Evitar la sed y la deshidratación en verano

agua-verano Cuando nos encontramos en verano, especialmente por el calor y porque nos encontramos fuera de casa (por ejemplo, en el lugar donde estemos disfrutando de esas esperadísimas vacaciones), es habitual que no tomemos la cantidad de agua que nuestro cuerpo necesita para funcionar bien.

Publicidad

Precisamente por ello, es habitual que en verano sintamos cierta deshidratación, especialmente si no se conocen cuántos vasos de agua tomar al día, y si no se saben cuáles son los síntomas de la deshidratación. Aunque dicho sea de paso, cuando aparecen ya es “demasiado tarde”.

Pero existen pautas básicas que nos permiten evitar la deshidratación en verano. Te explicamos cuáles.

Cómo evitar la deshidratación en verano

Si te encuentras en tu lugar de vacaciones, lo primero que debes hacer es tratar de asegurarte siempre que, vayas a donde vayas, llevarás contigo una botella de agua mineral.

Por ejemplo, en caso de que vayas a pasar un día de playa, es de vital importancia que te hagas con una nevera de playa y lleves en ella una o dos botellas de agua frescas. Las tendrás a mano siempre que tengas sed, y sobretodo cuando el calor apriete.

Aunque estando fuera de casa sea más o menos difícil conocer cuántos vasos de agua nos hemos bebido, calculando el tamaño de la botella de agua nos será más útil.

Recuerda que la clave está en tomar al día de 1,5 a 2 litros de agua. No esperes a que la sed aparezca, y por tanto los síntomas de deshidratación.

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

Evitar la sed y la deshidratación en verano
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad