Inicio Belleza ¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?
Belleza

¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?

Como su propio nombre indica, el conocido como maquillaje waterproof es un tipo de maquillaje sumamente especial, principalmente porque es resistente al agua. Se convierte, por tanto, en uno de los mejores aliados cuando piensas pasar el día en la playa o en la piscina, y especialmente, a la hora de estar bella prácticamente durante todo el día, independientemente de las horas que pasen desde el momento en el que te aplicaste el maquillaje por primera vez.

Es ideal como opción excelente para aquellos días en los que no deseas perder el tiempo, o la energía, para realizarte retoques cada cierto tiempo. El requisito básico de un buen maquillaje waterproof es precisamente el de ser resistente al agua, lo que asegurará que no se correrá ni se manchará, aún cuando esté lloviendo a mares y te encuentres atrapada bajo la lluvia. No en vano, es el preferido para las mujeres que optan por sumergirse bajo el agua, salir a la superficie y seguir estando igual de guapa.

Cómo quitar el Maquillaje Waterproof

Los ingredientes que hacen que un rímel sea resistente al agua son las distintas ceras usadas en su formulación. Por ejemplo, es común el uso de cera de abejas, carnauba y candelila, lo que ayuda positivamente a la hora de evitar que el agua pueda arruinar el maquillaje. Pero esto puede acabar suponiendo un problema.

Y es que para retirarlo no es posible hacerlo como habitualmente eliminarías cualquier resto de maquillaje del rostro, siendo necesario utilizar otros productos para poder conseguirlo de forma efectiva. A diferencia de los desmaquillantes comunes, donde la máscara de pestañas o el maquillaje se quita con un único golpe de algodón, las fórmulas que son resistentes al agua son notoriamente difíciles de eliminar.

De hecho, eliminar el rímel a prueba de agua de forma correcta tiene especial relación con el tipo de desmaquillante que se esté utilizando.

No te pierdas: Mejores desmaquillantes de ojos

Trucos y consejos útiles para eliminar el maquillaje waterproof

Aunque el maquillaje waterproof es el mejor aliado para cuando se desea disfrutar de un día en la playa o en la piscina, y prefieres estar además perfectamente guapa, puede convertirse en un auténtico enemigo cuando pretendes eliminarlo del rostro. Por suerte, conseguir hacerlo es muy sencillo si sigues algunos de los pasos, trucos y consejos que te proponemos a continuación.

1. Utiliza un limpiador bifásico

Un limpiador bifásico es un producto que tienen contenido acuoso y oleoso, que al mezclarse, ayudan a que los restos de maquillaje desaparezcan por completo. Es decir, contienen una parte de aceite y una parte de agua, que en combinación ayuda a eliminar el maquillaje mediante la acción del aceite, y posteriormente ese aceite es eliminado a partir de la acción del agua.

Y, lo mejor de todo, es que su aplicación es tan sencilla como seguir los mismos pasos que habitualmente sigues cuando pretendes retirarte tu maquillaje habitual.

Por lo general suelen eliminar el maquillaje perfectamente bien, pero en la mayoría de las ocasiones dejan una película aceitosa debajo de los párpados. Si esto te ocurre habitualmente, y te molesta demasiado, puedes optar por un desmaquillante sin aceite que, en lugar de aceite real, utilice siliconas. Pero cuidado: si eres sensible a las siliconas lo adecuado es sustituirlo por la versión solo con aceite.

Aunque es posible encontrar un limpiador bifásico de calidad en tu tienda de cosmética favorita, también puedes optar por hacer uno tú misma de forma totalmente casera.

  • Cómo hacer un limpiador bifásico casero. Únicamente necesitas agua de rosas y aceite de rosa mosqueta. En un recipiente pequeño de cristal, limpio, que puedas cerrar, mezcla un poco de agua de rosas con una cucharada de aceite de rosa mosqueta. En la mayoría de las ocasiones basta con utilizar tres cuartas partes de agua de rosas por una de aceite de rosa mosqueta. Ciérralo y agítalo bien. Cada vez que lo vayas a utilizar, lo recomendable es volverlo a agitar nuevamente.

2. Opta por agua micelar. ¿Sabes cómo usarla?

El agua micelar se convierte en una opción perfecta, de limpieza suave, que puede utilizarse efectivamente para eliminar cualquier tipo de rímel y de maquillaje, incluyendo también el resistente al agua.

Se trata de un producto maravilloso que funciona con pequeñas micelas (moléculas de aceite), las cuales actúan como un imán para ayudar a eliminar el aceite, la suciedad y el maquillaje presente en la piel. 

Pero sus cualidades no acaban aquí, ya que además de limpiar la suciedad y las impurezas, es útil para purificar intensamente, y todo ello sin ser necesario enjuagarlo sobre el rostro o frotarlo. Y lo que es aún mejor. se puede utilizar tanto en la cara como en los labios, y es adecuada para todo tipo de pieles, incluyendo las pieles más sensibles.

Cómo utilizar el agua micelar para quitar el maquillaje waterproof. Solo tienes que remojar una almohadilla de algodón con agua micelar. Si vas a retirar el maquillaje de los ojos, solo tienes que sostener las almohadillas sobre los ojos cerrados, dejando actuar durante unos segundos. Y, luego, limpiarlo suavemente para retirarlo. Si vas a eliminar el maquillaje de los labios o de la cara, solo tienes que aplicarte la almohadilla sobre la zona, hasta que la piel se muestre completamente limpia. Finalmente, no es necesario enjuagarte la piel luego.

3. Opta por un desmaquillante casero de aceite de oliva o de coco

Otra fórmula excelente a la hora de eliminar el maquillaje waterproof es utilizar un poco de aceite de oliva o aceite de coco. ¿Cómo? Muy simple: remoja un algodón con tu aceite vegetal favorito, y extiéndelo sobre el rostro de forma suave, con cuidado. Es importante dejarlo actual durante algunos segundos.

Luego, pasados unos segundos, retíratelo con agua tibia.

4. Elimina el rímel impermeable con la ayuda de vaselina

La vaselina se convierte en la forma más económica, rentable y sencilla de eliminar el maquillaje o rímel resistente al agua. Además, la forma de utilizarlo y de aplicarlo es tan simple como fácil.

Para conseguirlo solo es necesario coger un poco de vaselina con los dedos y cubrir las pestañas con ella, dejándola actuar durante aproximadamente cinco minutos. Posteriormente, una vez ha pasado este tiempo, retíratelo con la ayuda de una almohadilla o una bolita de algodón humedecida en agua tibia, aplicándolo con suavidad, sin permitir que ésta llegue a los ojos.

Descubre: Cómo hacer un desmaquillante de ojos Casero

5. Con la ayuda de aceite para bebés

Como te hemos comentado en alguna que otra ocasión, los desmaquillantes a base de aceite son especialmente útiles a la hora de retirar el maquillaje waterproof. Y el aceite para bebés es una opción útil para diferentes situaciones, incluyendo la eliminación del rímel resistente al agua.

Aunque se trata de una forma efectiva de eliminar el rímel y el maquillaje a prueba de agua, es necesario tener cierto cuidado, puesto que algunos aceites para bebés contienen petróleo, el cual puede ser dañino para los ojos.

Cómo usarlo. Remoja una bola de algodón con un poco de aceite para bebés, y colócalo en la parte inferior de las pestañas. Con cuidado, limpia las pestañas suavemente en una única dirección.

Como alternativa, puedes utilizar champú para bebés, en lugar de aceite, pero es necesario asegurarse antes de que es una fórmula que no daña a los ojos.

Cómo quitar el rímel waterproof de las pestañas

¿Cómo quitar el rímel waterproof de las pestañas?

Cuando te has aplicado un poco de rímel waterproof en las pestañas, es tremendamente habitual que, una vez deseas eliminarlo, no sea suficiente lavarte el rostro y utilizar un chorro de agua fría. Y es que no debemos olvidarnos de algo fundamental: independientemente de que se trate de maquillaje en sí para el rostro, o para las pestañas, si es waterproof significa que es perfectamente resistente al agua.

Es más, es fundamental saber cómo hacerlo correctamente para evitar problemas innecesarios, como por ejemplo ejercer demasiada fricción a la piel situada alrededor de los ojos, la cual se caracteriza por ser bastante sensible. Además, las pestañas pueden verse seriamente afectadas, debilitándose y cayéndose con demasiada facilidad.

1. Empieza con un desmaquillante de ojos a base de aceite

Dado que estamos hablando de rímel resistente al agua, es imprescindible empezar con un desmaquillante de ojos a base de aceite. Se convierte en la mejor opción a la hora de conseguir una eliminación del rímel lo más rápidamente posible.

No obstante, en opinión de muchos expertos, en realidad cualquier sustancia de textura oleosa, como podría ser el caso del aceite de oliva o el aceite de almendras, o incluso la vaselina (por su textura grasosa) pueden funcionar a la perfección.

Para conseguir que el desmaquillante haga su trabajo como es debido es fundamental empapar bien dos almohadillas de algodón. La forma de aplicar el desmaquillante es muy sencillo: sostén una almohadilla debajo de las pestañas, y la otra encima, creando una especie de efecto ‘sandwich’. Déjalo actuar entre 10 a 15 segundos (aunque en algunas ocasiones puede ser necesario dejarlo durante al menos 30 segundos). Luego, pasado este tiempo, retira las almohadillas de algodón, y cepíllate las pestañas hacia abajo para retirar el rímel.

Si ha quedado algo de desmaquillante, elimina el exceso con la ayuda de una almohadilla de algodón limpia y/o agua.

Es fundamental remojar bien las almohadillas de algodón con tu desmaquillante de elección, puesto que con una o dos gotas no será suficiente.

2. Limpiar con bastoncillos de algodón

Si a pesar de seguir los pasos indicados en el apartado anterior, aún tienes un poco de rímel resistente en la esquina del ojo, o en la base de la línea de las pestañas, con la ayuda de un bastoncillo de algodón podrías retirarlo fácilmente.

¿Cómo? Es muy sencillo: solo tienes que remojarlo con un poco de desmaquillante, y aplicarlo -con cuidado- sobre las zonas más difíciles de alcanzar.

3. El último paso: limpia, tonifica e hidrata

Después de retirar hasta el último rímel de las pestañas, no olvides otro paso esencial, que se convierte básicamente en el último: limpia, tonifica e hidrátate el resto de la piel del rostro antes de irte a la cama.

No debes olvidarte de hacerlo, puesto que si no te retiras el resto del maquillaje que haya podido quedar en la cara podrías correr el riesgo de acostarte con él puesto, lo que puede acabar afectando a la salud de la piel en general, aún cuando no sea tan visible.

Errores que debes evitar

Aunque el lanzamiento del maquillaje waterproof supuso un enorme avance en el sector de la cosmética, y en un grandísimo alivio para la mayoría de las mujeres cuando veían que la lluvia, el sudor o las lágrimas hacían estragos en su maquillaje, a la hora de quitarlo o retirarlo puede no ser tan sencillo como aplicártelo. ¿Por qué? Fundamentalmente porque, para poder conseguirlo, es de vital importancia aprender a hacerlo bien, en especial de forma correcta, retirando todo el maquillaje de manera completa, y sin dejar restos.

Precisamente en este sentido, la mayoría de los profesionales coinciden en señalar lo mismo: no se proporciona al desmaquillante el tiempo adecuado para conseguir despegar o “romper” el maquillaje. En este sentido, si se comienza a restregar la piel de inmediato (apenas unos segundos después de haberlo aplicado), el resultado podría ser el menos esperado, pudiendo dañar o incluso romper las pestañas.

Para conseguir hacerlo bien, a continuación hemos hecho una recopilación de algunos de los principales errores que habitualmente se suelen cometer, con el fin de que los evites siempre. Toma nota:

  • Retirarte mal el maquillaje, dejándote restos en la cara. Como ya te hemos comentado en algunos momentos, no es del todo adecuado dejarse el maquillaje durante toda la noche. Aunque en momentos puntuales puede no ocurrir nada, la realidad es que dejarte el maquillaje sobre la piel durante bastantes horas (en particular durante la noche, cuando en teoría la piel debe renovarse), puede ocasionar que los poros se obstruyan, inflamándola, enrojeciéndola y resecándola. Y no solo eso, dado que también aumenta el riesgo de sufrir un brote de acné. Por lo que, a la mañana siguiente, podrías sorprenderte al ver tu cara (y no de forma positiva, precisamente). De ahí que sea imprescindible eliminar el maquillaje completamente. Especialmente si se trata de maquillaje resistente al agua, es conveniente hacerlo bien, de manera correcta, y sobre todo hacerlo con cierta paciencia, en tiempo y forma. En el caso del rímel más grueso o pesado el problema puede ser mayor, ya que se han informado de casos en los que surgieron síntomas como secreción, hinchazón e irritación dolorosa. ¿El motivo? Los grumos de maquillaje se habían quedado incrustados tan profundamente que las partículas acabaron por acumularse una encima de la otra, por lo que cada vez que se parpadea, éstas representan un grave riesgo para la infección, puesto que si un rasguño en el ojo se infectada, la infección podría causar ceguera. Por tanto, dejarse el maquillaje durante la noche antes de irte a la cara, en particular el rímel de ojos, es, cuanto menos, peligroso y poco recomendable.
  • Intentar quitártelo rápidamente. Especialmente cuando tienes prisa, es muy común no dedicarle a la piel el tiempo que necesita, sobre todo a la hora de cuidarla. El problema puede ser aún mayor cuando lo haces con el maquillaje, en particular a la hora de quitártelo. ¿Por qué? Si no dejas que el producto desmaquillante actúe hasta conseguir romper o despegar el maquillaje, sobre todo cuando se trata de rímel waterproof, podrías terminar dañando gravemente las pestañas, haciendo que se debiliten y se caigan. Por tanto, lo mejor es aplicarte el desmaquillante siguiendo las indicaciones del envase, como te hemos recomendado, o como haces habitualmente, y dejarlo actuar durante algunos minutos. Recuerda: nunca lo retires inmediatamente, a los pocos segundos de haberlo aplicado.

¿Cuáles son los riesgos de no quitártelo adecuadamente?

Aunque en otras ocasiones, como concretamente en esta nota, te hemos hablado ya acerca de cuáles son los principales problemas cada vez que te dejas el maquillaje en el rostro durante demasiado tiempo, en especial si lo haces de noche, y sobre todo si -además- el maquillaje es tipo waterproof, creemos que es tan necesario como imprescindible volverlo a recalcar de nuevo, puesto que las consecuencias de mantener este hábito con cierta regularidad, incluso cuando te lo retiras pero no de la manera más adecuada (con el riesgo de dejarte restos del producto cosmético en la piel), puede acabar siendo enormemente peligroso para la piel.

Cuando te dejas maquillaje sobre el rostro, ya sea de forma completa o de manera incompleta (porque, por ejemplo, no has conseguido eliminarlo adecuadamente del todo), significa que muy posibilemente no has seguido una rutina de cuidado de la piel adecuada, o que incluso simplemente aún cuando la hayas realizado, no haya servido prácticamente para nada.

¿El motivo? Si no te limpias la cara adecuadamente, tanto las células muertas como la suciedad que se han ido acumulando a lo largo del día en la piel, no se eliminarán. Básicamente permanecerán en la piel por más tiempo, lo que podría acabar obstruyendo los poros y ocasionar una inflamación crónica en forma de brotes de acné.

De hecho, el problema puede ser mayor si ya sufres problemas de acné, ya se trate del acné que surge típicamente en la adolescencia, o el acné adulto, que puede aparecer por distintos problemas o fluctuaciones hormonales (entre otras causas relacionadas). No podemos olvidarnos que si bien la limpieza se convierte en un paso esencial en cualquier régimen de belleza, independientemente del tipo de piel que tengamos, es aún más importante para quienes sufren problemas de acné. Para quienes tienen piel grasa, dormir con el maquillaje puesto puede empeorar los síntomas, así como causar otras condiciones y afecciones de la piel.

Esta falta de limpieza, sobre todo si lo haces antes de irte a la cama, tendrá como resultado que, al día siguiente, veas la piel opaca en lugar de brillante e iluminada. Las células muertas de la piel, junto con los aceites que se han acumulado en las capas más externas, inciden a su vez contra la almohada durante toda la noche, de manera que la rotación de esta capa epidérmica, la cual es completamente natural, disminuye. 

Debemos tener en cuenta que tanto la limpieza diaria como la exfoliación regular son procesos esenciales para permitir que las nuevas células sanas de la piel salgan a la luz. Y, a su vez, brindar la posibilidad de que tengan lugar los diferentes procesos naturales de reparación de la piel. Por este motivo, en especial después de haber utilizado maquillaje durante el día, o incluso durante la noche aún cuando haya sido durante pocas horas, una vez se establece una rutina para la piel adecuada, la tez se volverá muchísimo más brillante, sobre todo a la mañana siguiente.

Por otro lado, ¿sabías que tanto el maquillaje atrapado contra la piel, como la suciedad, causan daños oxidativos inducidos principalmente por el medio ambiente? Esto provoca una ruptura de la barrera cutánea que ayuda a proteger la piel de manera natural, envejeciendo la piel del rostro de forma prematura. 

También aumenta el riesgo de sufrir o contraer una infección, no por el hecho de dejarse en sí el maquillaje sobre la piel durante largas horas, o por la noche, sino que ésta puede ocurrir especialmente cuando se tiene un grano de acné inflamado en el rostro, pudiendo producirla porque la barrera cutánea está comprometida. Básicamente no debemos olvidar que, en realidad, nuestra piel es la primera línea de defensa contra las infecciones. Por lo que dejarse el maquillaje solo hará que esta barrera natural se debilite.

El maquillaje, a menudo, también contiene una serie de sustancias o compuestos irritantes, que pueden causar inflamación cuando se dejan sobre la piel durante largos períodos de tiempo. Esto es aún más evidente en aquellas personas que tienen la piel sensible, o problemas como la rosácea. Aumenta, por tanto el riesgo a desarrollar una molesta erupción cutánea.

Llegados a este punto, es posible que te realices la siguiente pregunta: cuando me dejo el maquillaje una sola noche ¿puede también obstruir los poros o causar brotes de acné?. Como opinan muchos dermatólogos, la mayoría de los problemas relacionados ocurren cuando esta práctica se mantiene de forma regular en el tiempo. Es decir, los expertos consideran improbable que una o dos noches durmiendo maquillada cause daños duraderos en la piel.

Esto significa que, cuando cada noche se duerme maquillada o con restos de maquillaje mal retirado en la cara, los poros se obstruyen más y más. De manera eventual, esto puede acabar ocasionando la formación de una microcomedona (o microdomedones), que consisten básicamente en el comienzo de una lesión de acné, y que ocurre cuando el conducto sebáceo, y la abertura de los poros, se bloquea como consecuencia del exceso de células muertas de la piel y de sebo. Esta microcomedona, de hecho, tiende además a atraer las bacterias causantes del acné, aumentando el problema.

Lee también: Como desmaquillarse los ojos correctamente

¿Ocurre lo mismo cuando solo duermes con maquillaje para los ojos?

Cuando se trata de maquillaje waterproof para ojos, como por ejemplo podría ser el caso del rímel resistente al agua, evidentemente dormir con él puesto no causará acné en la piel o líneas finas de expresión. Pero igualmente puede terminar ocasionando problemas.

Por ejemplo, tanto el delineador de ojos como el rímel (independientemente de que sea o no resistente al agua), pueden frotarse con la almohada a medida que transcurre la noche. Debido a ello, puede acabar terminando en los ojos, y provocar una irritación ocular significativa.

Ocurriría lo mismo que con el resto del maquillaje aplicado sobre el rostro. Cuando se hace puntualmente posiblemente no ocurra nada. Pero cuando se duerme con maquillaje para los ojos repetidamente, puede ocasionar la obstrucción de los pequeños folículos pilosos y las glándulas sebáceas que encontramos en los párpados. 

Cuando estas áreas tan delicadas se obstruyen, las bacterias pueden acumularse, causando inflamación. De ahí, el riesgo a que se formen orzuelos es muy elevado. Aún cuando estas pequeñas e incómodas protuberancias suelen resolverse de manera espontánea, en muchas ocasiones es necesario un tratamiento médico para evitar problemas mayores.

Consejos útiles a la hora de quitar el maquillaje waterproof de pestañas

¿Qué es exactamente el maquillaje waterproof?

El maquillaje waterproof, popularmente conocido también bajo el nombre de cosméticos impermeables, consisten en unos productos cosméticos tremendamente especiales porque, como su propio nombre indica, no se desprenden, se manchan o desaparecen incluso aunque estén en contacto con el agua, el sudor o la humedad.

Es un tipo de maquillaje útil, sobre todo, cuando se utiliza en aquellas áreas extremadamente húmedas, donde precisamente el maquillaje suele desaparecer con demasiada facilidad. Así, no solo es útil prácticamente para cualquier mujer en su día a día, sino que incluso son de enorme utilidad para las atletas y deportistas femeninas, cuya transpiración puede afectar a su maquillaje (cuando obviamente lo llevan puesto). En definitiva, es una opción excelente para quien desee que su maquillaje se vea y se muestre como si se lo acabara de aplicar, a pesar del sudor, del agua o de la lluvia.

Son ideales, por ejemplo, para las vacaciones en la piscina o en laplaya, cuando las mujeres deseen verse mejor, pero sin sacrificar el tiempo en el agua.

Como puedes imaginar en un primer momento, para que el producto o fórmula en cuestión sea verdaderamente resistente al agua, no es posible hacerlo con una base de agua. ¿Y por qué es un tipo de maquillaje tan eficaz contra el agua? La mayoría de estos cosméticos contienen un ingrediente, conocido con el nombre de dimeticona, que consiste en un aceite a base de silicona

Este compuesto ayuda no solo a brindar una aplicación muchísimo más suave del producto, sino que permite que la piel se sienta más suave. Concretamente, contienen dimeticona copoliol, una forma especial de dimeticona, que consiste en una versión del mismo aceite, pero cien por cien impermeable, formulara para adherirse con mayor facilidad no solo en la piel, sino también al cabello. De esta manera, al entrar en contacto con el agua no desaparecerá de manera inmediata.

En el caso de un lápiz labial resistente al agua, por ejemplo, lo más común es que contenga algunos aceites, dado que como probablemente sepas, esta sustancia natural no se mezcla con el agua. Lo mismo ocurre con la presencia de cera, la cual se agrega incluso a determinados geles, lápices para las cejas, delineador de ojos y delinerador de labios.

Pongamos como ejemplo la vaselina: si te lo aplicas en la piel, o sobre los labios, e inmediatamente te das un chapuzón en el agua, probablemente te sorprenda descubrir que, cuando salgas, aún puedas sentirla. En este sentido, y de acuerdo a los expertos, cuanto más mate o ceroso sea un lápiz labial, más impermeable y eficaz será. Aunque, eso sí, no tienden a ser tan resistentes a las manchas. También es posible que contengan ciertos copolímeros / acrilatos o siliconas.

El óxido de zinc es también otro ingrediente común, dado que proporciona una especie de barrera contra determinados contaminantes, y además, brinda una protección de la piel de los rayos ultravioleta (tanto UVA como UVB). De hecho, actúa fenomenalmente bien como humectante. Lo mismo ocurre con el polipropileno, un polímero usado en una amplia diversidad de productos, al ser resistente al agua, promoviendo resultados duraderos.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete