cosmo

La verbena es una planta medicinal con muchos beneficios. Descubre algunos remedios naturales útiles para disfrutar de sus virtudes.

Con el nombre de verbena conocemos a una planta medicinal que posee varias propiedades beneficiosas para curar o mejorar diferentes afecciones, por la diversidad de propiedades que contiene. La verbena se puede utilizar tanto para consumo interno como en uso externo. Pertenece a la familia de las Labiadas.

A continuación destacamos las propiedades de la verbena así como sus beneficios: tónico nervioso, antiespasmódica, diaforética, analgésica, sedante, emenagoga, anti bilioso, hepatoprotectora, expectorante y pectoral.

Remedios con verbena

Los beneficios de la verbena son amplios al igual que las propiedades que contiene entre ellos destacamos que es sedante, relajante con lo que es eficaz para mejorar tanto la ansiedad como el estrés además contribuye a fortalecer el sistema nervioso.

La verbena es también eficaz para bajar la fiebre por sus propiedades diaforéticas. Esta planta es hepatoprotectora, esta propiedad la hace eficaz para proteger el hígado, la vesícula biliar y para depurar la sangre de toxinas.

La verbena en uso externo es apropiada para preparar tanto enjuagues bucales como cataplasmas, emplastos o compresas para tratar afecciones en la boca, y también para calmar dolores causados por traumatismos, contracturas musculares o migrañas al contener propiedades analgésicas.

Los principios activos de la verbena son: taninos, mucílago, glucósido amargo (verbenalina), aceite esencial.

Para preparar los diversos remedios medicinales se utilizan las partes aéreas de la planta. Podemos conseguir esta planta medicinal en los dispensarios de productos naturales como en herbolarios, parafarmacias, farmacias que dispensen productos naturales, online.

La verbena se encuentra disponible en varios formatos como planta fresca o seca, en polvo, cápsulas, gotas, agua floral y también en aceite esencial.

Cómo preparar 4 remedios naturales con verbena

Infusión expectorante para resfriados y gripes

Esta infusión de verbena es para mejorar los síntomas que acompañan a los resfriados y a la gripe, para casos en los que hay mucosidad y se necesita expectorar.

Para preparar la infusión necesitamos 3 cucharaditas de planta seca de verbena y una taza de agua mineral.

Hervimos el agua y una vez que comience a hervir agregamos la verbena. Apartamos la infusión de fuego, tapamos y dejamos reposando unos 10 minutos. Filtramos la infusión y cuando esté tibia ya podemos tomarla. De esta infusión podemos tomar de 2 a 3 tazas al día.

infusion-verbena

Tónico estimulante del apetito y para digestiones pesadas

Para preparar este tónico necesitamos una taza de vino blanco y una cucharada de planta seca de verbena.

Ponemos al fuego el vino y la verbena, hervimos, y mantenemos unos 3 minutos el hervor para que el alcohol del vino se evapore. Apartamos del fuego y dejamos enfriar. De este tónico podemos tomar un vaso 2 veces al día.

Decocción de verbena para descongestionar el hígado

Entre las propiedades de la verbena se encuentra la de ser protectora del hígado, así como de la vesícula biliar.

Este preparado es eficaz para depurar o descongestionar el hígado.

Para preparar la decocción necesitamos una cucharada de verbena seca y una taza de agua mineral.

Ponemos al fuego el agua junto con la verbena. Una vez que comience a hervir bajamos el fuego y mantenemos el hervor durante 15 minutos. Apartamos del fuego, tapamos y dejamos reposando durante 10 minutos. Colamos el preparado y cuando esté tibio ya podemos tomarlo.

De este remedio podemos tomar 2 o 3 tazas al día.

decoccion-verbena

Enjuague bucal de verbena para halitosis

Para preparar este remedio para halitosis necesitamos, dos cucharadas de hojas secas de verbena y una taza de agua mineral.

Hervimos el agua y cuando comience a hervir agregamos la verbena. Retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar durante 10 minutos. Cuando esté frío ya podemos hacer los enjuagues.

Los enjuagues de verbena podemos hacerlo 3 o 4 veces al día.

Contraindicaciones de la verbena

Siempre que se tomen las dosis aconsejadas por los profesionales terapéuticos y no se sobrepasen la verbena no tiene por qué ser dañina, por lo que debemos seguir los consejos de los profesionales.

Algunas personas pudieran presentar alergia o intolerancia a la verbena sobre todo las personas alérgicas a la familia de las Labiadas.

En los siguientes casos que a continuación detallamos la verbena está contraindicada:

  • En niños.
  • En caso de embrazo.
  • Durante el período de lactancia.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest