cosmo

No hay duda que una de las intolerancias alimentarias más comunes es la intolerancia a la lactosa, que destaca junto a la intolerancia al gluten. La lactosa (azúcar de la leche), se descompone en sí en otros dos azúcares más simples (glucosa y galactosa), cuestión que se produce gracias a la acción de la enzima lactasa. Cuando existe un déficit de lactasa la lactosa pasa al intestino grueso sin descomponerse y empieza a fermentar, donde comienza a producir sus molestos síntomas.

Como manifiestan muchos expertos, actualmente se estimula que un 34% de la población española es intolerante a la lactosa. Sin embargo, sólo un 10% están diagnosticadas. El problema es evidente: al no saberlo, continúan bebiendo leche de vaca, rica en lactosa, y cada vez que lo hacen surgen en su sistema digestivo las molestias propias relacionadas con esta intolerancia: gases, malestar y dolor estomacal, hinchazón, diarrea…

pascual-sin-lactosa

Una opción excelente si deseas seguir consumiendo leche en el desayuno, en la merienda o en la cena, es optar por la leche sin lactosa, bebidas deliciosas a las que se les ha eliminado la lactosa. Un ejemplo interesante es la leche Pascual Sin Lactosa, que además destaca por ser la única leche sin lactosa que cuenta con vitamina B6, un nutriente esencial que ayuda a disminuir el cansancio y nos aporta un extra de vitalidad y de energía en nuestro día a día.

Y es que, para quienes sean amantes de la leche, no hay duda que ser intolerante a la lactosa no significa que se tenga que renunciar a esta bebida, un alimento tan nutritivo como básico en nuestra alimentación.

Si bebes habitualmente leche sin lactosa, ¿qué tal si pruebas la nueva Pascual Sin Lactosa? Es una opción excelente para aportar a tu organismo la vitamina B6 que necesita cada día. ¡Y además está deliciosa!.

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest