grasas-insaturadas Las grasas (también conocidos como lípidos) son unos nutrientes determinados que, fundamentalmente, nos aportan energía en forma de calorías.

Popularmente, y tal vez de manera errónea en algunos aspectos, la grasa viene a ser uno de los primeros nutrientes que asociamos con el colesterol alto, los triglicéridos altos y la salud de nuestro corazón.

Si bien es cierto que un exceso de grasa puede provocar no sólo un aumento de peso, sino también unos niveles altos de colesterol, triglicéridos e incluso diabetes, no se deben eliminar todas las grasas de nuestra dieta, ya que son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

En este sentido, por ejemplo, destacan las grasas insaturadas, ya que ayudan positivamente a la hora de reducir los niveles de colesterol LDL.

Grasas insaturadas y su efecto en la salud

Las grasas insaturadas, en la propia salud, al ser ácidos grasos monoinsaturados pueden ayudar a reducir de manera positiva los niveles de colesterol LDL (denominado como colesterol malo), a la par que aumentan el HDL (colesterol bueno).

En este aspecto, por ejemplo, también nos encontramos con las grasas poliinsaturadas, las cuales igualmente ayudan a reducir el LDL, pero por el contrario, no elevan el HDL.

Trucos para consumir más grasas insaturadas

Lo ideal para una buena salud, es sustituir todas las grasas saturadas que podamos por grasas tanto monoinsaturadas como poliinsaturadas (popularmente conocidas, precisamente, como grasas insaturadas).

Es mejor, por ejemplo, optar por un buen chorrito de aceite de oliva, que por untar la tostada con un poco de mantequilla, o bien sustituir un bollo industrial por uno casero.

Imagen | Kalipedia

Comenta en Natursan