cosmo

Descubre qué son los aditivos conservantes, cuál es su función, para qué sirven, cómo es su declaración y en qué alimentos podemos encontrarlos.

Si vas a tu despensa, o a la nevera, y miras el etiquetado de algún producto alimenticio o alimento envasado que cojas al azar, probablemente te encuentres entre sus ingredientes con los denominados como aditivos alimentarios. Y es que, como su propio nombre indica, los denominados como aditivos alimenticios son sustancias o compuestos que cumplen la función de mejorar el aspecto, aroma o sabor de los alimentos, o bien evitar su oxidación natural, o bien ampliar su periodo de caducidad.

Precisamente en este sentido, dependiendo de su propiedad, cualidad o fin, existen diferentes y distintos tipos de aditivos alimentarios: colorantes, conservantes, emulgentes, antioxidantes y estabilizantes.

Los aditivos conservantes

¿Qué son los aditivos conservantes?

Los conocidos como aditivos conservantes son sustancias o compuestos que retrasan o evitan la podredumbre natural de los alimentos, como consecuencia de la presencia de microorganismos (como hongos, bacterias o levaduras).

Lo cierto es que no solo podemos encontrar conservantes en los productos alimenticios envasados. También en los medicamentos. No obstante, cuando se añaden diferentes conservantes de manera simultánea a un mismo alimento es necesario conocer que la dosis máxima permitida legalmente se reduce dependiendo precisamente del número de sustancias o compuestos que se han utilizado.

Así, por ejemplo, si se han utilizado dos sustancias conservantes al mismo tiempo ésta se reduce a la mitad. Y cuando se han usado tres sustancias conservantes, se reduce a un tercio… Así sucesivamente.

Cómo se declaran los aditivos conservantes

Como ocurre con el resto de aditivos alimentarios, los aditivos conservantes deben hacerse constar en el envase del producto alimenticio; en caso de productos no envasados, deben hacerse constar en una etiqueta colocada junto al producto.

Debemos diferenciar aquellos conservantes que sólo se añaden a los alimentos (y se digieren junto a este), y los conservantes que sólo se pueden usar sobre la superficie de los alimentos.

¿Qué alimentos pueden contener conservantes?

  • Mayonesas y salsas preparadas.
  • Conservas de pescado y marisco.
  • Productos de repostería.
  • Productos elaborados con pescado.
  • Golosinas.
  • Salchichas, morcillas y otros embutidos.

Imagen | Paul Hickman

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest