La placa bacteriana: cómo cuidarla

placa-bacterianaAunque muchas personas puedan llegar a pensarlo, lo realmente cierto es que disfrutar de una buena salud bucal no es sólo una cuestión de estética, dado que mantener una óptima salud en nuestra boca es solo sinónimo de salud y de bienestar.

Publicidad

Ello se debe sobretodo a varias cuestiones básicas que originalmente pueden desconocerse: desempeña funciones importantes como la deglución, la respiración o la articulación del lenguaje.

Además, resulta fundamental mantener una higiene bucal adecuada para conservar nuestra dentadura en perfecto estado. Y es que como dicen muchos dentistas, a fin de cuentas nuestros dientes o nuestra dentadura en general es para toda la vida.

En este sentido, existen muchas personas que se preocupan por conocer cómo disfrutar de unos dientes sanos o unos dientes blancos sin pararse a pensar que no solo basta con mantener una higiene adecuada: también nuestra alimentación y nuestros hábitos pueden perjudicar la salud bucal.

Un buen ejemplo de ello es el tabaco o el consumo de alcohol. Se tratan de dos venenos no solo nocivos para nuestro organismo en general, sino particularmente para la correcta salud de nuestra boca.

¿Qué es la placa bacteriana?

La placa bacteriana es una película blanca que encontramos adherida al diente, la cual está formada de una gran cantidad de bacterias.

Aunque muchas de estas bacterias son inocuas (esto es, que no causan ninguna consecuencia negativa o no influyen en nada), otras son capaces de transformar el azúcar en ácido.

Y es precisamente esta acidez –adherida al esmalte- la principal culpable de la aparición de una descalcificación del diente y su posterior orificio, que en ocasiones puede llegar a avanzar hacia el interior del diente y causar la pérdida de la pieza.

Publicidad

Cómo cuidar la placa bacteriana

Para cuidar la placa bacteriana, y por tanto protegerla y mantenerla óptima por mucho tiempo, es fundamental mantener una higiene bucal y dental adecuada.

Es conveniente por ejemplo lavarnos los dientes debidamente cada vez que comamos. Pero no es suficiente con lavarse los dientes y ya está: es imprescindible saber cómo lavarlos correctamente, y sobretodo hacerlo bien.

Debemos evitar las sustancias nocivas para nuestros dientes, nuestra boca y nuestra encía. Lo recomendable es eliminar el consumo de tabaco y alcohol, y reducir los dulces o alimentos demasiado azucarados.

No podemos olvidar que esas bacterias no inocuas que encontramos en la placa bacteriana pueden transformar el azúcar en ácido, lo que a su vez ocasiona graves consecuencias en nuestros dientes si no ponemos remedio.

Imagen | Rev Dan Catt

Si lo deseas puedes valorar este artículo:

La placa bacteriana: cómo cuidarla
Valoración

Publicidad
Temas:

Síguenos en Facebook

Publicidad