Inicio Belleza El Aceite de coco para desmaquillarte
Belleza

El Aceite de coco para desmaquillarte

Aunque a la hora de consumirlo es cierto que el aceite de coco ha tenido sus altibajos (especialmente después de que algunos estudios científicos argumentaran en contra de sus supuestos beneficios para la salud), la realidad es que, originalmente, se trata de un tipo de grasa que sí proporciona cualidades interesantes, siempre y cuando no se consuma de manera excesiva. Por ejemplo, ayuda a disminuir los niveles de colesterol LDL, y según parece, sería útil para mejorar la función cerebral en pacientes con Alzheimer.

Además, aplicado desde un punto de vista externo también se convierte en una opción natural sumamente interesante, especialmente en lo que se refiere a sus propiedades sobre la piel. Por ejemplo, podría ser útil para tratar muchos tipos de infecciones y problemas de la piel (como la celulitis, el acné, la foliculitis o el pie de atleta), podría reducir la inflamación y sería adecuado a la hora de hidratar la piel seca. No obstante, ¿también sabías que podría funcionar como un maravilloso desmaquillante casero?

El Aceite de coco para desmaquillarte

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco es un aceite, como su propio nombre indica, derivado directamente de los cocos. Consiste en un aceite altamente elaborado, el cual se obtiene tradicionalmente a partir de la extracción del aceite de los cocos crudos, o bien a partir de los granos de coco secos.

A diferencia de otros aceites vegetales, posiblemente te sorprenda descubrir que, originalmente, a temperatura ambiente posee una textura más bien sólida. No obstante, para utilizarlo es necesario calentarlo o derretirlo, volviéndose líquido.

Es especialmente rico en ácidos grasos de cadena media, una forma de grasa saturada que constituyen alrededor del 65 por ciento de su composición total. Entre los distintos ácidos grasos que encontramos en este aceite podemos mencionar el ácido láurico, que según algunos estudios puede tener propiedades antimicrobianas, especialmente útiles a la hora de reducir la inflamación y acabar con las bacterias presentes en la piel.

Sus cualidades tampoco se quedarían ahí, puesto que también contiene cantidades elevadas de ácido linoleico, un ácido graso omega-6 insaturado, que es posible utilizarlo como emoliente, y calmante natural para la piel.

No te pierdas: Mejores desmaquillantes rostro

¿El aceite de coco es un buen desmaquillante? ¿Cómo usarlo?

Lo cierto es que si aún utilizas toallitas desmaquillantes todos los días, es probable que te interese conocer que, muy posiblemente, no te están haciendo demasiado bien a la salud de tu piel. Al contrario, son incluso perjudiciales y negativas para el medio ambiente. De ahí que siempre sea una mejor opción utilizar algunos desmaquillantes naturales, que cumplan con la función de retirar y eliminar el maquillaje de la manera más efectiva posible, pero siendo respetuosos tanto con la piel como con la naturaleza en general.

¿Sabías que el aceite de coco se convierte en uno de los mejores desmaquillantes que existen? No solo se trata de un humectante corporal, útil además para suavizar y calmar la piel. También es un excelente removedor del maquillaje, no solo para el maquillaje del rostro en sí, sino también para zonas un poco más delicadas, como por ejemplo podría ser el caso de los ojos. Además, es útil para eliminar el maquillaje waterproof (efectivamente, el resistente al agua).

De acuerdo a los expertos, el aceite de coco es capaz de solubilizar y romper aquellas sustancias que son resistentes al agua, que comúnmente encontramos en la composición tanto del rímel como de la sombra de ojos. Por lo que es una opción verdaderamente útil para eliminar el maquille, incluso el resistente al agua. De hecho, como ya te hemos indicado en algún que otro momento, para retirar el maquillaje waterproof es necesario utilizar algún producto a base de aceite, que arrastre la base, y posteriormente eliminarla de forma completa con la ayuda de un poco de agua.

Cómo usar el aceite de coco como desmaquillante

Dado que el aceite de coco es sólido a temperatura ambiente, en primer lugar es necesario intentar ablandarlo un poco. En esta ocasión, sin embargo, no es imprescincible derretirlo o calentarlo al microondas. Bastará con ponerte un poco en los dedos, y frotarlo un poco para conseguir que se ablande.

Posteriormente, aplícate el aceite de coco ablandado sobre la piel con ayuda de los dedos, incidiendo con cuidado en aquellas zonas donde deseas retirar el maquillaje. Luego, límpiate el rostro con la ayuda de una bola de algodón seca. En caso de ser imprescindible, vuelve a repetir el proceso las veces que sean precisas, hasta que el maquillaje desaparezca.

Eso sí, una vez retirado todo el maquillaje de la piel y de las pestañas, es importante enjuagarse varias veces el rostro con agua tibia. Dependiendo de la cantidad de maquillaje que hayas utilizado, es posible que tengas que repetir este proceso también varias veces.

Desmaquillarse con aceite de coco

Algunos consejos útiles que deberás tener en cuenta

Aunque utilizar el aceite de coco como desmaquillante natural es sumamente sencillo y simple, siempre es posible contar con algunos consejos sencillos que te ayuden a sacarle el mayor partido. Toma nota de los trucos que te proponemos a continuación:

  • Consérvalo en un lugar fresco. Dado que el aceite de coco es sólido en estado natural, es muy probable que desde el momento de comprarlo observes que su textura sea precisamente esa, lo que impedirá traspasarlo a otro recipiente. Lo ideal es dejarlo conservado en el frasco o recipiente donde viene, guardándolo, eso sí, en un lugar relativamente fresco y alejado de la luz solar directa, y sobre todo del calor. No obstante, si prefieres transferirlo a otro recipiente, quizá más bonito para guardarlo en el baño, debes calentarlo primero, y traspasarlo después. Además, puede durar perfectamente en buen estado durante algunos meses.
  • Pruébalo primero. Debemos tener en cuenta que la piel de cada persona es diferente, por lo que reaccionará a los aceites de forma diferente. De ahí que, como ocurre con cualquier otro producto cosmético, lo pruebes durante unos días en una pequeña cantidad, para ver cómo reacciona la piel.
  • No te excedas con la cantidad. Para retirar el maquillaje incluso de toda la cara, no es necesario enormes cantidades de aceite. Bastará, de hecho, con algo menos de una cucharadita para conseguirlo. 
  • Evita frotar demasiado fuerte. Como te hemos explicado en el apartado anterior, la clave está en aplicarlo suavemente, evitando toallitas desmaquillantes y almohadillas de algodón. Solo bastará con frotar el aceite de coco entre los dedos, para calentarlo y conseguir que se vuelva algo más líquido -y por tanto- manejable, y masajearlo sobre el rostro de la misma manera que lo harías con un agente limpiador.
  • Enjuágate siempre la piel después. Dado que el aceite de coco es un producto comedogénico, lo que significa -como ya te hemos explicado- que puede llegar a obstruir los poros y aumentar el riesgo de brotes de acné, lo aconsejable es limpiarlo con tu limpiador facial habitual.
  • Para terminar: acaba tu rutina de cuidado de la piel como de costumbre. Aún cuando utilices aceite de coco como desmaquillante, acaba secándote la piel con una toalla, y acaba con tus serums o cremas hidratantes habituales.

Lee también: ¿Cómo hacer un desmaquillante casero?

¿Es seguro utilizar aceite de coco sobre la piel?

De acuerdo a los especialistas, a menos que la piel sea propensa a la formación de brotes de acné y espinillas molestos, lo cierto es que el aceite de coco se puede convertir en una auténtica maravillosa para la piel, gracias a su riqueza en nutrientes útiles.

No obstante, hay que tener en cuenta algunas precauciones. Por ejemplo, si tus poros tienden a obstruirse con demasiada facilidad, y suelen surgir muchos granos y espinillas, es posible que lo más adecuado sea evitar su uso, dado que al tener una textura más bien pesada, y ser considerado incluso como uno de los aceites más comedogénicos (lo que significa que el riesgo de que ocasione la aparición de granos es muchísimo mayor, en comparación con otros aceites), podría ser mejor utilizarlo únicamente en aquellas partes del cuerpo con una menor cantidad de glándulas sebáceas, no siendo adecuado usarlo en el cuero cabelludo o en la cara.

¿Qué otros beneficios proporciona el aceite de coco para la piel?

1. Puede acabar con microorganismos negativos para la salud de la piel

Tal y como te hemos comentado en las líneas anteriores, el aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena media, entre los que destaca principalmente la presencia del ácido láurico, el cual se ha demostrado proporciona la mayoría de las cualidades antimicrobianas que ofrece este excelente aceite vegetal, al ayudar a combatir los microorganismos dañinos.

Esto es, si cabe, especialmente importante para mantener una adecuada salud de la piel, puesto que existen una amplia diversidad de infecciones cutáneas que, en origen, son causadas por hongos o bacterias. Es el caso del acné, el pie de atleta, la foliculitis o incluso la celulitis. De hecho, aplicar aceite de coco directamente sobre la piel puede ser enormemente útil en la prevención del crecimiento de estos microorganismos.

2. Puede ser útil en el tratamiento del acné

Aunque se sabe que el aceite de coco puede obstruir los poros, la realidad es que existen distintos estudios científicos que han encontrado que, en realidad, podría ser enormemente útil en el tratamiento del acné. Dado que el acné es una afección inflamatoria, y como ocurre con muchos de los medicamentos tópicos que se utilizan para tratarlo (los cuales funcionan combatiendo y reduciendo la inflamación), el aceite de coco ayuda a disminuir igualmente la inflamación.

Además, el aceite de coco es antibacteriano, por lo que no solo sería adecuado para reducir la inflamación, sino para prevenir el crecimiento de las bacterias principalmente relacionadas con el acné.

3. Ayuda a hidratar la piel seca

Al actuar como un maravilloso humectante natural, el aceite de coco es útil para mantenerla hidratada, por lo que podría ser muy interesante a la hora de tratar la piel seca. Además, también se ha demostrado que sería útil para el tratamiento del eccema, una afección de la piel que se caracteriza no solo por la aparición de picazón, sino de erupciones cutáneas de textura escamosa.

Independientemente de que tengamos o no la piel seca, no debemos olvidarnos que mantener la piel debidamente hidratada es esencial a la hora de preservar su función como “barrera”, lo que ayudará a su vez a evitar el crecimiento de bacterias.

Descubre: Esponjas desmaquillantes ¿como se usan?

Principales contraindicaciones del aceite de coco en la piel

Aún cuando nos encontremos ante un maravilloso aceite vegetal, de origen cien por cien natural, esto no significa necesariamente que se trate de un producto totalmente inocuo. De hecho, aunque la investigación científica existente y publicada hasta el momento indica que el aceite de coco puede proporcionar interesantes beneficios para la salud de la piel, aplicarlo siempre puede no ser tan adecuado.

Por ejemplo, al ser un producto comedogénico, no es adecuado para quienes tengan la piel grasa, dado que puede acabar bloqueando los poros todavía más, y ocasionar la aparición de espinillas, granos y puntos negros.

¿Lo mejor? Especialmente si se tiene la piel sensible, lo más aconsejable es aplicar una pequeña cantidad en una mínima sección de la piel, para asegurarnos de que no ocasiona el bloqueo u obstrucción de los poros, o que no causa irritación. En caso de no ocurrir ninguna sintomatología ni molestia relacionada, significará que nuestra piel está preparada para su uso.

¿Qué tipo de aceite de coco escoger? ¿Cuál es el mejor?

En lo que se refiere a su uso directamente sobre la piel, lo ideal es optar por el aceite de coco virgen, en comparación con el aceite de coco refinado, el cual se elabora a partir del procesamiento en seco de la carne de coco, la cual es presionada para la extracción del aceite, se blanquea y desodoriza. A diferencia del aceite de coco virgen, el refinado posee un aroma ligeramente más neutro.

Sin embargo, el aceite de coco virgen se obtiene a partir de la carne de coco cruda, lo que ayuda a que el aroma de coco se retenga muchísimo mejor, y le proporciona además una mayor cantidad de antioxidantes, capaces de neutralizar la acción negativa de los radicales libres, que causan enfermedades crónicas, tal y como demostró este estudio.

Además, no debemos olvidarnos que dichas sustancias antioxidantes ayudan a reducir la inflamación, y poseen además una capacidad mejorada para combatir la acción de los radicales libres. Y de acuerdo a los resultados de los estudios científicos llevados a cabo hasta el momento, en los que se comparan los efectos y la composición de ambos aceites (el aceite de coco virgen y el aceite de coco refinado), la conclusión principal es que el aceite de coco virgen es muchísimo más efectivo a la hora de prevenir la oxidación, neutralizar los radicales libres y reducir la inflamación.

Por tanto, lo aconsejable es utilizar siempre aceite de coco virgen, en lugar del refinado, aún cuando su precio sea evidentemente mayor. No obstante, aunque la inversión sea más grande, no hay duda que nuestra salud lo agradecerá, en especial nuestra piel.

¿Y dónde encontrarlo? Lo más común es comprarlo en herbolarios, en tiendas de dietética e incluso en tiendas de cosmética especializadas, dado que el aceite de coco virgen también puede utilizarse para cocinar. 

No obstante, si deseas incluso optar por un producto excelente en este sentido, lo más recomendable es elegir aceite de coco virgen de producción ecológica. Aunque es cierto que no significa necesariamente que un producto de procedencia bio o ecológica sea más saludable, para su elaboración sí se estarán utilizando ingredientes únicamente de procedencia orgánica o ecológica, sin el uso de sustancias o compuestos químicos que puedan acabar afectando a nuestra salud, por lo que al menos tendremos la seguridad de que usaremos un producto de mayor seguridad y/o calidad.

Te interesa también: Cómo desmaquillarse la cara correctamente

Christian Pérez

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Escrito por

Director y CEO de Gaia Media Magazines, empresa editora de Natursan. Ha cursado estudios de Historia por la ULPGC y de Psicología en la UNED. Apasionado de la nutrición y la vida sana, es creador de contenidos desde hace 11 años. ¡Ah! Y también papá a tiempo completo con 4 años de experiencia.

Suscríbete