Inicio Belleza Cómo hacer un sérum facial casero
Belleza

Cómo hacer un sérum facial casero

Seguir una rutina de cuidado de la piel brinda muchos beneficios a la hora de disfrutar de un aspecto mucho más saludable y rejuvenecido, ya que conseguimos proporcionar a la piel todos los nutrientes que necesita para mantenerse debidamente hidratada y humectada, nutrida y protegida. Por ejemplo, muchos de los productos que utilizamos en cualquier régimen de belleza que se precie contienen una serie de ingredientes activos especialmente elegidos con esta finalidad, aunque es cierto que -como es de imaginar- no todos los productos actúan por igual.

Quizá pienses que con una crema hidratante es más que suficiente. Y si tienes la piel normal en muchas ocasiones puede ser así. Pero lo cierto es que hasta las pieles normales también pueden pasar épocas breves de sequedad, por lo que lo más recomendable siempre es intentar, al menos, planificar una rutina de cuidado de la piel sencilla pero bien pensada, utilizando para ello productos adecuados y utilizarlos en los momentos más oportunos.

Cómo hacer un sérum facial casero

Y es que en lo que a la rutina de cuidado de la piel se refiere, no hay duda que seguir el orden correcto es cuanto menos importante. ¿Sabes principalmente por qué? Porque algunos productos actúan mucho mejor si van antes o después de otros, de manera que si no seguimos los pasos aconsejados por la mayoría de expertos en este sentido terminaremos arruinando cualquier rutina, aún cuando haya estado muy bien planificada.

En prácticamente todas las rutinas de cuidado de la piel, es esencial ponerse siempre los productos más livianos y ligeros, hasta terminar con el más espeso, que habitualmente tiende a ser la crema hidratante o humectante. Así, es conveniente comenzar siempre con la limpieza (que puede ser con una leche limpiadora, un limpiador sencillo o incluso agua micelar). Luego deberemos seguir con el tónico, que es un producto liviano repleto de ingredientes activos útiles para preparar la piel a la hora de recibir mejor el resto de productos que siguen. 

Ahora le toca el turno al sérum facial, que posee ingredientes activos en una elevadísima concentración y que habitualmente son utilizados como un humectante suave (aunque es cierto que son capaces de mejorar las cualidades y efectos del humectante que viene después), y usado a su vez para abordar problemas específicos de la piel. Y finalmente acabaremos con nuestra crema hidratante favorita, la cual debe ser específica -o recomendada- para nuestro tipo de piel. Así, si tenemos la piel grasa lo mejor es optar por una crema hidratante no comedogénica y a ser posible en forma de gel, mientras que si tenemos la piel seca lo ideal es elegir cremas más espesas.

En el caso particular del sérum facial, se convierte, no hay duda, en una opción excelente a la hora de completar al máximo cualquier rutina de cuidado de la piel. Como opinan muchos expertos en belleza y también bastantes dermatólogos, a pesar de que no es un producto tan indispensable como por ejemplo sí podría ser el caso de la crema hidratante, sí enriquece cualquier rutina por su contenido en ingredientes activos, los cuales pueden alcanzar incluso concentraciones de hasta el 70%. Por tanto, aunque no sean imprescindibles sí son ideales a la hora de abordar y cubrir problemas determinados cutáneos. Por lo que, en resumidas cuentas, consiste en un producto de consistencia ligera que contiene altas concentraciones de ingredientes activos.

Eso sí, existen sérums faciales de muchos tipos, en función principalmente de cuáles son sus efectos sobre la piel dependiendo de los ingredientes activos que contengan. Por ejemplo, existen sérums faciales antioxidantes, hidratantes, iluminadores o aclarantes y también antienvejecimiento. 

Por tanto, los primeros son útiles para proteger la piel frente a la acción de los radicales libres (los cuales pueden influir de forma tremendamente negativa a la hora de incidir en la aparición del envejecimiento prematuro); el segundo brinda cualidades humectantes suaves para hidratar la piel ligeramente a la vez que prepara la piel para aumentar los efectos de la crema hidratantre; los sérums iluminadores son útiles para acabar con la tez opaca y sin brillo, algo que suele ocurrir mucho con las pieles maduras; los sérums aclarantes son particularmente interesantes contra las manchas oscuras y problemas relacionados con la hiperpigmentación; y en último lugar nos encontramos con los sérums antienvejecimiento, ideal para reducir y prevenir algunos de los principales signos del envejecimiento.

Aquí tienes un análisis de los mejores serum faciales del mercado

No obstante, los sérums faciales pueden tener un aspecto ligeramente negativo: su precio, por su alto contenido en ingredientes de alto valor y elevado rendimiento, suele ser bastante caro, lo que puede hacer que en muchos casos tendamos a no utilizarlos precisamente por este aspecto negativo. En cualquier caso, ¿sabías que puedes aprender a preparar un sérum facial casero fácilmente en casa?

Qué aceites portadores usar según tu tipo de piel:

  • Para piel normal: aceite de semilla de uva, aceite de almendras dulces, aceite de girasol, aceite de jojoba o aceite de semilla de albaricoque.
  • Para piel seca: aceite de almendras dulces, aceite de semilla de albaricoque, aceite de girasol, aceite de aguacate o aceite de semilla de rosa mosqueta.
  • Para piel sensible: aceite de almendras dulces, aceite de girasol, aceite de semilla de rosa mosqueta, aceite de argán, aceite de aguacate, aceite de onagra, aceite de semilla de uva.
  • Para piel grasa: aceite de argán, aceite de jojoba o aceite de semilla de uva.
  • Para piel con tendencia al acné: aceite de onagra, aceite de semilla de uva, aceite de argán, aceite de jojoba y aceite de sésamo.
  • Para piel madura: aceite de almendras dulces, aceite de semilla de rosa mosqueta, aceite de jojoba, aceite de semilla de albaricoque, aceite de girasol y aceite de aguacate.

Qué aceites esenciales utilizar según tu tipo de piel:

  • Para piel normal: aceite esencial de incienso, lavanda o geranio.
  • Para piel seca: aceite esencial de lavanda, pachulí, rosa, incienso, salvia, manzanilla romana, jazmín, sándalo, madera de cedro o ylang ylang.
  • Para piel sensible: aceite esencial de jazmín, incienso, sándalo, geranio, lavanda o rosa.
  • Para piel grasa: aceite esencial de manzanilla romana, salvia, menta, romero, sándalo, incienso, geranio, lavanda, pachulí o árbol del té.
  • Para piel con tendencia al acné: aceite esencial de romero, limoncillo, manzanilla romana, árbol del té, lavanda, pachulí, geranio, cedro o rosa.
  • Para piel madura: aceite esencial de mirra, sándalo, geranio, lavanda, pachulí, jazmín, romero, ylang ylang, rosa e incienso.

Receta básica de sérum facial casero

Ingredientes

  • 60 ml de aceite portador (ver lista de ingredientes en el apartado previo),
  • 20 gotas de tu aceite esencial favorito.

Elaboración

En el interior de una pequeña botellita de vidrio con cuentagotas añade los 60 ml del aceite portador que hayas escogido. Vierte ahora en el interior 20 gotas del aceite esencial, tapa la botella y agítala bien durante al menos 30 segundos, para conseguir mezclar los aceites esenciales con el aceite portador. 

Cómo usar este sérum facial

Puedes usarlo después de retirarte el maquillaje y tras limpiarte la cara con la ayuda de un limpiador facial y el tónico facial. Para ello, aplícate una gota de este sérum en la frente, en cada mejilla y en el mentón. Masajea con suavidad con movimientos pequeños y suaves, aplicando hacia arriba. Reserva luego la botella en un lugar fresco y oscuro, alejado de la luz solar.

No te pierdas: Qué es y para qué sirve el sérum

Otra receta básica de sérum facial casero

Ingredientes

  • 30 ml de aceite de aguacate (o aceite de jojoba),
  • 1 gota de aceite esencial de rosa,
  • 2 gotas de aceite esencial de incienso
  • 2 gotas de aceite esencial de sándalo.

Elaboración

Simplemente añade todos los ingredientes en las cantidades indicadas en un recipiente pequeño de vidrio (o pequeña botellita de cristal). Tapa y agita suavemente para conseguir que tanto el aceite portador o base como los aceites esenciales se mezclen y combinen bien entre sí. Luego manténlo debidamente conservado en un lugar fresco y oscuro.

Cómo usar este sérum facial

Aplícate el suero facial básico después del limpiador y del tónico, y antes del humectante. Recuerda que el sérum reforzará la acción del humectante, por lo que incluso aunque sea a base de aceite lo fundamental es aplicarlo siempre antes de la crema hidratante. Por tanto, aplícate algunas gotas de este suero casero en distintas partes del rostro, masajeando con suavidad hasta conseguir que se absorba adecuadamente.

Receta de sérum facial casero para pieles grasas

Si tienes la piel grasa lo más normal es que suela estar brillante la mayor parte del tiempo. Si es así, es también bastante probable que presente cierta tendencia al acné, con los problemas que eso puede suponer a largo plazo (especialmente por el riesgo mayor a que surjan cicatrices y síntomas inflamatorios relacionados). Por suerte, este sérum facial para pieles grasas se convierte en una opción excelente a la hora de tratar todos los síntomas más molestos y comúnmente asociados con este tipo de piel. ¿Te animas a prepararlo con nosotros?

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de semilla de uva
  • 1 cucharada de aceite de jojoba
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 4 gotas de aceite esencial de pachulí
  • 4 gotas de aceite esencial de Ylang Ylang.

Otra propuesta de ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de jojoba
  • ½ cucharada de aceite de argán
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda.

Elaboración

Pon todos los ingredientes, en las cantidades indicadas en el listado de ingredientes que te hemos propuesto en el apartado anterior, en el interior de una botellita de vidrio. Cierra la tapa y agita bien, hasta conseguir que todos los ingredientes se mezclen y combinen bien. ¡Listo! Simplemente conserva luego en un lugar fresco y oscuro.

Cómo usar este sérum facial

Aplícate este sérum facial después del limpiador y el tónico, masajeando entre 3 a 4 gotas tanto por la mañana como por la noche (de esta forma conseguirás aprovechar y disfrutar al máximo de todas sus propiedades y beneficios). Finalmente, sigue o continúa con tu crema hidratante.

En este sentido, quizá te haya sorprendido descubrir que para la formulación de nuestro suero facial para piel grasa utilizamos un sérum a base de aceite. Pero lo cierto es que se convierte en una opción excelente porque la aplicación de aceites nutritivos -y, recuerda, no comedogénicos- pueden ser de enorme utilidad a la hora de exfoliar la piel al romper y disolver ese exceso de grasa o sebo activamente, pero sin dañar la piel y afectar a su barrera lipídica natural. Y lo que es aún mejor: puede ayudar a la hora de restaurar la función de barrera de los lípidos naturalmente presentes en la piel, por lo que, al contrario de lo que es común pensar, puede acabar siendo de enorme utilidad a la hora de regular incluso la producción de grasa

Receta de suero facial casero para pieles propensas al acné

¿Tienes la piel propensa al acné? Si es así es bastante probable que, por lo general, tu piel sea grasa la mayor parte del tiempo. Y es que es precisamente esa sobreproducción de aceite o sebo lo que hace que los poros se obstruyan más fácilmente, con el consecuente riesgo de aparición / formación de puntos negros y acné. Para ayudarte en este sentido, te proponemos en esta ocasión un maravilloso suero facial casero para pieles con tendencia acneica.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de semilla de cáñamo
  • 1 cucharada de aceite de tamanu
  • 9 gotas de aceite esencial de árbol del té.

Otra propuesta de ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de semilla de cáñamo
  • 1 cucharada de aceite de onagra
  • 4 gotas de aceite esencial de limón.

Elaboración

En una botellita de vidrio vierte todos los ingredientes en las cantidades indicadas, el aceite de semilla de cáñamo, el aceite de tamanu y, finalmente, el aceite esencial de árbol de té. Ahora tapa el recipiente y agita con suavidad para conseguir que los ingredientes se mezclen y combinen entre sí. Para acabar, conserva en un lugar fresco y oscuro, o utiliza en el momento. 

Cómo usar este sérum facial

Aplícate entre 1 a 2 gotas de este sérum facial por la mañana y por la noche, siempre después del limpiador y tras el uso del tónico facial. Recuerda aplicarlo mediante un suave masaje, lo que ayudará a fortalecer la piel y a conseguir que se absorba mejor. Luego sigue con tu crema hidratante favorita.

¿Sabes qué es el aceite de tamanu? Consiste básicamente en un aceite de origen natural que se extrae de los frutos secos provenientes de dos árboles tropicales (Calophyllum tacamahaca o Calophyllum inophyllum), el cual es capaz de absorberse rápidamente y no dejar una sensación grasosa o aceitosa sobre la piel. 

Receta de sérum facial casero

Receta de sérum facial casero para piel seca

A diferencia de la piel mixta, es muchísimo más simple y sencillo identificar una piel seca, porque suele mostrarse la mayor parte del tiempo áspera, rugosa y descamada. Suele enrojecerse con demasiada facilidad, y también puede llegar a agrietarse, ocasionando bastantes molestias.

Ingredientes

  • 1 + ½ cucharada de aceite de jojoba
  • ½ cucharada de aceite de argán
  • 4 gotas de aceite esencial de manzanilla romana (o alemana)
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 4 gotas de aceite esencial de Palmarosa.

Otra propuesta de ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de aguacate
  • ½ cucharada de aceite de emú
  • 5 gotas de aceite esencial de mirra.

Elaboración

En el interior de una botellita de vidrio vierte todos los ingredientes juntos. Una vez hecho esto, cierra la tapa y agita bien para conseguir que todos los ingredientes se mezclen y combinen adecuadamente. Finalmente, una vez preparado, puedes utilizarlo sobre la marcha o, bien, conservarlo -siempre- en un lugar oscuro y fresco, alejado del calor y de la luz solar directa. 

Cómo usar este sérum facial

Aplícatelo y masajea con suavidad sobre la piel del rostro limpio y seco entre 3 a 4 gotas de este sérum facial. Recuerda que aunque tengas la piel muy seca, no es conveniente abusar del producto ni utilizar una cantidad excesiva, puesto que dado que el sérum facial se caracteriza por contener una elevadísima concentración de esos determinados ingredientes activos, una mínima cantidad ayudará a hacer mucho, y no desperdiciamos producto. Por tanto, mientras lo apliques adecuadamente sobre la piel, será más que suficiente.

Descubre: Cómo aplicar el sérum

Receta de sérum facial casero para piel normal (y madura)

Lo cierto es que una de las principales ventajas de este sérum facial sobre cuya receta te hablamos en esta ocasión es que es una opción excelente -y única- no solo para pieles normales, sino que también es sumamente adecuado para pieles maduras y envejecidas, ya que ha sido concebido con una serie de ingredientes activos útiles para nutrir la piel normal, y a su vez, para tratar y calmar muchos de los síntomas asociados al envejecimiento de la piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta
  • 1 cucharada de aceite de jojoba
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 4 gotas de aceite esencial de incienso
  • 4 gotas de aceite esencial de geranio rosa.

Otra propuesta de ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de almendras dulces
  • ½ cucharada de aceite de semilla de rosa mosqueta
  • 4 gotas de aceite de Ylang Ylang.

Elaboración

Vierte todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, en un recipiente de vidrio (a ser posible con cuentagotas o con gotero), tapa, y agita bien hasta conseguir que se mezclen y combinen entre sí. Finalmente, una vez listo, reserva y almacena en un lugar oscuro y fresco.

Cómo usar este sérum facial

Cómo ocurre con el resto de sérums faciales, únicamente aplicarte entre 3 a 4 gotas sobre la piel limpia (a ser posible siempre después del tónico facial), masajeando con suavidad para conseguir que la piel pueda absorberlo adecuadamente. Si es posible, se aconseja aprovecharse al máximo de todas sus cualidades y beneficios utilizándolo tanto en la rutina de cuidado de la piel matutina como por la noche. 

Receta de sérum facial para piel sensible

Es tremendamente habitual que la piel sensible se caracteriza por mostrar escozor, picazón, enrojecimiento, ardor y sensación de tirantez u opresión. Y, en la mayoría de las ocasiones, una persona no sabe que puede tener la piel sensible hasta que un determinado producto para el cuidado de la piel origina o causa esta reacción. Lo cierto es que también es común que la piel sensible sea a su vez muy seca, y surjan algunas reacciones cutáneas como erosión, protuberancias o pústulas. Además, en ocasiones la piel sensible puede ser un síntoma de otra afección. En este sentido, y si habitualmente tiendes a tener la piel sensible, a continuación te proponemos un sérum facial para piel sensible que te será de bastante utilidad.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de onagra
  • 1 cucharada de jojoba
  • 9 gotas de aceite esencial de manzanilla.

Elaboración

En el interior de una botellita de vidrio vierte el aceite de onagra, el aceite de jojoba y el aceite esencial de manzanilla. Cierra la botellita con la ayuda de la tapa y agita con suavidad lo suficiente como para conseguir que los ingredientes se mezclen y se combinen entre sí. Finalmente, si no vas a usarlo al momento (y siempre después de cada uso), guarda la botellita en un lugar fresco y oscuro, alejado tanto del calor como de los rayos solares.

Cómo usar este sérum facial

Aplícate entre 2 a 3 gotas de este sérum facial después de haberte limpiado y tonificado la piel, con la ayuda de un suave masaje. Para terminar, humecta la piel con la ayuda de tu crema hidratante favorita.

Receta de sérum facial para piel mixta

Si tienes la piel mixta es tremendamente común que en un mismo momento tengas que lidiar con algunas partes de la piel ásperas y con otras partes de la piel con una producción excesiva de grasa, de manera que tenderá a verse bastante brillante. Es normal que esta sobreproducción de grasa sea más visible sobre todo en la conocida como “zona T del rostro”, mientras que el resto tiende a ser más seca. Un suero facial para piel mixta es la solución en este sentido, ya que te ayudará a tratar todos los síntomas con un único producto.

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de aceite de jojoba
  • 1 cucharadita de aceite de semilla de granada
  • 2 cucharaditas de aceite de marula
  • 1 cucharadita de aceite de vitamina E
  • 6 gotas de aceite esencial de incienso
  • 6 gotas de aceite esencial de lavanda.

Elaboración

Combina todos los ingredientes, en las cantidades indicadas en el apartado anterior, en el interior de una botella de vidrio. Cierra con la tapa y agita con suavidad hasta conseguir que los ingredientes se mezclen bien. 

Cómo usar este sérum facial

Coloca unas gotitas de este sérum directamente en la palma de las manos y frota las manos con la finalidad de aplicarte el sérum sobre la piel del rostro. Masajea con suavidad la piel hasta conseguir su absorción.

Receta de suero facial apto para cualquier tipo de piel

Aunque es cierto que en las recetas anteriores puedes encontrar un sérum facial según tu tipo de piel (ya sea grasa, con tendencia al acné, grasa, normal, madura o sensible), a continuación te proponemos ir un poco más allá, con un suero facial apto para prácticamente cualquier tipo de piel.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de jojoba
  • 1 cucharada de aceite de semilla de rosa mosqueta
  • 5 gotas de aceite esencial de semilla de zanahoria
  • 5 gotas de aceite esencial de incienso
  • 14 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de geranio.

Elaboración

Añade todos los ingredientes, en las cantidades mencionadas anteriormente. No existe un orden concreto, por lo que puedes hacerlo uno por uno sin problemas. Luego cierra el recipiente, agita un poco con suavidad para conseguir mezclar todos los ingredientes y ¡listo!. Conserva en un lugar oscuro y fresco, para evitar que los rayos solares puedan acabar dañando el producto.

Cómo usar este sérum facial

Aplícate varias gotas de este suero facial después del limpiador y del tónico facial. Hazlo con la ayuda de un suave masaje, hasta conseguir que el producto haya sido absorbido por la piel. Finalmente, prosigue con tu crema hidratante.

Receta de sérum facial para piel con cicatrices y decoloración

Una piel con imperfecciones se caracteriza habitualmente por mostrar cualquier tipo de mancha, marca, decoloración, cicatriz o defecto. Aunque es cierto que la mayoría de estas imperfecciones son por lo general benignas, y no causan ningún tipo de problema, sí pueden acabar siendo ligeramente molestas, especialmente desde un punto de vista estético. Por suerte, es posible utilizar un suero facial concebido con este fin, el cual contendrá una serie de ingredientes activos útiles para tratar las cicatrices y los problemas asociados con la decoloración.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de semilla de calabaza
  • 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta
  • 9 gotas de aceite esencial de incienso.

Elaboración

En el interior de una botellita o frasco de vidrio vierte el aceite de rosa mosqueta, el aceite de semilla de calabaza y el aceite esencial de incienso. Cierra el recipiente bien con la tapa, y agita con suavidad hasta que los ingredientes se mezclen y combinen. Finalmente, conserva en un lugar fresco y oscuro.

Cómo usar este sérum facial

Es sumamente sencillo. Únicamente deberás aplicarte el sérum después del limpiador y el tónico, con suaves masajes para conseguir que la piel pueda absorberlo rápidamente antes de que se seque. Para ello, bastará con 1 a 2 gotitas, aplicándolo especialmente sobre aquellas zonas con imperfecciones (cicatrices o decoloración) que desees tratar más activamente.

Lee también: Diferencia entre sérum y crema

Receta de sérum facial hidratante casero

¿Necesitas hidratar más tu piel, aumentando las cualidades hidratantes de los productos caseros que utilizas en tu rutina de cuidado de la piel regularmente, pero no sabes muy bien por dónde comenzar? Puedes optar por este suero facial hidratante que te proponemos en esta ocasión. Toma nota de los ingredientes que necesitas y los pasos a seguir para elaborarlo fácilmente en casa.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de semilla de rosa mosqueta
  • 12 gotas de aceite esencial de hinojo dulce.

Otra propuesta de ingredientes

Si lo deseas, puedes optar por sustituir el aceite esencial de hinojo dulce por otros de los que te proponemos a continuación: aceite esencial de semilla de zanahoria, incienso, mirra, neroli, palmarosa o aceite esencial de palo de rosa. Todos se caracterizan principalmente por sus efectos hidratantes.

Elaboración

En el interior de un recipiente pequeño de vidrio vierte el aceite de semilla de rosa mosqueta y las gotitas de aceite esencial de hinojo dulce. Tapa y agita bien para conseguir que ambos ingredientes se mezclen adecuadamente. ¡Listo! Simplemente conserva en un lugar fresco y oscuro.

Receta de sérum facial hidratante casero

Receta de sérum facial antienvejecimiento casero

El sérum facial antienvejecimiento proporciona cualidades interesantes a la hora de tratar, aliviar o incluso prevenir algunos de los principales signos relacionados con el envejecimiento prematuro, como por ejemplo podría ser el caso de las primeras líneas finas de expresión y las arrugas, manchas de la edad y la opacidad de la piel (que suele producirse habitualmente a consecuencia de la piel deshidratada, muy común a medida que vamos cumpliendo años).

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de semilla de rosa mosqueta
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba
  • ¼ cucharadita de vitamina E
  • 2 gotas de aceite esencial de mirra
  • 2 gotas de aceite esencial de pachulí
  • 2 gotas de aceite esencial de incienso
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda.

Elaboración

Pon en el interior de un frasco de vidrio con gotero o cuenta gotas el aceite de semilla de rosa mosqueta, el aceite de jojoba y la vitamina E. Si, por ejemplo, la vitamina E viene en cápsulas, únicamente debes pincharla para retirar la cantidad equivalente recomendada en el listado de ingredientes. Añade ahora el resto de los aceites esenciales. Cierra la tapa de la botellita y mezcla bien agitándola con suavidad, para conseguir que los ingredientes se mezclan convenientemente. Recuerda que es esencial conservarlo en un lugar fresco y oscuro.

Cómo usar este sérum facial

Utiliza únicamente una pequeña cantidad de este sérum facial después de la aplicación del tónico y siempre antes de la crema hidratante, a ser posible siempre por la noche. De esta forma sus diferentes ingredientes activos actuarán y trabajarán mejor por la noche, para dejar una piel mucho más radiante y luminosa cuando te despiertes por la mañana. 

Receta de sérum facial para aclarar la piel

El sérum facial para aclarar la piel se convierte en una opción útil e interesante para quienes suelen tener que lidiar con problemas relacionados con la hiperpigmentación, tales como manchas asociadas a cicatrices, manchas de la edad o manchas solares.

Ingredientes

  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 20 gotas de aceite esencial de árbol del té
  • 20 gotas de aceite esencial de incienso
  • una pizca de hamamelis (sin fragancia y sin alcohol)
  • 10 gotas de aceite esencial de rosa
  • terminar con aceite de semilla de uva o de cáñamo.

Elaboración

Solo tienes que añadir todos los ingredientes (en las cantidades indicadas) en la botellita de vidrio con gotero, cerrar la tapa y agitar suavemente hasta conseguir que todos los ingredientes se mezclen y se combinen entre sí. ¡Listo! Recuerda conservarlo en un lugar fresco y oscuro, alejado tanto del calor como de la luz solar.

Cómo usar este sérum facial

Simplemente aplícate unas gotitas de este sérum facial en la frente, en las mejillas y en el cuello, aplicando con suavidad con la ayuda de un masaje, hasta conseguir que la piel lo haya absorbido casi por completo. Puedes usarlo tanto por la mañana como por la noche, aunque en caso de utilizarlo una sola vez al día, lo más preferible es aplicarlo solo por la noche, en la rutina de cuidado de la piel nocturna.

Receta de sérum facial para tener una piel más radiante

¿Tienes la piel habitualmente seca, y a su vez presenta cierta tendencia al acné? Si es así es muy probable que tengas la piel mixta, y que en un mismo momento tengas que lidiar con estos dos problemas cutáneos a la vez. Si es así, este sérum facial para piel radiante te ayudará a proporcionar a la piel todos los ingredientes activos que tanto necesita en este sentido.

Ingredientes

  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 20 gotas de aceite esencial de incienso
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 5 gotas de aceite esencial de rosa y aceite de jojoba.

Elaboración

En una botellita de vidrio con gotero añade el aceite esencial de lavanda, incienso árbol del té, rosa y finalmente el aceite de jojoba (que en esta ocasión nos servirá como aceite base). Cierra la tapa y agita suavemente. Conserva en un lugar oscuro y fresco.

Cómo usar este sérum facial

Solo tienes que aplicarte unas pocas gotas de este sérum facial en aquellas zonas o áreas del rostro que desees tratar. Masajea con suavidad, y continúa tu rutina de cuidado de la piel con tu crema hidratante favorita.

Receta de sérum facial para una piel más iluminada y brillante

Si te ha gustado la receta anterior en esta ocasión te proponemos un sérum facial que va un poco más allá, gracias a que contiene una serie de ingredientes activos y naturales útiles para iluminar cualquier tez apagada y opaca. Si este es tu caso, y por la edad o por la deshidratación tienden a tener la piel con esa apariencia, no te preocupes, este suero facial ayudará a tu piel a recuperar su vitalidad natural.

Ingredientes

  • aceite de jojoba
  • aceite de rosa mosqueta
  • 6 gotas de aceite esencial de incienso
  • 4 gotas de aceite esencial de mirra
  • 2 gotas de aceite esencial de geranio (o de rosa).

Elaboración

Añade en primer lugar los aceite esenciales en el interior del frasco gotero de vidrio. Ahora rellena el resto del recipiente con la mitad del aceite de rosa mosqueta y con la mitad del aceite de jojoba, hasta completar el espacio. Coloca la tapa, ciérrala y agita con suavidad para poder combinar todos los ingredientes entre sí.

Cómo usar este sérum facial

Únicamente aplícate unas gotas de este suero en la palma de la mano, frótatelas y luego presiona ligeramente contra la cara para empaparla. Finalmente masajea suavemente para conseguir que el producto se absorba debidamente. Para acabar, sigue con tu crema hidratante.

Cómo aplicarte y usar tu suero facial casero

Recuerda que nos encontramos ante un producto que posee una elevadísima concentración de diferentes ingredientes activos, los cuales pueden llegar a alcanzar incluso hasta el 70 por ciento. No hay duda que esta es una de sus principales características y ventajas; de hecho, podemos compararlo simplemente con el porcentaje de concentración de los ingredientes activos que encontramos en la mayoría de las cremas hidratantes, los cuales no alcanzan apenas entre un 5 a un 10 por ciento como máximo. 

Por tanto, el sérum facial se caracteriza principalmente por actuar de forma intensa y efectiva con una mínima cantidad de producto, de manera que solo es imprescindible utilizar entre 1 a 2 gotas a la vez de nuestro suero facial. Y si además tendemos a hacerlo así, es muy probable que nos dure muchísimo tiempo.

Sí es conveniente aplicarlo al menos dos veces al día, o bien, en la rutina de cuidado de la piel nocturna, de manera que el producto queda sobre la piel y puede actuar mejor durante la noche, mientras dormimos. Esto nos brinda todavía más cualidades si cabe, puesto que por la noche es cuando la piel tiende a renovarse más adecuadamente. 

A la hora de aplicarlo, basta con ponernos unas gotas en las palmas de las manos y dar suaves golpecitos con el sérum en la cara, masajeándolo con suavidad para conseguir estimular la piel y así fortalecerla sin dañar su elasticidad, hasta que se absorba casi por completo. Eso sí, una vez que el sérum se haya absorbido y la piel esté seca, es fundamental continuar con nuestro humectante favorito, lo que nos ayudará no solo a la hora de retener la humedad al máximo, sino que será ideal para sellar los ingredientes activos que nos hemos aplicado con el sérum facial. 

Algunos de los mejores ingredientes naturales que puedes incluir en tu sérum facial casero

  • Aceite de semilla de rosa mosqueta. Se convierte en una de las opciones naturales más interesantes, dado que es excelente tanto para pieles maduras (o envejecidas) como para la piel seca porque es profundamente nutritivo, y además ayuda a regenerar la piel. Es naturalmente conocido por sus cualidades reafirmantes, mientras que gracias a su riqueza en ácidos grasos esenciales es de suma utilidad a la hora de suavizar e hidratar la piel, alisándola maravillosamente. También posee cualidades antiinflamatorias y contra el enrojecimiento, mejorando la textura cutánea.
  • Aceite de jojoba. Se trata de un aceite base bastante interesante y adecuado, ya que su textura, consistencia y composición suele parecerse mucho a los aceites naturalmente presentes en nuestra piel. Además, brinda cualidades antiinflamatorias y es excelente casi para cualquier tipo de piel, incluyendo pieles grasas, secas, normales, envejecidas y con tendencia o propensión al acné.
  • Aceite de argán. Se trata de un aceite base no comedogénico, lo que significa que no existe el riesgo de obstrucción de los poros, y con ellos un riesgo mayor de sufrir brotes de acné. Es ideal para la piel seca y envejecida o con tendencia al acné. En especial, para las pieles necesitadas de una mayor hidratación. Posee un contenido elevado en ácidos grasos esenciales.
  • Aceite de semilla de uva. Como aceite base es una opción interesante por su elevado contenido en ácido linoleico, y ayuda a cerrar los poros y a reducir la apariencia de las cicatrices.
  • Vitamina E. Sin duda alguna, se convierte en uno de los ingredientes únicos en lo que al cuidado de la piel se refiere, ya que actúa como un antioxidante natural, lo que significa que protege la piel frente a la nociva acción de los radicales libres, especialmente cuando nuestro cuerpo tiende a producirlos en exceso. En esta ocasión en concreto, además, ayuda a que los aceites faciales presentes en el sérum no se vuelvan rancios.
  • Aceite esencial de lavanda. Se trata de un ingrediente natural tremendamente apreciado, por sus cualidades calmantes y relajantes. Es común utilizarlo a la hora de aliviar la piel, pero lo cierto es que también puede ser de enorme utilidad a la hora de aclarar las manchas de la edad y las cicatrices. Es más, es apto para cualquier tipo de piel.
  • Aceite esencial de mirra. Es comúnmente utilizado para aliviar o calmar distintas afecciones cutáneas, como por ejemplo podría ser el caso de la piel agrietada. Está repleto de antioxidantes naturales, actuando como un ingrediente antienvejecimiento y protector sumamente útil.
  • Aceite esencial de incienso. Posiblemente se trata de uno de los aceites esenciales menos conocidos en belleza, pero esto no significa que no se convierta en una opción bastante valiosa. Es ideal, por ejemplo, para pieles secas y envejecidas. Además, es ideal para pieles propensas a las imperfecciones porque actúa como un limpiador natural. También actúa como un tónico, útil para disminuir la apariencia de los poros y unificar el tono de la piel.
  • Aceite esencial de pachulí. Se convierte en un aceite esencial maravillosamente beneficioso para las pieles envejecidas, motivo por el cual es comúnmente usado para reducir la apariencia de la piel madura, agrietada y arrugada. Ayuda a promover el crecimiento de nuevas células, a la par que suaviza la apariencia tanto de líneas finas de expresión como arrugas.

Pero lo cierto es que no son los únicos ingredientes naturales y activos que podríamos utilizar en nuestro sérum facial. Por ejemplo, el aceite esencial de Ylang Ylang es ideal para relajar y calmar la piel a la vez que equilibra la producción de aceite. El aceite esencial de manzanilla romana o alemana son ideales para calmar las zonas ásperas de la piel, que suelen picar y enrojecerse con demasiada facilidad, por lo que también es interesante a la hora de calmar la piel irritada. El aceite esencial de Palmarosa es útil para equilibrar la piel seca y es apto para cualquier tipo de piel, a la vez que es ideal a la hora de reducir la inflamación y los brotes asociados al acné. El aceite esencial de geranio rosa es interesante para pieles grasas y con tendencia acneica, gracias principalmente a que ayuda a destapar los poros para reducir -y evitar- el riesgo de brotes; además es ideal para igualar y suavizar el tono de la piel.

El aceite esencial de semilla de zanahoria es otra opción excelente, aunque como posiblemente puedes llegar a imaginar, muchísimo menos conocida y valorada. A pesar de ello, es especialmente útil contra las líneas finas de expresión y ls arrugas, además a aumentar la retención de agua, por lo que favorece enormemente la humedad natural de la piel. En definitiva, es útil para brindar a la piel un aspecto mucho más húmedo y suave. 

El áloe vera es excelente para aclarar las imperfecciones presentes en la piel, además de que es de enorme utilidad como antiinflamatorio y a la hora de acabar con las bacterias causantes del acné. El agua de rosas es un ingrediente natural sumamente interesante, dado que actúa como hidratante, calmante y antiinflamatorio, además de ser astringente y antibacteriano, de manera que es apta incluso para prácticamente cualquier tipo de piel. 

¿Y si deseo sustituir cualquier aceite base?

Debemos recordar que además de sérums faciales de base oleosa (como muchos de los que te hemos propuesto a lo largo de la presente nota), también existen sérums de base acuosa, que se caracterizan de hecho por ser todavía más ligeros y suaves. 

En caso de que desees omitir cualquier aceite base o portador por completo, puedes combinar glicerina con áloe vera. Como ya te hemos mencionado en varias ocasiones, la glicerina ha demostrado ser un humectante natural con excelentes cualidades hidratantes cuando lo aplicamos sobre la piel. Por lo que si -además- lo combinamos con áloe vera, conseguiremos disfrutar de un rostro muchísimo más suave y cuidado, pero evidentemente no dejando una sensación grasosa que en la mayoría de las ocasiones acaba siendo un tanto incómoda.

Por otro lado, ¿sabes qué significa que un aceite es comedogénico? Significa básicamente que tiende a obstruir los poros, causando puntos negros al bloquear los diferentes poros presentes en la piel. Por este motivo, siempre es sumamente aconsejable optar por aceites portadores que estén etiquetados como “no comedogénicos” (o que, al menos, sepas que no lo son).

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete