Las patatas son unos tubérculos con increíbles propiedades nutritivas y beneficios, ideales dentro de una dieta variada, a la que también le rodean muchos mitos.

Las patatas o papas como son conocidas en las Islas Canarias, son un tubérculo que proceden de la planta cuyo nombre científico es Solanum tuberosum y pertenece a la familia de las Solanáceas. Es un alimento muy antiguo que tiene su origen en América y que mucho más tarde fue introducida en Europa, según los datos de historia en el siglo XVII.

El tubérculo que nace de la planta, y que es la patata no es tóxica, en cambio la planta si se consume resulta tóxica ya que contiene solanina un alcaloide que es tóxico. Tampoco deben consumirse otras partes de la planta como las hojas, el tallo, las flores.

Las patatas no deben comerse crudas, en crudo son tóxicas, por tanto debemos comerlas siempre cocinadas. Desde hace años el mito de que las patatas engordan ha perseguido siempre a este tubérculo.

Antes de hablar sobre este mito quizás es conveniente que sepamos las propiedades y beneficios nutritivos que  las patatas aportan a nuestro organismo, hasta el punto de ser considerado un alimento versátil que podemos comer a diario e incluso toda la familia. Es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo.

¿Cuáles son las propiedades nutritivas y beneficios de las patatas?

Las propiedades nutritivas de las patatas son:

  • Buena fuente de energía por el almidón que contiene.
  • Contiene vitaminas del grupo B, B1, B6, vitamina C,
  • Hidratos de carbono complejo.
  • Minerales: magnesio, fósforo, calcio, ricas en potasio,
  • Folatos
  • Aminoácidos como la lisina y el triptófano.
  • Fibra.

Además, comer patatas regularmente nos aporta una serie de beneficios y de propiedades excelentes dentro de una alimentación variada y equilibrada. Sus cualidades son las siguientes:

  • Favorecen el buen tránsito intestinal, al ser ricas en fibra.
  • Las vitaminas que contiene nos ayudan a mantener una buena salud en los diferentes tejidos del cuerpo, también para los músculos, huesos, la piel y aumentar las defensas.
  • Nos ayuda a reducir la hipertensión por su contenido en potasio, para este caso hay que comerlas hervidas, al vapor o asadas, sin salsas, y poca o nada de sal.
  • Por los hidratos de carbono complejo que contiene nos favorece para mantener los niveles adecuados de azúcar en la sangre.
  • Al ser rica en almidón nos proporcionan energías de alta calidad y de fácil digestión, es apropiada para personas deportistas.
  • Ayudan a reducir la inflamación en caso de padecer de problemas reumáticos, inflamación de próstata, inflamación de la vejiga urinaria,
  • La patata hervida o en puré es beneficiosa cuando tenemos problemas digestivos, favorece el proceso de la digestión y también para evitar el reflujo gástrico.

No te pierdas: Cómo hacer patatas a lo pobre

Variedades y tipos de patatas

Los tipos o variedades de patatas son muchos, miles en todo el mundo y se clasifican según el tiempo de cultivo, por el tiempo de cultivo se denominan como, patatas tempranas, patatas semitardías o de estación y patatas viejas o tardías.

  • Patatas ideales para cocinar: Patata Monalisa, Spunta, Kennebec, Buffet, Flamenco, Jaerla.
  • Patatas para asar: Flamenco, Spunta, Kennebec.
  • Patatas para freír: Spunta, Caesar, Monalisa, Draga, Agria, Kennebec, Monalisa alavesa, Bintje.

En las Islas Canarias se cultivan otras variedades de papas, son papas antiguas y de origen protegido, aunque aquí citaremos unas pocas hay unas 46 variedades de papas. La papa bonita incluye: papas negras, blancas, coloradas, ojos de perdiz, llagadas.

Desde hace poco tiempo se han puesto de moda las patatas violetas o azules, cada vez están siendo más solicitadas por su atractivo y decorativo color.

Los principales mitos alimenticios de las patatas

Volviendo al mito de que las patatas engordan podemos decir que las patatas deben formar parte de una dieta sana y equilibrada, incluso cuando queremos perder peso. Tan solo debemos saber y controlar con que otros alimentos acompañamos las patatas y de qué forma las cocinamos.

Las patatas fritas tendrán por supuesto más calorías que las patatas hervidas, las patatas hervidas por cada 100 gramos nos aporta tan solo 100 kilocalorías la mitad de un pan blanco por ejemplo. Para aprovechar mejor los nutrientes de las patatas y asimilarlos es mejor cocinar las patatas al vapor, al horno o hervidas.

Aunque las patatas fritas tengan más calorías podemos también comerlas fritas. Pero para freírlas es mejor escoger patatas nuevas, freírlas en aceite de oliva y una vez fritas ponerlas sobre una servilleta o papel absorbente para que escurra el excedente de aceite.

Te recomendamos: Cómo hacer patatas fritas más ligeras

Lo que no es conveniente hacer es comerlas fritas todos los días, ni tampoco acompañarlas de alimentos grasos como embutidos o muy energéticos, como la pasta, el pan o con bebidas azucaradas.

Es una mejor opción comerlas acompañadas de verduras, o con filete de carne blanca a la plancha o pescado a la plancha, también con un huevo frito cocinado tan solo con una gotita de aceite de oliva.

Las patatas debemos protegerlas de la luz ya que se volverán de color verdoso, cuando veamos patatas de este color debemos desecharlas, no consumirlas ya que contiene componentes tóxicos.

Después de toda esta información, sí tenías alguna precaución con respecto al consumo de patatas no dudes en incluirlas a diario en tú dieta, con una patata o dos al día, cocinada y acompañada de los alimentos adecuados resulta un alimento totalmente nutritivo y saludable.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest