cosmo

Las uvas son unas frutas deliciosas que aportan increíbles beneficios y propiedades. Descubrir para qué son buenas te animará a seguir comiéndolas cada día.

Las uvas son las frutas que se obtienen de la vid, la cual crece en racimos apretados y generalmente vienen en racimos, caracterizándose por ser un alimento de sabor dulce y de pequeño tamaño, que pueden comerse solas, en determinadas recetas de cocina, o bien se utilizan en la elaboración de diferentes bebidas alcohólicas y no alcohólicas, como pueden ser el mosto, el vino y el vinagre (muy utilizado como aderezo). Cuando se deja secar la fruta pasa a convertirse en un fruto seco, y es conocida con el nombre de uva pasa.

Dependiendo del tipo y de la variedad pueden ser negras y amarillas (las más comunes), aunque también podemos encontrarlas marrones, anaranjadas, doradas, moradas o blancas en función también de su evolución y desarrollo. En lo que se refiere a sus variedades, la más consumida y cultivada es la especie Vitis Vinifera, característica de Europa mediterránea y de Asia central.

Para que es buena la uva

Lo cierto es que si atendemos a los distintos beneficios de las uvas, nos percatamos de que en realidad se convierten en un alimento sumamente saludable, que aporta interesantes cualidades y propiedades a nuestra salud, sobre todo cuando su consumo es regular.

Muy buena para la visión

La uva es una de las frutas más conocidas y populares que existen para el cuidado de la visión y de la vista, gracias a su altísimo contenido en antioxidantes naturales, que ayudan a prevenir y retrasar la evolución de la degeneración macular.

La degeneración macular es un trastorno que causa la oxidación de la retina, provocando entre otras consecuencias dificultades para leer y para ver debido a la visión borrosa, produciéndose una pérdida de nitidez y de agudeza visual.

Por otro lado, un consumo regular de uvas también resulta muy útil y adecuado para quienes trabajan largas horas delante de la pantalla del ordenador. También ayudan en la prevención de las cataratas.

Para disfrutar de sus cualidades y beneficios para la visión basta con comer el equivalente a una taza de uvas cada día.

Excelentes contra la hipertensión arterial

Se diagnostica hipertensión arterial cuando la tensión arterial se mantiene en cifras superiores a 140/90 mm Hg con cierta habitualidad, y un mínimo de tres veces (es decir, se mantiene por encima de este valor en distintas terminaciones).

En este sentido, las uvas son beneficiosas para la hipertensión gracias a su contenido en flavonoides, que ejercen un efecto protector y ayudan positivamente a la hora de reducir la tensión arterial alta. De hecho, diferentes estudios científicos han constatado que consumir uvas rojas con regularidad ayuda a reducir el riesgo de hipertensión arterial y de enfermedades cardíacas.

Beneficios de las uvas

Ideales contra el colesterol

Lo cierto es que podemos decir que las uvas son especialmente interesantes a la hora de cuidar nuestra salud cardiovascular, dado que además de ser útiles tanto en la prevención como en la reducción de la hipertensión arterial, también son ideales cuando existe colesterol alto.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, y publicado en la edición especializada Nutrition, permitieron constatar que consumir un extracto a partir de la fibra dietética de la uva ayudó a disminuir los niveles de colesterol total hasta un 14%, y los niveles de colesterol LDL (malo) en un 11,6%.

Esta cualidad la encontramos tanto cuando consumimos uva entera fresca como en forma de zumo o jugo.

Simplemente maravillosas para la salud de la piel

Las distintas cualidades de las uvas no solo las encontramos de forma interna para nuestro organismo, sino de forma externa también para nuestra piel. De hecho al ser ricas en antioxidantes naturales ayudan a combatir los efectos negativos de los radicales libres, que como de buen seguro sabrás, intervienen de forma decisiva en el envejecimiento.

Por otro lado, también aportan beneficios hidratantes y protectores de la piel, siendo ideales para disfrutar de una piel tersa y cuidada.

Sus semillas también aportan interesantes beneficios

Las pepitas o semillas que encontramos en el interior de las uvas también aportan interesantes beneficios:

  • Son ricas en ácidos grasos esenciales, que entre otros aspectos aportan cualidades suavizantes y hidratantes, siendo igualmente útiles en el cuidado de la piel al ayudar a reforzar la protección de la barrera natural de la piel.
  • Son ricas en antioxidantes, al aportar antioxidantes OPC, vitamina C y E, así como betacarotenos.
  • Promueven y mejoran la circulación sanguínea, gracias a su riqueza en antioxidantes y bioflavonoides.
  • Potente antibacteriano y antiinflamatorio. Útil en caso de problemas de la piel, dermatitis, sinusitis, gastritis y artritis.
  • Ayuda a prevenir enfermedades degenerativas.
  • Buenas para el sistema cardiovascular: ayuda a prevenir la acumulación de grasa en las arterias y en el hígado.
  • Útil en el crecimiento del cabello y el cuidado de la piel.

Semillas de uva

Y para finalizar, ¿sabes por qué se comen uvas en Nochevieja?.

Imágenes | liz west / jamesskivington

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest