cosmo

La cistitis es una de las infecciones de orina más comunes. Conocer sus causas es sumamente útil para su prevención. Te ofrecemos consejos útiles para prevenir la cistitis naturalmente.

Los casos de cistitis se producen en dos formas: bacteriana y no-bacteriana. Definamos un poco ambas de estas versiones de la enfermedad. La forma bacteriana entra a la uretra de muchas formas diferentes. Una vez que está dentro, puede adherirse a las paredes de la vejiga y ocasionalmente se traslada a los riñones.

La vía urinaria en sí, normalmente está limpia debido a la corriente de orina que elimina toxinas y otros desechos, pero la infección puede desarrollarse si la bacteria que está alojada en la uretra se multiplica. Ahí es cuando viaja hacia la vejiga y causa la inflamación.

Por qué aparece la cistitis

Las mujeres que usan tampones son más susceptibles a tener cistitis bacteriana que las que usan toallas sanitarias, esto se debe a que los químicos que traen estos productos pueden irritar partes delicadas de la vagina, trayendo como consecuencia la inflamación no deseada. Prácticamente, el cordón de un tampón funcionaría igual que la mecha en la dinamita, porque ese elemento provee el fácil acceso de las bacterias hacia el cuerpo.

Por otro lado, la cistitis no-bacteriana normalmente se causa por pequeñas heridas o irritaciones. Algunos la han llamado “la cistitis de luna de miel”, porque las relaciones sexuales pueden ser el factor causante de estas apariciones que llevan la inflamación a la uretra y eventualmente crear infecciones. El sexo puede permitir que se mezclen fluidos corporales, lo que abre camino a las bacterias a través del tracto urinario.

Por supuesto, la actividad sexual no es la única causa de la cistitis no-bacteriana. Irritaciones por químicos en los jabones o cremas agregan posibilidades, como también nadar en piscinas con demasiado cloro y las excesivas vibraciones de motocicletas causan pequeñas pero contundentes heridas que llevan a los síntomas de esta enfermedad. Beber muy poca agua hace que la orina sea muy concentrada, causando que la vejiga no se vacíe por completo.

Te recomendamos leer: Cómo prevenir la cistitis en playas y piscinas.

Algunas comidas, como las picantes, el alcohol, café negro, jugos de fruta muy ácidos y las que causen alergia dependiendo del organismo de cada persona pueden resultar perjudiciales.

cistitis

Cómo prevenir la cistitis de forma natural

A través de la alimentación

Se puede utilizar la dieta como una medida preventiva ante esta enfermedad. Comer saludable creará inmunidad en tu cuerpo para evitar infecciones y matar las bacterias dañinas.

Evitar el exceso de ácidos en las comidas y bebidas es clave. Si eres susceptible a estas infecciones consume con prudencia las carnes, alimentos azucarados y picantes. Bebe tus respectivos 8 vasos de agua al día para diluir el ácido en tu orina.

También recuerda que el azúcar alimenta a las bacterias y debilita tu sistema inmune. Chocolates, carbohidratos refinados, harinas procesadas y salsas dulces deben excluirse lo más posible de la dieta cotidiana.

Finalmente, en cuanto a suplementos, la vitamina C cuatro veces al día mientras se tiene la infección, 30 gramos de zinc diarios para prevención, probióticos, bromelina y beta caroteno son los que debes consumir.

Toma jugo de arándanos regularmente

Entre los jugos, el de arándano es el más adecuado de todos. Siempre que sea bajo en azúcar, no sea pasteurizado y esté preparado de forma natural, te ayudará a superar la cistitis. Comer la fruta directamente también funciona, si eso prefieres.

De hecho, ¿sabías que el jugo de arándanos es una de las bebidas más adecuadas contra la cistitis? No solo ayuda a curar las infecciones de orina, sean o no recurrentes, sino que también es especialmente útil para prevenir su aparición, todo ello de forma totalmente natural.

Prevención de la cistitis

Para preparar este jugo solo necesitas 500 gr. de arándanos rojos y 2 vasos de agua. En primer lugar lava bien los arándanos rojos. Luego pon el equivalente a 2 vasos de agua en un cazo y lleva a ebullición. Cuando el agua empiece a hervir añade los arándanos, y cocínalos a fuego lento durante 10 minutos. Pasado este tiempo apaga el fuego y reja que los arándanos cocidos reposen 15 minutos.

Finalmente agrega azúcar si lo deseas y pon todos los ingredientes en el vaso de una licuadora, licuándolo todo bien. Cuela el jugo, sirve en un vaso y bebe.

Utiliza siempre jabones neutros

Como vimos, utilizar jabones no adecuados en realidad para nuestro tipo de piel pueden causar irritaciones que finalmente ocasionan la aparición de las infecciones de orina, especialmente las recurrentes.

Por tanto, la clave está en lavarnos siempre con jabones con pH neutro, que sean más respetuosos con el propio pH de nuestra piel. Son útiles los elaborados únicamente con ingredientes cien por cien naturales.

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest