Inicio Belleza Aceite de rosa mosqueta ¿elimina las estrías?
Belleza

Aceite de rosa mosqueta ¿elimina las estrías?

El aceite de rosa mosqueta, también conocido popularmente bajo el nombre de aceite de semilla de rosa mosqueta, es un producto obtenido a partir del rosal Rosa Canina, que principalmente es cultivado en Chile (aunque es cierto que, hoy en día, podemos encontrarlo ampliamente repartido en otras partes del mundo).

Se diferencia del aceite de rosa, el cual se extrae fundamentalmente de los pétalos de rosa, en que el aceite de rosa mosqueta es obtenido a partir tanto de la fruta como de las semillas del rosal. Por este motivo, ha pasado a convertirse desde la antigüedad en un aceite tremendamente valorado, gracias a sus diferentes beneficios curativos, especialmente cuando es aplicado sobre la piel, al estar repleto de vitaminas, ácidos grasos esenciales y otros nutrientes que nutren la piel de forma totalmente natural.

Aceite de rosa mosqueta

Por ejemplo, en su composición nos encontramos con fenoles, que son unos compuestos que han demostrado tener cualidades antifúngicas, antibacterianas y antivirales. Además, es común utilizarlo como aceite portador a la hora de elaborar distintas recetas de belleza (en las que, sobre todo, se usen aceites esenciales), sobre todo cuando algunos ingredientes activos tienden a ser demasiado intensos para aplicarlos directamente sobre la piel, gracias a que, además, actúa como suavizante natural.

Como conoceremos detalladamente en un próximo apartado en el que descubriremos algunas de las cualidades más interesantes que nos proporciona el aceite de rosa mosqueta cada vez que lo aplicamos sobre la piel, se convierte en una opción natural excelente gracias a su elevado contenido en vitaminas, ácidos grasos, minerales y antioxidantes, los cuales tienden a penetrar en la piel, a la vez que, gracias a su consistencia y textura, son fácilmente absorbidos por la capa dérmica superior.

¿Y cuáles son algunos de los nutrientes más interesantes que encontramos en el aceite de rosa mosqueta? Toma nota:

  • Ácidos grasos omega 3 y omega 6. Ayudan a mantener la piel lo más flexible y elástica posible, a la vez que actúan como antiinflamatorios, por lo que son de utilidad a la hora de reducir la inflamación.
  • Ácido graso linoleico. Es de enorme utilidad a la hora de regenerar las capas de lípidos naturalmente presentes en la piel. A su vez, promueven la elasticidad mientras que actúan suavizando las texturas de las cicatrices (por tanto, suavizan la apariencia de las estrías).
  • Vitamina A. Es de ayuda a la hora de regenerar los tejidos cutáneos dañados, al estimular la renovación celular suavemente. Actúa, por tanto, como un exfoliante suave (destacan principalmente los retinoles y retinoles, compuestos que se obtienen a partir de esta vitamina).
  • Vitamina C. Es una vitamina de reconocidísima acción antioxidante, la cual estimula la producción de las fibras de colágeno. A su vez, es capaz de prevenir la decoloración de la piel, por lo que en este caso es de cierta utilidad para aclarar las estrías.

¿El aceite de rosa mosqueta ayuda a eliminar las estrías?

Si en alguna ocasión has comprado y utilizado una crema antiestrías, es bastante probable que ya estés familiarizada con el aceite de rosa mosqueta. Y es que además de la vitamina E, el aceite de argán o el germen de trigo, la rosa mosqueta ha conseguido convertirse en uno de los aceites naturales más valorados por sus poderosísimos efectos sobre las estrías (y, también, sobre las cicatrices).

¿Por qué? Fundamentalmente porque, como hemos visto, es un aceite de origen vegetal repleto de ingredientes activos tremendamente útiles en este sentido, entre los que destacan sobre todo la presencia de vitaminas y antioxidantes naturales, que le confieren cualidades estimulantes para la producción de nuevo colágeno, para la renovación de la piel, para el aclaramiento de manchas y cicatrices, y como antiinflamatorio, entre muchos otros efectos.

No en vano, de acuerdo a los resultados obtenidos por un estudio llevado a cabo y publicado en el año 2013, el aceite de rosa mosqueta puede ayudar a reducir la aparición de las estrías en mujeres embarazadas, sobre todo en aquellas que ya habían tenido otro embarazo y en cuya primera gestación surgieron estrías. De hecho, encontró que era significativamente más efectivo que el placebo.

Estos resultados fueron similares a los obtenidos por otro estudio, en el que los investigadores pidieron a las mujeres embarazadas que se aplicaran un humectante que, en su formulación, contenía también aceite de rosa mosqueta y vitamina E, o bien un placebo. Encontraron que el humectante -o crema- era tremendamente más eficaz para la prevención de la formación de estrías, en comparación con el placebo.

Ambos resultados sugerirían que el aceite de rosa mosqueta puede reducir la gravedad de las estrías a lo largo de toda la gestación, deteniendo la progresión de las que ya se hayan formado, y evitando que se formen nuevas. Como vemos, esto es particularmente interesante durante el embarazo, puesto que se convierte en uno de los momentos en la vida de la mujer donde es más común que se formen estrías, debido principalmente al estiramiento que sufre la piel a medida que el vientre y los senos se agrandan. 

Por otro lado, se ha sugerido que el aceite de rosa mosqueta es tremendamente interesante en este sentido porque es capaz de estimular la producción de colágeno, por lo que, con el paso del tiempo (especialmente tras un uso y aplicación regulares), ayuda a mejorar tanto la firmeza como la elasticidad.

De hecho, un estudio más reciente, publicado en el año 2017, mostró que el aceite de rosa mosqueta puede contribuir a conseguir una mejor apariencia de la piel, sobre todo a la hora de conseguir que se vea y se muestre más rejuvenecida, especialmente en las pieles más maduras, envejecidas o dañadas.

No debemos olvidarnos que las estrías no son más que cicatrices que se forman en la piel como consecuencia de su falta de capacidad a la hora de poder estirarse bien y recuperar su forma. Es decir, el tejido conectivo tiende a romperse, y posteriormente, el resultado final es la formación de estrías de color violáceo, rojizo o rosado. Por tanto, es evidente que el aceite de rosa mosqueta también puede acabar siendo de mucha utilidad contra las cicatrices.

Debemos recordar que el aceite de rosa mosqueta es tremendamente rico en ácido linoleico. Y un estudio mostró que este ácido graso nutritivo puede ayudar a reducir la hiperpigmentación que a menudo se asocia con las cicatrices, no solo en caso de heridas o estrías, sino incluso las habitualmente originadas por el acné.

Además, otro estudio, esta vez publicado en el año 2015, encontró que el aceite de rosa mosqueta era útil a la hora de disminuir o reducir la apariencia de las cicatrices posquirúrgicas. Para obtener estos resultados, los participantes en este estudio utilizaron este aceite dos veces al día, a lo largo de 12 semanas. Durante este tiempo experimentaron una mejoría significativa: observaron menos coloración, atrofia y enrojecimiento.

No te pierdas: Remedios caseros para las estrías

Cómo utilizar el aceite de rosa mosqueta para eliminar y tratar las estrías

Los expertos aconsejan empezar a utilizar el aceite de rosa mosqueta, y aplicarlo sobre la piel, prácticamente desde el primer momento en que las estrías han comenzado a formarse. ¿El motivo? Cuanto antes se comience con el tratamiento muchísimo mejor, puesto que tiende a ser más sencillo deshacerse de las estrías más jóvenes, que son aquellas que presentan una coloración o tonalidad rojiza o rosada. En el caso de las estrías blancas, sin embargo, al ser más antiguas el efecto no podría ser el mismo.

A continuación te proponemos 3 sencillos y simples pasos que deberás seguir cada día a la hora de aplicarte el aceite de rosa mosqueta. Eso sí, como conoceremos próximamente en el apartado ¿Cómo usar el aceite de rosa mosqueta sobre las estrías y sobre la piel?, es conveniente siempre primero hacer una prueba de parche, sobre todo si es la primera vez que nos vamos a aplicar este producto sobre la piel. No en vano, en ese apartado te explicamos cómo.

Por otro lado, a la hora de aplicártelo, recuerda que lo más interesante es integrarlo dentro de tu rutina de cuidado de la piel, lo que te ayudará enormemente a la hora de conseguir que nunca te olvides de aplicártelo. Toma nota:

  1. En primer lugar es conveniente limpiarte bien la piel. Para ello, debes asegurarte que no contenga otras lociones, cremas o productos de la piel, que podrían acabar interfiriendo negativamente en la mejor absorción del producto, por lo que el resultado final podría no ser el esperado. Por este motivo, el momento más oportuno es hacerlo siempre después del baño o de la ducha.
  2. Ponte un poco del aceite de rosa mosqueta en la mano, y masajéate suavemente la zona que se ha visto afectada por la aparición de las estrías. Igualmente, se convierte en un excelente preventivo, por lo que puedes utilizarlo en aquellas áreas donde comúnmente se tienden a formar, incluso aunque todavía no hayan aparecido. Por ejemplo, en la zona del abdomen, las caderas, los glúteos, muslos y senos (especialmente si estás embarazada, es mejor incidir en el área del vientre o abdomen y de los pechos). Masajea con suavidad, mediante movimientos circulares, hasta conseguir que la piel lo haya absorbido prácticamente por completo.
  3. Repite el proceso varias veces al día, a ser posible una o dos veces para maximizar los resultados. Igualmente, se aconseja repetirlo diariamente, durante 2 o 3 meses para ver los resultados esperados (eso sí, en caso de embarazo, es aconsejable mantener la aplicación del aceite de rosa mosqueta tanto durante la gestación, como incluso después del parto, cuando el cuerpo está adaptándose y recuperando su forma anterior al embarazo).

Además de como preventivo o como tratamiento regular para las estrías, también puede funcionar como un agente humectante más. De hecho, hay mujeres que lo utilizan como un producto hidratante regular, pudiendo ser utilizado incluso durante períodos de tiempo más largos (en lugar de, por ejemplo, usarlo únicamente durante la gestación y en el posparto). 

Algunas recetas de belleza y remedios caseros útiles contra las estrías con aceite de rosa mosqueta

Crema hidratante rejuvenecedora con rosa mosqueta

Como hemos visto, no hay duda que el aceite de rosa mosqueta se convierte en un ingrediente natural increíble para el cuidado de la piel, gracias a que al ser extraído de las semillas de las pantas de rosas, es una fuente maravillosamente excelente de ácidos grasos saludables, útiles para rellenar las líneas finas, reducir las estrías y reparar las células dañadas de la piel.

En esta ocasión te proponemos una receta casera con la que aprenderás a elaborar una crema hidratante con aceite de rosa mosqueta, cuyo uso diario te ayudará de forma positiva a la hora de estimular la producción de colágeno, mejorando con ello la firmeza y apariencia general de la piel. Toma nota de los ingredientes que necesitas y los pasos a seguir para su elaboración.

Ingredientes: 2 cucharadas de manteca de karité derretida, ½ cucharadita de aceite de rosa mosqueta, 1 cucharadita de aceite de almendras dulces y ½ cucharadita de aceite de jojoba.

Elaboración: En primer lugar es necesario derretir la manteca de karité. Para ello, colócala primero en un cazo o cacerola al fuego, y deja que se derrita por completo. Luego introduce la manteca de karité derretida en un frasco de vidrio pequeño, y añade el resto de los ingredientes en las cantidades indicadas. Remueve bien. Tapa y deja en reposo durante alrededor de 2 a 3 horas. Una vez se haya solidificado, simplemente con la ayuda de un tenedor revuélvelo todo justo hasta conseguir una consistencia lo más suave y cremosa posible.

Cómo usarlo: Es aconsejable aplicarte esta deliciosa crema casera sobre la piel húmeda dos veces al día, incidiendo especialmente en aquellas áreas donde se han formado estrías (recuerda que es esencial que todavía se muestren rojizas, rosadas o violáceas, para que el tratamiento sea lo más eficaz posible). 

Exfoliante reafirmante con aceite de rosa mosqueta y especias

¿Quién ha dicho que no sea tan necesario como útil exfoliar no solo la piel del rostro, sino en definitiva la del resto del cuerpo? Lo cierto es que prácticamente toda la piel corporal tiende a acumular células muertas, exceso de suciedad y de mugre, por lo que es imprescindible exfoliar la piel corporal de vez en cuando.

Te proponemos en esta ocasión una útil receta de belleza casera con la que aprenderás a hacer un exfoliante reafirmante, donde el aceite de rosa mosqueta pasa a convertirse nuevamente en uno de los ingredientes más interesantes, además de las especias.

Ingredientes: 1 taza de azúcar moreno, ½ taza de aceite de rosa mosqueta, ½ cucharadita de mezcla de especias (principalmente jengibre, cardamomo y pimienta negra molida) y ½ cucharadita de aceite de vitamina E.

Elaboración: En un tazón o cuenco grande pon todos los ingredientes, combínalos y mézclalos bien entre sí. 

Cómo usarlo: Solo tienes que aplicarte este exfoliante sobre la piel limpia con la ayuda de las yemas de los dedos, masajeando bien. Mueve con suavidad el exfoliante sobre aquellas zonas donde se han formado estrías. Luego, una vez hecho esto, retira con la ayuda de agua tibia.

Loción para estrías casera con vitamina E

Aunque es cierto que esta receta casera está repleta o cargada de aceites altamentes nutritivos para la piel, lo cierto es que cuando se combinan todos entre sí forman una maravillosa loción ligera, de textura o consistencia no grasa, perfecta para frotar sobre las estrías y sobre las cicatrices, o bien, para curar la piel lesionada.

Ingredientes: ½ taza de aceite de coco, ½ taza de gel de áloe vera, 20 gotas de aceite de rosa mosqueta, ½ cucharada de aceite de germen de trigo y 20 gotas de aceite de incienso.

Elaboración: Es muy posible que el aceite de coco esté sólido, por lo que debes derretirlo primero antes de usarlo para elaborar la loción. Para ello, simplemente colócalo en una cacerola al fuego, y deja que se derrita poco a poco y por completo. Luego, combina en un cuenco el aceite de coco junto con el gel de áloe vera, y mezcla bien hasta obtener una consistencia lo más cremosa posible (efectivamente, similar a la que tiene una loción). Añade ahora el germen de trigo, el aceite de rosa mosqueta y el aceite de incienso. Y vuelve a mezclar y a batir nuevamente. Coloca ahora esta mezcla en el interior de una bolsa de plástico. Haz un agujero en la esquina de la bolsa, y exprime la loción en el interior de una botella con bomba.

Cómo usarlo: Tan solo tienes que masajearte esta loción sobre las áreas de la piel que desees tratar, preferiblemente entre 2 a 3 veces al día, hasta que observes cierta mejora.

Suero corporal de aceite de rosa mosqueta y agua de rosas

Aunque los sérums faciales se convierten en un producto sumamente interesante cuando lo aplicamos sobre la piel, porque proporcional altas dosis de ingredientes activos beneficiosos para el cuidado de la piel, lo cierto es que el resto de la piel del cuerpo también puede aprovecharse de sus diferentes cualidades nutritivas, protectoras e hidratantes.

Es el caso de este suero corporal sobre cuya receta deseamos hablarte en esta ocasión, en cuya elaboración utilizamos osbre todo aceite de rosa mosqueta y agua de rosas.

Ingredientes: 1 cucharada de aceite de almendras dulces, 30 gotas de aceite de rosa mosqueta, 1 cucharada de agua de rosas, 5 gotas de aceite esencial de Ylang Ylang.

Elaboración: Lo cierto es que el proceso de elaboración de este suero corporal se caracteriza principalmente por ser tan sencillo como rápido, a la vez que simple. De hecho, únicamente debes combinar todos los ingredientes mencionados en el apartado anterior en una botellita pequeña con dosificador, cerrarla y agitarla bien para combinar todos los ingredientes. En caso, eso sí, de que la mezcla no sea tan fragante como hubieras deseado en un primer momento, simplemente puedes añadir un poco más de agua de rosas. 

Cómo usarlo: Es aconsejable agitarlo bien antes de cada uso. Luego, cuando lo vayas a usar, solo tienes que aplicarte este sérum corporal sobre la piel, tanto por la noche como por la mañana. Incluso en caso de que tengas la piel del rostro seca, puedes igualmente aplicártelo sobre la piel de la cara, siempre después de la limpieza profunda (efectivamente, también puedes agregarlo a tu rutina de cuidado de la piel).

Aceite corporal de rosa mosqueta

Aunque, como hemos visto en el apartado sobre Cómo usar el aceite de rosa mosqueta, no hay duda que la opción más simple y sencilla es la de aplicarse directamente sobre la zona afectada por las estrías el aceite de rosa mosqueta, masajeándolo con suavidad, ¿qué mejor que preparar un aceite corporal de rosa mosqueta que, además, posea otros ingredientes nutritivos y reparadores?

Es lo que precisamente ocurre con este aceite corporal, que además de aceite de rosa mosqueta contiene aceite de jojoba, aceite de onagra y otros excelentes aceites nutritivos y esenciales que proporcionan cualidades increíbles.

Ingredientes: 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta, 1 cucharada de aceite de jojoba, 1 cucharadita de aceite de granada (también conocido como aceite de semilla de granada), 1 cucharada de aceite de onagra, 10 gotas de aceite de semilla de zanahora, 20 gotas de aceite esencial de incienso y 3 cápsulas de vitamina E.

Elaboración: En el interior de una pequeña botella de color oscuro (para proteger los aceites de la acción nociva de los rayos ultravioletas, puesto que la exposición solar puede afectar a su calidad fácilmente), combina todos los ingredientes en las cantidades indicadas. Luego cierra la botella y agita suavemente para combinar completamente.

Cómo usarlo: Únicamente debes aplicarte de 2 a 4 gotas en las yemas de los dedos, y aplicarlo seguidamente sobre las zonas de la piel a tratar. Preferiblemente todas las noches. Por otro lado, si también lo deseas, puedes igualmente aplicártelo sobre la piel de la cara, el cuello y el escote.

Suero corporal para las cicatrices

Si te gustó el suero corporal sobre cuya receta casera te hablábamos en un apartado anterior, en esta ocasión te hablamos acerca de un suero corporal específicamente diseñado para su uso sobre estrías y cicatrices, gracias a que contiene aceites esenciales de rosa mosqueta, calabaza, lavanda, semillas de zanahoria e incienso que proporcionará interesantes cualidades curativas.

Ingredientes: 30 g de aceite de rosa mosqueta, 15 gotas de aceite de semilla de calabaza, 10 gotas de aceite esencial de incienso, 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 20 gotas de aceite esencial de semilla de zanahoria y ½ cucharada de glicerina vegetal.

Elaboración: En un frasco oscuro con gotero, de pequeño tamaño, agrega el aceite esencia de lavanda, zanahoria, incienso y de semilla de calabaza. Cierra con la tapa y combina bien hasta que todos estos aceites se hayan mezclado bien entre sí. Ahora añade glicerina vegetal, lo que ayudará a que esta excelente combinación dure y se conserve mejor (más tiempo). Ahora llena el frasco con gotero hasta el tope con aceite de rosa mosqueta. Tapa y agítala con suavidad para volver a mezclar todos los aceites en sí.

Cómo usarlo: Simplemente debes aplicarte este suero corporal por la mañana y por la noche, sobre la piel limpia. El tiempo suficiente hasta haber observado cierta mejora.

Te interesará: Embarazo: cremas efectivas para prevenir las estrías

Mascarilla corporal hidratante antiestrías

Aunque no lo creas, lo cierto es que, como ocurre con los exfoliantes y con los sueros faciales, las mascarillas no tienen por qué ser siempre diseñadas para su uso sobre la piel del rostro. También es posible aprovechar y disfrutar de todas sus cualidades sobre el resto de la piel, en especial en aquellas zonas donde se hayan podido formar estrías y cicatrices relacionadas. ¿Te animas en esta ocasión a la hora de elaborar una auténtica mascarilla corporal con cualidades antiestrías? Toma nota. Te explicamos tanto los ingredientes necesarios como los pasos a seguir.

Ingredientes: ¼ taza de agua destilada, ½ cucharadita de miel y 7 gotas de aceite de rosa mosqueta. También necesitarás un pañuelo de papel (solo tendrás que separar los pedazos de tejido y doblar cada pedazo por la mitad).

Elaboración: En un tazón o cuenco grande, añade la taza de agua destilada, la miel y el aceite de rosa mosqueta, en las cantidades indicadas. Mezcla y combina bien con la ayuda de un tenedor o de una cuchara. Sumerge suavemente el tejido en el cuenco o tazón, hasta que se haya empapado completamente. 

Cómo usarlo: Coloca el paño humedecido sobre las áreas de la piel que desees tratar, presiona bien, y deja actuar entre 10 a 15 minutos (o incluso más si lo deseas). Cuando pase el tiempo, retira el pañuelo con cuidado y enjuágate la piel con la ayuda de agua tibia. 

Crema nutritiva de aceite de rosa mosqueta con cera de abejas

Si te gustó la crema corporal sobre la que te hablábamos al comienzo de este apartado de recetas de belleza, ahora queremos hablarte de una crema nutritiva que, además de aceite de rosa mosqueta, tambiéncontiene cera de abelas y todos los ingredientes necesarios para tratar las estrías activamente y de forma completa.

Ingredientes: 1 cucharada de cera de abejas, 1 cucharada de manteca de karité, ¼ taza de aceite de almendras dulces, 2 cucharadas de aceite de rosa mosqueta, 10 gotas de aceite de vitamina E, 6 gotas de aceite esencial de incienso y 7 gotas de aceite esencial de pachulí.

Elaboración: En un recipiente de vidrio resistente al calor combina la cera de abejas, la manteca de karité y el aceite de almendras dulces. Coloca ahora este recipiente encima de una olla más pequeña llena hasta la mitad del agua para acalentarla al baño maría (recuerda que en este punto es esencial que el fondo del recipiente de vidrio no debe tocar el agua de la olla, para evitar que los ingredientes se humedezcan y acaben estropeándose). Enciende y calienta a fuego medio alto, removiendo con suavidad hasta que todos los ingredientes se hayan derretido por completo. Luego, una vez conseguido esto, apaga el fuego y retira con cuidado el recipiente de la olla. Deja que se enfríe durante algunos minutos. Luego añade el aceite de rosa mosqueta, el aceite de vitamina E y los aceites esenciales (en las cantidades indicadas). Eso sí, dado que estos aceites esenciales son tremendamente más sensibles al calor, no es tan conveniente calentarlos demasiado. Finalmente, coloca el recipiente de vidrio en la nevera durante 25 a 30 minutos, o hasta que la mezcla se haya enfriado y espesado adecuadamente (pero sin endurecerse del todo). Utiliza ahora una batidora de mano para mezclar el humectante hasta que quede lo más cremoso y suave posible. Finalmente, reserva la crema en un frasco de vidrio, o en una lata de metal limpia.

Cómo usarlo: Simplemente limpiate la piel bien donde te vayas a aplicar la crema, y con la yema de los dedos masajea suavemente una pequeña cantidad de esta maravillosa crema sobre la piel a tratar, con movimientos circulares. Si lo deseas, puedes aplicar por la mañana y por la noche, hasta que observes cierta mejora.

Beneficios del aceite de rosa mosqueta para las estrías

Otros aceites útiles para eliminar las estrías

Lo cierto es que el aceite de rosa mosqueta no es el único aceite vegetal que puede ser eficaz a la hora de tratar, reducir y disminuir las estrías (y todos sus síntomas relacionados). Es el caso también no solo de los aceites en sí, sino incluso de determinados aceites esenciales que pueden ser igualmente de mucha ayuda. A continuación te indicamos cuáles suelen ser los más útiles e interesantes.

Aceite de argán

Se trata de un aceite sumamente especial, sobre todo reconocido por sus interesantes cualidades cuando es aplicado de manera regular sobre la piel. Se elabora a partir de los granos de árboles de argán.

Y, de acuerdo a un estudio publicado en el año 2016, el aceite de argán es útil para ayudar a aumentar la elasticidad de la piel, al ayudar a prevenir o reducir las estrías justo desde el mismo momento en que se forman. Este estudio, por ejemplo, descubrió que tanto la aplicación tópica del aceite de argán, como su consumo interno, ayudan a que la piel en mujeres posmenopáusicas fuera más elástica.

Aceite de almendras amargas

Se trata, es cierto, de un aceite no tan conocido o popular como el aceite de almendras dulces. De hecho, el aceite de almendras amargas proviene de una variedad diferente de almendro, que no es comestible porque este tipo de almendras contienen una serie de compuestos que son tóxicos, pudiendo simular el envenenamiento por cianuro cuando son ingeridas.

Sin embargo, cuando es aplicado sobre la piel sí puede ayudar a la hora de reducir las estrías. Y, según parece, esta cualidad antiestrías sería también compartida por el aceite de almendras dulces.

Aceite de granada

El aceite de granada consiste en una variedad de aceite que se elabora a partir de las semillas de granada, y destaca por sus cualidades antioxidantes y antiinflamatorias.

De acuerdo a los resultados obtenidos por un estudio del año 2017, aplicado con regularidad sobre la zona donde se han formado y han aparecido las estrías ayuda a aumentar la elasticidad, el grosor e incluso la hidratación de la piel, por lo que los investigadores concluyeron que este aceite vegetal puede ser de mucha ayuda a la hora de mejorar la apariencia de las estrías, e incluso prevenirlas.

Aceite de oliva

¿Qué sería de la dieta mediterránea sin el aceite de oliva? Destaca, como de buen seguro sabrás a estas alturas, por ser uno de los mejores alimentos cardiosaludables que existen, gracias a su increíble riqueza en ácidos grasos saludables. Además, también brinda cualidades antioxidantes y antiinflamatorias, por lo que es una opción natural excelente contra las estrías.

Especialmente durante el embarazo, aplicado dos veces al día podría ser de mucha ayuda.

Aceite de naranja amarga

Se trata posiblemente de uno de los aceites más maravillosos que existen, en especial por su tremendo poder aromático. Además, según un estudio podría ser también de cierta utilidad a la hora de acondicionar la piel y tonificarla naturalmente, de manera que ayudaría a reducir potencialmente la formación / aparición de estrías.

Se extrae a partir de la cáscara de la fruta de naranja amarga (de ahí su poder aromático), aunque es cierto que no todas las personas podrían usarlo. Por ejemplo, puede causar fotosensibilidad en algunas personas con la piel clara.

Aceite de lavanda 

En esta ocasión nos encontramos ante un aceite esencial (más que un aceite vegetal en sí), aunque es sumamente conocido por sus cualidades calmantes, además de ser útil para curar heridas y reducir cicatrices.

En este sentido, por ejemplo, un estudio de 2016 informó que podría ayudar a aumentar la producción de colágeno, así como producir nuevo tejido conectivo, porque estimularía la cicatrización de heridas, lo que sugeriría que puede ser de mucha ayuda a la hora de curar estrías.

Aceite de neroli

El aceite de neroli (o aceite esencial de neroli) es un aceite sumamente especial que se elabora a partir de las flores del Citrus aurantium, el mismo árbol que se utiliza para la producción del aceite de naranja amarga.

Algunos estudios han encontrado que este aceite cuenta con una interesante acción antioxidante, pudiendo ayudar a mejorar la apariencia de la piel, influyendo activamente para que las células cutáneas se regeneren.

¿Qué son las estrías y por qué aparecen?

Una estría consiste en un tipo de cicatriz la cual se desarrolla principalmente cuando la piel se estira o se encoge demasiado, y sobre todo, cuando lo hace rápidamente. Este cambio brusco ocasiona que tanto el colágeno como la elastina (que, como ya te hemos mencionado en otros momentos, son esenciales a la hora de sostener nuestra piel, manteniéndola flexible y estirada) se rompen. Luego, a medida que la piel empieza a sanar, es posible que surjan estrías.

En resumidas cuentas, las estrías ocurren cuando la piel se estira de forma rápida y repentina, y no es posible recuperar su forma normal después de un período de crecimiento intenso.

Pero no todas las personas las desarrollan. De acuerdo a distintos estudios, y tal y como coinciden en señalar muchos expertos, los niveles hormonales cambiantes o fluctuantes parecen influir muchísimo en este sentido. Por este motivo, el embarazo o los brotes de crecimiento rápido que comúnmente ocurren durante la pubertad suelen ser algunas de las etapas de la vida en las que se forman. Al igual que las pérdidas o aumentos de peso rápido.

También existen otros momentos en los que pueden formarse. Por ejemplo, ante un entrenamiento con pesas y se consigue un crecimiento muscular demasiado rápido. En estos casos la piel tampoco está del todo preparada para soportar dicho estiramiento, y se forman cicatrices. 

Por otro lado, la apariencia y el color que tengan las estrías suelen ser un buen indicativo acerca de cuánto tiempo ha transcurrido desde el momento de aparición. Por ejemplo, cuando las estrías aparecen por primera vez, en un primer momento tienen una tonalidad rojiza o rosada, aunque también pueden ser de color violeta, marrón rojizo o incluso marrón oscuro (esto dependerá directamente de cuál sea el color de nuestra piel). Además, suelen mostrarse ligeramente elevadas, y en algunas ocasiones pueden también causar cierta picazón.

Luego, con el paso del tiempo, el color se desvanece y las bandas más estrechas se hunden debajo de la piel. Así, adquieren una tonalidad blanquecina o incluso plateado, y cuando se pasa el dedo por encima de una estría envejecida (o madura), lo más habitual es que se sienta una ligera depresión.

La tonalidad que adquieren en un principio, justo después de formarse, es debido a que el tejido conectivo más joven es tremendamente rico en vasos sanguíneos. Sin embargo, más tarde se desvanecen y adquieren el color blanquecino o blanco que adquieren según van pasando los años.

¿Qué otros beneficios proporciona el aceite de rosa mosqueta para la piel?

Además de ser, como hemos visto, de enorme utilidad a la hora de eliminar las estrías y otras marcas de la piel relacionadas, lo cierto es que el aceite de rosa mosqueta destaca casi sin ninguna duda por proporcionar otras increíbles cualidades para el cuidado de la piel, motivos por los cuales ha sido siempre un aceite tan valorado desde muy antiguo. A continuación te mencionamos algunos de los beneficios más importantes:

Hidratación

¿Sabías que una piel deshidratada y seca se convierte en uno de los “mejores” medios para la formación de líneas de expresión, arrugas y surcos en la piel? Lo cierto es que la falta de hidratación puede deberse a un problema como consecuencia de determinadas condiciones climáticas extremas. Aunque es cierto que, con el paso de los años, se convierte en una de las señales más evidentes cuando la piel envejece (o, mejor dicho, una de las consecuencias más comunes).

Por suerte, como ya te hemos mencionado, el aceite de rosa mosqueta posee una enorme cantidad de ácidos grasos esenciales, entre los que destaca principalmente la presencia de los ácidos linolénicos y linoleicos. Como han constatado distintos estudios, los ácidos grasos son útiles para mantener fuerte la estructura de las diferentes paredes celulares, con lo que se consiguen que no pierdan agua y humedad tan fácilmente.

Si tenemos en cuenta que el aceite de rosa mosqueta destaca fundamentalmente por su elevado contenido en ácidos grasos, se convierte en una opción útil a la hora de hidratar la piel seca y deshidratada, sobre todo cuando, además, tiende a cursar con picazón e inflamación. Pero esto no lo es todo: gracias a su textura y consistencia, la piel puede absorberlo fácilmente, de manera que ayuda a que sus antioxidantes naturales alcancen capas más profundas de la piel.

Estimula la formación de nuevo colágeno

El colágeno es considerado como uno de los componentes básicos y esenciales de la piel, dado que forma parte de la estructura de la piel, y además es imprescindible para mantener una adecuada firmeza y elasticidad. Sin embargo, a medida que vamos envejeciendo, nuestro cuerpo tiende a producir cada vez menos cantidad de colágeno. De hecho, se calcula que a partir de los 20-25 años de edad, nuestro cuerpo ralentiza la producción de nuevo colágeno en torno a un 1 por ciento cada año.

Por este motivo, según vamos cumpliendo años, y sobre todo cuando nos acercamos a la edad de 35-40 años, es común que ya comencemos a notar algunos de los primeros signos de la edad, sobre todo líneas de expresión y las primeras arrugas finas. 

Dado que el aceite de rosa mosqueta es tremendamente rico en vitaminas A y C, debemos tener en cuenta que estos nutrientes son esenciales -e imprescindibles- para la producción de nuevo colágeno. Y lo que es aún mejor: según un estudio publicado en el año 2015, es capaz de inhibir la creación de una enzima que desconoce el colágeno en el cuerpo, conocida con el nombre de MMP-1.

Útil para exfoliar la piel

Aunque es cierto que el aceite de rosa mosqueta destaca principalmente por sus cualidades hidratantes, especialmente en caso de tener la piel seca y deshidratada, la realidad es que también puede funcionar como un exfoliante natural. De hecho, exfoliar la piel regularmente al menos dos veces por semana es ideal a la hora de retirar las células muertas que se han ido acumulando sobre la superficie de la piel, y que unidos a la suciedad, al exceso de grasa y a la mugre, pueden acabar tapando los poros y aumentar el riesgo de incómodos y molestos brotes.

En este sentido, la exfoliación con aceite de rosa mosqueta, gracias esencialmente a su riqueza en ácidos grasos, antioxidantes y otros ingredientes activos con cualidades aclarantes y nutritivas, ayuda a disminuir la opacidad al máximo, y disfrutar de una piel muchísimo más vibrante y radiante.

De hecho, esto es principalmente debido a que el aceite de rosa mosqueta es rico en vitaminas, entre las que destaca la presencia de vitamina C (con cualidades antioxidantes, iluminadoras y antienvejecimiento), y la vitamina A (o retinol), un ingrediente activo de reconocida acción exfoliante, que ayuda a estimular la renovación natural de las diferentes células de la piel. No en vano, la vitamina C también ayuda en el proceso de regeneración celular, siendo útil a la hora de aumentar la luminosidad general de la piel.

Puede ayudar contra las manchas oscuras

La hiperpigmentación es el resultado de un exceso de melanina, que con el paso del tiempo tiende a generar la aparición de manchas oscuras en la piel. Si bien es cierto que puede ser el resultado de la exposición solar excesiva, también pueden formarse como consecuencia de distintos cambios hormonales (el melasma, por ejemplo, suele ser muy común en el embarazo), y también por el consumo de determinados medicamentos (como, por ejemplo, ciertos tratamientos anticonceptivos).

Debemos recordar que el aceite de rosa mosqueta es tremendamente rico en vitamina A, un antioxidante natural que contiene retinoides, conocidos -y reconocidos- por su capacidad a la hora de reducir los problemas y síntomas comúnmente asociados a la hiperpigmentación, sobre todo cuando es aplicado y utilizado a largo plazo.

Protege contra el daño solar

El sol, aunque puede ser beneficioso en parte gracias a que es esencial a la hora de que nuestro cuerpo pueda obtener vitamina D, lo cierto es que el daño acumulativo de la exposición solar, a lo largo de toda una vida, puede acabar jugando un papel esencial en el envejecimiento prematuro (el cual es habitualmente conocido como fotoenvejecimiento).

De hecho, la exposición a los rayos ultravioleta pueden interferir con la capacidad natural del cuerpo para producir nuevo colágeno. Mientras que, como de buen seguro sabrás, una exposición constante influye negativamente en la formación de manchas solares, arrugas y otros signos relacionados directamente con el fotoenvejecimiento de la piel. Incluso en casos más graves puede aumentar el riesgo de cáncer de piel. 

Dado que el aceite de rosa mosqueta es especialmente rico en determinados ingredientes activos (como las vitaminas A, C y E) con claras cualidades antioxidantes, es útil para combatir el daño solar, incluso el más visible. Y lo que es aún mejor: puede ayudar a prevenir el fotoenvejecimiento de la piel.

Ayuda a reducir líneas finas y cicatrices

Como hemos visto, el aceite de rosa mosqueta es interesante a la hora de tratar de disminuir las estrías. Y al ser tremendamente rico en antioxidantes naturales y ácidos grasos esenciales, es útil para ayudar a regenerar las células de la piel y los tejidos. Por este motivo es muy común que este producto natural haya venido utilizándose como remedio para favorecer la curación de heridas.

En este sentido, un estudio publicado en el año 2015 encontró que el aceite de rosa mosqueta ayudaba a reducir significativamente la apariencia de las líneas finas que se forman habitualmente en la zona del contorno de los ojos, entre ellas las conocidas como patas de gallo. 

Por otro lado, también puede ayudar a mejorar significativamente el color de las cicatrices y la inflamación relacionada

Disminuye la hiperpigmentación

Son varias las causas que pueden ocasionar problemas relacionados con la hiperpigmentación en la piel. Aunque la exposición solar es uno de los factores de riesgo más conocidos y evidentes, lo cierto es que no es el único. También influyen otras causas como determinados cambios hormonales (especialmente durante el embarazo o la menopausia), y ciertos medicamentos (incluyendo fármacos de quimioterapia y los tratamientos anticonceptivos).

El aceite de rosa mosqueta es sumamente rico en vitamina A, la cual se compone de algunos componentes interesantes en este sentido, como por ejemplo es el caso de los retinoides, los cuales son conocidos por su capacidad natural a la hora de reducir tanto la hiperpigmentación como otras señales del envejecimiento, siempre y cuando sea utilizado de forma regular.

Además, también contiene betacarotenos y licopeno, conocidos por su capacidad a la hora de aclarar e iluminar la piel, de manera que son esenciales a la hora de tratar las manchas solares y otros problemas relacionados con la hiperpigmentación.

Reduce la inflamación

El aceite de rosa mosqueta es tremendamente rico en antioxidantes naturales, entre los que destaca la presencia de antocianinas, polifenoles y vitamina E. Además de actuar como antioxidantes, útiles a la hora de evitar el estrés oxidativo y reducir o neutralizar la acción de los radicales libres, también pueden ser de mucha ayuda a la hora de disminuir la inflamación de la piel.

Por este motivo, puede convertirse en una opción como tratamiento natural interesante en caso de rosácea, eczema, dermatitis y psoriasis. No en vano, puede ayudar además a la hora de calmar la irritación tan habitual y común en estas afecciones cutáneas.

¿Cómo usar el aceite de rosa mosqueta sobre las estrías y sobre la piel?

El aceite de rosa mosqueta destaca principalmente por ser un aceite seco, lo que significa que tiende a absorberse de forma sencilla en la piel. Aunque se trata de un aceite que, por lo general, es tremendamente seguro para cualquier tipo de piel, como ocurre con la mayoría de productos para el cuidado de la piel que utilizamos por primera vez, es conveniente hacer antes una prueba de parche, para descubrir si podría producirnos algún tipo de reacción alérgica, o bien si lo podemos utilizar con seguridad y sin problemas.

¿Y cómo hacer esta prueba? En realidad es un proceso verdaderamente simple y sencillo. Tan solo debes aplicarte una pequeña cantidad del producto en la muñeca, en el muslo o en el antebrazo, cubrir la zona con la ayuda de una gasa y esperar al menos 24 horas para revisar el área y comprobar si se ha producido o no algún tipo de reacción. Si observamos que la piel se encuentra inflamada, irritada o con picazón, no es conveniente utilizar el aceite de rosa mosqueta. Sin embargo, si no aparece ningún tipo de síntoma, entonces es seguro utilizarlo en cualquier parte del cuerpo.

Una vez hecha esta prueba, toca el momento de aplicarla sobre la piel. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo: aplícalo siempre en aquellas zonas que desees tratar (por ejemplo, donde se hayan formado estrías), sobre todo después de haberte limpiado la piel. Por ejemplo, una buena opción es hacerlo después del baño o la ducha, incluso dentro de tu rutina de cuidado de la piel.

Es más, la mayoría de los expertos aconsejan aplicarlo hasta dos veces al día, preferiblemente tanto por la mañana como por la noche. De esta manera, conseguiremos maximizar sus beneficios, y nos aprovecharemos de todas sus propiedades, para disfrutar de un resultado visible más rápido y completo.

Por otro lado, ten en cuenta que es tremendamente fácil que el aceite de rosa mosqueta se estropee fácilmente. Y que incluso pueda acabar volviéndose rancio. Para prevenirlo, lo más adecuado siempre (como ocurre con el resto de aceites vegetales, entre los que destacan el aceite de oliva, el aceite de aguacate, el aceite de argán o el aceite de almendras dulces), es fundamental almacenarlo y guardarlo en un lugar oscuro y fresco, alejado tanto del calor como de los rayos ultravioleta. Algunos expertos también recomiendan conservarlo en la nevera, para aumentar al máximo el período de uso.

Y si buscas un aceite de rosa mosqueta de calidad, aunque es cierto que es un poco más costoso, es aconsejable optar por aceite de rosa mosqueta orgánico, preferiblemente si, además, ha sido prensado en frío. De esta forma, no solo disfrutarás de un aceite vegetal de mucha mayor pureza, sino que obtendrás los mejores resultados.

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete