La falta de hierro y la anemia

Conoce qué es la anemia producida por la aparición de la falta de hierro.

Publicidad

 

El hierro es una de las sales minerales fundamentales para todo buen funcionamiento del organismo. El hierro desempeña un papel fundamental en la formación de la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos de la sangre; en la formación de la mioglobina de los músculos; y en numerosas encimas indispensables para el correcto funcionamiento del organismo.

El hierro se presenta en pequeñas cantidades, dentro de nuestro cuerpo. Una parte de este hierro se elimina cada día. Para mantener una cantidad suficiente de hierro, se debe reemplazar a pérdida con otros aportes alimenticios. Si los aportes son insuficientes, con relación a las pérdidas, se produce un desequilibrio de falta de hierro que puede tener consecuencias graves para la salud.

La carencia de hierro se traduce en anemia, acompañada de una reducción de la capacidad física e intelectual; de una disminución de la resistencia a las infecciones; y, durante el embarazo, un riesgo real de que el bebé nazca con falta de peso, con las consecuencias que esto puede acarrear en su supervivencia.

Existen diferentes grados de carencia de hierro. La más visible es la anemia, que puede aparecer en síntomas tan conocidos como la palidez, o la fatiga. Sin embargo, el diagnóstico de falta de hierro se realiza tras un análisis de sangre. Además de medir la hemoglobina, se pueden controlar las reservas de hierro en el organismo a través de otros indicadores que pueden detectar esta carencia moderada de hierro.

El buen equilibrio de los niveles de hierro depende del nivel de necesidad de hierro que nuestro organismo requiere en cada etapa diferente de la vida:

  • Los niños y adolescentes, por el hecho de su rápido crecimiento;
  • Las mujeres, de la pubertad a la menopausia, por el hecho de las pérdidas suplementarias de hierro durante la menstruación;
  • Las mujeres encinta, a causa de las necesidades del feto y de las transformaciones del organismo durante la gestación.

Conviene revisar, con frecuencia, y en función de la etapa de la vida en la que nos encontremos, cómo están nuestros niveles de hierro en el organismo, con vistas a prevenir otro tipo de complicaciones más graves.

Publicidad

Este artículo continúa en Hierro: consejos para asimilar bien el hierro.

 Imagen: Flickr-Autor: michelphoto53

Más información | Viviendo Sanos

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

La falta de hierro y la anemia
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad