cosmo

Los quistes de grasa (o quistes sebáceos) son muy comunes y aparecen de forma habitual y cotidiana, pero ¿cuáles son sus causas reales y por qué surgen? Te lo desvelamos.

Los quistes de grasa son una afección bastante común, aunque ciertas personas pueden tener una mayor propensión a desarrollarlos. Médicamente se los denomina quistes sebáceos, y como conoceremos de forma más detallada en las líneas siguientes se originan sobre todo a partir de la inflamación de los folículos pilosos.

Lo primero que debemos hacer es distinguir estos quistes sebáceos de lo que se denomina lipoma (tumores benignos de tipo adiposo). Aunque puedan parecer similares ya que ambos son pequeños bultos de grasa que se encuentran bajo la piel, su formación y sus características presentan diferencias.

Por qué surgen los quistes de grasa

Los quistes son, pues, una acumulación de grasa bajo nuestra piel. Si bien podrían desarrollarse en cualquier parte de nuestro cuerpo, su ubicación más habitual es en el rostro y el tronco.

¿Cuáles son las causas por las que los quistes aparecen?

Como sabéis, nuestra piel está repleta de poros, las pequeñas aberturas que conectan a un folículo, y cada uno de ellos tiene un cabello y una glándula sebácea. Poseemos una gran cantidad de folículos pilosos y cada uno de ellos se encuentra, pues, vinculado con una glándulas sebáceas.

Estas glándulas son las encargadas de producir una secreción grasosa, cumpliendo la función de mantener en buenas condiciones el pelo y la piel circundante, además de facilitar el transporte de células muertas a la superficie de la piel.

Pero estos folículos pilosos, los conductos que hay en nuestra piel, se obstruyen y se inflaman. Este es normalmente el comienzo del quiste sebáceo. De todos modos, también un trauma cutáneo puede desencadenar el origen de un quiste de grasa.

En cualquiera de estos casos lo que ocurre es que se desarrolla un saco de células en cuyo interior se produce la secreción de una proteína denominada queratina.

quistes-sebaceos

Esta obstrucción es pues la responsable de la acumulación de grasa y la consiguiente aparición del bulto. Los quistes se presentan como adheridos por debajo a nuestra piel y muchas veces se pueden observar como puntos blancos o negros. Con el paso del tiempo, la acumulación que se origina por la obstrucción del folículo hace que el quiste vaya creciendo.

Los síntomas son más que evidentes: comienza a aparecer, generalmente de forma lenta y sin causar dolor, una protuberancia de pequeño tamaño debajo de la piel. Cuando esta protuberancia se infecta o inflama tienden a surgir otros síntomas relacionados, como por ejemplo enrojecimiento de la piel, sensación de tener la piel sensible, adolorida o caliente, así como la salida de una especie de sustancia de color blanco grisáceo y con mal olor.

El dolor aparece especialmente cuando el quiste se infecta y se produce un absceso, que consisten en una acumulación de pus que ocasiona a su vez la aparición de hinchazón  inflamación a su alrededor.

Tratamiento para los quistes de grasa

Uno de los tratamientos más usuales para los quistes sebáceos consiste en una intervención que practica un profesional de la salud –en general un dermatólogo- que consiste en abrir el quiste y drenar su contenido. Es importante en este procedimiento que se retire completamente la cápsula que le envolvía para evitar que resurja otro quiste. Esta intervención se realiza con anestesia local y normalmente quedar cicatrices casi imperceptibles.

Es importante para quienes tienen este tipo de quistes ser cuidadosos de no contraer infecciones, ya que el contacto con otros gérmenes o bacterias en nuestra la piel puede generar pus, conllevando riesgos mayores.

Ante cualquier duda, y debido a que los quistes sebáceos pueden confundirse con los lipomas o tumores benignos adiposos, te recomendamos acudir a un control con un dermatólogo para mayor tranquilidad. Esperamos os haya sido de utilidad esta explicación sobre cómo aparecen los quistes de grasa y sobre su tratamiento.

Imagen | Wikipedia

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest