Los hidratos de carbono en la alimentación infantil

Carbohidratos y alimentación infantil

Los hidratos de carbono en la alimentación infantil y de los niños son fundamentales, porque son sinónimo de energía. Pero no vale cualquier carbohidrato, dado que los ideales son los complejos.

En anteriores ocasiones te hemos hablado sobre cómo debe ser la alimentación del niño, e incluso a través de nuestros compañeros de Naturpeques, cómo debe ser la alimentación infantil a partir de una serie de recomendaciones saludables.

Publicidad

hidratos-de-carbono-alimentacion-infantil

Y como vimos en su momento, sabemos que una dieta equilibrada contiene 55% de hidratos de carbono, entre un 10 y un 15% de proteínas y un 33% de grasas.

En lo que se refiere a los hidratos de carbono en la alimentación infantil, tanto en el estudiante como en el niño en sí son sinónimo de energía, motivo por el cual no deben faltar nunca en el menú diario.

Unas buenas y sobretodo sanas fuentes de hidratos de carbono son la fruta, la verdura, las legumbres, el arroz, la pasta, la patata, el trigo (especialmente en pan, harinas y pastas integrales), y el maíz.

Se debe cuidar que su consumo no sea excesivo, ya que tanto en niños como en adultos, un exceso de hidratos de carbono puede contribuir a la aparición de obesidad, e incluso acentuar problemas del corazón y diabetes.

También podemos cubrir las necesidades nutricionales de hidratos de carbono a partir de otros alimentos, aunque es mucho más recomendable optar por los que hemos citado en anteriores líneas.

Recuerda también que existen dos tipos de hidratos de carbono: aquellos hidratos de carbono de absorción rápida (formados por glucosa, fructosa o dextrosa) y los hidratos de carbono de absorción lenta (formados por moléculas más complejas).

Publicidad

¿Qué carbohidratos son mejores?

No debemos olvidarnos de que los hidratos de carbono de absorción lenta (también conocidos como hidratos de carbono complejos) son muchísimo más saludables, porque se digieren más lentamente por parte de nuestro sistema digestivo y además de aportar saciedad no pasan tan rápidamente a nuestra sangre, con los picos en glucosa que ello provoca.

Por tanto, la clave está en optar siempre por alimentos saludables y nutritivos en la dieta infantil de nuestros hijos/as, eliminando aquellos alimentos fritos, rebozados, precocinados, chucherías o pastelería.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Los hidratos de carbono en la alimentación infantil
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad