cosmo

La hipocondría es un trastorno mental caracterizado por una preocupación excesiva y enferma por la salud. Descubre en qué consiste, sus síntomas, qué lo causa y qué tratamiento médico puede ayudar en su curación.

En algún momento de nuestra vida es normal que, ante determinadas situaciones, problemas, trastornos, enfermedades o afecciones, sintamos algún tipo de preocupación por nuestra salud, sobre todo si hemos tenido cerca un caso de un familiar que ha caído gravemente enfermo, o que haya fallecido por alguna enfermedad grave.

Pero cuando esa preocupación se convierte en desorbitada, y sobre todo aparece de manera continua hasta el punto de impedirnos llevar una vida normal, nos encontramos ante lo que los especialistas médicos llaman trastorno de ansiedad por enfermedad; o lo que es lo mismo, hipocondría.

hipocondria

¿Qué es la hipocondría?

Podríamos decir que la hipocondría es la actitud que adopta una persona ante la enfermedad. En estos casos, el individuo cree de manera infundada que padece algún tipo de enfermedad grave, y desarrolla su vida de acuerdo a esta creencia, de forma que esa preocupación puede llevar en la mayoría de los casos a sufrir una auténtica muerte en vida, impidiéndole desarrollar su día a día con normalidad.

La característica esencial de la hipocondría es más que evidente: preocupación y miedo a padecer una enfermedad, o bien la convicción de tener una enfermedad grave.

Para llegar a esta conclusión, la persona tiende a observar su cuerpo y a interpretar personalmente alguna sensación corporal o cualquier otro signo que aparezca en él. Esta preocupación ocurre con toses, pequeñas heridas, lunares… o incluso síntomas físicos totalmente normales, como los latidos del corazón o movimientos involuntarios de nuestro cuerpo.

Como resultado de esa preocupación, en las primeras ocasiones acude al médico en busca de que diagnostique su enfermedad. Cuando el especialista le confirma que no tiene nada, el hipocondríaco se tranquiliza y se queda en calma un rato, pero su preocupación vuelve nuevamente.

Nos encontramos ante un círculo que finalmente termina con que el paciente puede no acudir de nuevo al médico, o bien puede acudir a las consultas de varios especialistas en busca de su temido diagnóstico.

Entrando en la cabeza del hipocondriaco

El conocido como trastorno de ansiedad por enfermedad, conocido popularmente con el nombre de hipocondría, consiste en un desorden psicológico, generalmente crónico, que causa muchísima ansiedad en aquellas personas que la sufren. Se trata de una actitud que adopta el individuo ante la enfermedad, siendo el síntoma más característico la preocupación infundada de sufrir algún tipo de enfermedad grave, ya sea en esos momentos o en un futuro próximo.

De acuerdo a esa creencia, la preocupación lleva a la persona a atender los síntomas físicos que aparecen en su cuerpo, aún aunque éstos puedan ser considerados como normales, como por ejemplo es el caso de los latidos del corazón o los propios movimientos involuntarios. Es común que el hipocondríaco observe su cuerpo en la búsqueda de algún síntoma o cambio que puede considerar como “sospechoso”.

Una vez la encuentre, o crea encontrarla, comienza a preocuparse, a sentir ansiedad y mucho miedo acerca del futuro. Acude a la consulta del médico buscando la confirmación y el diagnóstico al trastorno que cree sufrir. No obstante, cuando éste le confirma que no tiene nada se queda tranquilo durante un rato, para luego volver a preocuparse de nuevo. De esta forma, comenzará nuevamente la preocupación y la obsesión, a la vez que puede empezar un periplo por las consultas de distintos especialistas en la búsqueda de un diagnóstico que no llega.

Entre sus síntomas más comunes, podemos encontrarnos con el propio trastorno de ansiedad, miedo y preocupación a tener una enfermedad grave o algún trastorno de salud serio, así como atención y observación exagerada a los distintos y diferentes síntomas del cuerpo.

¿En qué consiste la hipocondría?

¿Cuáles son sus causas?

Son varias las causas de la hipocondría, que precisamente pueden llevar a provocar su aparición. Destacan las siguientes:

  • Interpretación errónea de síntomas.
  • Experiencias traumáticas debido al fallecimiento de una persona querida, o relacionadas con una enfermedad.
  • Protección excesiva por parte de los padres.
  • Educación basada en el miedo.

Recientemente, con la aparición de la denominada como gripe A se pudo constatar que la recepción de información alarmante sobre enfermedades puede provocar que un buen número de personas padezcan hipocondría, ya sea momentánea o crónica.

Síntomas de la hipocondría

Podemos establecer la siguiente sintomatología relacionada con la hipocondría:

  • Ansiedad.
  • Miedo y preocupación constante por tener una enfermedad grave.
  • Atención y observación exagerada en el cuerpo.
  • Estudio de cualquier síntoma del organismo, aunque éste sea normal.

Debemos tener en cuenta que, además de estos síntomas, también aparecen síntomas físicos relacionados directamente con la preocupación que sufre la persona, dado que al tratarse de un trastorno somatomorfo tiende a producir dolor real que presenta como única causa la psicológica, de forma que estos dolores aumentan con los pensamientos negativos sobre la salud.

sintomas-hipocondria

De hecho, uno de los principales síntomas de la hipocondría es la ansiedad que siente la persona ante la posibilidad de padecer realmente una enfermedad más o menos grave, sintiendo de hecho una preocupación exagerada por temas relacionados con la salud.

En muchos casos, la persona hipocondríaca puede pasarse horas meditando sobre los síntomas de su cuerpo (ya sean reales o no), llegando incluso a percatarse de signos funcionales totalmente normales que normalmente escapan a la conciencia, relacionándolos precisamente con esa presunta enfermedad.

En cualquier caso, te resumimos la mayoría de los síntomas que aparecen a continuación:

  • Ansiedad excesiva por padecer una supuesta enfermedad grave.
  • Preocupación excesiva.
  • Atención exagerada a signos funcionales del cuerpo y supuestos síntomas de la enfermedad.
  • Miedo a padecer una enfermedad grave.
  • Tras visitar a un enfermo, o leer un artículo sobre salud (por poner un sencillo ejemplo), la persona cree sentir los mismos síntomas.
  • Sienten molestias de todo tipo, desde sudoración excesiva a aumento de la frecuencia cardíaca, pasando por dolores abdominales o calambres musculares.
  • Las conversaciones con otras personas tienden siempre a girar en torno a la salud y las enfermedades.

Causas de la hipocondría

Se trata de un trastorno que se presenta por igual tanto en hombres como en mujeres, de manera que no posee una “preferencia” por un sexo determinado. Por otro lado, muchos especialistas coinciden en señalar que la hipocondría se puede desencadenar ante las siguientes situaciones:

  • La pérdida de un ser querido, el cual ha fallecido por una enfermedad grave (por ejemplo un cáncer).
  • Antecedentes de maltrato físico.
  • Antecedentes de abuso sexual.

Debemos tener en cuenta que, en estos casos, las personas tienden a ser más propensas a padecer hipocondría, pero ello no significa que necesariamente la vayan a sufrir.

Tratamiento de la hipocondría

Dado que las personas con hipocondría sienten una angustia real, el médico nunca puede negar sus síntomas ni ponerlos en tela de juicio. Y es que no debemos olvidarnos que, en realidad, la persona hipocondría está efectivamente enferma, aunque en realidad no tenga la enfermedad física que teme.

No te pierdas: ¿La hipocondría se puede curar?

Por tanto, el médico debe comentar al paciente que en realidad no tiene una enfermedad, pero que el seguimiento médico adecuado y continuo será eficaz para el control de los diferentes síntomas que aparecen.

tratamiento-hipocondria

Desde un punto de vista médico, lo más común es la terapia conductual cognitiva (TCC), que consiste en un tipo de psicoterapia útil para manejar mejor los síntomas relacionados con la hipocondría. De hecho, se trata de una terapia ideal porque ayuda a la persona a reconocer lo que parece empeorar los síntomas, a desarrollar estrategias y métodos para manejarlos,y a mantenerse más activos.

Por otro lado, los medicamentos antidepresivos ayudan a controlar algunos de los síntomas, como por ejemplo es el caso de los síntomas físicos relacionados con la hipocondría y la preocupación excesiva.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest