cosmo

Los anacardos son frutos secos deliciosos, pero que más dudas nutricionales produce. ¿Se pueden comer en dietas? ¿Es verdad que aumentan de peso? Te desvelamos todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Cuando nos planteamos realizar una dieta de adelgazamiento, ya sea con el objetivo de bajar de peso porque tenemos algunos kilos de más o porque simplemente deseamos disfrutar de un peso más saludable, es sumamente habitual tener dudas sobre qué alimentos podríamos consumir y cuáles deberíamos en definitiva dejar a un lado, ya sea porque su aporte calórico es poco adecuado o porque simplemente desconocemos si sería adecuado comerlo o no, a pesar de que sea un alimento que nos aporte muchos beneficios y propiedades nutritivas.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con los anacardos, unos frutos secos conocidos también con los nombres de castañas de cajú o nuez de la india, uno de los frutos secos más populares, conocidos y característicos, y que más dudas tiende a producir en lo que se refiere a su contenido nutricional y a su aporte calórico.

Anacardos

¿Por qué? Principalmente porque es por todos sabido que son un alimento tremendamente rico en hidratos de carbono y también en grasas, entre otros aspectos interesantes. De hecho, destacan por ser un alimento muy nutritivo.

Pero, ¿qué son los anacardos? Básicamente podríamos definirlo como el fruto del anacardo, un árbol que recibe el mismo nombre del fruto, el cual pertenece a la familia de las Anacarduaceae y conocido desde un punto de vista científico con el nombre de Anacardium occidentale. Se trata de un árbol nativo de la región amazónica así como del nordeste de Brasil.

¿Cuáles son las propiedades nutricionales de los anacardos?

Como indicábamos de forma muy breve al comienzo de esta nota, los anacardos destacan desde un punto de vista nutricional por su increíble riqueza en hidratos de carbono complejos, concretamente en forma tanto de almidón como de fibra. Estos carbohidratos son también denominados como hidratos de carbono de absorción lenta, y se caracterizan porque antes de ser absorbidos se descomponen en hidratos de carbono simples y así pueden ser asimilados mejor.

Esto se traduce en que las moléculas de glucosa tienden a liberarse poco a poco, de manera que los niveles de azúcar en la sangre se mantienen más estables y bajos durante un mayor tiempo.

Te recomendamos: ¿Las castañas engordan?

A pesar de su increíble aporte en hidratos de carbono (sobre todo complejos), ¿sabías que los anacardos son sumamente ricos en ácidos grasos saludables?. Es más, en su contenido nos encontramos sobre todo con ácidos grasos omega 6, ideales para mejorar la circulación sanguínea, reducir los niveles elevados de colesterol y triglicéridos y para las enfermedades del corazón.

También aporta vitaminas del grupo B, entre las que podemos mencionar la vitamina B1, B2, B3, B6, B9 y B12, además de vitamina A, C, E y D. Y minerales como el hierro, fósforo, zinc, magnesio, cobre y calcio.

anacardos-dietas

Ficha nutricional de los anacardos

¿Y qué ocurre en definitiva con el aporte nutritivo de los anacardos? Concretamente, 100 gramos de anacardos aportan:

  • Aporte energético: 574,00 kcal.
  • Grasas: 46 gr.
  • Proteínas: 15 gr.
  • Hidratos de carbono: 32 gr.
  • Fibra: 3 gr.

Entonces, ¿se pueden comer anacardos en dietas de adelgazamiento?

Lejos de lo que pueda pensarse, en realidad los anacardos no engordan. Es más, su aporte nutritivo y sus beneficios son muchísimo mayores que su aporte calórico y energético, de ahí que no debamos menospreciarlos.

De hecho, aunque los anacardos contienen un buen número de calorías (aproximadamente 574 calorías por cada 100 gramos), lo cierto es que sí pueden ser consumidos de manera moderada en dietas de adelgazamiento.

Ello se debe principalmente a que, la mayoría de estas calorías, provienen de los aceites mono y poliinsaturados, los cuales se metabolizan rápidamente pero no tienden a depositarse en forma de grasa.

En este sentido casi podríamos decir que los anacardos tienden a engordar muchísimo menos que los alimentos ricos en grasas saturadas, como los embutidos, los quesos curados o los lácteos enteros, entre otros.

Para ello, la ración adecuada sería de 20 gramos al día de anacardos, la misma cantidad recomendada de otros frutos secos igual de saludables como por ejemplo es el caso de las nueces o las almendras.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest