cosmo

La piel sensible suele ser un tipo de piel muy delicada, que requiere de unos cuidados precisos. Descubre cómo cuidarla naturalmente con remedios naturales ideales para tu piel.

La piel sensible sin lugar a dudas es una piel delicada que necesita de unos cuidados especiales que hagan que la piel no se resienta y permanezca siempre saludable. Se trata de un tipo de piel que en realidad puede afectar a todo el cuerpo, sin embargo con mayor frecuencia aparece en la piel del rostro o de la cara.

La piel cumple muchas funciones y entre ellas es la de hacer de barrera natural para poder defender a nuestro cuerpo de las diferentes agresiones como, virus, bacterias, agresiones medioambientales y otros agentes externos a los que estemos expuestos.

Remedios para aliviar las pieles delicadas

Cuando esa barrera natural que la piel posee se deteriora, la piel pierde la función de regular los niveles de humedad con lo que la piel está más expuesta a las agresiones e irritaciones perdiendo hidratación, estabilidad, elasticidad, y firmeza.

Los síntomas de una piel sensible

¿Qué síntomas puede producir una piel sensible, y de qué forma podemos saber si la tenemos o no? Existen algunas señales clásicas que pueden ayudar en su diagnóstico. Los síntomas más habituales son los siguientes:

  • Piel áspera, descamada.
  • Piel roja, con erupciones.
  • Sensación de ardor, picor.
  • Sensación de pinchazos, tirantez.

La piel sensible puede afectar a cualquier edad, desde los bebés hasta los adultos e incluso a medida que vamos envejeciendo.

La piel también puede alterarse por diferentes causas o motivos como los que a continuación detallamos:

  • Cambios de temperatura.
  • Cambios hormonales durante las etapas de la vida como: la adolescencia, menstruación, embarazo, menopausia,
  • Situaciones de ansiedad, estrés.
  • Cansancio, dormir mal.

El cuidado de la piel debemos comenzarlo desde el interior procurando a la piel la hidratación necesaria así como una alimentación sana y equilibrada incluyendo en esta dieta los alimentos que favorecen a la salud de nuestra piel.

cuidados-piel-sensible

Consejos útiles para el cuidado de pieles delicadas

Los hábitos y consejos que te proponemos a continuación son muy útiles a la hora de cuidar y proteger las pieles sensibles y delicadas. Además, son sumamente sencillos y fáciles de seguir:

  • Hidratarnos bien, beber al día entre 1,5 litros o dos litros de agua.
  • Alimentación rica en alimentos antioxidantes, que contengan vitaminas A, C, E.
  • Alimentos ricos en betacarotenos como: tomate, calabaza, zanahorias, mango.
  • Alimentos ricos en flavonoides como: las verduras de hojas verdes como los berros, espinacas, acelgas, coles de Bruselas, brócoli, y las frutas cítricas.
  • Consumir pescado azul y alimentos ricos en ácidos grasos esenciales Omega 3.
  • Consumir aceites vegetales, de semillas de lino, de oliva.
  • Evitar las comidas condimentadas y picantes.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.

Te descubrimos: Cómo hacer una crema hidratante con aceite de coco

Remedios naturales para pieles delicadas

Las aguas florales o tónicos preparados con flores, hierbas o plantas medicinales suponen un buen remedio natural para aliviar los síntomas de la piel sensible o delicada.

Agua de rosas

El agua de rosas aporta a nuestra piel antioxidantes nos previene de la oxidación de nuestras células, además nos aporta beneficios como tonificante, calmante, y nos ayuda a cuidar y rejuvenecer la piel.

Ingredientes:

  • Pétalos de 3 rosas.
  • Medio litro de agua.

Preparación:

Ponemos los pétalos de rosas junto con el agua en un caldero. Encendemos el fuego y cocinamos con el fuego mínimo durante dos horas.

Retiramos del fuego, tapamos el agua de rosas y dejamos macerando durante dos días.

Volvemos a poner el agua de rosas al fuego y cocinamos nuevamente con fuego mínimo durante una hora. Apagamos el fuego y colamos el agua de rosas.

Una vez colada, la dejamos enfriar. Una vez fría la guardamos en un envase de cristal esterilizado y provisto de pulverizador.

Aplicación:

Podemos lavarnos la cara con el agua de rosas a diario o pulverizar el rostro y secarlo suavemente, con ligeros toques, sin frotar.

agua-de-rosas

Agua de manzanilla

El agua de manzanilla nos aporta propiedades calmantes, antiinflamatorias, descongestionante, antisépticas, suaviza la piel y la refresca.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de flores de manzanilla.
  • Medio litro de agua.

Preparación:

En un caldero ponemos el agua a hervir. Cuando comience a hervir agregamos la manzanilla. Dejamos hervir durante 3 minutos.

Apagamos el fuego, tapamos la preparación y la dejamos reposar durante 10 minutos. Destapamos el preparado de manzanilla y lo colamos.

Lo dejamos enfriar y una vez frío lo conservamos en un envase de cristal esterilizado previamente y provisto de atomizador.

No te pierdas: Cómo hacer una crema de manzanilla para limpiar la piel

Aplicación:

El agua floral de manzanilla podemos utilizarlo a diario para limpiarnos la piel del rostro o para refrescarnos y calmarnos la piel.

Podemos también pulverizarnos el rostro cuando necesitemos aliviar la piel de irritación.

Tendremos en cuenta secarnos suavemente, con toques suaves y sin frotar.

Agua de arroz

El agua resultante de poner en remojo este cereal tiene propiedades excelentes para la salud de nuestra piel, sobre todo está indicada para pieles sensibles, aunque es útil para todo tipo de pieles.

agua-arroz

Ingredientes:

  • Media taza de arroz.
  • Agua mineral suficiente para que quede cubierto.

Preparación:

Ponemos el arroz en una taza y a continuación añadimos el agua de forma que quede cubierto.

Removemos con ayuda de una cuchara para que vaya soltando las propiedades del arroz y el agua resulte de color blanco.

Cuela el agua de arroz.

Aplicación:

Mojamos un disco de algodón o una bolita de algodón en el agua de arroz.

Aplicamos el algodón sobre las zonas afectadas por irritación.

Dejamos actuar el agua de arroz en la piel durante 15 minutos.

A continuación nos lavamos la cara con agua fría.

Nos secamos la piel con una toalla suave, con cuidado y sin frotar la piel.

Como podemos comprobar los consejos facilitados en este post son totalmente naturales y fáciles de preparar, aun así la piel necesita de unos cuidados diarios.

Debemos dedicar a la piel los cuidados necesarios para conservar una piel saludable, además de los consejos que hemos ido recomendando es importante la limpieza diaria del rostro así como la hidratación y para ello debemos recurrir a la elección de productos que resulten lo menos agresivos para nuestra piel.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest