cosmo

¿Es verdad que la cerveza engorda o se puede tomar con tranquilidad en dietas de adelgazamiento? Te descubrimos qué hay de cierto en que la cerveza produce barriga.

Ahora que nos encontramos a las puertas de que el calor por fin llegue y de que el buen tiempo haga acto de presencia, no hay duda que siempre es un buen momento para disfrutar de todo el sabor -y los beneficios nutricionales- que nos aporta una buena cerveza. Con o sin alcohol, lo cierto es que es una bebida saludable aunque denostada por muchos, especialmente cuando seguimos una dieta de adelgazamiento. De hecho, es cierto que pueden existir determinadas dudas relacionadas directa o indirectamente sobre la posibilidad de beber alcohol cuando se sigue una dieta para perder peso.

Si sigues una dieta para bajar de peso es bastante probable que en algún momento te hayas hecho la siguiente pregunta: ¿es verdad que las bebidas alcohólicas engordan?.

La cerveza no engorda

Si es así, es posible que ya hayas descubierto que, efectivamente, dado que el alcohol tiende a digerirse muchísimo más rápido en nuestro organismo, nuestro cuerpo da mayor prioridad a la digestión del alcohol que a la propia digestión de aquellos alimentos que comamos, de forma que éste termina almacenándose en forma de grasa.

Por tanto, el alcohol engorda, pero debemos tener presente que no es lo mismo beber alcohol con regularidad, que hacerlo de forma puntual. En el caso de la cerveza, se caracteriza por ser una bebida generalmente sana, ya que se elabora con cereales nutricionalmente saludables, como es el caso de la cebada, la malta y el lúpulo y cuya graduación en alcohol no es tan elevada como el de otras bebidas alcohólicas (como sí ocurre por ejemplo con las conocidas como bebidas espirituosas).

¿Es verdad que la cerveza aumenta de peso?

Antes de responder a esta pregunta, una buena opción es prestar atención a las calorías de la cerveza. Atendiendo a su contenido calórico, sabemos que un vaso de cerveza rubia aporta 90 kilocalorías, un vaso de cerveza negra 112 kilocalorías, un vaso de cerveza sin alcohol 40 kilocalorías, y un vaso de cerveza 0,0 aporta 19 kilocalorías.

Te recomendamos leer: La cerveza con y sin alcohol no engorda

Llegados a este punto, es cierto que dependiendo del tipo de cerveza que consumamos, y si ésta contiene o no alcohol, tenderá a engordar más o menos.

Debemos tener en cuenta que lo que principalmente engorda de la cerveza es su contenido en alcohol, lo que significa que la cerveza con alcohol engorda, y su consumo no está aconsejado en dietas de adelgazamiento.

beber-cerveza-engorda

Incluso la cerveza sin alcohol posee alcohol, aunque en cantidades bajas (entre un 0,4º a 0,9º), por lo que la mejor opción será optar por aquellas cervezas que no contengan nada de alcohol, especialmente si sigues una dieta con el objetivo de bajar de peso.

No obstante, conclusiones recientemente publicadas por el ICTAN (Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición), los consumidores habituales –y moderados- de cerveza tienden a tener una composición corporal más adecuada en comparación con las personas que no consumen cerveza.

Es más, no debemos olvidarnos de algo fundamental: las bebidas fermentadas forman parte de la conocida como Dieta Mediterránea, tan conocida y popular precisamente por ser una dieta rica en alimentos y bebidas saludables y por ser la mejor desde un punto de vista nutricional.

No te pierdas: Por qué es bueno tomar levadura de cerveza todas las mañanas

La propia Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación asegura que el consumo de cerveza no solo no engorda sino que además aporta efectos positivos a nuestra salud, gracias a su contenido en agua y cereales y por su riqueza nutritiva: vitaminas del grupo B, polifenoles, potasio, sodio, fósforo, silicio y folatos.

El mito de la ‘barriga cervecera’

Distintos estudios científicos que se han venido llevando a cabo en los últimos años en nuestro país han permitido constatar que en realidad la cerveza no genera la típica ‘barriga’ (conocida popularmente con el nombre simple de ‘barriga cervecera’), y sí aquellos alimentos con los que acompañamos la cerveza.

cerveza-engorda

Es decir, lo que tienda a generar la barriga cervecera son los alimentos que habitualmente tendemos a comer como tomamos esta bebida: patatas fritas, embutidos… por lo general, muchos alimentos ricos en grasas saturadas que sí son poco adecuados en dietas sanas y de adelgazamiento. Es lo mismo que si a un vaso de agua (que no engorda en absoluto) lo acompañamos con un cuenco de patatas fritas.

Por ejemplo, un estudio publicado en la European Journal of Clinical Nutrition constató que, en realidad, el aumento de masa corporal que podría apreciarse en las personas consumidoras habituales de cerveza no se debe a la cerveza en sí misma sino a otros factores como hábitos de alimentación poco adecuados, el seguimiento de un estilo de vida no saludable e incluso a factores puramente genéticos.

La cerveza en dietas de adelgazamiento

Aunque la cerveza ha sido una de las bebidas más prohibidas cuando se sigue una dieta de adelgazamiento, es falso que las personas que quieran adelgazar no puedan tomar una buena caña.

A pesar que es cierto que se trata de una bebida energética y fermentada de baja graduación, muchos especialistas en nutrición y dietética aseguran que puede ser incluida en cualquier dieta o régimen siempre y cuando no se superen las cantidades recomendadas.

Estas cantidades pasan por unas dos cañas en los hombres (unos 20g/día), y una caña en las mujeres (10 g/día).

Eso sí, en caso de que desees disfrutar de todo su sabor pero sin aportar apenas muchas calorías a tu dieta, opta siempre por la cerveza sin alcohol. ¡Y cuidado con lo que comes junto con ella!.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest