Inicio Belleza Cuidados diarios de la piel
Belleza

Cuidados diarios de la piel

Tener una piel joven, tersa y casi perfecta no es simplemente una cuestión de ADN. También es necesario mantener una rutina diariamente. De hecho, llevarla a cabo cada día posee un gran impacto en lo que ves en el espejo. Pero cuando aún tengas dudas sobre en qué consiste dicha rutina, debes tener presente que cualquier rutina de cuidado de la piel consta básicamente de tres pasos esenciales: limpieza (lavarse la cara), tonificación e hidratación. Sin estos tres pasos básicos de poco servirá que deseemos tener una piel en perfectas condiciones, ya que no lo conseguiremos.

Cuidados diarios de la piel

El objetivo de cualquier rutina para el cuidado de la piel es afinar la tez lo máximo posible, especialmente para que funcione. Y también solucionar algunos problemas o condiciones que hayan podido surgir. Las rutinas de belleza son, de acuerdo a los expertos, una oportunidad excelente para notar cambios no solo dentro de ti, sino también fuera. Y a medida que tu piel necesita cambios con el paso de los años, también lo hacen los productos que utilices en ella.

Aún así, recuerda algo fundamental: no se trata de crear la perfección, sino de cuidar la piel de forma lo más efectiva posible con el fin de intentar conseguir siempre los mejores resultados.

Ten paciencia y date tiempo

Antes de ofrecerte algunos consejos útiles para el cuidado diario de la piel, es necesario recordar algo fundamental: la ciencia que se esconde detrás de los productos para el cuidado de la piel han recorrido un largo camino antes de llegar hasta nuestras manos. Pero, a pesar de ello, no son una solución instantánea: necesitan tiempo para poder ver los beneficios.

Por tanto, los resultados únicamente son visibles a través del uso constante. Y, a la hora de utilizar un determinado producto de belleza, lo más común es usarlo al menos durante seis semanas, una o dos veces al día. Solo de esta forma conseguirás notar algunas diferencias.

Limpieza

Efectivamente, limpiarse y lavarse la cara es el paso más básico y esencial en cualquier rutina del cuidado de la piel. Es, de hecho, lo que opinan la mayoría de dermatólogos y expertos en belleza.

Cada día, nuestra piel entra en contacto con una amplia variedad de contaminantes ambientales, suciedad y otros elementos que pueden perjudicar a su apariencia y salud, y deben ser eliminados suavemente.

Se recomienda lavarse dos veces al día, mañana y noche, como consejo principal para evitar los poros obstruidos, la sequedad y los problemas de acné.

¿Y qué productos utilizar? La fórmula correcta a la hora de limpiar nuestra piel es usar aquel producto que no elimine los aceites esenciales y saludables presentes naturalmente en ella. Por tanto, si utilizas algún producto exfoliante, recuerda usarlo solo una vez por semana, y evitar aquellos que contengan ingredientes abrasivos o cáscaras de nuez trituradas.

Limpieza de la piel

Sérum

Los sérums, o sueros, son los aliados más poderosos para el cuidado de la piel. ¿Por qué? Principalmente porque están llenos de dosis concentradas de ingredientes activos que pueden ayudar a mitigar una serie de problemas, desde manchas oscuras -propias del sol o del envejecimiento- a arrugas.

Incluso aún cuando no tengas problemas específicos que tratar, todos necesitamos un sérum con cualidades antioxidantes, los cuales además son ideales cuando los aplicamos por la mañana, ya que nos ayudan a protegernos de los agresores diarios.

No te pierdas: Aceite de almendras dulces: beneficios para la piel y cómo usarlo

Y si lo que deseas es tratar algún que otro problema específico, puedes buscar los productos que te proponemos a continuación:

  • Ácido hialurónico. Es ideal para sellar la hidratación y fortalecer la función de barrera (la capa superior de la piel), ayudando a evitar la pérdida de humedad, tan común en las pieles secas.
  • Vitamina C. Es útil para ayudar a aclarar las pieles opacas, así como para disminuir las manchas oscuras.
  • Retinol, péptidos y vitamina B3. Son adecuados para estimular la producción tanto de colágeno como de elastina, que son proteínas que ayudan a prevenir las líneas y la flacidez de la piel.

Hidratante

Después de lavarte bien el rostro y aplicarte un sérum, es el momento ideal para utilizar tu crema hidratante. Recuerda que la función básica de una crema hidratante es la de no solo hidratar la piel, sino suavizarla. Es el momento, por tanto, de las cremas hidratantes con cualidades humectantes, que ayudan además a la hora de prevenir -y evitar- la pérdida de agua a través de las capas más externas de la piel.

También son útiles para complementar los aceites protectores que encontramos de forma absolutamente natural dentro de la piel, así como otros componentes igual de básicos, como por ejemplo podría ser el caso de las ceramidas.

De hecho, las cremas hidratantes son ideales para utilizarlas durante todo el año, independientemente del tipo de piel que tengamos, principalmente porque, a medida que envejecemos, la piel pierde su capacidad natural de retener la humedad, algo que puede verse seriamente influido por las actividades diarias, como lavarse la piel excesivamente.

Pero, ¿qué diferencias existen entre una crema hidratante de día y una de noche? Básicamente las cremas especialmente desarrolladas para aplicarlas por la mañana contienen una serie de ingredientes que ayudan a proteger la piel de los agresores ambientales. Por ejemplo, muchos suelen contener antioxidantes útiles para minimizar los radicales libres provenientes tanto de la contaminación. Y también puede actuar como un protector solar para protegernos de la radiación ultravioleta.

La consistencia de las cremas hidratantes de día, además, suelen tener una consistencia mucho más ligera.

Sin embargo, las cremas hidratantes de noche se centran en reparar cualquier daño que pueda haberse producido a lo largo del día, aún cuando éste no sea visible. Es común que contengan retinol, que acelera la renovación celular y contrarrestan las manchas oscuras. Por otro lado, son útiles para reponer los niveles de humedad durante la noche.

Gracias a que contiene ingredientes emolientes, a menudo poseen una textura rica y espesa.

Crema hidratante para la piel

Protector solar

Aunque lo hayamos dejado para el final, lo cierto es que la mayoría de expertos coinciden en señalar al protector solar como uno de los productos más importantes para el cuidado de la piel, siendo necesario utilizarlos durante todo el año, independientemente de la estación del año en la que nos encontremos (y no solo en verano).

Su uso diario ofrece interesantes beneficios, como prevenir el desarrollo de líneas finas y arrugas, imperfecciones y cambios en la apariencia de los poros. Además, son indispensables para ayudar a prevenir la formación de ciertos tipos de cáncer de piel, y las manchas oscuras causadas por el sol.

En este sentido, se recomienda utilizar una crema hidratante diaria con un SPF de al menos 30.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete