cosmo

¿Cuáles son las causas por las que pueden aumentar los niveles de creatinina en la sangre o en la orina? Te descubrimos en este artículo qué influye en su elevación.

Cuando nos realizamos un análisis de sangre, ya sea por recomendación o prescripción de nuestro médico o simplemente de forma rutinaria, suele ser común que siempre aparezcan una serie de parámetros y elementos a analizar de manera igualmente rutinaria y básica, dado que son un indicativo para el especialista de si podríamos o no sufrir alguna determinada enfermedad o problema de salud, y sobre todo son útiles para conocer cómo nos encontramos de salud.

Entre estos parámetros rutinarios podemos mencionar los más importantes: el colesterol y los triglicéridos para conocer el volumen de grasas en nuestra sangre, las transaminasas y la bilirrubina para analizar el funcionamiento del hígado, la glucosa para descubrir si podríamos o no sufrir de diabetes, y la creatinina. La creatinina destaca por ser un parámetro muy importante que nos ayuda a descubrir el funcionamiento de los riñones (es decir, si se encuentran o no llevando a cabo sus funciones de forma adecuada).

Por qué sube la creatinina

Básicamente consiste en un residuo de la masa y de la actividad muscular. Se caracteriza por ser un compuesto orgánico que es el resultado de la degradación de la creatina, un componente de los músculos, que a su vez es transformada en ATP y se convierte en una fuente de alta energía para las células.

Dicho de otro modo, se trata de un producto de desecho del metabolismo normal de los músculos, y que aunque depende de la masa de los músculos en realidad nuestro cuerpo tiende a producirlo en una tasa constante. ¿Por qué? Fundamentalmente porque su producción depende de manera directa de la modificación de la masa muscular, de ahí que muchos médicos consideren que sus niveles tienden a variar poco, siempre y cuando no exista alguna patología que influya en sus valores.

¿Y por qué se analiza la creatinina para conocer el funcionamiento de los riñones? Muy sencillo: los riñones son los encargados de filtrar la creatinina excretándola a través de la orina. Por ello, su medición en una analítica sanguínea se convierte en la forma más sencilla y simple de monitorizar si los riñones se encuentran o no llevando a cabo su función de manera correcta. Pero en realidad no es solo la única causa por la que se puede diagnosticar la presencia de una creatinina elevada.

Las causas por las que suben los niveles de creatinina

Debemos tener en cuenta que es importantísimo analizar y conocer la tendencia que los niveles de creatinina han seguido a lo largo de un determinado plazo de tiempo, y nunca atender únicamente a un solo valor. Principalmente porque un valor que aumenta con el paso del tiempo (por ejemplo durante algunos meses o años) puede indicar que se están produciendo daños en los riñones, mientras que un nivel que disminuye indica una mejora de sus distintas funciones, y la desaparición de ese daño.

En la mayoría de las ocasiones el aumento de los niveles de creatinina en la sangre se debe a problemas renales. Estas afecciones comprenden desde daños en el riñón hasta insuficiencia renal (ya sea crónica o aguda), pasando por la infección o la reducción del flujo de sangre.

Puede aumentar por trastornos de las vías urinarias, sobre todo por obstrucción de las mismas. Por ejemplo, en caso de cálculos en la vejiga o malformaciones.

Determinados problemas musculares como la descomposición de las fibras musculares (por lesión o cualquier otra afección que cause daños al músculo esquelético) influyen igualmente en su aumento, así como sufrir una contusión muscular masiva.

deporte-creatinina

También practicar ejercicio físico de forma intensiva y exagerada es una de las causas habituales de aumento de la creatinina, sobre todo si se produce mucho sobreesfuerzo durante la práctica deportiva.

Algunos medicamentos también son causa habitual de elevación de la creatinina, sobre todo en la terapia con fármacos citotóxicos o el consumo de aminoglucósidos o eritromicina (medidas de control en la terapia con antibióticos).

La dieta también tiende a influir en su aumento, aunque no suele ser una causa tan relacionada. Por ejemplo, influye un consumo excesivo de carne, por lo que de ser ésta la causa la creatinina tiende a disminuir una vez se adopte una dieta con menos contenido cárnico.

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest