cosmo

¿Cuáles son los primeros síntomas o signos de la astenia otoñal y qué hacer para reducir y aliviar la depresión propia del otoño? Te desvelamos todo lo que necesitas saber.

Conocida popularmente con el nombre de depresión otoñal, lo cierto es que su nombre médico más correcto es el de astenia otoñal, síndrome afectivo estacional o simplemente el de trastorno afectivo estacional (TAE). Pero, ¿qué es y en qué consiste? Y sobre todo, ¿por qué nos afecta todos los años cada vez que llega el otoño?.

Lo cierto es que explicado de forma fácil y sencilla podemos definir a este trastorno como un síndrome leve, temporal que tiende a durar solo unos días o unas semanas, caracterizado por la aparición de una serie de síntomas característicos y propios que suelen aparecer sobre todo por una mala adaptación de nuestro organismo a los cambios estacionales, en este punto a la llegada del otoño.

Síntomas de la depresión otoñal

El motivo por el que este síndrome surja debemos encontrarlo en la disminución de la temperatura, y más especialmente en la reducción de la cantidad de horas de la luz que percibe nuestro organismo, lo que provoca alteraciones tanto en nuestro estado de ánimo como en nuestro propio biorritmo.

Las últimas estadísticas indican que tiende a afectar a alrededor de un 6% de la población, sobre todo a mujeres de entre 40 a 55 años, aunque también puede afectar a muchos hombres a partir de esta edad.

¿Cuáles son los síntomas de la astenia o depresión otoñal?

Los síntomas ocasionados por la astenia otoñal son evidentes, sobre todo si surgen apenas unos días o semanas después del comienzo del otoño.

Es habitual que las personas que lo padecen se sientan cansados, tristes, apáticos, decaídos, con dificultades para dormir y para concentrarse. Es más, suele ser común que se sientan somnolientos, con pocas ganas de hacer cosas, incluso es normal que les cueste demasiado hacer tareas propias del día a día.

depresion-otono

¿Cuáles son sus causas? ¿Qué provoca que aparezca?

La causa principal de aparición de la astenia otoñal la encontramos en la propia llegada del otoño. Pero es obvio que esta estación no tiene la “culpa” por sí sola, sino más bien la llegada del frío, que provoca una disminución de la temperatura, y por la cantidad de horas de luz que percibe nuestro organismo, que en esta época del año tiende a ser menor.

Descubre Alimentos para prevenir la depresión otoñal.

Debemos tener en cuenta que la luz solar es fundamental en la producción de la melatonina y la serotonina, dos hormonas indispensables para nuestro estado de ánimo, la regulación del hambre, la temperatura del cuerpo o la producción de energía. Y es que cuando la luz solar disminuye tenemos más sueño (se produce una mayor cantidad de melatonina) y nos sentimos más tristes (se produce menos serotonina).

Unas circunstancias que aumentan si tenemos en cuenta que pasamos de unos meses de calor y mucha luz solar a una época mucho más fría y con menos tiempo de luz solar. De ahí que esto ocasione un desorden biológico que causa la aparición de los síntomas mencionados e indicados en el apartado anterior.

Consejos para reducir los síntomas de la astenia otoñal

¿Sabías que es posible reducir y aliviar los síntomas de la astenia o depresión otoñal? De hecho es sumamente sencillo y fácil; es más, siguiendo los consejos naturales que te proponemos a continuación conseguirías incluso prevenirla en caso de que aún no te haya afectado. Toma nota:

  • Cuida tu alimentación: opta por seguir una alimentación variada y equilibrada, rica en vitaminas, minerales, fibra, proteínas, grasas saludables y hidratos de carbono complejos. Todos estos nutrientes esenciales son fundamentales para mantener un buen funcionamiento del sistema nervioso, así como para estimular la producción de neurotransmisores capaces de regular las emociones y nuestro estado de ánimo.
  • Opta por alimentos de temporada: en esta época podemos disfrutar de muchos alimentos nutritivos característicos y propios del otoño. Destacan los higos (y los higos secos), caquis, setas y naranjas.
  • Respeta los patrones del sueño: es fundamental a la hora de descansar bien. Para ello es importantísimo dormir las horas necesarias y mantener un horario fijo tanto a la hora de acostarnos como de levantarnos.
  • Practica ejercicio físico: mantenernos en forma y practicar ejercicio físico es fundamental a la hora de cuidar nuestra salud. Además, conseguiremos relajarnos y aumentar la secreción de hormonas que nos ayudarán a sentirnos mejor. Eso sí, es fundamental practicarlo diariamente, durante al menos 40 minutos cada vez.

Cómo reducir los sintomas de la astenia otoñal

Como vemos, se trata de un trastorno más común de lo que podríamos llegar a pensar, que cada año afecta a muchas personas. Pero, por suerte, solo tiende a durar unos días y además prevenirla o reducir sus síntomas es muy sencillo.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest