Homeopatía: curar por semblanzas

La Homeopatía es un sistema de tratamiento que nació a principios del siglo XIX aproximadamente, que emplea remedios carentes de ingredientes químicamente activos.

Publicidad

Su creador fue el médico y químico alemán Samuel Hahnemann, al que se le deben fundamentalmente las bases de la homeopatía moderna, las cuales quedaron recogidas en un libro que aún hoy constituye una verdadera “biblia” para los homeópatas.

El comienzo de la Homeopatía

La Homeopatía surgió a comienzos del siglo XIX, ofreciéndose en especial como una alternativa para la medicina natural de entonces, basada en la teoría de los humores hipocrática (teoría acerca del cuerpo humano adoptada por los filósofos y físicos de las antiguas civilizaciones griega y romana), y cuya forma terapéutica contaba con la sangría y la purgación como modos principales.

Los remedios homeopáticos se preparan diluyendo repetidas veces un agente curativo; generalmente en tal grado que ni siquiera queda una molécula de la sustancia original.

Sus bases se formularon en el siglo XIX; sin embargo, los principios en los que se fundamenta ya habían sido descubiertos en un comienzo por Hipócrates, médico griego que vivió en el siglo V a.C,.

Tal y como se puede entender, la homeopatía es una técnica terapéutica que se basa en el principio de curar una cosa con la similar, lo que consiste básicamente en administrar al enfermo sustancias que, a grandes dosis, provocan síntomas similares a los de la enfermedad.

No obstante, el secreto de esta terapia está en que estas sustancias son administradas en cantidades tan pequeñas que, en lugar de provocar la enfermedad, tienen un efecto contrario, ayudando al organismo a superarla.

Un ejemplo de aplicación homeopática

Hasta cierto punto, puede ser plausible -y entenderse- que el concepto en el que se fundamenta la homeopatía no quede del todo claro.

Publicidad

Por ejemplo, a un paciente con fiebre el médico “tradicional” le recetaría fármacos para bajar la temperatura. Sin embargo, un homeópata le daría otro que la aumentase, al suponerse que la fiebre es un medio utilizado por nuestro organismo para combatir el trastorno.

En cualquier caso, te recomendamos siempre seguir el consejo médico antes de someterte a cualquier tratamiento homeopático.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Homeopatía: curar por semblanzas
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad