cosmo

La prueba del oído en los recién nacidos es una prueba fundamental, que ayuda a descubrir si el bebé tiene algún tipo de sordera o disminución auditiva (hipoacusia). Descubre todo lo que necesitas saber sobre ella.

Nada más nacer los bebés son sometidos a una rigurosa supervisión por parte de los especialistas que le han ayudado a venir al mundo.

Las horas en las que tanto la madre como el bebé se encuentren en la clínica serán indispensables para comprobar que el bebé mantiene todas sus facultades físicas y de comportamiento correctamente y pueda ir a casa sin ningún problema.

¿Sabes en qué consiste el test del oído en el bebé?

Durante la estancia en la clínica de maternidad se le pesará, medirá, comprobarán sus reflejos motores y que su pequeño cuerpo responda correctamente a los estímulos así como que se alimente  y defeque adecuadamente.

Los días después del nacimiento son esenciales, ya que los padres deberán atender y cuidar a su bebé en casa y cualquier cosa que noten y sea de importancia acudan al médico para verificar un posible problema o falsa alarma.

La prueba del oído es ideal para determinar la calidad de la audición en bebés menores de 4 semanas, dicha prueba es indolora y consiste en dos procesos o exámenes que valorarán la capacidad auditiva del pequeño.

¿Qué es la prueba del oído?

Los dos exámenes que hemos nombrado anteriormente son las Emisiones Autoacústicas y la Respuesta Auditiva del Tronco Encefálico, ambos exámenes pueden ser utilizados conjuntamente o por separado, normalmente se utiliza en primer lugar las Emisiones Autoacústicas (OAEs) y si en caso negativo de la prueba se examinará la ABR.

La pérdida de audición tiene causas congénitas y afectan a uno de cada 1.000 bebés, aunque en la mayoría de los casos no tiene causas concretas existen una serie de factores que pueden provocarla:

  • Niños prematuros.

  • Niños que necesitan de cuidados intensivos.

  • Antecedentes familiares de pérdida auditiva.

  • Concentración muy alta de bilirrubina y sometido a una transfusión.

  • Recibió medicamentos.

  • Problemas durante el parto.

Precisamente por ello, es importante que los bebés durante sus primeras semanas de vida sean sometidos a una prueba auditiva que determinará la capacidad auditiva del bebé y si existe alguna deficiencia en los oídos.

pruebas-oido-bebe

Después de nacer y durante las horas siguientes serán los médicos como el pediatra, los enfermeros y el obstetra quienes revisen concienzudamente el estado general del bebé, sus reflejos, su peso y talla, su respiración, el corazón, el color de su piel y su tono muscular.

Cuando el tiempo en el hospital ha terminado serán los padres encargados de cuidar a su bebé y estar alertas ante cualquier posible complicación o detección de algún problema que pueda existir.

¿Cuándo se realiza la prueba del oído en el bebé?

Normalmente antes de salir del hospital la Academia Americana de Pediatría recomienda realizar una prueba auditiva al bebé para comprobar que el pequeño oye perfectamente.

Durante las semanas siguientes es recomendable que el bebé sea sometido a la prueba auditiva, ya que  1 y 2 de cada 1.000 niños nacen con problemas auditivos y se pueden detectar después del nacimiento y así intentar reducir su problema.

Los especialistas serán los encargados de detectar correctamente si el bebé oye lo suficiente, pues si se detecta alguna reducción auditiva durante los 6 primeros meses existen más posibilidades de que el bebé desarrolle buenas posibilidades de habla y del aprendizaje adecuadamente.

La prueba de audición consiste en dos procesos como te hemos indicado anteriormente:

  • Las Emisones Autoacústicas se encargan de detectar si las diferentes partes del oído interno oyen correctamente y responden al sonido del exterior. Se colocarán en el canal del oído un audífono y se emitirá un sonido que provocará eco, si el niño no reacciona lo más probable es que exista una deficiencia auditiva.

  • La Prueba de Respuesta Auditiva Troncoencefálica evaluará la forma en que el nervio auditivo responde a los sonidos. Se coloca audífonos en el oído al bebé y se emitirá una serie de timbres gracias a unos electrodos colocados en la cabeza.

oido-bebe

Gracias a las pruebas auditivas los bebés podrán resolverán algunos de sus problemas auditivos siempre y cuando la detección de su deficiencia o reducción auditiva se realiza dentro de los 6 primeros meses de edad.

¿Cómo se hace la prueba?

En la primera prueba se coloca una sonda pequeñísima en el interior del conducto auditivo visible (oído externo), y se emitirá un sonido, ante el cual el caracol o cóclea (oído interno) generará una serie de ruidos que quedarán registradas en un monitor.

Si no se detectan esos ruidos puede existir sordera, aunque debemos tener en cuenta que esta prueba tiene una fiabilidad de un 80%, de ahí que más tarde se realice una segunda prueba.

¿Para qué sirve la prueba del oído?

Como indicábamos anteriormente, es fundamental para diagnosticar a tiempo algún tipo de sordera o hipoacusia que pueda estar presente en el bebé, la cual debe ser tratada y restablecer la audición antes de los dos años ya sea con ayuda de una cirugía, un audífono o un implante coclear.

¿Por qué el tratamiento es tan importante? Principalmente porque a través del oído el niño desarrolla el habla, de manera que cualquier trastorno auditivo supone un retraso tanto en el lenguaje como en la comunicación.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest