cosmo

La resaca aparece como consecuencia de un consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Pero, ¿sabes en realidad cuáles son sus causas y por qué aparece?.

¿Quién no ha tenido resaca alguna vez? Tanto si consumes alcohol con regularidad, por ejemplo en fines de semana o de manera ocasional en alguna ocasión especial, y en algún momento te has excesivo en su consumo, lo cierto es que es normal que ya hayas sufrido las consecuencias y los síntomas más habituales de la resaca. Y es que, cuando hablamos de ella, nos referimos a esos síntomas –desagradables, todo hay que decirlo- que una persona tiende a experimentar horas después de haber tomado mucho alcohol.

Se trata, por tanto, de un cuadro sintomático de malestar general que aparece como consecuencia de un consumo excesivo de bebidas alcohólicas, aunque este cuadro no es lo suficientemente grave como para que se produzca un coma etílico, que puede causar la muerte por depresión respiratoria.

Resaca

¿Cuáles son los síntomas de la resaca?

Como regla general, la resaca tiende a manifestarse como un cuadro determinado de síntomas, que pueden ser:

  • Dolor de cabeza o cefalea, que aparece como consecuencia de la disminución del azúcar en la sangre (glucosa), por la dilatación de los vasos sanguíneos o por la deshidratación de las meninges.
  • Sed intensa, debido a la deshidratación causada en el organismo por la degradación del alcohol.
  • Problemas gástricos y digestivos, ya que las bebidas alcohólicas ocasionan una erosión de la mucosa gástrica, así como una pérdida de la vellosidad intestinal. Pueden surgir sobre todo vómitos, y de forma rara diarrea. También pueden aparecer flatulencias.
  • Dolores abdominales y musculares, que cursan con sensación de debilidad y malestar general.
  • Pérdida de la memoria o amnesia ligera, sobre todo durante el episodio etílico.

¿Por qué aparece la resaca?

La aparición de la resaca la encontramos sobre todo en el consumo excesivo de alcohol, como consecuencia del proceso de deshidratación que sufre nuestro cuerpo. Dado que el alcohol inhibe el buen funcionamiento de las vasopresinas (unas hormonas con acción antidiurética que controlan la reabsorción de moléculas de agua mediante la concentración de la orina). Cuando bebemos alcohol, el agua es eliminada al orinar en mayor cantidad y abundancia, por lo que se eliminan más sales minerales y otros compuestos importantísimos para nuestro organismo.

En este sentido, la causa la distinguimos especialmente en la presencia de unas sustancias residuales que se generan durante el proceso de obtención del alcohol, destacando sobre el metanol, la histamina, determinados polifenoles y el acetaldehído.

alcohol

Al descomponerse producen otras sustancias tóxicas, ponzoñosas y/o venenosas, las cuales son luego las responsables de la aparición de los síntomas. Estas sustancias las encontramos en mayor cantidad en bebidas alcohólicas de color más oscuro o bebidas espirituosas menos destiladas, tales como el coñac, vino tinto, ron, whisky, ginebra, vodka y vino blanco.

Aunque consumir alcohol de forma ocasional, especialmente en momentos puntuales y especiales, no es del todo negativo para tu salud, recuerda que lo que sí es contraproducente es un consumo excesivo. Tomar por ejemplo una pequeña copa de vino al día o de cerveza puede ser incluso beneficioso. No obstante, vigila siempre su consumo, con moderación. Si quieres saber más, te animo a descubrir cuáles son los efectos del alcohol en el cuerpo.

Imágenes | Álvaro Canivell / Joshua Rappeneker

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest