cosmo

Saber cómo prevenir el corte de digestión es fundamental sobretodo en verano, cuando los casos aumentan peligrosamente al someter a nuestro cuerpo a un cambio de temperatura brusco.

prevenir el corte de digestiónCuando hablamos de corte de digestión, lo cierto es que en realidad a lo que debemos de referirnos es al denominado como “reflejo por inmersión”, consistente en un shock periférico por dificultades en la vasculación, que aparece cuando nuestro organismo cambia bruscamente de temperatura (de calor a frío o muy frío) al introducirnos rápidamente en el agua (independientemente de que sea en la piscina o en la playa, ya que también podemos sufrir este reflejo en la ducha de casa).

Por ello es realmente común que se produzca un corte de digestión al bañarse después de comer; pero no debemos confundirnos: el proceso de la digestión sigue su curso ya que puede llegar a durar hasta cuatro horas, de manera que no es cierto esa teoría que indica que debemos esperarnos un mínimo de dos horas para poder introducirnos en el agua después de haber comido.

Como manifiestan y opinan muchos médicos, es fundamental que desde que aparezca el primer síntoma debemos salir del agua, para evitar que perdamos la conciencia cuando estamos dentro y podamos correr el riesgo de ahogarnos por inmersión.

Sus síntomas en este sentido son claros: dolor de cabeza, mareos, náuseas y desvanecimiento; aunque en casos más graves se puede producir un paro cardíaco.

Cómo prevenir el corte de digestión

La recomendación a la hora de prevenir el corte de digestión es tan sencilla como simple: evitar introducirnos brusca y rápidamente en el agua incluso aunque no hayamos comido antes, haciéndolo siempre poco a poco.

Para ello, es fundamental mojarnos cada parte del cuerpo muy despacio. De esta forma conseguiremos que nuestro organismo se acostumbre a la temperatura fría del agua.

Imagen | Madeira Island

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest