cosmo

¿Sabes por qué tienes acidez de estómago? Te descubrimos cuáles son las principales causas de la acidez estomacal o gástrica, para que descubras por qué la sufres.

La acidez de estómago sucede cuando el esfínter esofágico interior (válvula de nuestro organismo que tiende a mantener los ácidos estomacales en el estómago), se relaja y no funciona de forma correcta. En este momento, los gases tienden a irrumpir en el esófago, irritando y llegando a lesionar las paredes, favoreciendo  la aparición de la molesta sensación de acidez.

Conocida también con el nombre de acidez estomacal, cuando aparece sus síntomas suelen notarse rápidamente, convirtiéndose en una molestia que en la mayoría de los casos termina por no pasar desapercibida: sensación de quemazón que va desde el estómago hacia la garganta, dolor en el pecho que empieza en el esternón y se desplaza hacia la garganta, sensación de que los alimentos vuelven a la boca, sabor ácido o amargo en la parte posterior de la garganta… Estas molestias, sobre todo el dolor, tienden a aumentar cuando nos agachamos o nos acostamos.

Causas de la acidez gástrica

Son muchas las personas que sufren de acidez de estómago cada día, algunos de forma ocasional (ya sea por haber comido determinados alimentos o comidas que lo causan), o bien de forma crónica ante la presencia de determinadas enfermedades o trastornos digestivos. Si sufres de acidez estomacal en estos precisos momentos, la sufres de vez en cuando, o incluso la padeces desde hace ya tiempo, una opción útil –además de acudir a tu médico- es descubrir cuáles son sus principales causas, y sobre todo por qué sufres de acidez de estómago.

1. Comer demasiado y en exceso

No hay duda que uno de los mejores hábitos para cuidar el sistema digestivo y tener una buena digestión es comer cantidades pequeñas de alimento. Y es que como ya vimos en un artículo anterior en el que te hablábamos sobre Infusiones digestivas para después de comidas copiosas, en lugar de ponerte un gran plato lleno de comida a rebosar, puedes ir ‘practicando’ y tratar de ponerte pequeñas cantidades, por ejemplo la mitad del plato (y no llenarlo del todo).

De esta manera permitirás a tu sistema digestivo enviar las señales de saciedad que tu cerebro necesita para saber que ya te encuentras saciado y que no tienes más hambre. Teniendo en cuenta que el cerebro necesita al menos 20 minutos para ello, es importantísimo también comer despacio y de forma lenta.

Si comes demasiado colmarás las capacidades de tu estómago, de forma que aumentarás el riesgo de que quede una ‘abertura’ en el esfínter esofágico inferior, lo que causará la aparición de acidez, dado que el estómago producirá a su vez más cantidad de ácidos gástricos de lo normal.

2. Comer rápido

Podemos decir que este apartado tiene una relación directa con el apartado anterior, dado que si comemos rápido tendemos en definitiva a comer demasiado y por tanto en exceso.

Si comemos rápido no damos tiempo a nuestro cerebro de recibir las distintas hormonas que le señalan que nuestro sistema digestivo se encuentra saciado. Por tanto, una de las principales consecuencias es que tendemos a comer más. Además, al comer rápido no masticamos bien los alimentos, por lo que nuestra digestión tiende a resentirse. El resultado es evidente: aparición de digestiones pesadas o indigestión, acompañada en muchos casos de acidez estomacal y gases.

3. Determinadas comidas, alimentos y bebidas

No solo la forma como comemos influyen en la aparición de la acidez estomacal. También repercute en ello qué comemos, dado que existen determinados platos o alimentos que tienden a causar ardor de estómago.

cafe

Podemos mencionar, por ejemplo, las comidas grasas, picantes y condimentadas, además de frutas como los cítricos, el chocolate o los dulces. También podemos nombrar determinadas bebidas, como por ejemplo las bebidas con gas, el café y el té negro.

4. Hábitos malsanos: fumar o beber alcohol

¿Sabías que tanto el alcohol como la nicotina del tabaco pueden influir de forma negativa en tu salud en general, y en tu salud digestiva en particular, y ser una causa de ardor de estómago? Provocan que el músculo que separa el esófago del estómago se relaje, de manera que los jugos gástricos ácidos llegan al esófago.

5. Embarazo

Obviamente, nos encontramos ante una causa positiva o más beneficiosa, dado que estar embarazada en nada tiene que ver con las causas mencionadas anteriormente. No obstante, sí es una causa de acidez de estómago.

embarazo

De hecho, más de la mitad de las mujeres embarazadas sufren de acidez y de ardor de estómago en algún momento de su embarazo. Se debe a la acción de los cambios hormonales que se producen durante la gestación, ya que el músculo constrictor protector situado entre el estómago y el esófago se relaja.

Por otro lado, cuando el embarazo avanza el útero se hace cada vez más grande, presionando el estómago. Por todo ello, al final el esfínter esofágico no es capaz de evitar que los jugos gástricos ácidos pasen hacia el esófago.

6. Determinadas enfermedades y trastornos digestivos

Existen algunas enfermedades digestivas que son una causa directa o indirecta de la aparición de acidez estomacal. Podemos mencionar las siguientes:

  • Gastritis, que se caracteriza por ser la irritación de la mucosa gástrica.
  • Gastritis emocional, se trata de un tipo de gastritis causada por tensiones emocionales, estrés, nerviosismo y ansiedad.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico, en el que los jugos gástricos refluyen de manera patológica desde el estómago hacia el esófago.

7. Consumo de determinados fármacos

El consumo de determinados medicamentos, sobre todo por periodos largos de tiempo, pueden influir de forma negativa en la aparición de la acidez estomacal. Fundamentalmente podemos mencionar los siguientes fármacos:

  • Bloqueadores de canales de calcio para el tratamiento de la hipertensión arterial.
  • Dopamina para el tratamiento del Parkinson.
  • Progestágeno, utilizado como anticonceptivo o para el sangrado menstrual excesivo o anormal.
  • Sedantes para el tratamiento de la ansiedad.
  • Sedantes para el tratamiento del insomnio.
  • Teofilina, para el tratamiento de determinadas enfermedades pulmonares como el asma.
  • Bloqueadores Beta, para el tratamiento de la cardiopatía o de la hipertensión arterial.

Como vemos, en realidad son varias las causas que pueden ocasionar la aparición de la acidez gástrica. Por tanto, cuando la acidez aparece cada cierto tiempo, o bien cada día, es fundamental acudir al médico, quién investigará acerca de la causa y podrá prescribirnos el tratamiento médico más adecuado.

Imágenes | liz west / chichacha / Thomas Pompernigg

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest