Inicio Belleza Cómo hacer un desmaquillante de ojos Casero
Belleza

Cómo hacer un desmaquillante de ojos Casero

A la hora de desmaquillarse los ojos, y retirar en definitiva el maquillaje de esta zona tan delicada del rostro, es necesario diferenciar básicamente el tipo de maquillaje que se ha utilizado. Y es que no es lo mismo el maquillaje común, que puede eliminarse fácilmente con la ayuda de cualquier producto desmaquillante, que el maquillaje waterproof, el cual, como su propio nombre indica, consiste en un tipo de maquillaje resistente al agua.

Si se trata de un maquillaje resistente al agua, lo más habitual es utilizar algún desmaquillante combinado, que contenga una parte de aceite y una parte de agua. ¿Por qué? Principalmente porque la parte de aceite es útil para retirar el maquillaje, y posteriormente, la parte de agua actúa eliminando el aceite y el resto de la suciedad que haya podido quedar en el rostro.

Cómo hacer un desmaquillante de ojos Casero

Pero también existen otras opciones igual de simples y sencillas. Es el caso del agua micelar, un producto que ha revolucionado el sector en los últimos años, y que contiene micelas, una serie de moléculas capaces de atrapar -literalmente- la suciedad, y el maquillaje, y que incluso no es necesario el enjuague para retirarlo.

Como vemos, ambas opciones son productos comerciales, que podemos encontrar fácilmente en las principales tiendas de cosmética y belleza. Pero, ¿es posible hacer nuestro propio desmaquillante de ojos casero? Por supuesto que sí. Y además de analizar las diferentes opciones que existen actualmente en las tiendas, te explicamos distintas recetas útiles para poder hacerlo fácilmente.

Desmaquillantes caseros para los ojos: cómo hacerlos fácilmente

Un desmaquillante casero para los ojos puede ser una excelente opción cuando deseas hacer tú misma tu propio desmaquillante, principalmente porque prefieres saber cuál es su composición real, y además, deseas que para elaborarlo únicamente utilices ingredientes cien por cien naturales.

Como te comentábamos en el apartado anterior, el aceite se convierte en la forma más común de eliminar el maquillaje de los ojos, y además de forma total y completamente natural. En este sentido, algunas de las opciones más populares son el aceite de coco (que además encanta por su delicado aroma exótico), el aceite de oliva y el aceite de jojoba. No obstante, aún cuando puedes utilizar cualquiera de estos aceites puros con el fin de retirarte el maquillaje de los ojos, lo ideal es combinarlos con algún otro ingrediente natural que proporcione más cualidades y beneficios.

Por ejemplo, el aceite de coco es una opción enormemente popular a la hora de retirar el maquillaje de todo tipo, incluso el maquillaje tipo waterproof o resistente al agua, y sobre todo, es extremadamente fácil de hacer (y aplicar). Solo es necesario frotar el aceite de coco en la cara, y en los ojos -evidentemente, con los ojos cerrados- y luego limpiar con un paño húmedo.

No te pierdas: Mejores desmaquillantes de ojos

Desmaquillante casero para ojos de aceite, aloe vera y hamamelis

Dado que el aceite de coco puede convertirse en una opción demasiado aceitosa, como ocurriría también con otras variedades, como el aceite de oliva o de jojoba, lo ideal es combinarlo con gel de áloe vera (calmante) y hamamelis (astringente), tal y como te proponemos en la siguiente receta casera. Es una maravillosa combinación, tremendamente fácil de elaborar y de preparar, y que además sorprende porque funciona de maravilla. De hecho, no es necesario lavarse el rostro después.

Ingredientes necesarios:

  • 1 cucharada de aceite de oliva (o aceite de coco)
  • 1 cucharada de gel de áloe vera natural
  • 1 cucharada de hamamelis
  • 4 gotas de vitamina E

Pasos para elaborarlo:

Es muy sencillo. Solo tienes que combinar todos los ingredientes en un pequeño recipiente de vidrio, que puedas cerrar bien. Una vez introducidos en el recipiente, cierra y agita bien, para conseguir que los ingredientes se mezclen. ¡Listo!. Podrás conservarlo durante un mes, como máximo.

Cómo utilizar este desmaquillante de ojos casero:

Solo tienes que empapar una bolita de algodón o una toallita con este desmaquillante, y aplicártelo sobre los ojos, con los ojos cerrados.

Eso sí, dado que lo ideal es que esté perfectamente fresco, lo mejor es no hacerlo en grandes cantidades, para evitar que se estropee con el paso de las semanas. Basta con conservarlo en el baño, a temperatura ambiente y protegido tanto del calor como de la luz solar directa.

Desmaquillante de ojos casero con aceite de coco virgen extra

Dado que cualquier aceite vegetal es útil como desmaquillante natural, lo cierto es que podemos utilizar siempre el que tengamos en casa. Por ejemplo, si disponemos de aceite de oliva virgen extra, se convierte en una opción ideal. Aunque también es interesante optar por otras variedades, como podría ser el caso del aceite de coco virgen extra.

Ingredientes necesarios:

  • ½ taza de aceite de coco virgen extra
  • Aceite esencial de lavanda
  • 6 cápsulas de vitamina E (o aceite de vitamina E)

Pasos para elaborarlo:

Comenzaremos derritiendo el aceite de coco, dado que lo más común es que esté sólido, de manera que será tremendamente difícil y complicado utilizarlo. No debes preocuparte mucho, bastará con colocarlo en el microondas, y calentarlo durante 15-20 segundos, a máxima potencia.

Luego vierte el líquido en un recipiente. Si utilizas cápsulas de vitamina E, con la ayuda de un alfiler pequeño (y con cuidado de no hacerte daño), haz agujeros en ellas. Con cuidado, agrega el contenido de las cápsulas en el frasco de cristal, junto con el aceite de coco.

Para terminar, añade las gotas de aceite esencial de lavanda, lo que ayudará a que este desmaquillante tenga un aroma maravilloso, a la par que delicado.

Una vez la mezcla de ingredientes esté a temperatura ambiente, cierra el frasco y agítalo bien, para que todos los ingredientes se mezclen y se combinen entre sí.

Cómo usar este desmaquillante casero:

Simplemente debes masajearte ligeramente en los párpados con este desmaquillante, y retirarlo con suavidad con la ayuda de una bolita de algodón, o una toallita de algodón. También es posible dejar una pequeña cantidad en los párpados, durante toda la noche, lo que te ayudará a hidratar esta delicada zona situada alrededor de los ojos.

Desmaquillante para ojos casero con aceite de jojoba

En esta ocasión sustituimos el aceite de oliva virgen extra y el aceite de coco por aceite de jojoba, otro aceite vegetal natural con cualidades suavizantes y limpiadoras, ideal por tanto como desmaquillante para la delicada zona de los ojos. Además, es útil para cualquier tipo de piel, incluyendo también las pieles más sensibles.

Ingredientes necesarios:

  • 1 cucharada de aceite de jojoba
  • 1 cápsula de vitamina E
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda

Pasos para elaborarlo:

Introduce el aceite de jojoba en un frasco de cristal con cuentagotas. Haz agujeros en la cápsula de vitamina E, con la ayuda de un alfiler, y vierte su contenido en el frasco. Ciérralo y mézclalo muy bien, agitándolo con cuidado.

Cómo usarlo:

Cuando estés lista para quitarte el maquillaje, solo tienes que utilizar ½ cucharadita de este desmaquillante casero. Masajéalo suavemente sobre la cara, especialmente en el área de los ojos. Luego limpia con suavidad con la ayuda de una bolita de algodón o una toallita húmeda.

Receta de desmaquillante de ojos casero

Desmaquillante casero de ojos con agua de rosas

El agua de rosas se convierte también en otra opción maravillosamente excelente como ingrediente para preparar un desmaquillante natural casero. En esta ocasión utilizamos el mismo aceite que en la receta desmaquillante anterior -el aceite de jojoba-, y lo combinamos con agua de rosas. Eso sí, recuerda que, en caso de que no tengas aceite de jojoba no te preocupes, puedes sustituirlo por aceite de coco, aceite de oliva o incluso aceite de argán, el cual funciona también bastante bien.

Ingredientes necesarios:

  • 3 cucharaditas de agua de rosas
  • 3 cucharaditas de aceite de jojoba

Pasos para elaborarlo:

El proceso para elaborar este desmaquillante casero es aún más sencillo si cabe. Solo tienes que combinar ambos ingredientes en un frasco de cristal con cuentagotas. Una vez introducidos, ciérralo y agítalo bien, siempre antes de usar.

Cómo usarlo:

En el momento en el que desees aplicarte este desmaquillante casero de agua de rosas, recuerda que es fundamental agitarlo bien antes de hacerlo. Luego, frótate suavemente el limpiador sobre los ojos con la punta del dedo limpia, o con la ayuda de una bolita de algodón. Para terminar, seca con la ayuda de un paño limpio y seco, repitiendo hasta que retires todo el maquillaje.

Desmaquillante casero con champú para bebés

Siempre que utilices champú para bebé sin lágrimas (es decir, que no pique en los ojos al aplicarlo sobre los mismos), también se convierte en una opción útil como desmaquillante casero, combinándolo con cualquier otro aceite vegetal -como el aceite de oliva o de coco-, dado que además proporcionará a la mezcla un agradable aroma. Y, además, destacará por ayudar a dejar la piel verdaderamente suave.

Ingredientes necesarios:

  • Champú para bebé sin lágrimas (tipo Johnson’s Natural)
  • Aceite de oliva o aceite de coco
  • Agua

Cómo hacerlo fácilmente:

Comenzaremos vertiendo media cucharada de champú para bebés sin lágrimas en el recipiente de vidrio perfectamente limpio. Añade ahora ¼ cucharadita de tu aceite vegetal favorito (en esta ocasión hemos utilizado aceite de coco, aunque recuerda que si no tienes, también lo puedes sustituir por aceite de oliva o aceite de jojoba). Cierra y agítalo bien, hasta conseguir que todos los ingredientes se mezclen y combinen bien entre sí.

Para terminar, vierte la suficiente cantidad de agua como para llenar el recipiente. Ciérralo de nuevo, y vuelve a agitarlo nuevamente.

Cómo usarlo: 

Es tan sencillo como remojar una bolita de algodón en esta maravillosa y aromática mezcla, y aplicarlo sobre los ojos, retirando con suavidad el maquillaje de esta zona del rostro. Y recuerda: es recomendable agitarlo bien cada vez que lo vayas a utilizar.

Lee también: ¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?

Desmaquillante casero para ojos ¡con aguacate!

El aguacate se convierte en un maravilloso y nutritivo alimento, lleno de beneficios y cualidades. Pero, ¿sabías que también proporciona excelentes cualidades para la piel, cuando lo aplicamos sobre ésta? Con él también es posible elaborar un desmaquillante casero para ojos.

Ingredientes necesarios:

  • 4 cucharadas de mantequilla de aguacate
  • 2 cucharadas de mantequilla de kokum
  • 1 cucharadita de gel de áloe vera
  • 1 cucharada de aceite de semillas de uva
  • 5 gránulos de cera emulsionante

Preparación:

Pon la mantequilla de aguacate y la mantequilla de kokum, en las cantidades indicadas, en un recipiente. Añade la cera emulsionante y derrite estos 3 ingredientes al microondas. En la mayoría de las ocasiones, a máxima potencia, bastará con 15 a 20 segundos.

Añade el gel de áloe vera y el aceite de semillas de uva. Mezcla con la mantequilla y la cera. Luego mézclalo bien y deja que se enfríe. Una vez se haya enfriado, bate con la ayuda de un tenedor y viértelo en un recipiente de vidrio. Resérvalo hasta que lo vayas a usar.

Cómo usarlo:

Simplemente tienes que aplicarte un poco con suavidad, mediante un masaje suave. Para retirarlo, solo tienes que usar una toallita húmeda. Si es necesario, aplícalo nuevamente, y repite el proceso hasta que todo el maquillaje se haya eliminado por completo.

¿Qué desmaquillante de ojos es posible utilizar en casa?

Aunque quitarse el maquillaje nunca es tan divertido como el rato que inviertes aplicándolo, se convierte en uno de los pasos esenciales en la rutina de cuidado de la piel. Y es que, si en algún momento no pudiste retirarte el maquillaje debidamente antes de irte a la cama, y te acostaste con él puesto, es muy posible que al día siguiente descubrieras que la piel se había vuelto terriblemente seca e inflamada.

Probablemente ya tengas tu desmaquillante de ojos favorito, pero si notas algún tipo de irritación al retirarte el maquillaje de ojos, o incluso descubres que los desmaquillantes más potentes no son del todo capaces de limpiar la máscara de pestañas, y el delineador impermeable, podría ser el momento de invertir en un mejor producto. La pregunta es, ¿qué opciones reales existen en el mercado? ¿Cuáles son y en qué se diferencian?

  • Desmaquillantes suaves. Son opciones desmaquillantes especialmente pensadas para una zona tan delicada como los ojos. La clave está en que solo es necesario una pequeña aplicación para poder retirar el maquillaje, sin la necesidad de tener que frotar los ojos, lo que puede acabar ocasionando serios problemas, muchos de ellos muy incómodos (como el enrojecimiento y la inflamación). En el mercado puedes encontrar algunas opciones útiles en este sentido, que actúan como desmaquillantes suaves pero eficientes. 
  • Toallitas desmaquillantes. Este tipo de toallitas generalmente vienen empapadas con productos útiles para eliminar fácilmente el maquillaje, incluso las bases y los correctores. Son útiles para eliminar el maquillaje a fondo, y con cierta suavidad, sin irritar los ojos ni provocar enrojecimiento. No obstante, no es una opción tan recomendada para utilizar diariamente (hay que pensar en el medio ambiente y en la contaminación que supondría su uso regular).
  • Limpiador facial y desmaquillante. Se trata de otra combinación sencilla. Consiste en empapar una bolita de algodón con un limpiador facial y con algún otro producto desmaquillante. No obstante, cuando se trata de eliminar el delineador de ojos, lo más aconsejable es optar por las toallitas desmaquillantes o por el aceite, lo que brindará la posibilidad de conseguir un mejor resultado.
  • Desmaquillantes a base de aceite. Se convierte en la mejor opción para los maquillajes waterproof (es decir, para los resistentes al agua). Son útiles para reducir la fricción del rostro, por lo que se producirá un menor enrojecimiento, y serán útiles para eliminar el maquillaje a fondo. Eso sí, es necesario lavarse bien la cara después. Aunque puedes encontrar desmaquillantes comerciales en muchas tiendas de belleza, el aceite de coco, o el aceite de oliva, se pueden convertir en dos opciones caseras ideales.

Algunos errores comunes que debes evitar a la hora de desmaquillarte los ojos

La piel situada en la zona alrededor de los ojos, tal y como te hemos comentado ya en algunas ocasiones, se caracteriza principalmente por ser bastante más delicada que la del resto del rostro. ¿Y sabes por qué? Fundamentalmente porque es muchísimo más delgada y fina. Por este motivo, es muy común que en esta área encontremos en la gran mayoría de los casos las primeras líneas finas de expresión, problemas relacionados con la decoloración de la piel (como ojeras o incluso bolsas debajo de los ojos), así como otras señales del envejecimiento.

Aunque no es posible detener el proceso de envejecimiento natural tanto de nuestro propio cuerpo como de la pien en sí, sí es posible prevenir que algunas señales o síntomas aparezcan prematuramente. Es más, algunos rituales de belleza y de limpieza (como por ejemplo podría ser la rutina de retirarte el maquillaje cada día), pueden terminar agravando el problema, haciendo incluso que parezcas mayor para los años que, en realidad, tendrías.

Como ya te hemos explicado en distintas ocasiones, no quitarte el maquillaje de los ojos correctamente y por completo, puede causar daños irreparables en la piel alrededor de los ojos. Por ejemplo, con el paso del tiempo puede aumentar el riesgo de infección, inflamación y enrojecimiento. Y, además, podría terminar acelerando el proceso de envejecimiento, al aparecer señales evidentes como líneas finas y arrugas. Por tanto, lo más adecuado no tiene que ver solo con quitarte el maquillaje de forma adecuada y completa cada día, sino en hacerlo correctamente. Sea como fuere, lo cierto es que muchos de los errores que pasamos a relatarte y a comentarte a continuación, los puedes cometer no solo a la hora de retirarte el maquillaje común, sino también muchas de las diferentes recetas desmaquillantes sobre las que te hemos hablado a lo largo de la presente nota.

Utilizar un limpiador facial común en los ojos (en lugar de un desmaquillante adecuado)

Quizá pienses que tu limpiador facial regular es apropiado prácticamente para cualquier parte del rostro, pero contrariamente a la creencia popular, la realidad es bien diferente: a menudo, el limpiador facial suele ser demasiado fuerte para la piel tan frágil y sensible situada bajo los ojos. Aún cuando te lo apliques con suma delicadeza y cuidado, puede que el resultado final no sea tan positivo como podrías imaginar en un primer momento.

Cómo solucionarlo: Escoge únicamente un desmaquillante suave el cual haya sido especialmente formulado para utilizar en esta parte de la cara. O, bien, utilizar algunos de los desmaquillantes caseros sobre cuyas recetas te hemos hablado a lo largo de la presente nota.

Frotar demasiado fuerte

Lo cierto es que nos encontramos ante un hábito más común de lo que probablemente piensas. Es más, es muy posible que tú también lo hagas cada día, pensando que es lo correcto. Pero la realidad es muy diferente.

Frotarte los ojos a la vez que intentas quitarte el maquillaje se convierte en una costumbre muy poco adecuada, que puede acabar provocando una molesta e incómoda irritación, independientemente del tipo de piel que tengas. Dado que la piel situada en esta zona alrededor de los ojos es mucho más sensible, aún cuando tengas la piel normal, este problema también te afectará.

Cómo solucionarlo: En lugar de aplicar presión, y frotar, tanto en el área situada por encima como por debajo de los ojos, lo mejor es hacerlo siempre de forma muy suave, con movimientos suaves.

No utilizas el producto desmaquillante adecuado

Utilizar productos cosméticos de calidad puede requerir en la mayoría de las ocasiones una enorme inversión mensual. Aunque podemos tener la tentación de ahorrar dinero, y optar por productos tópicos y desmaquillantes más económicos, como por ejemplo podría ser el caso de las fórmulas a base de agua, esta opción no es muy adecuada.

Cómo solucionarlo: Protege tu piel cada día utilizando un limpiador de calidad, a base de aceite, útil para retirar el maquillaje de forma eficaz, pero sin manchar el resto de la piel. Además, como ya te hemos comentado, volvemos a recordarte algo fundamental: para esta zona tan delicada del rostro, usa únicamente desmaquillante de ojos (es decir, un desmaquillante utilizado para este fin).

No utilizar el limpiador después de quitarte el maquillaje de ojos

Quizá pienses que el desmaquillante es suficiente para limpiarte esta zona de los ojos, precisamente por el hecho de ser aparentemente eficaz para retirar el maquillaje. Sin embargo, es un completo error pensar que quitarse el maquillaje significa que la cara está limpia. Y que es suficiente.

En la mayoría de las ocasiones, aún cuando te retires el producto cosmético como debe ser (esto es, de la forma correcta y de manera completa), lo más probable es que todavían queden sobre la superficie de la piel algunos restos, aunque no sean del todo visibles. Y recuerda cuáles son los riesgos de dejarte un poco de maquillaje sobre la piel: señales y signos relacionados con el envejecimiento prematuro, inflamación, enrojecimiento, riesgo de infección y brotes de acné.

Cómo solucionarlo: Después de retirarte tanto el delineador como la sombra de los ojos con la ayuda de un desmaquillante específicamente diseñado para su uso en esta zona, debes asegurarte de lavarte bien la cara con un limpiador profundo, de esta forma conseguirás eliminar tanto los aceites acumulados en la piel, como los detritos. Luego, se recomienda seguir con un tónico y un humectante, para ayudar a mantener la piel perfectamente húmeda y fresca.

Almohadillas de algodón

Utilizar una almohadilla o bolita de algodón sucia

¿Secarías tu cuerpo con una toalla sucia? Lo cierto es que no es aconsejable utilizar una bolita de algodón o almohadilla que ya hayas utilizado para quitarte el maquillaje de los ojos. Es decir, no es muy recomendable volver a usar una misma bolita al día siguiente, ni tampoco utilizar la misma almohadilla para ambos ojos (el mismo día).

Además de ser una práctica muchísimo menos efectiva, las almohadillas y bolitas de algodón sucias pueden propagar bacterias y gérmenes, y hacer que lleguen a los ojos con enorme facilidad, pudiendo causar infección, orzuelos y otras condiciones y problemas no muy agradables. 

Cómo solucionarlo: Únicamente debes utilizar una bolita o almohadilla de algodón fresca cada vez que vayas a retirarte el maquillaje. Desechándola al día siguiente. Incluso si quieres hacerlo de forma aún más efectiva, lo ideal es usar una bola individual para cada ojo.

No te aplicas crema hidratante después

Nos encontramos finalmente ante una de las partes más importantes de la rutina de cuidado de la piel diaria, especialmente después de haberte eliminado el maquillaje. Después de hacerlo, y de limpiarte o lavarte la cara en profundidad, es imprescindible tomarte un tiempo para aplicarte una crema hidratante específica para los ojos.

Además de hidratar y nutrir esta piel tan delicada, algunos de los mejores productos pueden ayudar a la hora de disminuir las líneas finas de expresión, que con el paso de los años empiezan a formarse en esta zona, y reducen las ojeras y la hinchazón.

Cuidado con no quitarte el maquillaje adecuadamente

Suelen decir que las prisas no son muy buenas consejeras, y en lo que a la rutina de cuidado de la piel se refiere, esto todavía es aún más evidente. Quizá tengas la tentación de apresurarte e intentar retirarte el maquillaje más rápidamente. En definitiva, nos encontramos ante una tarea más que deberías llevar a cabo al final del día, como cualquier otra rutina más. Y es en caso de no hacerlo adecuadamente, recuerda que tu piel es la principal afectada.

Aunque no suele ser un problema cuando lo haces puntualmente, hacerlo así cada día, de forma extendida y regular en el tiempo, solo puede terminar acabando mal, causando sequedad, inflamación y otros problemas y condiciones relacionadas.

Descubre: Como desmaquillarse los ojos correctamente

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete