, añade el jugo de limón a un vaso de leche entera, remueve, y deja reposar a temperatura ambiente durante 10 minutos. Pasado este tiempo, la leche tendrá una apariencia similar al de la leche cortada. Remueve la mezcla y aplícatela sobre la piel, remojando una bolita de algodón. Deja actuar durante 15 minutos, y luego, retíratelo con agua tibia.

Es una opción, no hay duda, cuanto menos curiosa, pero sumamente interesante. Además, si te apasiona la preparación de postres, puedes optar por añadirlo a tu receta de bizcocho habitual. Le proporcionará una excelente textura esponjosa, haciéndolo aún más suave si cabe. Aunque en este sentido algunos reposteros aconsejan dejarlo en reposo durante 2 días, ya que sus cualidades organolépticas mejorarán.

Áloe vera

El gel de áloe vera es ampliamente conocido por sus cualidades refrescantes e hidratantes de la piel, principalmente a la hora de aliviar las quemaduras solares, y ayudar en la curación de heridas. Concretamente, es enormemente útil para mantener la piel debidamente limpia e hidratada, por lo que es ideal utilizarlo en caso de piel seca o dañada por los rayos ultravioleta.

En lo que se refiere a las manchas oscuras, el gel de áloe vera contiene aloína, un compuesto con cualidades despigmentantes naturales, que se ha demostrado ayuda a aclarar la piel, funcionando -de hecho- de forma eficaz como un tratamiento de hiperpigmentación no tóxico, de acuerdo a un estudio publicado en el año 2012.

Aloe vera para las manchas

Cómo usar el gel de áloe vera:

En caso de que tengas una planta de áloe vera, se convierte sin duda alguna en la mejor opción, puesto que el gel estará perfectamente fresco. En caso contrario, puedes optar por cualquier gel de áloe vera que puedes encontrar en herbolarios y tiendas de belleza especializadas (aunque lo mejor es optar por alguna variedad orgánica o biológica).

Si tienes una planta de áloe vera, solo tienes que recortar alguno de sus tallos, y colocarla encima de un tazón o cuenco, con el fin de extraer todo el jugo posible. Dado que tomará algunos minutos, debes tener cierta paciencia. Si no dispones de una planta, y sí gel de áloe vera, puedes seguir con el paso que te proponemos a continuación.

Antes de acostarte, aplícate gel de áloe vera puro en las zonas pigmentadas (es decir, en las zonas de la piel que desees tratar). De esta forma, conseguirás dejarlo actuando durante prácticamente toda la noche. Luego, al día siguiente, enjuágate la piel con agua tibia. Si lo deseas, puedes repetir este proceso tantas veces como sean necesarias, hasta que el color de la piel mejore.

Descubre: Ajo para eliminar manchas en la piel

Té verde

No hay duda que el té verde es una bebida cuanto menos maravillosa, que se consume desde hace siglos en países como China o Japón, y que proporciona excelentes beneficios para la salud, en especial cuando se consume con cierta regularidad.

Un estudio publicado en el año 2013 mostró que el extracto de té verde podría ejercer un efecto despigmentante cuando se aplica sobre la piel. En este sentido, es posible utilizar extracto de té verde y aplicarlo según las indicaciones que encontrarás en las indicaciones del envase.

En caso contrario, puedes optar directamente por preparar un té verde, y aplicártelo sobre la piel. Pero vayamos por partes.

Cómo usar el té verde:

Si sueles tomar té verde con cierta regularidad, entonces tienes experiencia a la hora de elaborarlo. Si no es así, no te preocupes, ya que es enormemente simple y sencillo. Solo tienes que calentar el equivalente a una taza de agua en una cacerola al fuego, y cuando empiece a hervir añade la bolsita de té verde durante 3 a 5 minutos.

Pasado este tiempo retira la bolsa de té verde del agua, y deja que se enfríe por completo. Luego solo tienes que frotarte la bolsita de té verde sobre las zonas que desees tratar. Si lo prefieres, puedes repetir el proceso de dos a tres veces al día, hasta obtener los resultados esperados.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un producto natural muy común, que encontramos de forma habitual en la mayoría de despensas de muchas casas, además de convertirse en un remedio casero muy popular, gracias a sus efectos microbianos y antioxidantes.

Por ejemplo, ayudaría a reducir los niveles elevados de colesterol en sangre, disminuir los valores altos de azúcar en la sangre, mejorar los síntomas de la diabetes y sería igualmente útil a la hora de adelgazar. Sin embargo, ¿sabías que también podría ser ´til para aclarar las manchas presentes en la piel?

Aunque es cierto que se ecesita una mayor investigación en este sentido, un estudio encontró que los ácidos presentes en el vinagre de manzana -como es el caso del ácido acético- podrían ser de mucha utilidad a la hora de aclarar la piel en aquellas zonas donde es aplicado con cierta regularidad.

Cómo usar el vinagre de manzana:

En un cuenco pequeño combina a partes iguales vinagre de manzana y agua. Por ejemplo, puedes optar por utilizar 2 cucharadas de vinagre de manzana y 2 cucharadas de agua. Luego, mezcla bien hasta que ambos ingredientes se combinen e integren.

Solo tendrás que limpiar tu piel, y aplicarte la mezcla de vinagre de manzana y agua sobre las manchas oscuras, dejando actuar durante un máximo de 5 minutos. Pasado este tiempo, enjuaga con la ayuda de agua tibia, para retirar todo el producto de la piel. Si lo deseas, puedes repetir el proceso hasta dos veces al día, continuando así hasta conseguir los resultados esperados.

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno es un producto sanitario común, que encontramos en el botiquín de las medicinas de muchas casas. De hecho, quizá no te suene tanto bajo ese nombre, pero si te decimos que se trata de la tradicional agua oxigenada, posiblemente la cosa cambie un poco.

Como sabes, el peróxido de hidrógeno se utiliza como desinfectante, en el cuidado de la boca (por ejemplo, para el tratamiento de determinadas llagas y problemas bucales en donde se necesita una desinfección suave para evitar la formación de infecciones). Y también se utiliza en la belleza con el fin de aclarar y blanquear el cabello. Pero, ¿sabías que también podría convertirse en un tratamiento para la piel muy útil, en especial a la hora de aclarar las manchas?

En este sentido, lo más recomendable es utilizar únicamente peróxido de hidrógeno de grado alimenticio, y usar solo una pequeña cantidad puesto que se tiende a oxidar muy rápidamente. Hay quienes utilizan el 12 por ciento, aunque también es perfectamente posible utilizar el 6% si no deseas tratar las manchas, y aplicarlo sobre la piel, de manera tan agresiva.

Cómo usar el peróxido de hidrógeno contra las manchas:

Vierte la cantidad equivalente de una tapa, o un poco menos, de peróxido de hidrógeno en un pequeño recipiente de vidrio. Sumerge un hisopo de algodón (o bastoncillo), y con la cara perfectamente limpia y seca aplícate el producto solo en la zona que desees tratar. Deja que permanezca en la piel durante un período máximo de entre 15 a 20 minutos. Luego, una vez pasado el tiempo, enjuágate con agua tibia y sécate con una toalla suave, sin hacer demasiada presión sobre la piel.

Para terminar, simplemente aplícate cualquier producto hidratante.

Perejil

¿Existe algo más maravilloso que una tortilla francesa con perejil fresco picado? Sí, si padeces de manchas oscuras en la piel, también puedes aplicarte un poco de perejil sobre la piel del rostro. Lo cierto es que se trata de una planta muy popular en la cocina, que destaca por ser especialmente rico en vitamina C, la cual parece ayudar a aclarar la piel. Sería interesante, por ejemplo, en caso de melasma.

  • Ingredientes: 2 cucharadas de hojas de perejil fresco.
  • Elaboración: Lava bien las hojas de perejil, y licúalas en una licuadora.
  • Aplicación: Con la ayuda de unas almohadillas de algodón aplícate las hojas de perejil licuado por toda la cara. Deja actuar entre 20 a 30 minutos. Pasado este tiempo, enjuágate la piel con ayuda de agua tibia. Si lo deseas, puedes repetir esta mascarilla una vez al día, o bien, en días alternos.

Piel de naranja

Cuando hablamos de la piel de naranja no nos estamos refiriendo, evidentemente, a ese problema de la piel tan común, habitualmente asociado a la celulitis. Nos referimos a la deliciosa corteza de naranja, que contiene un potente flavonoide conocido con el nombre de hesperidina. 

De acuerdo a un estudio publicado en el año 2013, la hesperidina tiene un efecto blanqueador, útil para aclarar la piel, lo que podría ayudar muchísimo a la hora de tratar y eliminar las manchas oscuras.

  • Ingredientes: ½ cucharadita de polvo de naranja seca y agua.
  • Elaboración: En primer lugar debes recortar una naranja fresca, reservar la corteza, y dejar que se seque. Una vez seca, tritúrala bien con la ayuda de un procesador de alimentos. Coloca la corteza en un pequeño frasco de vidrio, que puedas cerrar, añade agua y ciérralo, dejándolo a temperatura ambiente durante unos días.
  • Aplicación: Aplícate la mezcla en las áreas que desees tratar, ayudándote con un bastoncillo de algodón. Luego, déjalo actuar entre 20 a 30 minutos. Para terminar, enjuágate la piel con agua tibia, para retirarlo. Si lo deseas, te puedes aplicar esta mascarilla una vez al día.

Jugo de limón

El jugo de limón es un ingrediente sumamente popular en muchas recetas de belleza caseras, y habitualmente suele utilizarse muchísimo en la elaboración de diferentes mascarillas faciales, gracias a sus diferentes cualidades, entre las que destaca principalmente la presencia de ácido cítrico, que proporcionaría ciertos beneficios blanqueadores suaves.

Por este motivo, al tratarse más bien de un efecto suave, cuando es utilizado con cierta regularidad es posible observar cierta mejora en la pigmentación de las manchas oscuras de la piel, al ayudar a aclararlas al descomponer la pigmentación de la melanina, a la vez que frenaría su sobreproducción.

Aunque es posible directamente exprimir un limón, para obtener su jugo, y explicártelo sobre la zona que desees tratar con la ayuda de una bolita de algodón, también existen distintas recetas de belleza, con otros ingredientes, que ayudarían a enriquecer aún más si cabe las diferentes cualidades ofrecidas por el limón. ¿Te animas a descubrirlas con nosotros?

Bicarbonato de sodio y jugo de limón

Mientras que el jugo de limón funciona perfectamente contra las manchas oscuras, el bicarbonato de sodio es útil para exfoliar la capa superior de la piel. Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo, que deberás colocar en un pequeño tazón o cuenco. Luego, añade 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, y mezcla bien hasta que se forme una pasta homogénea. Con la piel limpia y seca, aplícate esta combinación sobre las manchas oscuras, y deja que actúe durante 5 minutos. Pasado el tiempo, lávate bien la cara con un poco de agua tibia. Para que este remedio funcione, es necesario hacerlo todos los días.

Aceite de coco y jugo de limón

El aceite de coco, además de ser enormemente hidratante y ayudar a disfrutar de una piel más suave, contiene antioxidantes naturales que ayudan a reducir el daño causado tanto por los rayos ultravioleta como por la contaminación. Para preparar este sencillo remedio casero solo tienes que partir el limón por la mitad y exprimirlo para obtener su jugo. En un cuenco pequeño mezcla 3 gotas de aceite de coco con 3 gotas de jugo de limón. Remoja una bolita de algodón y, con la piel limpia y seca, masajéalo sobre las zonas de la piel donde tengas las manchas. Deja actuar entre 20 a 25 minutos, y finalmente enjuaga con agua tibia para retirarlo.

Vinagre de manzana y jugo de limón

Sobre el vinagre de manzana ya te hemos hablado en una partado anterior. Contiene ácido acético, además de otros ácidos suaves que ayudan naturalmente a la hora de aclarar las áreas pigmentadas de la piel. De acuerdo a quienes lo han probado, repetir este remedio casero varias veces a la semana ayudará a que las manchas solares se aclaren. Por otro lado lado, también es útil para afinar las cicatrices causadas tanto por el acné como por las estrías. Para prepararlo, parte el limón por la mitad y exprímelo hasta obtener su jugo. En un cuenco de pequeño tamaño mezcla media cucharadita de vinagre de manzana orgánico con media cucharadita de jugo de limón y 1 cucharada de agua. Mezcla bien para que estos tres ingredientes se combinen entre sí. Para aplicarlo, solo tienes que remojar una bolita de algodón y aplicarla sobre las zonas de la piel a tratar. Pero recuerda que, antes, deberás haberte limpiado la zona profundamente, y dejarla completamente seca. Una vez aplicado, deja actuar durante 10 minutos. Luego, enjuaga con agua tibia.

Cúrcuma y jugo de limón

Quizá te sorprenda descubrir que este remedio natural es muy interesante para reducir y aclarar las manchas de la piel, pero lo cierto es que la cúrcuma, además de ser una maravillosa especia y convertirse en el ingrediente indispensable del curry, también es ideal en este sentido. Y es que ayuda a aclarar la tez, proporcionando al jugo de limón las condiciones idóneas para que sea aún más efectivo. Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. Luego, mezcla en un cuenco pequeñño 1 cucharadita de polvo de cúrcuma, con 1 cucharada de leche y media cucharadita de jugo de limón, hasta obtener una pasta suave. Aplícate sobre la piel limpia, y deja que se seque, dejando actuar durante 10 minutos. Luego, pasado este tiempo, lávate la piel con la ayuda de agua tibia, para retirarlo por completo.

Jugo de pepino y limón

El pepino es uno de esos ingredientes reconocidos por sus cualidades sobre la piel. Es un excelente desinflamante, además de un poderoso refrescante, motivo por el cual es comúnmente utilizado a la hora de aliviar las ojeras y las bolsas debajo de los ojos, y cuando en definitiva tenemos los ojos cansados. Y también puede ayudar a reducir las manchas y rejuvenecer la pie, gracias a que actúa como un agente blanqueador (pero de efecto suave). Para preparar este remedio natural solo tienes que partir un limón por la mitad y exprimirlo para obtener su jugo. Lava el pepino, córtalo en rodajas y tritúralo en la licuadora, para obtener también su jugo. Luego, en un cuenco, mezcla 1 cucharada de jugo de pepino con 1 cucharada de jugo de limón, y media cucharadita de miel. Aplícate esta mascarilla sobre las manchas oscuras, dejando actuar durante 10 minutos. Luego, una vez pasado el tiempo, retíratelo con un poco de agua tibia.

Yogurt con jugo de limón

Sobre el yogurt también te hemos hablado en una ocasión anterior. Y es que, junto con la leche y el suero de leche, se convierte en otro producto lácteo maravilloso para la belleza más natural, gracias a sus diferentes cualidades sobre la piel. En este caso, el yogurt actúa como un exfoliante suave, gracias a la presencia de ácido láctico, ayudando a limpiar la piel con enzimas completamente naturales, mejorando la textura de la piel. Para prepararlo parte el limón por la mitad y exprímelo. Agita o bate un yogurt natural, y mézclo con un poco de jugo de limón. Luego, tras haber limpiado la piel en profundidad, aplícate un poco hasta cubrir las manchas, y deja actuar durante 10 minutos. Pasado el tiempo, lávate la piel con agua tibia.

Pasta de tomate y limón

Un estudio publicado en el año 2011 encontró que la pasta de tomate, tremendamente rica en licopeno (un antioxidante natural), ayuda a proteger la piel contra los efectos a corto y largo plazo del daño causado por los rayos ultravioleta. A la hora de reducir las manchas también funciona a la perfección, dado que, según parece, ayuda a inhibir la producción de melanina, además de sanar la piel en caso de daño solar. Para elaborarlo solo tienes que lavar bien un tomate, eliminar la parte superior y triturarlo bien, hasta formar una pasta. Luego combínalo con una cucharada de jugo de limón recién exprimido, y mezcla hasta que ambos ingredientes se combinen. Luego, en la piel limpia y seca, aplícatelo sobre las manchas oscuras, dejando actuar durante 10 minutos. Pasado el tiempo, enjuágate la piel con agua tibia. Se recomienda utilizarlo una vez al día, el tiempo que sea preciso (básicamente, hasta observar cierta mejora).

Aceite de oliva y jugo de limón

El aceite de oliva, además de ser un maravilloso aceite vegetal con excelentes cualidades cardiosaludables (ayuda a reducir el colesterol LDL a la vez que aumenta el colesterol HDL, y protege el corazón, entre otros beneficios), puede convertirse también en un remedio natural maravilloso para la piel, al ayudar a hidratarla. Además, combinado con el jugo de limón se convierte en una opción muy útil contra las manchas oscuras. Para prepararlo tan solo tienes que partir un limón por la mitad y exprimirlo, hasta obtener su jugo. Luego, mezcla en un cuenco o tazón pequeño media cucharadita de aceite de oliva con media cucharadita de jugo de limón. Y aplícate la mezcla sobre los parches oscuros tras haber limpiado la piel en profundidad. Deja actuar entre 10 a 15 minutos, y retíratelo una vez pasado el tiempo con la ayuda de agua tibia. Se recomienda hacerlo dos veces al día, el tiempo que sea necesario, o bien, hasta observar cierta mejora.

No obstante, no te olvides de algo fundamental: el jugo de limón hace que la piel se vuelva un poco más sensible a la acción de los rayos ultravioleta, pudiendo incluso mancharla aún más si sabes a la calle con restos de jugo de limón sobre la piel, en zonas especialmente expuestas. Por tanto, antes de salir, siempre recuerda enjuagarte bien las zonas donde te lo has aplicado. Y, además, usar siempre protector solar.

Lee también: Formas eficaces para eliminar las manchas de la piel

Cebolla roja

Según algunas investigaciones, el extracto de cebolla roja, un vegetal conocido científicamente bajo el nombre de Allium cepa (efectivamente, perteneciente a la familia Allium, como es el caso también de otros vegetales similares como el puerro, las cebolletas o las chalotas), podría convertirse en un ingrediente ideal en algunas cremas para aplicar tanto la piel como las cicatrices. En este sentido, parece que las cualidades se encontrarían no solo en el extracto de cebolla en sí, sino en la piel seca de las cebollas rojas, las cuales pueden actuar incluso de manera mucho más efectiva.

Aunque lo ideal es buscar cremas especialmente diseñadas para tratar la hiperpigmentación, y que contengan además Allium cepa entre sus ingredientes, también es posible elaborar un remedio popular para aprovecharnos de sus cualidades. De hecho, actuará a su vez también como un agente exfoliante, útil por tanto para eliminar las capas superficiales y revelar una piel nueva y lisa.

Para prepararlo solo tienes que pelar una cebolla roja, cortarla en varios trozos y triturarla en una licuadora o en un procesador de alimentos. Si utilizas la primera opción obtendrás jugo de cebolla roja. Si utilizas la segunda obtendrás una pasta. Dependiendo de la opción que elijas, su aplicación será diferente.

Así, si se trata de jugo de cebolla roja, después de limpiar bien la piel donde vayas a tratar las manchas oscuras, remoja una bolita de algodón en el jugo y, tras empaparla bien, aplícatelo sobre la zona. Deja actuar durante 10 minutos. Luego retíratelo con la ayuda de agua tibia.

Si se trata de pasta de cebolla roja, solo tienes que aplicártela con la ayuda de la yema de los dedos, dejándola actuar durante 10 minutos. Para terminar, pasado el tiempo, retírate la pasta con la ayuda de agua tibia.

Mascarillas faciales útiles contra las manchas de la piel

Mascarilla de cúrcuma y miel

Sobre las cualidades de la cúrcuma sobre la piel ya te hemos hablado en un apartado anterior. Es útil para aclarar las manchas oscuras, mientras que la miel proporciona excelentes cualidades calmantes, suavizantes, nutritivas y antimicrobianas.

  • Ingredientes: solo necesitas 1 cucharada de cúrcuma molida (también conocida habitualmente como polvo de cúrcuma), 2 cucharadas de miel.
  • Elaboración y aplicación: en un cuenco pequeño pon la cúrcuma y la miel, en las cantidades indicadas. Mezcla bien, hasta que se forme una pasta viscosa y pegajosa. Límpiate la piel, y luego aplícate la mascarilla con la ayuda de la yema de los dedos, pero sin hacer demasiada presión. Deja que actúe entre 10 a 20 minutos. Luego, pasado este tiempo, retira con agua tibia y la ayuda de una toallita suave. Termina con la crema hidratante habitual.

Mascarilla de jugo de limón y manzana

Como ya te hemos comentado, el limón es una fruta maravillosa llena de vitamina C, un nutriente con cualidades antioxidantes que ayuda a iluminar la piel del cutis y aclarar las manchas oscuras, al reducir la formación de melanina.

También nos encontramos con la presencia de la manzana, una fruta que contiene otro antioxidante natural, en esta ocasión conocido con el nombre de floretina, el cual proporciona protección ultravioleta, ayudando por tanto a prevenir la formación de las manchas oscuras en la piel, asociadas principalmente al daño solar.

  • Ingredientes: 1 manzana y 2 cucharadas de jugo de limón.
  • Elaboración: Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. Pela la manzana y córtala en trozos. Luego colócala en un procesador de alimentos y procésala bien hasta que se triture. En un cuando o tazón, pon el puré de manzana y mézclalo con el jugo de limón (en la cantidad indicada), hasta que se haya combinado bien.
  • Aplicación: Luego, con la piel limpia y sea, aplícate la mascarilla y déjala actuar durante 20 minutos. Finalmente, enjuaga con agua tibia para retirarla y sécate la piel con la ayuda de una toalla suave.

Mascarilla de aceite de coco y cúrcuma

Nos encontramos ante una mascarilla facial sumamente interesante, puesto que no solo proporciona beneficios útiles contra las manchas oscuras, sino que brinda efectos hidratantes, por lo que es ideal incluso para quienes tienen la piel seca o reseca.

  • Ingredientes: 1 cucharada de polvo de cúrcuma y 2 cucharadas de aceite de coco. 
  • Elaboración: Dado que es muy probable que el aceite de coco se encuentre en estado sólido, es necesario derretirlo un poco. Para ello, derrítelo al baño maría, en una sartén pequeña o al microondas (bastará con 20 segundos). Luego, una vez derretido, pásalo a un cuenco en la cantidad indicada, y añade el polvo de cúrcuma. Mezcla bien, hasta que se forme una maravillosa pasta hidratante.
  • Aplicación: Después de limpiar la piel, aplícate la mascarilla sobre el rostro (y también sobre esas otras zonas que desees tratar), y déjala actuar entre 15 a 20 minutos. Pasado el tiempo, enjuágate con agua tibia y una toalla seca.

Mascarilla de aceite de coco y cúrcuma

Mascarilla de aceite de ricino

Seguramente sepas que el aceite de ricino se utiliza muchísimo en la elaboración de diferentes recetas de belleza, gracias a su contenido en ácidos grasos omega-3, convirtiéndose así en una opción tremendamente útil a la hora de nutrir e hidratar las pieles secas, y calmar las sensibles. 

Sobre su uso a la hora de tratar y reducir las manchas oscuras en la piel, un estudio publicado en el año 2003 encontró que los ácidos grasos, como los que encontramos naturalmente en el aceite de ricino, ayudan a suprimir la pigmentación.

  • Ingredientes: 1 cucharada de aceite de ricino.
  • Aplicación: El proceso es aún más sencillo que todas las recetas de mascarillas faciales sobre las que te hemos hablado en los apartados anteriores. Después de haberte limpiado la piel en profundidad, y con las manos perfectamente limpias, aplícate un poco de aceite de ricino sobre la piel, con suaves masajes circulares. Luego, deja actuar durante 5 a 10 minutos. Finalmente, enjuágate con un poco de agua tibia y la ayuda de una toalla seca.

Mascarilla de cúrcuma, harina de arroz, yogur y miel

Si prefieres una receta de mascarilla facial completa, que cuente con una serie de ingredientes naturales especialmente aconsejados por nutrir y cuidar la piel, posiblemente esta mascarilla que te proponemos ahora te encante.

Como sabes, la miel es enormemente mágica cuando es aplicada sobre la piel, puesto que además de actuar como un humectante natural (es decir, ayuda a atraer la humedad de la piel), también ejerce propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias.

El yogurt, por otro lado, actúa como un exfoliante suave gracias a la presencia del ácido láctico. Y la harina de arroz ayuda no solo a nutrir y calmar la piel, sino que proporciona la textura y consistencia ideal para poder aplicarte la mascarilla normalmente.

  • Ingredientes: 2 cucharadas de polvo de cúrcuma, 2 cucharadas de yogurt, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de harina de arroz.
  • Elaboración: Agita bien el yogurt y ponlo en un cuenco o tazón pequeño (en la cantidad indicada). Luego, añade el polvo de cúrcuma, la harina de arroz y la miel, y mezcla bien hasta que se forme una pasta.
  • Aplicación: Con la piel limpia, aplícate la mascarilla con la ayuda de los dedos, aplicándola siempre con suaves masajes. Deja actuar durante 15 a 20 minutos. Y, finalmente, enjuaga con agua tibia, o con tu limpiador facial común.

Mascarilla facial de cúrcuma, aceite de almendras y leche

El aceite de almendras dulces, como ya te hemos indicado, se convierte en un aceite natural excelente cuando es aplicado sobre la piel, gracias a que es sumamente rico en vitamina E, un nutriente con cualidades antioxidantes, y además hidrata, suaviza y calma la piel irritada.

La leche, gracias a la presencia de ácido láctico, actúa de la misma manera que lo hace el yogurt: como un exfoliante suave.

  • Ingredientes: 1 cucharada de harina, 1 cucharadita de polvo de cúrcuma, 2 cucharadas de leche y 1 cucharada de aceite de almendras dulces.
  • Elaboración: Pon todos los ingredientes en un cuenco o tazón pequeño, y mézclalos bien, hasta que se combinen y se forme una pasta. Debe quedar una pasta cremosa y suave, no muy líquida, para que su aplicación sea más sencilla. En caso de ser necesario, puedes añadir una cucharada más de harina.
  • Aplicación: Con la piel limpia y seca, aplícate la mascarilla en la cara (y en las zonas de la piel que desees tratar), y deja actuar durante 15 minutos. Luego, retíratela con agua tibia.

Mascarilla facial de cúrcuma con áloe vera y agua de rosas

Si tienes manchas oscuras en el rostro, y también la piel sensible, esta combinación de ingredientes calmantes prporciona las cualidades necesarias para, por un lado, ayudar a aclarar las manchas. Y, por el otro, a suavizar y calmar la piel sensible, gracias precisamente a que el áloe vera calma la irritación y el enrojecimiento, y el agua de rosas actúa como un antiinflamatorio natural.

  • Ingredientes: 1 cucharadita de polvo de cúrcuma, 1 cucharadita de gel de áloe vera y 1 cucharadita de agua de rosas.
  • Elaboración: Pon todos los ingredientes en un cuenco pequeño, y mézclalos bien hasta que se integren y combinen.
  • Aplicación: Dado que esta mezcla, como observarás, es bastante líquida, lo más común es que no se seque después de un tiempo tras haberla aplicado. No obstante, es ideal contra las manchas y para la piel sensible. Con la piel limpia, aplícatela suavemente sobre la piel, y déjala que repose entre 10 a 15 minutos. Luego, pasado el tiempo, enjuaga con agua tibia. 

Mascarilla de miel y leche

Si prefieres una mascarilla facial sumamente sencilla de preparar, pero con todos los beneficios ofrecidos tanto por la miel como por la leche, no hay duda que esta opción te encantará. Recuerda que la miel es antiinflamatoria, antimicrobiana y calma y nutre la piel. Mientras que la leche actúa como un exfoliante suave, gracias a la presencia de ácido láctico, y además nutre e hidrata.

  • Ingredientes: 1 cucharada de leche y 1 cucharada de miel
  • Elaboración: Mezcla todos los ingredientes.
  • Aplicación: Aplícate esta dulce mezcla sobre las manchas oscuras de la piel. En caso de que prefieras aplicártelo por todo el rostro, también es posible, aunque en esta ocasión es probable que necesites añadir una cucharada más de miel y de leche. Mantén la mezcla en el rostro durante 15 minutos. Luego, retíratela con la ayuda de agua tibia.

Mascarilla de polvo de neem

El neem es un árbol originario de Asia, conocido científicamente bajo el nombre de Azadirachta indica, el cual tiende a ser utilizado desde muy antiguo con el fin de aliviar un buen número de patologías, enfermedades y afecciones de salud, al actuar como insecticida y desintoxicante natural. Pero, ¿sabías que también es útil sobre la piel?

Así, aplicado en forma de mascarilla proporciona propiedades antisépticas, ideal para eliminar aquellas manchas oscuras causadas por el acné. Llegados a este punto, quizá te preguntes dónde encontrar polvo de neem. Es probable que lo encuentres en tu herbolario favorito.

  • Ingredientes: 3 cucharaditas de polvo de neem, 2 cucharadas de miel y 1 cucharadita de vinagre de manzana.
  • Elaboración: En un cuenco pequeño pon todos los ingredientes (el polvo de neem, la miel y el vinagre de manzana), y mézclalos bien hasta que se integren y se forme una pasta. Reserva en la nevera, hasta que se enfríe por completo.
  • Aplicación: Una vez fría, con la piel limpia, aplícatela sobre el rostro. Disfrutarás de una sensación refrescante y calmante simplemente maravillosa. Deja actuar durante 10 a 15 minutos, hasta que se seque por completo. Para acabar, simplemente enjuágate la piel con un poco de agua tibia. Puedes aplicarte esta mascarilla entre dos a tres veces por semana, hasta que observes mejoría (o los resultados deseados).

Mascarilla facial de patata

Las papas contienen una serie de agentes y principios activos naturales excelentes para blanquear la piel, por lo que son muy interesantes a la hora de aclarar las manchas oscuras y disminuir la presencia de las imperfecciones, al aclarar la tez. Esta cualidad se combina con la acción o efecto del jugo de limón, que acelera el proceso.

  • Ingredientes: ½ papa y 1 cucharadita de jugo de limón. Si lo deseas puedes añadir ¼ cucharadita de leche en polvo.
  • Elaboración: Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. Pela la papa y rállala. Agrega el jugo de limón y mezcla bien. Si deseas agregar leche en polvo, este es el momento oportuno para hacerlo. Mezcla bien, hasta que se integren todos los ingredientes.
  • Aplicación: Aplícate esta mascarilla sobre la cara, dejándola actuar durante 15 minutos. Pasado el tiempo, retíratela con agua tibia y sécatela con la ayuda de una toalla suave. Finalmente, termina con tu crema hidratante preferida.

Mascarilla de papaya y té verde

Como ya te hemos indicado, las enzimas naturales que encontramos en la composición de la papaya la convierten en un exfoliante suave, ayudando a que la piel se torne mucho más brillante. De esta forma, cuando la aplicamos sobre la piel donde tenemos manchas oscuras, puede ayudar a la hora de aclararlas.

Por otro lado, el té verde, al contar con antioxidantes naturales, alivia a reducir parte del estrés oxidativo de la piel, que como se ha demostrado, podría convertirse en una causa subyacente de la formación de las manchas oscuras. Podríamos decir en este sentido que actúa como un excelente preventivo para que se formen más.

  • Ingredientes: 1 cuarto de papaya madura y 2 cucharadas de infusión o agua de té verde.
  • Elaboración: En primer lugar vamos a preparar el té verde. Para ello, pon agua en una cacerola al fuego, y cuando empiece a hervir, añade el té verde en la cantidad indicada. Deja hirviendo entre 2 a 3 minutos, y luego retira del fuego y cuela, dejando que se enfríe. Mientras tanto, pela la papaya, retira las semillas que encontrarás en su interior, y tritúrala bien. Finalmente, mezcla la papaya triturada con el té verde.
  • Aplicación: Aplícate esta maravillosa combinación de ingredientes naturales sobre la piel, y deja reposar entre 20 a 30 minutos. Para terminar, enjuágate la piel con agua fría.

¿Y qué ocurre con las manchas en las manos?

Al igual que la piel de nuestra cara, también es fundamental cuidar la piel de nuestras manos. Por lo que la mayoría de recetas de belleza y remedios naturales sobre los que te hemos hablado en los apartados anteriores son también tremendamente útiles para aplicar en cualquier otra parte de nuestro cuerpo donde se hayan podido formar, y aparecer, manchas oscuras propias del daño solar o de la edad. Como es el caso, efectivamente, de las manos.

Y como ocurre con la zona de la cara, los factores que influyen en la aparición de manchas oscuras en las manos son prácticamente las mismas: daño solar como consecuencia de la exposición excesiva a los rayos ultravioleta, quemaduras, diferentes lesiones en la piel, el uso de determinados productos irritantes, el tabaco, el melasma (muy común durante el embarazo como consecuencia de los cambios hormonales), así como determinadas deficiencias, como la deficiencia de hierro y la deficiencia de vitamina B12.

Entre todas las causas mencionadas, como probablemente sepas, los rayos dañinos del sol se convierten en uno de los más importantes, puesto que la piel de las manos, al igual que la del rostro, suelen siempre estar muy expuestas al sol. Pero con una diferencia igual de importante: es común que no tengamos a aplicarnos protector solar como sí lo hacemos con la piel de la cara, por lo que el riesgo de daño y de formación de manchas oscuras es muchísimo más elevado si cabe.

A continuación te proponemos algunos remedios naturales específicos para deshacerte de las manchas oscuras en las manos:

Pasta de papa y cebolla

Como ya te hemos comentado, tanto la papa como la cebolla roja actúan como agentes blanqueadores naturales, siendo muy interesantes a la hora de disminuir las manchas oscuras. Además, la cebolla contiene flavonoides, unos antioxidantes naturales que también ejercen una acción antiinflamatoria.

  • Ingredientes: La mitad de una papa, y la mitad de una cebolla.
  • Elaboración: Pela la papa cruda y córtala en trozos. Pela también la cebolla y córtala igualmente en trozos pequeños. Luego, en un procesador de alimentos, tritura ambos ingredientes hasta formar una pasta espesa.
  • Aplicación: Solo tienes que aplicarte esta pasta en las manos, y deja que se seque, dejándola actuar durante 10 a 15 minutos. Para terminar, lávate las manos con agua tibia, e hidrátate la piel con crema hidratante de manos. Puedes repetir el proceso una vez al día.

Cápsulas de vitamina E

La vitamina E es una conocidísima vitamina por sus cualidades antioxidantes, que aplicadas sobre la piel inhiben la enzima que causa la pigmentación de ésta. Además, actúa como un maravilloso humectante natural (es decir, ayuda a atrapar y retener la humedad de la piel, tan importante), y mantiene la piel debidamente hidratada.

  • Ingredientes: 1 cápsula de vitamina E.
  • Aplicación: Solo tienes que pinchar, con la ayuda de una aguja limpia, la cápsula y verter cuidadosamente el aceite sobre la zona de las manos que desees tratar. Masajéate la piel con este aceite durante al menos 3 a 4 minutos. Finalmente, déjate el aceite durante toda la noche. Si lo deseas, puedes repetir el proceso todas las noches.

Remedio natural de sándalo

El sándalo, además de contar con un aroma maravillosamente relajante, es también popular por sus cualidades para el cuidado de la piel. Según parece, ayudaría a reducir las manchas oscuras, al mejorar la circulacion sanguínea, lo que proporcionará a su vez una tez más iluminada y brillante.

  • Ingredientes: 2 cucharadas de polvo de sándalo, 1 cucharadita de jugo de limón, 1 cucharadita de glicerina y agua de rosas.
  • Elaboración: En un cuenco pequeño añade el polvo de sándalo y la glicerina. Parte el limón por la mitad, exprímelo para obtener su jugo, y agrégalo en la cantidad indicada. Luego, añade el agua de rosas en cantidad suficiente para que, al mezclarlo, adquiera la combinación una consistencia de pasta.
  • Aplicación: Aplícate la pasta sobre la piel de las manos, incidiendo -con suavidad- sobre las zonas donde tengas manchas. Deja actuar durante 20 minutos. Luego, una vez se haya secado, lávate las manos con agua tibia.

Remedio de cebolla y ajo

Como ya hemos visto, el extracto de cebolla es excelente a la hora de deshacer las manchas oscuras, a la vez que, por su composición, ayuda positivamente como exfoliante, para eliminar las células muertas acumuladas en la piel. Y en esta ocasión también nos encontramos con el ajo, el cual mejora la circulación sanguínea y trabaja activamente con la cebolla para reducir las manchas oscuras presentes en la piel de las manos.

  • Ingredientes: 1 rodaja de cebolla y 1 diente de ajo.
  • Elaboración: Pela la cebolla y córtala, utilizando únicamente una rodaja. Pela también el diente de ajo y córtalo un poco. Luego, con la ayuda de un mortero, muele tanto el diente de ajo cortado como la rodaja de cebolla. Tritura bien hasta que se forme una pasta.
  • Aplicación: Aplícate esta pasta sobre las manchas oscuras que tengas en la piel de las manos, dejándola actuar durante 15 minutos aproximadamente. Una vez pasado este tiempo, enjuágate la piel con agua tibia, enjuagando hasta que el olor del ajo desaparezca. Posteriormente, aplícate tu crema hidratante de manos habitual.

Consejos útiles para prevenir la formación de las manchas oscuras en la piel

Como te comentábamos en una ocasión anterior, en la que precisamente te hablábamos acerca de las formas eficaces para eliminar las manchas de la piel, es necesario tener en cuenta que una de las principales causas de las manchas oscuras es la exposición directa al sol

Y es que los rayos ultravioleta tienden a aumentar la producción de melanina en la piel, por lo que no solo es imprescindible disminuir las horas que pasamos expuestos al sol; también es fundamental utilizar la debida protección solar cada vez que salgamos a la calle (incluso aunque no vayamos a tomar específicamente el sol en la playa o en la piscina), y sobre todo, evitar las consideradas como horas más peligrosas del día, que es cuando el sol se encuentra más alto, y por ende sus rayos ultravioletas nos alcanzan de forma muchísimo más directa.

En este sentido, si aún somos jóvenes, es muy probable que nuestra piel luzca casi perfectamente, sin apenas manchas y lunares. Por tanto, todo lo que podamos hacer ahora para cuidarla -y protegerla- al máximo, será esencial a la hora de prevenir la aparición de las manchas oscuras por el sol, y también con la edad. De ahí que sea esencial atender a algunos de los siguientes consejos que te proponemos a continuación para que puedas prevenir, de forma efectiva y real, la formación de manchas oscuras:

Utiliza protector solar. Y hazlo de forma correcta

El protector solar es esencial a la hora de proteger nuestra piel contra los rayos ultravioleta. Eso sí, cuando vayamos a seleccionarlo es necesario asegurarnos de que en la etiqueta del envase especifique algunos elementos básicos, como:

  • Amplio espectro. Significa que el protector solar es capaz de proteger la piel de ambos tipos de rayos ultravioleta nocivos. Es decir, no solo los rayos UVA (populares y tan conocidos por todos/as), sino también los rayos UVB. Curiosamente, la radiación UVB es potencialmente más nociva que la UVA, aunque es cierto que la radiación UVA llega en mayor cantidad a la tierra.
  • Al menos FPS 30 (o superior). El FPS, o Factor de Protección Solar, es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que la piel, protegida, puede exponerse al sol para conseguir la misma quemadura -o rojez- que se obtendría si no se hubiese aplicado ningún tipo de protección. De esta manera, evitamos quemarnos. Pongamos un ejemplo: si una persona es capaz de estar, el primer día, durante 10 minutos sin sufrir ningún tipo de quemaduras ni enrojecimiento, un FPS 15, utilizado adecuadamente, será útil para proteger la piel del sol durante 150 minutos (10×15). Por otro lado, una crema con un factor SPF 30 es capaz de absorber más del 92 por ciento de la radiación UVB, mientras que otra con el factor 50 protegerá hasta un 97%. Así, los protectores solares con un factor de protección mayor, tienden a ofrecer protección durante períodos de tiempo más prolongados.
  • Resistente al agua. Los dermatólogos aconsejan fundamentalmente utilizar un protector en cuyo envase se especifique claramente que es “resistente al agua”. De esta forma, tendremos la seguridad de que el protector solar permanecerá en la piel sudorosa o húmeda durante un tiempo, antes de que sea necesario volver a aplicarlo de nuevo. ¿Y cuánto dura esa protección? La resistencia al agua tiende a durar entre 40 a 80 minutos. Pero dado que todos los protectores solares ofrecen la misma resistencia al agua, lo recomendable, aún cuando utilicemos una crema “resistente al agua”, es aplicárnosla nuevamente una vez hayamos salido del agua, y nos hayamos secado.. 

También es imprescindible tener en consideración algo fundamental: la forma como apliquemos el protector solar igualmente suele afectar muchísimo. Es esencial aplicarlo en todas las zonas de la piel expuestas al sol, incluyendo áreas que tendemos a olvidar en la mayoría de las ocasiones, como es el caso de los pies, la parte posterior del cuello, los labios e incluso las orejas.

Respecto a la cantidad, la dosis recomendada es de 2 mg por centímetro cuadrado de piel. Esto significa que, lo ideal, es aplicarnos una capa delgada de protector, y luego volver a repetir el proceso. A su vez, es importante repetir la aplicación cada dos horas, si se ha sudado mucho, hace mucho calor, o después de habernos introducido en el agua.

Aún cuando no vayas a tomar el sol específicamente, recuerda que la exposición indirecta al sol también puede dañar la piel, y provocar dolorosas e incómodas quemaduras. Actividades como pasear, hacer ejercicio (sobre todo en la hora del almuerzo, período considerado como de mayor riesgo), o ir a hacer compras al aire libre, pueden influir mucho. 

Cúbrete con un sombrero o una ropa con protección solar

Si eres aventurera, sueles practicar ejercicio físico al aire libre (como por ejemplo podría ser el caso del senderismo), y te apasiona quedarte durante largas horas al sol, es recomendable llevar una estola, una gorra o un sombrero, para protegernos la piel del rostro de la exposición directa del sol.

También puede ser de mucha ayuda utilizar ropa que cuente con protección solar, que es ropa fabricada con telas que proporcionan una SPF óptima para proteger la piel del sol, incluso sin el uso de protector solar.

Lee además: Tratamientos esteticos para eliminar manchas en la piel

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete