Aunque comúnmente se denomina infusiones a cualquier bebida preparada a partir de sumergir una parte de una planta en agua hirviendo, es necesario saber que existen diferentes tipos de bebidas sanas dependiendo de su forma de preparación: tisanas, infusiones y, en sí, decocciones.

infusion

Por ejemplo las tisanas se preparan sumergiendo las hierbas en el agua hirviendo, en vez de utilizar flores u hojas de la propia planta en sí.

Las infusiones (popularmente utilizadas en muchas terapias naturales), se obtienen sumergiendo las hojas o flores de muy diversas plantas en agua a punto de hervir, o en agua hirviendo.

Y, finalmente, las decocciones se llevan a cabo con la utilización de las raíces o partes duras de las plantas, pudiendo estar inclluso acompañada de una reducción del volumen del agua, lo que ayudará además a aumentar la concentración de las diferentes sustancias saludables de aquello que estemos preparando.

Sugerencias para elaborar tisanas, infusiones y decocciones

  • Es más recomendable poner a calentar agua al fuego que utilizar el microondas, ya que se crean burbujas de vapor que favorecen luego la obtención de todas las propiedades y virtudes de la planta, hoja, hierba o raíz que vayamos a tomar.
  • Utiliza agua mineral siempre y cuando el agua del grifo esté muy clorada o turbia.
  • Es preciso saber que, según el tiempo de infusión, tienden a cambiar los efectos medicinales de la planta que estemos hirviendo. Por este motivo, serían necesarios más de 10 minutos para poder extraer la mayoría de las sustancias más saludables, a pesar de que después de 3 a 5 minutos la infusión tiene un mejor sabor.
  • Las decocciones se realizan de forma muy distinta a las infusiones, puesto que, en estos casos, es recomendable dejar las raíces en contacto con el agua fría durante 5 o 10 minutos aproximadamente, y luego hervirlas lentamente de 15 a 30 minutos.

Comenta en Natursan