cosmo

Este zumo de naranja es ideal para cuando estás resfriado o con gripe, ya que te aportará beneficios ideales para ayudar a tu organismo a recuperarse de forma natural. Descubre cómo hacerlo.

Es probable que, de pequeño/a, tu abuela o tu mamá te recomendara tomar zumo de naranja como preventivo de la gripe y del resfriado, de manera que el consumo de este maravilloso jugo natural aumentaba de forma casi exagerada durante los meses más fríos del año (especialmente tanto en los meses de otoño como de invierno).

Y es que aunque hasta hace pocos años se pensaba que en realidad era así, lo cierto es que finalmente nos encontraríamos ante un mito, ante una creencia que lejos de ser cierta es errónea. El zumo de naranja no previene ni cura la gripe o el resfriado, pero sí ayuda al proceso de recuperación de nuestro organismo cuando estamos resfriados, gracias a su contenido en vitamina C y en otros nutrientes esenciales que ayudan a la hora de aumentar las defensas. Y lo mismo ocurriría con el jugo de otras frutas ricas en vitamina C, como es el caso del zumo de limón o del kiwi.

Receta de zumo de naranja para la gripe y el resfriado

Una vez tengamos claro que el zumo de naranja ni previene ni cura el resfriado ni la gripe, pero sí ayuda a que nuestro organismo se recupere muchísimo más rápido, una opción interesante es elaborar un zumo de naranja que cumpla con esa función, preparado no solo con naranjas sino con polen de abeja, equinácea y germen de trigo, que precisamente nos ayudarán al fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.

Cómo hacer zumo de naranja para el resfriado

¿Qué necesitas?

  • 2 naranjas
  • 2 cucharadas de germen de trigo
  • 1 cucharada de polen de abeja
  • 1 cucharada de equinácea

Preparación del zumo de naranja para la gripe y el resfriado

  1. Lava y cepilla bien las naranjas.
  2. Córtalas por la mitad, y exprímelas para obtener su jugo con ayuda de un exprimidor.
  3. Sirve el zumo en un vaso.
  4. Añade el germen de trigo, la equinácea bien picada y el polen de abeja.
  5. Mezcla bien para que se integren el polen y el germen de trigo en el zumo.
  6. ¡Listo! A disfrutar de la bebida.

Puedes tomar este zumo siempre que lo desees, pero sin excederte de los 2 o 3 vasos al día (no olvides que el exceso de vitamina C es negativo para tu salud, y además no te ayudará a curarte antes de la gripe o del resfriado).

Imagen | Kyle McDonald

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest