Sabemos que la leche es sumamente importante para la salud, especialmente para los niños, ya que cuenta entre sus minerales más destacados con calcio, que ayuda entre otros aspectos a que los huesos se mantengan sanos y crezcan fuertes.

tipos-de-leche

Tal y como defienden muchos expertos, un desayuno nutritivo y sano debe contrar entre sus alimentos con la leche, o al menos con algún producto lácteo tal como yogur o queso.

No obstante, la industria alimenticia utiliza diveros y diferentes métodos para conservar la leche durante periodos prolongados, de tal forma que a día de hoy existen diferentes tipos y variedades de leche.

Variedades y tipos de leche

Entre los distintos tipos y variedades de leche que existen encontramos:

  • Leche hervida
    La ebullición de la leche es un proceso obligatorio, la cual modifica su sabor y olor, a cambio de que, claro está, se obtenga una cierta garantía higiénica.
  • Leche uperizada (UHT)
    Es un procidimiento similar al que veremos a continuación de esterilización, pero con las ventajas de que, con él, se conservan todo el sabor y el propio color en sí de la leche.
    Dicho sea de paso, su valor nutritivo es absolutamente similar al de la leche pasteurizada, aunque su conservación es mucho más larga siempre y cuando se guarde en envases protegidos de la luz y del oxígeno.
  • Leche pasteurizada
    Es una leche tratada a una temperatura inferior a la ebullición durante aproximadamente 15 segundos.
    Con este tratamiento se destruye gérmenes patógenos, de tal forma que la mayoría de las bacterías son destruidas, sin afectar –como es lógico- a las distintas y diferentes cualidades de la leche. Eso sí, las pérdidas vitamínicas son mínimas.
  • Leche esterilizada
    La leche esterilizada se obtiene cuando la aplicación del calor supera la temperatura de ebullición.
    De esta forma se consiguen destruir las esporas y los microorganismos, y su conservación puede durar en torno a los seis meses, aunque es cierto que las pérdidas de las vitaminas son mucho mayores.
  • Leche deshidratada o en polvo
    La leche en polvo se obtiene después de la evaporación casi completa del agua que contiene en sí la leche. Es tremendamente fácil de conservar, siempre y cuando se almacene en recipientes cerrados y en lugares secos.
    Puede ser obtenida a partir de la leche descremada o leche entera.
  • Leche condensada
    Es una de las más utilizadas a la hora por ejemplo de tomar café, y viene a ser la leche evaporada a la que se ha añadido un peso igual de azúcar.
    Eso sí, se debe tener en cuenta que un 50% de su peso es sacarosa, por lo que contiene menos grasa y menos proteínas, pero a la vez un mayor número de hidratos de carbono.
  • Leche descremada
    Viene a ser una leche esterilizada la cual se le ha extraído la casi totalidad de sus grasas o lípidos, pero conservando su calcio, lactosa y proteínas, aunque no conservará las vitaminas liposolubles.

Más información | La leche

Comenta en Natursan