Alternativas al café

Existen diferentes alternativas al café útiles y recomendadas como auténticos sustitutos de esta deliciosa y maravillosa bebida. De hecho, son ideales para personas que por alguna razón u otra no pueden beber café.

Los mejores sustitutos del caféA pesar de que el café es una de las bebidas más consumidas en el mundo, aún hoy se ciernen sobre este líquido un sin fin de mitos relacionados directa o indirectamente con su consumo habitual.

Aunque es cierto que el consumo excesivo de cafeína debe evitarse en todo momento (pudiendo causar dependencia a la cafeína), sobretodo porque puede ocasionar síntomas serios en nuestro organismo tales como problemas estomacales (irritación, acidez, malestar) o ansiedad, son muchas tanto las propiedades del café como los beneficios de la cafeína.

Pero en determinados momentos, ya sea cuando una persona es intolerante o muy sensible a la cafeína, o cuando incluso ésta desea reducir o eliminar el consumo de esta bebida, siempre es aconsejable conocer cuáles pueden ser los mejores sustitutos del café.

¿Cuáles son unos buenos sustitutos del café?

  • Café blanco: Es una típica bebida libanesa que, aunque elaborada a base de café, tiende a ser algo más saludable y menos fuerte porque se le añade más agua y unas gotitas de azahar.
  • Ginkgo biloba: Es una planta capaz de estimular la circulación, que además ayuda a relajar nuestro organismo, por lo que resulta ideal en casos de trastornos del sueño.
  • Kola: Es una planta conocida más bien con el nombre único de kola, y aunque es un buen reductor tanto de la fatiga como de los principales síntomas de la depresión, ayuda a combatir el cansancio al estimular el sistema nervioso.
  • Maca: Ayuda a aumentar las defensas, a la vez que aumenta la energía natural de nuestro organismo.
  • Rooibos: Es una bebida más bien relajante, pero con un delicado sabor y un aroma muy cuidado. Resulta recomendable cuando deseamos descansar bien o simplemente relajarnos, y disfrutar sobretodo de una buena digestión.
  • : Teniendo en cuenta que existen diferentes tipos de té, escoger entre una variedad u otra dependerá directamente de las virtudes que deseemos que nos aporte. El té blanco es muchísimo más rico en antioxidantes que el té verde (aunque rico igualmente en antioxidantes como los polifenoles), mientras que el té rojo ayuda a quemar grasas.

Imagen / anthony_p_c

Comenta en Natursan