cosmo

El glutamato monosódico es un aditivo alimenticio sobre el que existe mucha controversia, sobre todo por los supuestos efectos secundarios que produce y los riesgos de su consumo. Te desvelamos más sobre él.

A pesar de ser utilizado desde muchos años antes, no fue hasta el año 1968 cuando estalló la polémica sobre el glutamato monosódico, después de que el doctor Robert Ho Man Kwok describiera en diferentes informes médicos una serie de síntomas que algunos de sus pacientes sintieron después de comer comida china.

Un cuadro que posteriormente fue bautizado –o conocido- con el nombre del síndrome del restaurante chino en relación a que se trata de un aditivo alimenticio utilizado especialmente en los restaurantes asiáticos, aunque en realidad nos encontramos ante un saborizante o potenciador del aroma usado igualmente en otros tipos de cocina así como en la propia industria alimentaria.

Glutamato monosódico

Sus posibles riesgos y efectos en la salud ha suscitado mucha controversia sobre todo desde que en la década de los 60 surgió la polémica. Desde entonces, las dudas acerca de la seguridad de su consumo ha continuado.

¿Qué es el glutamato monosódico?

Consiste en un conocido aditivo alimentario cuya función principal es la de mejorar el sabor de algunos alimentos y productos alimenticios procesados. Por ejemplo, en la industria alimentaria ayuda a que entre otros aspectos las carnes procesadas y los aderezos poseen un sabor mejor, a que la comida congelada tenga un sabor más fresco, y a que los alimentos enlatados no tengan un sabor metálico.

Y es que combinado con otros ingredientes es capaz de potenciar y acentuar el sabor de los alimentos, incrementando por tanto la palatabilidad de los mismos.

Podríamos definirlo como un aditivo que presenta la capacidad de “engañar” a nuestro cuerpo, haciéndonos creer desde un punto de vista organoléptico, que la comida sabe mucho mejor cuando en realidad no es así.

Explicado de forma más técnica, podemos decir que el glutamato monosódico se caracteriza por ser la sal de sodio del ácido glutámico (al ser una proteína lo encontramos en la mayoría de los alimentos ricos en proteínas). Es decir, contiene un 78% de ácido glutámico libre, un 21% de sodio y hasta un 1% de contaminantes.

Te recomendamos: Qué son los aditivos y para qué sirven.

Se obtiene a través de un proceso de fermentación a partir de determinados productos, como es la caña de azúcar o algunos cereales. Tras pasar por este proceso se pasa por un proceso de refinado hasta que se obtiene el glutamato monosódico puro, compuesto de ácido glutámico o glutamato, agua y sal.

Al ser un aditivo alimentario también se la conoce con el nombre de E-621, aunque a su vez puedes encontrarlo en determinados alimentos si en su etiqueta nutricional pone proteína hidrolizada o extracto de levadura autolizada.

gms

¿Cómo podemos encontrarlo en los alimentos?

Si quieres averiguar si los productos alimenticios que consumes habitualmente poseen glutamato monosódico entre sus ingredientes (o incluso quieres empezar a planteártelo al momento de ir a la compra y estar en el supermercado), solo basta con echar un vistazo al etiquetado de los alimentos…

Es común encontrarlo bajo la denominación E-621, o también como glutamato monosódico, GMS, sal china, umami o ajinomoto.

¿Es peligroso el consumo del glutamato monosódico?

A pesar de que se ha relacionado con el síndrome del restaurante chino, lo cierto es que muchos estudios científicos no han podido demostrar una conexión entre estos síntomas y la presencia en la comida china del glutamato monosódico.

Sí es cierto que estos síntomas pueden aparecer, sobretodo, en aquellas personas que sean particularmente sensibles a los aditivos alimenticios, y en especial a dicho aditivo. Por otro lado, sí se han identificado determinados efectos secundarios que tienden a aparecer tras el consumo de alimentos que contienen este aditivo en su composición, aunque no han podido ser relacionados con la aparición de tales efectos en nuestro organismo, de ahí que su uso aún se permita en la industria alimentaria.

alimentos-glutamato-monosodico

De hecho, algunos estudios científicos realizados en roedores han mostrado que este aditivo es capaz de afectar al cerebro, causando por ejemplo la disminución de la hormona leptina, que interviene en el control de nuestro peso corporal y de nuestro apetito. Igualmente también se han observado distintos efectos secundarios tras la inyección de glutamato monosódico, como alteraciones de diferentes órganos asociados a la función endocrina, esterilidad femenina, obesidad y daños neurológicos.

Debido a la controversia causada, la American Society for Nutritional Sciences llevó a cabo un estudio para evaluar la seguridad de este aditivo. ¿La conclusión? Si bien es cierto que pueden existir personas más sensibles a su consumo, no es posible confirmar sus efectos tóxicos y/o cancerígenos, descartándose posibles efectos sobre la salud reproductiva. Se considera incluso un consumo seguro de hasta 16.000 mg. por Kg. de peso corporal.

No te pierdas: Cómo se evalúa la seguridad de los aditivos alimentarios.

Efectos secundarios del glutamato monosódico

El glutamato monosódico es considerado como una neurotoxina, lo que significa que sobreestimula a las neuronas llevándolas incluso a un estado de agotamiento como consecuencia de esta estimulación artificial, a la vez que es capaz de dañar el sistema nervioso.

A pesar de ello, se trata de un aditivo alimentario aceptado, y utilizado comúnmente en muchos alimentos, y sobre todo y más especialmente en la conocida comida china que se venden en muchos restaurantes asiáticos. Pero no es la única. También podemos encontrarlo en productos congelados, caldos e incluso hasta en sopas envasadas.

Como se han demostrado en muchos estudios científicos relacionados, el consumo de alimentos que contengan este aditivo, especialmente en cantidades elevadas, puede causar dolores de cabeza, náuseas, migrañas, espasmos musculares y alergias. Mientras que, en casos más graves, puede ocasionar ataques epilépticos, anafilaxis, depresión y problemas o irregularidades cardíacas.

comida-gsm

La propia Clínica Mayo identifica a este aditivo como un causante de efectos secundarios tales como náuseas, mareos, sudoración excesiva, taquicardias, dolor en el pecho y debilidad física. Es más, no se aconseja su consumo en personas que sufran habitualmente de dolores de cabeza como cefaleas y migrañas, así como de cefaleas en racimo, ya que puede causar y/o aumentar los ataques.

Pero como hemos indicado, efectos secundarios aparecerían sobre todo en personas sensibles a este aditivo, considerándose seguro y sin riesgos para nuestra salud siempre y cuando no fuera consumido en grandes cantidades.

Más información:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest