Inicio Belleza 5 formas de usar el aloe vera
Belleza

5 formas de usar el aloe vera

El áloe vera es una de esas plantas que, hoy en día, se utiliza ampliamente en infinidad de productos de belleza, así como también en una enorme variedad de remedios caseros y naturales. Muy estudiada, además de tremendamente usada desde la Antigüedad, ha conseguido una gran popularidad con el paso de los milenios por una buena razón. Y es que tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias, demostradas por una buena cantidad de estudios científicos. Pero, ¿de qué forma podemos usar el áloe vera para disfrutar de sus diferentes cualidades y beneficios?.

Cómo usar el áloe vera

La planta del áloe vera destaca por poseer una apariencia y una forma tremendamente características. Por ejemplo, cuenta con hojas espinosas cuyo sabor es amargo, y que actúan como defensa para evitar que los animales e insectos puedan alimentarse de ella.

Sus hojas poseen un gel translúcido pegajoso, de sabor muy amargo, y que es uno de los principales «culpables» de sus interesantes cualidades preventivas y curativas. De hecho, este gel, una vez extraído de la planta (simplemente basta con cortar sus hojas y dejar que salga poco a poco), es el que se utiliza ya sea directamente sobre la zona a tratar, o bien para la elaboración de cremas de aloe jugo natural de aloe.

No te pierdas: Mejores cremas con áloe vera

1. Pasta de áloe vera ideal para pieles secas

La piel seca suele ser un problema bastante incómodo, que se caracteriza no solo por la descamación, sino por la aparición de una molesta picazón como consecuencia de la irritación de la piel, la cual además tiende a agrietarse con facilidad. Puede ocurrir por una amplia variedad de razones, desde tenerla seca por naturaleza (sin ninguna otra causa relacionada), por la exposición a determinados productos químicos, al agua caliente o debido a condiciones climáticas igualmente secas.

El tratamiento recomendado dependerá de cuál sea la causa que haya ocasionado la aparición de la piel seca. No obstante, junto con los cambios en el estilo de vida (por ejemplo, cambiar cualquier producto que estemos utilizando, bañarnos con agua tibia en lugar de caliente…) el dermatólogo puede aconsejarnos el uso de ungüentos, cremas o lociones útiles para aliviar los síntomas.

Con el áloe vera, por ejemplo, podemos elaborar una pasta ideal para pieles secas, ya que actúa como un maravilloso humectante natural, y además aporta hidratación.

Para prepararla solo necesitas un poco de gel de áloe vera (a ser posible recién extraído), una cucharadita de cúrcuma en polvo, una cucharadita de miel, una cucharadita de leche y unas gotas de agua de rosas. Licúa esta mezcla hasta obtener una pasta homogénea. Luego solo tendrás que aplicártela sobre la zona de la piel que desees tratar, y dejarla actuar durante 20 minutos, más o menos.

2. Exfoliante natural de áloe vera

Muchos dermatólogos aconsejan exfoliar la piel al menos una o dos veces por semana, convirtiéndose de hecho en la opción más útil y adecuada a la hora de eliminar las células muertas de la piel que han quedado y no se han podido desprender por completo, lo que puede causar la aparición de parches secos de la piel, así como la obstrucción de los poros.

Podemos preparar un exfoliante de áloe vera que ayude a la hora de exfoliar la piel de forma completamente natural. Para hacerlo necesitas media taza de gel de áloe vera fresco, una taza de azúcar (o de café) y dos cucharadas de jugo de limón. El azúcar es útil para exfoliar la piel ayudando a reducir la acumulación de células muertas, el áloe vera limpiará la piel en profundidad y el limón es útil para reducir las cicatrices.

Para elaborar este exfoliante natural solo tienes que poner el áloe vera fresco en un cuenco grande, añadir el azúcar y el jugo de limón tras haberlo exprimido. Y mezclarlo bien. A la hora de aplicártelo solo debes frotar la piel del rostro y del cuerpo con esta mezcla exfoliante.

3. Áloe vera para piel sensible

La piel sensible, en muchos casos, suele ser un síntoma de otra afección o patología. Incluso en ocasiones puede ocurrir que no sabemos que nuestra piel es sensible hasta que no surge alguna mala reacción tras utilizar un determinado producto cosmético, como un jabón o cualquier otro producto de maquillaje. Es más, la piel seca puede ser una causa relacionada.

Áloe vera para la piel sensible

Por suerte, casi podríamos decir que el áloe vera vale prácticamente para todo, y dependiendo de los ingredientes con que lo combinemos, es útil para las pieles no solo secas, sino también sensibles.

En esta ocasión, por ejemplo, podemos usar un poco de gel de áloe vera y combinarlo con jugo de pepino, yogurt y aceite de almendras dulces. Solo tendremos que mezclarlos bien a partes iguales, hasta que se forme una pasta.

A la hora de aplicarlo únicamente tendremos que poner un poco de esta pasta sobre la zona de la piel a tratar, y dejarla durante 20 minutos mientras actúa. Finalmente, enjuagar la zona con agua tibia.

4. Áloe vera para el acné

El áloe vera tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas (1). Y distintos estudios (2) han investigado acerca de cuáles son las cualidades de esta planta cuando se utiliza de forma conjunta junto con algunos de los tratamientos más comúnmente prescritos contra el acné. De esta forma, cuando tenemos un problema de acné leve -o incluso moderado- el áloe vera puede convertirse en una opción natural para calmar la piel y aliviar los brotes.

¿Cómo? Muy sencillo: cuando lo aplicamos sobre la zona que deseamos tratar, gracias a sus propiedades antibacterianas ayuda naturalmente a la hora de controlar y reducir las bacterias causantes del acné. Y lo mismo ocurre cuando, además, utilizamos dos ingredientes con las mismas cualidades: la canela y la miel (3). Por tanto, ¿qué mejor que utilizar estos tres ingredientes para elaborar una maravillosa pasta de áloe vera antiacné?.

Para elaborarlo solo tienes que utilizar un poco de gel de áloe vera fresco, 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de canela molida. Mézclalo todo muy bien. Luego aplícate esta pasta sobre la zona a tratar, dejándola actuar durante 20 minutos. Finalmente enjuágate con agua tibia.

5. Áloe vera para el cabello

¿Sabías que las cualidades del áloe vera no son únicamente útiles para tratar problemas y afecciones de la piel? También es muy interesante para el cabello, gracias a la presencia de unas enzimas conocidas con el nombre de proteolíticas, que ayudan a reparar las células muertas de la piel del cuero cabelludo. De esta forma, previene el picor que habitualmente surge en el cuero cabelludo, reduciendo la incómoda y molesta caspa.

Además, actúa como un maravilloso acondicionador natural, lo que se traduce en que deja el cabello tan suave como brillante, gracias a que el áloe vera tiene una composición química similar al que posee la queratina, que es la proteína principal del cabello.

Para aplicarlo sobre el cabello solo necesitas jugo de áloe vera fresco y aceite de coco. Mézclalo a partes iguales, aplícalo sobre el cabello y déjalo actuar durante el mayor tiempo posible. Finalmente, eso sí, retíralo del cabello enjuagándotelo con agua tibia. Disfrutarás de un cabello fuerte y liso.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete