cosmo

Durante el verano el uso prolongado de las lentillas o lentes de contacto son muy peligrosos, ya que puede aumentar el riesgo de infecciones bacterianas.

Uso de lentillas en veranoSi bien es cierto que las lentillas o lentes de contacto se convierten en nuestras mejores amigas a la hora no solo de mejorar nuestra visión, sino de no tener la obligación de llevar siempre puestas las gafas, también pueden convertirse en nuestras enemigas.

Y es que el uso prolongado, unido al descuido de las medidas de desinfección e higiene, pueden provocar infecciones como la queratitis bacteriana, una infección de la córnea cuyos casos suelen incrementarse durante los meses de verano, ya que es habitual bañarnos con ellas puestas en piscinas tratadas con productos químicos o cloro.

Por tanto, la principal recomendación es la de extremar siempre las medidas de higiene de los ojos, más aún durante los meses de verano, no solo siendo aconsejable mantener una buena higiene, sino utilizar gafas solares de calidad para proteger nuestros ojos del sol, y utilizar gafas de natación siempre que te vayas a bañar en la piscina.

Evidentemente, también la recomendación es equiparable al baño en el agua de mar, aunque en esta ocasión el consejo es evitar abrir los ojos cuando nos encontremos bajo el agua.

Evita utilizar las lentillas en la playa o en la piscina

Aunque suele ser algo muy habitual y común, los especialistas coinciden en señalar que no es en absoluto adecuado bañarse con las lentillas o lentes de contacto puestas, dado que el riesgo de infecciones es aún más alto.

También es posible que el riesgo de perder las lentes de contacto aumente, sobretodo por el agua. Incluso cuando la arena entra en el ojo puede producir erosiones corneales.

Imagen | nauj27

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest