Inicio Belleza Ajo para eliminar manchas en la piel
Belleza

Ajo para eliminar manchas en la piel

El ajo es un alimento poderoso. Es conocido por sus cualidades nutritivas, y por sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Además, se convierte en un ingrediente esencial en la elaboración de una amplia diversidad de recetas, motivo por el cual lo encontramos en la despensa de la mayoría de las casas. Pero, ¿sabías que también proporciona interesantes beneficios para la piel?

Ajo para eliminar manchas en la piel

¿Cuáles son las principales causas por las que se forman manchas oscuras en la piel?

Conocidas también bajo el nombre de hiperpigmentación, lentigos solares, manchas hepáticas o manchas de la edad (lo que dependerá evidentemente según su causa), las manchas oscuras pueden formarse y aparecer en la piel en cualquier momento, aunque lo más habitual es que surjan con mayor frecuencia a partir de la mediana edad.

En la mayoría de las ocasiones son producidas como consecuencia de la exposición al sol, o a la luz ultravioleta artificial que habitualmente se utiliza en las camas de bronceado. Pero también pueden estar relacionadas con algunas afecciones de la piel, o incluso como un efecto secundario después del consumo de algunos fármacos o medicamentos.

Pueden desarrollarse en cualquier lugar del cuerpo, aunque lo más probable es que se formen en aquellas partes que reciben una mayor exposición al sol. Por este motivo, solemos verlas sobre todo en la cara, el dorso de las manos, la espalda, los hombros y los brazos. Aunque por lo general son pequeñas, es posible que algunas puedan llegar a agruparse, dando como resultado la formación de áreas más grandes de piel oscura.

Exposición a la luz ultravioleta. Es la causa más común, independientemente de que se trate de la luz del sol, o de una fuente artificial (como por ejemplo es el caso de las camas de bronceado). A menudo, esta hiperpigmentación suele aparecer a partir de la mediana edad, que es el momento cuando la piel empieza a mostrar las consecuencias relacionadas de manera directa con la exposición solar, sobre todo cuando no se utilizó protector solar. Por otro lado, se sabe que las personas que tienen la piel o el cabello claros, y que además han tenido quemaduras solares severas, pueden correr un riesgo mayor.

Determinadas condiciones de la piel. Algunas afecciones y enfermedades de la piel pueden acabar influyendo en la formación de manchas oscuras. Aunque, eso sí, en esta ocasión no deben ser confundidas con las manchas oscuras que se forman por la edad. Es el caso del melasma, cloasma, melanosis de Riehl, eritromelanosis folicular, poiquilodermia de la civata, hiperpigmentación posinflamatoria (muy habitual en caso de acné, debido a la decoloración de la piel que se forma luego de la lesión inflamatoria), o la línea nigra (que habitualmente se forma en la mitad del abdomen durante la gestación o embarazo).

Por el consumo de determinados medicamentos. Algunos fármacos pueden hacer que la piel se vuelva muchísimo más sensible -hipersensible- a la exposición solar, volviéndose fotosensible. Es el caso de los estrógenos, tetraciclinas, amiodarona, fenotiazinas, fenitonía o sulfonamidas.

Otras causas relacionadas. Además de las indicadas anteriormente, también existen otras causas que pueden influir en la formación de manchas oscuras en la piel. El embarazo tiende a ser una de ellas, debido sobre todo a los distintos cambios hormonales tan comunes durante esta bella etapa de la vida. Algunas enfermedades del hígado, como por ejemplo podría ser el caso de la hemocromatosis (exceso de hierro), o la enfermedad de Addison, pueden igualmente influir.

Descubre: Mejores cremas antimanchas

Cómo utilizar el ajo para eliminar las manchas oscuras de la piel

Aunque suene extraño, lo cierto es que en los últimos años el ajo se ha vuelto enormemente popular por sus cualidades a la hora de reducir e incluso llegar a eliminar las manchas oscuras de la piel. Además, como te hemos comentado, se ha descubierto que desempeña un papel sumamente interesante en la eliminación de los puntos negros, ayudando además a la hora de limpiar la piel de manera efectiva.

A pesar de que muchas de las manchas oscuras que se forman sobre la piel son total y absolutamente inofensivas, sí pueden acabar convirtiéndose en un problema meramente antiestético, sobre todo cuando se forman en zonas muy visibles como la cara o la piel del cuello.

A pesar de que no existe, al menos por el momento, evidencia científica que demuestre que el ajo sea verdaderamente eficaz para eliminar las manchas oscuras de la piel, muchas mujeres lo utilizan con el fin de aclarar las manchas y los lunares. Además, se convierte en un remedio casero tan simple como sencillo.

Solo tienes que pelar uno o dos dientes de ajo, y triturarlo bien hasta que se forme una pasta. En caso de que te cueste un poco puedes optar por la ayuda del dorso de una cuchara, una opción simple para conseguir reducir el ajo a una pasta.

Cómo utilizar el ajo para eliminar las manchas oscuras de la piel

Dado que el ajo, como te hemos comentado, puede irritar y quemar la piel, lo fundamental es aplicarla únicamente en la zona que desees tratar. Para ello, colócate un poco de cinta adhesiva alrededor de la zona que quieras proteger. Si no deseas usar cinta adhesiva, o no dispones de ella, puedes creando una barrera natural con un poco de vaselina (para ello, recoge un poco de vaselina con la ayuda de un hisopo de algodón, o bastoncillo, y aplícatelo en la zona a proteger, formando una especie de película).

Luego, ayudándote con otro bastoncillo de algodón limpio y seco, aplícate la pasta de ajo en el lugar a tratar. Cúbrete posteriormente la zona con una venda o tirita, y deja que la pasta actúe durante un período máximo de 4 horas. Si lo deseas, puedes repetir este tratamiento un máximo de tres veces al día.

No obstante, ten en cuenta que el ajo puede acabar manchando la piel, por lo que no es adecuado aplicarte el ajo y salir luego a la calle. Lo más recomendable es utilizarlo únicamente cuando sepas que te vas a quedar en casa, al menos, el tiempo suficiente.

Cómo aclarar las manchas con ajo y jugo de limón

Por otro lado, el limón se convierte en otro ingrediente habitualmente reconocido por sus cualidades aclarantes. Y, combinado conjuntamente con el ajo, se puede convertir en otro remedio natural muy potente en este sentido.

Para elaborarlo solo necesitas dos dientes de ajo y jugo de limón recién exprimido. Para ello, pela los dientes de ajo y tritúralos muy bien, hasta formar una pasta. Parte el limón por la mitad, y exprímelo para obtener todo su jugo. Luego, simplemente añade el jugo de limón sobre el ajo triturado, y mézclalos bien hasta que se integren.

Para aplicarlo, después de haberte limpiado bien la piel, con la ayuda de un bastoncillo de algodón remójalo en la pasta de ajo y limón, aplícalo sobre la piel a tratar, y déjalo actuar durante algunas horas. Pasado el tiempo, para terminar, simplemente retíralo enjuagándote la piel con un poco de agua tibia.

Importante: El ajo no solo mancha la piel. El limón también puede provocar manchas, por lo que aplicados conjuntamente se debe evitar salir a la calle y tomar el sol. Por tanto, solo puedes utilizar este remedio cuando vas a permanecer en casa durante todo el día. O, al menos, asegurándote bien de que te limpias la piel debidamente antes de salir de casa.

Lee también: Formas eficaces para eliminar las manchas de la piel

¿Qué es el ajo?

El ajo es un maravilloso y exquisito alimento que procede de una planta perteneciente a la familia Allium. De hecho, se encuentra estrechamente relacionada con algunos alimentos ligeramente parecidos en cuanto a sabor, como por ejemplo podría ser el caso de los puerros, las chalotas, el cebollino, las cebolletas y las cebollas. Cada segmento de un bulbo de ajo es conocido bajo el nombre de diente, y en un único bulbo podemos encontrarnos entre 10 a 20 dientes de ajo.

Concretamente, consiste en una hierba herbácea vegetal, la cual es conocida científicamente bajo el nombre de Allium sativum. En resumidas cuentas, básicamente se trata de la parte del bulbo comestible de la planta de lirio.

Crece en muchas partes del mundo, y debido fundamentalmente a su delicioso sabor, y a su particular -y fuerte- olor, es muy común encontrarlo como ingrediente popular en la cocina de muchísimos países. Además, a lo largo de la historia antigua, el ajo era habitualmente utilizado por sus diferentes propiedades medicinales, y no únicamente como alimento.  

Además, su uso en la cocina es sumamente simple y sencillo. Solo hay que separar los dientes de ajo del bulbo, pelarlo y cortarlo en láminas, o machacarlo. A pesar de su fuerte sabor, lo cierto es que tiende a suavizarse cuando lo cocinemos, añadiendo un sabor casi exquisito a la comida. Y es que, ¿alguien podría resistirse a un pan tostado con aceite de oliva virgen extra y unas cuántas láminas de ajo?

Hoy en día, se sabe que la mayoría de los beneficios que proporciona el ajo se debe a la presencia de una serie de compuestos azufrados, que se forman justo en el momento en el que un diente de ajo se corta, tritura, machaca o mastica. Uno de los más populares es la alicina, aunque para disfrutar de sus beneficios sería necesario consumirlo rápidamente desde el instante en el que se produce, puesto que solo lo encontramos presente, de forma breve, en el ajo fresco cuando es triturado o cortado.

Pero no sería el único compuesto beneficioso que encontramos en este exquisito alimento. También se incluyen la s-alil cisteína y el disulfuro de dialilo. Todos estos compuestos entran en el cuerpo a través del tracto digestivo, viajando por todo el organismo, donde brinda sus potentes efectos.

Desde un punto de vista nutritivo el ajo también se convierte en una opción maravillosa, gracias a su riqueza en manganeso, selenio, manganeso, vitamina C y vitamina B6, así como cantidades igualmente interesantes de cobre, potasio, calcio, hierro, fósforo y vitamina B1. Y, lo mejor de todo, es que la mayoría de sus beneficios se encuentran respaldados por la evidencia científica.

Por todo ello, a día de hoy la reputación del ajo, especialmente como hierba medicinal, ha crecido enormemente. Y no solo eso: también podría proporcionar excelentes beneficios en el cuidado natural de la piel.

Conoce además: Remedios naturales para eliminar manchas en la piel

Cuidado con los efectos secundarios del ajo sobre la piel

El ajo puede irritar la piel, debido fundamentalmente a su composición (por las enzimas específicas que contiene). De hecho, se sabe que el contacto prolongado con este alimento puede causar la irritación de la piel.

Aunque no existe demasiada evidencia, sí se tiene constancia de que una de las condiciones que habitualmente suelen acompañar a esta irritación es el eccema. No obstante, el uso frecuente del ajo sobre la piel podría acabar provocando erupciones cutáneas.

Por tanto, ante cualquier síntoma que pueda surgir desde el mismo momento de su aplicación sobre la piel (como irritación, picor o escozor) es fundamental retirarlo de inmediato, lavando bien la piel con agua y jabón neutro para eliminarlo completamente.

Otros beneficios del ajo sobre la piel

Además de ayudar a la hora de eliminar las manchas oscuras de la piel, lo cierto es que también brinda otras cualidades únicas.

Puede ayudar a reducir el acné

El acné consiste en una afección de la piel que causa la aparición de incómodas protuberancias, a modo de granos o pústulas, y a su vez diferentes manchas. Estas protuberancias son folículos inflamados e irritados, y se forman cuando las células muertas de la piel, el sebo (aceite) y las bacterias tienden a obstruir los poros.

Aunque es una enfermedad de la piel que puede afectar a personas de prácticamente cualquier edad, se sabe que es muchísimo más común durante la pubertad, dado que los diferentes cambios hormonales que habitualmente ocurren durante esta etapa suelen alterar la producción de aceite, haciendo que su producción sea muchísimo mayor.

También puede ser causado por otros factores, como el estrés, la sudoración excesiva, el uso de algunos productos para la piel o para el cabello, cambios hormonales no relacionados con la adolescencia (como por ejemplo podría ser el caso del embarazo), y el consumo de determinados medicamentos.

El ajo ejerce un efecto antibacteriano, antifúngico, antivital y antiséptico, gracias precisamente a la presencia, en su composición, de alicina, la cual ayuda de forma muy positiva a la hora de matar las bacterias causantes del acné.

Pero sus cualidades no se quedarían aquí. También ayudaría a reducir la inflamación y la hinchazón que comúnmente acompaña al acné, mejorando la circulación sanguínea y haciendo que la piel pueda recibir una mayor cantidad de nutrientes.

Cómo usar el ajo para tratar el acné

Una opción interesante a la hora de disfrutar de las diferentes cualidades que proporciona el ajo en el tratamiento del acné, es aplicarlo directamente sobre el área afectada.

Para prepararlo solo necesitas pelar entre 4 a 5 dientes de ajo, y triturarlos bien hasta que se forme una especie de puré o pasta. Luego, después de haber limpiado la piel en profundidad, aplícatelo directamente sobre el área que desees tratar. Déjalo actuar durante algunos minutos y, pasado este tiempo, enjuágate la piel con agua tibia, para retirar cualquier resto de la pasta de ajo.

Eso sí, dado que el ajo, por su composición, puede causar algunos estragos en la piel sensible, si la zona donde lo has aplicado comienza a picar o arder, lo fundamental es retirarlo inmediatamente, lavándote la zona con agua.

En caso de que tengas prisas, y no desees preparar una pasta de ajo, otra opción aún más rápida es la de pelar el diente de ajo, partirlo por la mitad para que comiencen a formarse algunos de sus compuestos azufrados más interesantes, y frotarlo directamente sobre la espinilla que quieras tratar. De acuerdo a quienes lo han probado, si tienes un punto blanco ayudará a que desaparezca casi al instante. Sin embargo, si el grano no tiene cabeza y se encuentra inmerso en el interior de la piel, puedes optar por frotar el ajo directamente sobre él, o dejarlo actuar en forma de pasta o puré durante toda la noche.

También existe otra forma aún más sencilla si cabe de disfrutar de las cualidades del ajo contra el acné. Si tu estómago es a prueba de balas, solo tienes que pelar un diente de ajo crudo y comértelo, masticándolo bien, seguido de un vaso de agua fría. En cualquier caso, recuerda que el ajo crudo, al tener un sabor más fuerte, puede afectar a algunos sistemas digestivos sensibles, por lo que si sufres problemas digestivos lo mejor es evitar este remedio natural.

Puede ayudar a reducir la apariencia de los poros

Especialmente si tienes la piel grasa, es muy común que los poros se vean enormemente grandes, y dilatados. Por suerte, el ajo podría ayudar a reducir los poros, gracias a que es capaz de eliminar la obstrucción, y limpiar la piel en profundidad.

Cómo usar el ajo para disminuir los poros

Comenzaremos lavando bien el tomate. Pela el tomate y corta un pequeño trozo. Pela el diente de ajo y tritura la mitad de forma conjunta con el tomate fresco, hasta que se forme una pasta. Después de haberte limpiado la piel del rostro en profundidad, aplícate esta pasta sobre la piel, y deja actuar durante 10 minutos. Pasado este tiempo, lávate la piel con agua fría.

Usos del ajo en la piel

Ayuda a aliviar el herpes labial

Gracias a las propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes, el ajo puede ser de enorme utilidad para tratar las úlceras bucales, o ampollas, causadas habitualmente por el virus del herpes simple.

Este tipo de ampollas o úlceras suelen brotar alrededor de los labios, y justo cuando son visibles, tienen a ser tremendamente contagiosas.

Sin embargo, por el momento no existe evidencia científica sólida que respalde esta creencia, aún cuando se cree que consumir entre 1 a 2 dientes de ajo crudo podrían ayudar en el tratamiento del herpes labial.

Puede ayudar contra las estrías

Las estrías consisten en líneas irregulares, o franjas, que se forman cuando las fibras de colágeno, reticulina y elastina se rompen. Es decir, surjan como consecuencia del estiramiento excesivo de la piel, algo que suele ocurrir de forma habitual cuando se producen cambios bruscos de peso, o durante el embarazo.

Cuando aparecen, lo más difícil o complicado es eliminarlas, aunque es posible mejorar su apariencia hasta el punto de hacerlas casi imperceptibles.

Cómo usar el ajo contra las estrías

Solo necesitas entre 2 a 3 dientes de ajo, y un poco de aceite de mostaza. Pon el aceite de mostaza en una cacerola al fuego, y después de pelarlos, añade los dientes de ajo. Justo en el momento en el que empieces a oler a ajo, retira la cacerola del fuego y deja que se enfríe un poco.

Finalmente, solo tienes que aplicarte este aceite cuando esté tibio, aplicándolo sobre la zona de la piel a tratar con la ayuda de movimientos circulares, masajeando suavemente. Déjalo actuar durante 30 minutos, y luego retíratelo con agua tibia.

En caso de que no dispongas de aceite de mostaza puedes sustituirlo por cualquier otro aceite corporal que habitualmente utilices sobre la piel. Por ejemplo, puedes optar por el aceite de aguacate o por el aceite de almendras dulces.

Lee también: Tratamientos estéticos para eliminar manchas en la piel

Podría ayudar a retrasar el envejecimiento natural de la piel

Aunque el envejecimiento de la piel no se puede evitar, sí puede ser posible prevenir que aparezca antes de tiempo. Cuando surge de forma prematura, en la mayoría de las ocasiones se debe a una diversidad de distintos factores, como el estrés, el mantenimiento de pocos hábitos saludables, la inflamación o los genes.

El ajo es especialmente rico en antioxidantes y compuestos antiinflamatorios útiles para ayudar a eliminar los radicales libres de la piel, reduciendo el estrés. También ayudaría a inducir la síntesis de células normales en la piel humana, y la S-alil cisteína sería útil para proteger la piel no solo de la formación de arrugas, sino del daño causado por los rayos UV.

Cómo usar el ajo para retrasar la formación de las arrugas:

Aunque se puede elaborar una mascarilla de ajo, dejándola actuar durante varios minutos (como te explicaremos detenidamente en el futuro apartado), otra opción excelente y útil es consumir un diente de ajo crudo, acompañado con limón y miel, a primera hora de la mañana.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete