Inicio Nutrición y Dieta Los alimentos del otoño y el invierno: frutos, vegetales y frutos secos
Alimentos característicos del otoño y del invierno
Nutrición y Dieta

Los alimentos del otoño y el invierno: frutos, vegetales y frutos secos

¿Qué deliciosos alimentos de temporada podemos encontrar durante los meses de otoño e invierno? Te descubrimos qué frutos, vegetales y frutos secos son característicos de esta época.

Cada estación del año tiene sus alimentos especiales cuyas propiedades, beneficios y acciones suelen, sabia y naturalmente, coincidir con las necesidades de nuestro organismo en cada época del año. Es lo que se conoce como alimentos de temporada, y dependiendo en definitiva de cada estación del año, es posible encontrar unos determinados alimentos (siempre de origen natural) u otros.

Por ejemplo en épocas frías como las que estamos viviendo actualmente, y en el otoño e invierno en sí, existen una serie de alimentos que ayudan a afrontar los cambios de estación que tanto tienden a perjudicar a nuestro organismo, ya que con la disminución de la luz solar, y la llegada del frío, es habitual que nuestras hormonas se revolucionen, aparezca la conocida como astenia otoñal, y además las defensas se debiliten.

Por suerte, en lo que a los alimentos de temporada se refiere, podemos decir claramente esa máxima de que la Naturaleza es sabia. Así, en otoño podemos encontrar determinados alimentos (frutas, vegetales y hortalizas, frutos secos), y durante los meses de invierno otros bien diferentes. Lo que nos ofrece no solo una diferenciación maravillosa entre estaciones, sino beneficios y cualidades nutritivas especialmente enfocadas para las características básicas de cada estación.

¿Qué alimentos podemos encontrar en otoño?

Higos

Ya nos hemos ocupado en diversas ocasiones sobre los higos. Es perfecto e ideal para combatir la astenia otoñal, al ser muy ricos en vitaminas, minerales (entre los que encontramos el potasio y el calcio), proteínas y azúcares. También contiene antioxidantes y ayudan contra la inflamación de los tejidos.

Granadas

Son ricas en minerales y azúcares, y tienen propiedades desinfectantes, depurativas, astrigentes y desintoxicantes, entre otros. Además también dispone de importantes virtudes antioxidantes.

Uvas

Aunque podemos encontrarlas todo el año, y son un alimento también característico del invierno (al ser una fruta que habitualmente se consume durante la popular Nochevieja), las uvas son un alimento de temporada cuyo tiempo comienza precisamente durante los meses de otoño.

Son unas frutas muy buenas para la circulación, y ayudan a combatir el envejecimiento al contener interesantes cantidades de antirradicales libres. Son ricas además en vitamina C y E, y no deben ser consumidas en exceso por su alto contenido en azúcar.

Uvas

Mandarinas

Tanto las naranjas como las mandarinas, tal y como sabemos, son una importantísima fuente de vitamina C, un potente antioxidante que además de combatir los resfriados y la gripe ayudan a disminuir el dolor de las reglas en la menstruación.

Caquis

El caqui es una fruta cuya carne destaca precisamente por ser sabrosa y deliciosa. Desde un punto de vista nutritivo destacan por su contenido en antioxidantes y fibra. Por ello, es ideal no sólo contra el estreñimiento (ayuda a regular y mejorar el tránsito intestinal), sino para reducir incluso el riesgo de arteriosclerosis.

Membrillo

El membrillo es una deliciosa fruta con cualidades astringentes, actuando como un tónico interesante sobre las mucosas intestinales. Además contiene mucílagos, que consiste en un tipo de fibra soluble especialmente útil en caso de diarrea, al retener agua y reducir el tránsito intestinal. 

Castañas

¿Qué sería del otoño sin las castañas? Crudas, asadas o en pasteles y bizcochos, nos encontramos sin duda alguna ante uno de los alimentos otoñales más característicos. Son tremendamente ricas en carbohidratos, motivo por el cual tienden a ser un tanto calóricas. También aporta vitaminas y minerales.

Setas y hongos

Se trata también de otro grupo de alimentos característicos, de la misma forma que ocurre con las castañas. Durante el otoño, de hecho, podemos encontrar distintas variedades deliciosas (puedes leer más en el artículo Qué setas son comestibles, cómo limpiarlas y conservarlas), y desde un punto de vista nutritivo, destacan por su contenido en proteínas de alto valor biológico, vitaminas, minerales y oligoelementos.

Setas

Calabazas

Se trata de otro alimento sumamente característico durante esta época, especialmente por la popular Fiesta de Halloween. La calabaza es un vegetal sano y saludable, especialmente rica en antioxidantes, vitaminas, minerales (como el magnesio, calcio, fósforo, potasio y hierro), y fibra.

Otros alimentos de temporada

Durante el otoño también es posible encontrarnos con otros alimentos característicos de esta temporada otoñal. Es el caso de determinadas verduras y hortalizas como: zanahorias, acelgas, berenjenas, coles, boniatos, pimientos y espinacas.

¿Y en invierno? ¿Cuáles son los alimentos más característicos de la estación invernal?

Kiwi

Aunque hoy día es posible encontrarlo durante prácticamente todo el año en el supermercado, la realidad es que el kiwi se trata también de una fruta de temporada del invierno. Destaca por ser especialmente rico en fibra, ayudando contra el estreñimiento ocasional, además, gracias a su contenido en vitamina C es una fruta muy antioxidante.

Naranjas (y mandarinas)

Mientras que las mandarinas es habitual empezar a encontrarlas en el mercado a partir de los meses de otoño, las naranjas es una fruta más característica del invierno (aunque también se trata de otra fruta que, hoy día, podemos encontrar todo el año en el supermercado y en el mercado). Es especialmente rica en vitamina C, útil para aliviar los síntomas de resfriados y catarros (pero no para prevenirlos), fibra y otros nutrientes antioxidantes.

Naranjas

Aguacate

El aguacate es una fruta deliciosamente nutritiva, gracias a su riqueza en vitamina E, A, C y minerales como el potasio. Además, gracias a su aporte en grasas saludables (como el ácido oleico), es ideal para cuidar nuestra salud cardiovascular.  

Imágenes de Istockphoto.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Nutricionista. Le aconsejamos consultar a su Nutricionista de confianza.

Escrito por

Editora de Gaia Media Magazines y responsable de publicidad, es también redactora de Natursan. Actualmente estudia Dietética y Nutrición en ICSE (Instituto Canario Superior de Estudios), y ha cursado estudios de Psicología en la UNED (Universidad de Educación a Distancia) y Terapia Gestalt por el Instituto de Gestalt de Canarias.

Suscríbete