cosmo

Descubre los 5 mejores alimentos para el desayuno, que en definitiva no pueden faltar en la primera comida del día por sus beneficios y propiedades nutricionales.

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, y en definitiva nos encontramos ante una expresión con muchísima razón. Se trata de la primera comida que aportamos a nuestro organismo después de haber estado entre 6 a 10 horas ayunando (el periodo que va entre el momento de la cena, que es la última comida que realizamos del día, e incluye las horas en las que nos encontramos durmiendo). Por ello el desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías que se ingieren a lo largo del día.

De hecho, a diferencia de lo que en realidad se tiende a pensar de forma bastante habitual, saltarse el desayuno sí es malo. ¿Por qué? Fundamentalmente por lo que indicábamos al comienzo: por las horas que hemos estado ayunando y porque en definitiva nuestro organismo necesita nutrirse para obtener la energía que tanto necesita para ponerse en marcha. Tal y como han constatado muchas investigaciones científicas, se sabe que las personas que desayunan correctamente obtienen los nutrientes que necesitan al comienzo del día para lo largo de la mañana, por lo que todo aquel que desayune debidamente no se sentirá cansado durante la mañana y podrá hacer sin problemas las tareas que debe.

Alimentos para el desayuno

A la hora de hacer un desayuno nutritivo, que además de aportarnos los nutrientes que tanto necesitamos sea lo más saludable posible, es importantísimo saber cuáles son los alimentos ideales para el desayuno. Si no sabes cuáles son aquellos que no pueden faltar en la primera comida del día, te explicamos qué 5 alimentos son recomendados para el desayuno.

Los 5 alimentos que no pueden faltar en tu desayuno

1. Derivados de lácteos

Hasta hace un tiempo se creía que la leche era un buen alimento, que no podía faltar en el desayuno. No obstante, si echamos un vistazo a un artículo anterior en el que te hablábamos sobre toda la verdad sobre la leche de vaca, en realidad nos percatamos de que la leche no es muy adecuada no solo para el desayuno, sino para consumirla regularmente.

En caso contrario nos encontramos con sus productos derivados, que sí deben estar en nuestro desayuno ya que son una forma excelente de aportar calcio a nuestro organismo. Destacan sobre todo una porción de queso, un yogur natural o desnatado con frutas o miel o cuajada con miel.

2. Leches vegetales

Las leches vegetales se convierten sin duda alguna en el mejor sustituto de la leche de vaca, al ser bebidas de origen y procedencia natural que de hecho aportan muchísimos más beneficios tanto nutricionales como saludables que la leche animal.

Leches vegetales

Tomar cada mañana un vaso o taza de leche vegetal caliente es la mejor forma de comenzar el día con energía, ya que son ricas en azúcares naturales, son bajas en grasa y presentan un alto contenido en vitaminas y minerales. Puedes optar por la leche de almendras, de avena, de arroz o de nueces, que puedes encontrar fácilmente en el mercado. O bien puedes animarte a prepararlas en casa.

3. Una pieza de fruta

La fruta es un alimento que no puede ni debe faltar en nuestra dieta, y de hecho nos encontramos ante una de las opciones más recomendadas a incluir en nuestro desayuno, dado que nos aportan energía, son muy ricas en vitaminas y minerales, y además son sumamente saludables.

fruta

Puedes optar por comer una pieza de fruta entera, cortarla en trocitos y añadirla a tu yogur natural o bien poner fruta en un bol, añadir yogur natural y una o dos cucharadas de muesli, de avena o de cereales integrales.

4. Cereales integrales y frutos secos

Los cereales integrales son muy ricos en vitaminas del grupo B, además de destacar por aportar hidratos de carbono complejos, que nos ayudan a saciar nuestro apetito mientras que pasan a la sangre lentamente, y no de forma tan rápida como ocurre con los simples. También son muy ricos en fibra natural, que nos ayuda a mejorar nuestro tránsito intestinal y es un excelente depurativo, útil para eliminar toxinas de nuestro organismo.

Cereales integrales

Para hacer un desayuno aún más nutritivo puedes optar por poner en un cuenco un puñado de cereales integrales, leche vegetal y fruta. O bien optar por una o dos rebanadas de pan integral y añadir tomate por encima y aceite de oliva, o sustituirlos por mermelada natural de frutas.

También puedes optar por un puñado de frutos secos, los cuales son también ricos en vitaminas del grupo B, fibra, y además aportan mucha energía. ¿Los mejores? Uvas pasas, nueces y almendras.

5. Aceite de oliva

El aceite de oliva es muy rico en ácidos grasos saludables, que nos ayudan a la hora de reducir los niveles altos de grasas en la sangre (como el colesterol y los triglicéridos). Además, es muy rico en antioxidantes como la vitamina E, imprescindible para reducir la acción tan negativa de los radicales libres.

Se recomienda consumir una o dos cucharadas al día de aceite de oliva, como medida adecuada para cuidar y proteger nuestra salud. En este sentido, puedes tostar una rebanada de pan integral y simplemente cubrirla con aceite de oliva virgen extra, o acompañar a su vez con tomate fresco.

Imágenes | with wind / Amazing Almonds / Pen Waggener / Bobbi Bowers

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest