cosmo

¿Cuáles son los beneficios de las semillas de uva? Son increíblemente ricas en propiedades antioxidantes y otros compuestos con muchas cualidades para la piel y la salud. Te descubrimos las más importantes.

En el interior de muchas frutas podemos encontrarnos con maravillosas semillas que, en la mayoría de las ocasiones, tendemos a consumir de forma conjunta con éstas porque su tamaño en realidad es bastante pequeño, aunque es cierto que también podemos distinguir otras semillas que solo en ocasiones las comemos, a pesar que en su gran mayoría nos aportan una amplia diversidad de beneficios y propiedades.

En este último grupo podemos mencionar las semillas de calabaza, un poderoso alimento increíblemente rico en ácidos grasos insaturados y antioxidantes naturales. Y, en el primero de los grupos, podemos nombrar las semillas de uva.

Semillas de uva y sus beneficios para la salud

¿Tiendes a tirarlas cuando las comes o tal vez las consumes de forma conjunta con éstas? Lo cierto es que en la actualidad podemos encontrar en muchos herbolarios y tiendas naturistas con auténticos extractos de semillas de uva. Y con razón, ya que nos aportan una amplia diversidad de nutrientes esenciales, así como determinados beneficios y propiedades que las convierten en un poderosísimo producto natural no solo para nuestra salud en general, sino también para nuestra propia belleza –y para nuestra piel- en particular.

Propiedades de las semillas de uva para la salud

Desde un punto de vista nutritivo las semillas de uva aportan interesantes cantidades de nutrientes esenciales, entre los que podemos mencionar antioxidantes naturales, vitaminas como la vitamina C y la vitamina E, ácidos grasos esenciales y otros compuestos o elementos que les confieren sus maravillosos beneficios. ¿Y cuáles son esas propiedades? Te las desvelamos a continuación:

Muy ricas en antioxidantes naturales

Los antioxidantes son sustancias que, entre otros aspectos, ayudan a la hora de proteger nuestras células frente a la acción tan negativa de los radicales libres, combatiéndolos de forma muy eficaz. En este sentido, las semillas de uva destacan por su riqueza en antioxidantes, en particular antioxidantes OPC, los cuales evitan el envejecimiento y el deterioro prematuro de nuestras células, tejidos y órganos.

Por ello también son interesantes para el cuidado natural de la piel, porque previenen del envejecimiento prematuro y además ayudan a reducir la aparición de las arrugas.

Racimo de uvas

Beneficios antibacterianos y antiinflamatorios

Las semillas de uva ayudan a combatir las bacterias, y en particular determinadas infecciones bacterianas gracias a sus cualidades antibacterianas. A esta cualidad se le une su acción antiinflamatoria, útil a la hora de reducir la inflamación del estómago, los intestinos o las articulaciones, disminuyendo a su vez el dolor que este tipo de inflamaciones pueden llegar a causar.

Su consumo regular es útil frente a determinadas enfermedades bacterianas o inflamatorias, como por ejemplo gastritis, colitis, dermatitis, sinusitis o problemas de la piel.

Mejoran nuestra circulación sanguínea

Las semillas de uva son muy útiles para mejorar la circulación sanguínea, gracias a que por su riqueza en proantocianidinas actúa direcamente sobre los vasos capilares, manteniéndolos fuertes y saludables.

Por otro lado, también ayudan a evitar el endurecimiento de las arterias (previenen la formación de placas) fortaleciendo las paredes de los vasos sanguíneos, incrementando el flujo de sangre a la cabeza. Son ideales para el tratamiento de venas varicosas y además previenen la formación de trombos.

Propiedades de las semillas de uva

Aumentan nuestras defensas

Aunque en realidad poco se sepa sobre esta cualidad lo cierto es que un consumo regular de semillas de uva es muy útil a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico, gracias a su contenido no solo en antioxidantes naturales sino particularmente en vitaminas.

Son útiles no solo a la hora de mejorar nuestras defensas, sino que también ayudan a la hora de prevenir la aparición de enfermedades (en especial infecciosas).

Ayudan a depurar los intestinos y nuestro cuerpo

Las semillas de uva son tremendamente ricas en fibra, convirtiéndose en un alimento natural excelente a la hora de depurar los intestinos al ayudarnos a eliminar los distintos residuos que se encuentren alojados en ellos. ¿Cómo? Gracias a que su aporte en fibra es capaz de movilizar el peristaltismo intestinal. Por ello también ayuda a prevenir o reducir el estreñimiento de forma totalmente natural.

Esta cualidad se traduce en que son útiles a su vez para ayudarnos a eliminar las toxinas que se hayan ido acumulando en nuestro organismo.

¿Y qué beneficios aportan las semillas de uva para la piel y la belleza?

Como te comentábamos al comienzo de esta nota las semillas de uva no solo aportan beneficios útiles para el cuidado y la protección de nuestra salud, también aportan interesantes propiedades para disfrutar de una belleza muy natural al ser tremendamente beneficiosas para nuestra piel.

semillas-de-uva

Por su aporte en vitaminas y antioxidantes naturales es un producto natural excelente para mantener nuestra piel con buena salud. De hecho, un consumo regular de semillas de uva cada día es muy útil a la hora de prevenir el envejecimiento prematuro, disfrutar de una buena salud cutánea y reducir la aparición de arrugas.

Pero sus cualidades no acaban aquí, ya que además de ser beneficiosas para la piel también lo son para mantener una buena salud del cabello. Por ejemplo, es habitual encontrar semillas de uva en productos naturales para el tratamiento de la alopecia, ya que ayuda al crecimiento del cabello de manera natural.

Cómo comer las semillas de uva y en qué cantidad al día

No hay duda que lo más sencillo es comprar cada día un puñado de uvas frescas y comer sus semillas directamente, así podrás disfrutar de unos beneficios de sus semillas internas por un lado y de las cualidades que nos aporta la carne de esta deliciosa fruta por otro.

También es posible encontrar en herbolarios y tiendas naturistas con extractos de semillas de uva. Si optas por esta última opción, lo más adecuado es consumir 1 cucharada de semillas de uva al día. Esta cantidad equivaldría a comer media taza de uvas cada día.

¿Y cómo comerlas? Puedes tomarlas solas, masticándolas y acompañándolas con un gran vaso de agua, o añadirla a ensaladas o jugos de frutas naturales.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest