cosmo

El pan de plátano y nueces (o Walnut banana bread) es un pan nutritivo y delicioso, muy fácil de elaborar y de hacer. Te explicamos cómo hacerlo en casa y qué propiedades nutritivas aporta.

¿Te gusta el pan?, ¿el plátano?, ¿y también las nueces?. En ese caso es bastante posible que disfrutes con este delicioso pan nutritivo lleno de beneficios y de propiedades, que aporta una excelente cantidad de energía y que en definitiva destaca precisamente por ser ideal para todas las edades: pan de plátano y nueces.

Nos encontramos ante un pan conocido popularmente con el nombre de Walnut banana bread, aunque existe una opción original, clásica y básica denominada simplemente Banana bread, y que consiste en un pan de plátano simple, sin añadirle ningún otro ingrediente extra como por ejemplo ahora es el caso de las nueces.

Receta de pan de plátano y nueces

¿De dónde proviene este curioso pan? Su origen debemos encontrarlo en Estados Unidos, lugar donde hace aproximadamente un siglo se ideó esta deliciosa receta, la cual pronto se popularizó a lo largo y ancho del mundo. Y se convierte, de hecho, en una opción maravillosa para poder aprovechar esos plátanos maduros que siempre terminan por quedarse en el frutero, estropeándose.

Cómo hacer pan de plátano y nueces

Ingredientes:

  • 3 plátanos en su punto de maduros.
  • 75 gramos de nueces picadas.
  • 340 gramos de harina simple de trigo tamizada.
  • 225 gramos de azúcar.
  • 75 gramos de mantequilla pomada.
  • 2 huevos pequeños.
  • 4 cucharadas soperas de leche para suavizar la masa.
  • 4 cucharadas soperas de agua.
  • Un poco de mantequilla para engrasar el molde.

Elaboración:

Comenzamos elaborando el almíbar poniendo un calentador al fuego con 100 gramos de azúcar y 4 cucharadas de agua.

Elaboramos el almíbar con fuego bajo y sin parar de remover. Retiramos el almíbar del fuego y reservamos.

Vamos poniendo el horno a precalentar con una temperatura de 180 º C durante 20 minutos.

Quitamos la piel a los plátanos y los aplastamos con ayuda de un tenedor, podemos también sí se desea hacerlos puré con la batidora.

También te recomendamos: Cómo hacer pan de higos.

Para elaborar la masa ponemos la harina tamizada en un bol y le agregamos la mantequilla, el resto del azúcar, el huevo bien batido, las nueces picadas, los plátanos bien aplastados, el almíbar y amasamos.

Mientras amasamos añadimos unas 4 cucharadas de leche y amasamos de nuevo. Untamos con un poco de mantequilla el fondo y las paredes del molde en el que vayamos a hacer el pan. Si acaso tuviéramos papel del horno podemos sustituirlo por la mantequilla forrando el molde con este papel.

Echamos la masa dentro del molde y cocinamos el pan durante 60 minutos y con una temperatura de 150 º C.

Una vez cocinado el pan, lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Cuando esté frío del todo ya podemos desmoldarlo. Dejaremos reposar el pan unas 12 horas antes de comerlo o servirlo.

bizcocho-nueces-platano

Los beneficios del pan de plátano y nueces

Sobre el aporte nutritivo de este delicioso pan, no hay duda que nos encontramos ante un alimento muy energético, fundamentalmente por su contenido en plátano y también en nueces.

Por un lado, el plátano es una fruta tremendamente rica en vitaminas entre las que podemos mencionar las del grupo B (incluyendo ácido fólico), vitamina C y E. También aporta minerales, sobre todo potasio, magnesio y hierro. Por otro lado, destaca por ser un alimento energético por su contenido en hidratos de carbono.

Por otro lado, las nueces son unos frutos secos deliciosos, indispensables dentro de una dieta variada, saludable y equilibrada. Entre otros aspectos aportan vitaminas (B1, B2, B6 y E), así como minerales como el magnesio, potasio y fósforo. Eso sí, destacan por su riqueza en ácidos grasos, en especial omega 6, especialmente útil para prevenir las enfermedades cardiovasculares y reducir los niveles elevados de colesterol y triglicéridos.

pastel-platano-nueces

Como vemos, nos encontramos ante un alimento tan nutritivo como energético, que aporta excelentes cantidades de hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Además, su facilidad de elaboración lo convierten en una opción ideal para prácticamente todas las edades, que puede comerse en el desayuno o en la merienda.

¿Y con qué podemos acompañarlo? Pues podemos comerlo solo, tal cual, o añadirle mantequilla, mermelada, yogurt…. como imaginas, existen muchísimas posibilidades.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest