cosmo

¿Sabías que los cereales de desayuno que comen tus hijos cada mañana no son tan adecuados ni sanos como probablemente piensas? La mayoría tienen un problema. Te descubrimos cuál.

Basta con visitar un supermercado y dar una vuelta por el pasillo donde se encuentran los cereales de desayuno, para percatarnos de la amplísima variedad de marcas y tipos que existen hoy en día. Para adultos, para dietas, contra el estreñimiento, para mujeres, para niños…

Lo cierto es que el mundo de los cereales de desayuno es probablemente uno de los más amplios y variados que existen, pero aunque en el mismo empaquetado o caja nos digan que nos encontramos ante unos cereales aparentemente saludables, por el hecho de ser ricos en fibra o bajos en grasa, la realidad es bien diferente: debemos fijarnos en el etiquetado nutricional para percatarnos de la increíble cantidad de azúcar que contienen.

Cereales de desayuno comerciales

Pero muy pocas personas se percatan en verdad de ello. Un ejemplo son los cereales de desayuno para niños. Si tienes hijos, es bastante probable que si abriera tu despensa me encontrara en su interior con cereales específicamente comprados para ellos: Golden Grahams, Smacks, Choco Krispies, Chocapic… Y uno de los peores: Frosties (sí, esos cereales que además de contener azúcar en exceso para más inri los rebozan en más azúcar). Pero vayamos por partes.

¿Qué son los cereales de desayuno?

Los cereales de desayuno consisten en un producto alimenticio empaquetado (muy bien empaquetado y diseñado para atraer a los consumidores diría yo), que se derivan de diferentes cereales como por ejemplo el maíz, el arroz o la avena, que como resultado dan copos de maíz, copos de arroz o copos de avena, los cuales se consumen con leche fría o caliente en el desayuno.

La promoción de este tipo de cereales se dirige tanto a público adulto como al público infantil, de manera que en el empaquetado de los cereales para niños nos encontraremos con colores y dibujitos llamativos con los que tratan de llamar su atención.

El problema de los cereales de desayuno: su elevado contenido en azúcar

Pero hay un problema: la mayoría de los cereales de desayuno elaborados para niños son azucarados o saborizados con miel, jarabe de glucosa, de manera que aunque aparentemente son opciones “saludables” porque se elaboran a base de cereales, la realidad es bien distinta: su contenido en azúcar los convierten en una auténtica bomba muy poco adecuados para niños.

De hecho, ¿sabías que alrededor de la mitad de lo que encontramos en una caja de cereales es en realidad azúcar? Es más, en un tazón de cereales encontraremos 13 gramos de azúcar (la cantidad equivalente a dos sobres).

cereales-desayuno-insanos

Como de buen seguro sabrás, en la lista de ingredientes que encontrarás en el etiquetado nutricional de cualquier producto alimenticio, éstos tienden a organizarse por orden en función de la cantidad que se ha utilizado para su elaboración.

Descubre más: 4 deliciosas recetas con avena para el desayuno

Bien, hagamos una prueba. Coge alguna de las cajas de cereales de desayuno comercial que tengas en estos momentos a mano y echa un vistazo a su lista de ingredientes. Seguramente te sorprenda encontrar al azúcar, al jarabe de glucosa y a algún otro endulzante más en los primeros lugares de la lista. ¿Sabes por qué? Efectivamente, porque contiene un contenido muy alto en azúcar.

Y, lo que es aún más evidente, puedes percatarte de su elevado contenido en azúcar cuando analizas su composición nutricional, por ejemplo analizando cuántos hidratos de carbono se corresponden a azúcares.

Hagamos en este momento un análisis respecto a la composición de los cereales de desayuno infantiles más consumidos hoy en día por los más pequeños cada día (datos por cada 100 gramos, obtenidos a partir de la información suministrada por las marcas en sus propios paquetes o en sus páginas Web):

MARCA DE CEREAL

ENERGÍA (kcal)

HIDRATOS DE CARBONO (De los cuales azúcares, g)

Frosties

375

35 g

Choco Krispies

387

35 g

Chocapic

389

28,7 g

Smacks

381

43 g

Rice Krispies

384

8 g (77 g de almidón)

Miel Pops

383

28 g

Golden Grahams

381

25,1 g

Nesquik

381

25,2 g

Estrellitas

399

24,7 g

Cheerios

377

24,5 g

Crunch

403

24,9 g

Es decir, como vemos, todos los cereales infantiles de desayuno que encuentras en tu supermercado contienen una cantidad elevadísima de azúcar. ¿Y sabes qué le hace el azúcar tanto a ti como a tus hijos? Cada vez que consumen estos cereales su elevado contenido en hidratos de carbono en forma de azúcares provocan un pico en la hormona insulina, encargada de que la glucosa se convierta en grasa.

cereales-comerciales-desayuno

Sin embargo, al cabo de una hora la glucosa disminuye de golpe, lo que provoca un mayor apetito, mal humor y mareos. Efectivamente, por eso tu hijo tiende a estar irritable y de mal humor poco tiempo después de comer cereales de desayuno…

El resultado es aún más peligroso, porque si tus hijos consumen estos cereales de desayuno diariamente, al cabo de unos años podrían sufrir de sobrepeso y obesidad, y lo que es aún peor: tienen un riesgo mayor de sufrir de diabetes tipo 2. Sí, la misma diabetes que está aumentando de forma peligrosa en los últimos años entre la población infantil.

¿Cuál es la solución?

La solución es más que evidente: tirar a la basura todas y cada una de las cajas de cereales de desayuno que tengas ahora mismo en la despensa, y no comprarlos nunca más. Pero eso no significa que tus hijos se queden sin desayuno. ¿Sabes que existen opciones nutritivas muchísimo más sanas, saludables, e ideales para los más peques de la casa?.

No te pierdas: Desayuno nutritivo de avena, miel y leche de almendras

De hecho, si a tus hijos les encantan los cereales, ¿por qué no aprovecharlo y optar por recetas más sanas? Un ejemplo es la granola, un alimento muy completo elaborado con copos de avena y nueces, mezclados con semillas, uvas pasas y miel.

granola-cereales

O el porridge, un plato maravilloso elaborado con avena, de textura suave y cremosa y que puedes endulzar con otras opciones más saludables si así lo deseas (por ejemplo la panela es una buena elección).

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest