cosmo

Las semillas de manzana, pera, melocotón o albaricoque contienen una sustancia que en el cuerpo produce cianuro, por lo que su consumo no está recomendado. Te explicamos sus riesgos y por qué.

No hay duda que las manzanas se constituyen como un alimento saludable y nutritivo, que en realidad no debería faltar en ningún tipo de alimentación ni dieta. Se caracterizan por ser una fruta dulce, con un sabor refrescante, que gusta a pequeños y mayores, y que puede ser consumida sola o añadida a una amplísima diversidad de platos y recetas.

En lo que se refiere a su composición nutricional, es una fruta muy rica en agua, ideal por tanto para eliminar toxinas y depurar nuestro organismo de forma totalmente natural. También aportan vitamina C, vitamina E y potasio, así como otros nutrientes esenciales en menores cantidades, como es el caso de la vitamina B3, B6, el calcio y el fósforo. Y son ideales contra el estreñimiento por su contenido en fibra.

Cuidado con comer semillas de manzana

Por otro lado, es una fruta muy rica en diferentes sustancias y compuestos beneficiosos para nuestra salud. Por ejemplo, contienen ácido málico capaz de neutralizar los ácidos estomacales, además de aportar pectina, flavonoides y quercitina.

Pero aunque nos encontremos ante una fruta sana y saludable desde un punto de vista nutritivo, ¿qué ocurre con sus semillas? Presentan un sabor amargo y ligeramente aromático, y se tienden a consumir habitualmente por sus cualidades desintoxicantes y protectoras frente al cáncer. No obstante, ante su consumo regular debemos tener cierto cuidado. Te explicamos por qué.

La composición de las semillas de manzana, pera y albaricoque

Las semillas de manzana, pera, melocotón y albaricoque contienen amigdalina en su composición. Se trata de un compuesto conocido también con el nombre de laetrilo ácido prúsico, y su importancia deriva en que cuando es ingerido produce cianuro en nuestro organismo, un veneno que actúa directamente sobre las células impidiendo que el exógeno sea transportado por la sangre, lo que puede provocar la aparición de una parálisis respiratoria.

Explicado de una forma más sencilla, tiende a “asfixiar” nuestras células, bloqueando la cadena respiratoria celular e impidiendo por tanto que éstas puedan usar el oxígeno, indispensable dicho sea de paso para que puedan llevar a cabo sus funciones normales.

Cuando se produce una intoxicación por cianuro aparecen una serie de síntomas determinados, entre los que podemos mencionar: dolor de cabeza y de estómago, mareos, náuseas y vómitos.

semilla-de-manzana

¿Pueden las semillas de manzana ser verdaderamente peligrosas?

En primer lugar debemos tener en cuenta que para que las semillas de manzana pudieran ser peligrosas para la salud sería necesario:

  • Consumir grandes cantidades de semillas de manzana: en torno a los 20 kilos de manzana.
  • Consumirlas masticadas: cuando son tragadas masticadas, trituradas o licuadas, la sustancia es liberada en nuestro organismo.
  • Consumirlas regularmente: esto es, en cantidades elevadas y además todos los días.

Teniendo en cuenta todo lo indicado en el apartado anterior, para que en realidad se produjera una intoxicación por cianuro por la ingestión de semillas de manzana deberíamos consumir grandes cantidades de semillas, y además de manera regular en el tiempo. Por tanto, consumidas de forma puntual y en pequeñas dosis no sería perjudicial, pero cuidado: forzaríamos a nuestro hígado a trabajar más para eliminar esta sustancia tóxica.

semillas-pera

La conclusión es evidente: es mejor comer la manzana entera y desechar sus semillas, para evitar posibles riesgos innecesarios para nuestra salud. ¿Por qué? Principalmente por algo muy sencillo, y es que nos encontramos ante una fruta que nos ayuda en realidad a prevenir y curar determinadas afecciones y enfermedades. De ahí que optemos por disfrutar de sus cualidades, sin añadir consecuencias negativas innecesarias a nuestro organismo.

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest